Nueva Revista 040 > El diario Madrid, realidad y símbolo de una época

El diario Madrid, realidad y símbolo de una época

Luis Núñez Ladevéze

Nos habla del libro "El diario Madrid: realidad y símbolo de una época" escrito por Carlos Cabrera, que informa documentadamente sobre los problemas que padeció la sociedad editora del diario.

File: El diario Madrid, realidad y simbolo de una época.pdf

Tags

Referencia

Luis Núñez Ladevéze, “El diario Madrid, realidad y símbolo de una época,” accessed October 1, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/741.

Dublin Core

Title

El diario Madrid, realidad y símbolo de una época

Subject

Libros

Description

Nos habla del libro "El diario Madrid: realidad y símbolo de una época" escrito por Carlos Cabrera, que informa documentadamente sobre los problemas que padeció la sociedad editora del diario.

Creator

Luis Núñez Ladevéze

Source

Nueva Revista 040 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

de países del África negra, desde sófica y científica. Por último, es inSudán haste el Zaire, donde la gesteresante leer y analizar el capítulo tión de las poblaciones locales de 8 del libro donde se expone el moelefantes, sencillamente no existe. delo de gestión que se ha impuesto Se practica la caza furtiva en térmien Zimbabwe con el Proyecto nos intolerables, se realizan matanCAMPFIRE. • Alfonso GarcíaMozas indiscriminadas de ejemplares rales. de cualquier sexo y edad, y es en estos países donde las poblaciones del elefante africano están decreciendo Carlos Barrera, alarmantemente. Kenya por ejemEl diario Madrid: realidad y plo, conocido destino de los ecosasímbolo de una época faris y país poseedor de reconocidos Ediciones de la Universidad enclaves naturales, en un alarde de de Navarra puritanismo ecológico, prohibió la Pamplona, 1995, 595 págs. caza del elefante en 1976. Desde entonces se ha perdido el 85% de la población kenyata de paquidermos. Ante esa situación, los países firI arlos Barrera, se ha servido mantes del Convenio Internacional en su libro de la referencia a para el Comercio de Especies Amela penúltima etapa del frannazadas (CITES) s,e reunieron el paquismo para que el lector comprensado año y decidieron prohibir a nida todos los aspectos implicados por vel mundial la caza y comercio de el tema principal: la descripción de marfil y de otros productos obtenilos problemas comunes a la prensa dos del elefante africano. de la época a través de la crónica de Conclusión: Los países africanos la programada desaparición de este que gestionan mal los elefantes, y periódico singular, que afrontó, no sus aliados, se imponen y castigan a en solitario, la difícil empresa de naaquellos otros que gestionan bien dar contra corriente en las aguas dichas poblaciones. ¿Sorprendente aparentemente apacibles, pero tursituación? No tan sorprendente, bulentas en su fondo, de este períopues la estamos viendo y sufriendo do del régimen. cotidianamente en otras circunstanLa investigación muestra que las cias. Lo que parece quedar mediadificultades que padeció el diario namente claro, tras esta interesante fueron manifestación visible de una lectura, es que estamos en una era soterrada pugna de amplias proporde una completa manipulación filociones entre, por un lado, dos tipos diferentes de partidarios de un Régibía hacerse. La función que corresmen caduco que se resistía a morir y pondería, según el diario Madrid, al que buscaba inútilmente prolongarpríncipe regente, fue realizada por se, y, por otro, quienes conviviendo el Rey durante una etapa de transien ese mismo Régimen, comprención que puede asimilarse a una redieron anticipadamente que no pogencia pautada, y la abdicación de día haber otra transición razonable Don Juan de Borbón en su hijo deal postfranquismo que la que, a la volvió la legitimidad dinástica a la postre, se produjo: la mutación del legalidad reformada. La monarquía sistema legal franquista en un ordede la Ley Orgánica promovió una namiento constitucional y democráreforma política que la transformó tico. Queda patente que Rafael Calsin rupturas en una monarquía consvo Serer y sus colaboradores, encatitucional. Para el lector, que ha sido bezados por Antonio Fontán, direca la vez testigo de ese relato, la votor del diario en el momento de su ladura del diario Madrid no significancelación del Registro de Empreca, por eso, la derrota del proyecto sas Periodísticas, previeron, a partir alumbrado por Calvo Serer y Fondel momento en que la aprobación tán, ya que lo que tiene interés hisde la Ley Orgánica del Estado pertórico es que triunfaran las tesis exmite afrontar el problema en térmipuestas tenaz y rotundamente en la nos de legalidad, que era posible linea editorial del periódico, seguida transformar el sistema autoritario en en sus artículos por sus colaboradodemocrático mediante una autorreres. forma legislativa. En uno de sus inEl libro informa documentadacitantes artículos, Calvo Serer llega mente sobre los problemas que paa proponer que al Jefe del Estado le deció la sociedad editora del diario, suceda un príncipe regente, idea que cuyo consejo representaba tres actiluego es argumentada en los editotudes ideológicas dispares. Por un riales del diario. lado el grupo falangista, que proEl Régimen no estaba aún prepugnaba un retroceso del Régimen a parado para aceptar como natural lo sus originarias fuentes doctrinales; que hubo de serlo al poco tiempo: si en segundo lugar, el tecnocrático, la transición española ha servido de que representaba la continuidad remodelo de trasformación de regímenovando el franquismo a través de nes autoritarios en democráticos ha la Ley Orgánica del Estado. Por úlsido porque se hizo de la forma que timo, el grupo aglutinado en torno a Calvo Serer, Fontán y sus colaboraRafael Calvo Serer y Antonio Fondores habían argumentado que detán, que usó el periódico para argumentar que la transformación del muestra que no es necesario tomarlo franquismo en un sistema democrápara comprender que la intensidad tico era la salida menos costosa y de los conflictos no desdice la talla más razonable. Con precisión, Bamoral de quienes los vivieron. La rrera consulta documentos procepugna dentro de FACES por el condentes de archivos particulares, trol del diario Madrid no estuvo aniprincipalmente los de Calvo Serer, mada por intereses materiales o amValls Tabemer y los de la Dirección biciones particulares inmediatas. del diario Madrid. El cotejo de tan Fue la propia disparidad de las moexcepcionales fuentes permite al tivaciones ideológicas profundas la lector ahondar en las motivaciones que llevó a que personas habitualde la división interna de los acciomente amigas interpretaran que las nistas que algunos creyeron simpleresponsabilidades y compromisos mente estratégicas. Combinando la contraídos con el periódico resultasutileza propia del periodista invesran no solo política, sino también tigador con el distanciamiento obliéticamente incompatibles. • Luis gado del historiador neutral, Barrera Núñez Ladevéze. no solo no toma partido sino que