Nueva Revista 040 > Ante la Conmemoración de la II Guerra Mundial

Ante la Conmemoración de la II Guerra Mundial

J.M.C.T.

Sobre los cincuenta años después del final del segundo gran conflicto bélico, aún estamos lejos de su satisfactoria roturación historiográfica.

File: Ante la Conmemoracion de la II Guerra Mundial.pdf

Referencia

J.M.C.T., “Ante la Conmemoración de la II Guerra Mundial,” accessed March 7, 2021, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/742.

Dublin Core

Title

Ante la Conmemoración de la II Guerra Mundial

Subject

Panorama

Description

Sobre los cincuenta años después del final del segundo gran conflicto bélico, aún estamos lejos de su satisfactoria roturación historiográfica.

Creator

J.M.C.T.

Source

Nueva Revista 040 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

tributario es reducir con carácter gedo Popular ha ofrecido aplicar rebaneral los tipos de gravámen del IRPF jas sucesivas a los tipos hasta dejar y terminar con esta práctica de utiliel máximo en el cuarenta por ciento. zar la inflación para subir la presión Es una medida que, sin duda, hay fiscal. Los impuestos constituyen que aplaudir. Y que, cuando este hoy un problema muy grave para el partido llegue al poder, habrá que recrecimiento económico al que hay cordar al nuevo ministro de Hacienque encontrar una solución. El Partida desde el primer día. • F. C. Ante la Conmemoración de la II Guerra Mundial Cincuenta años después del final del segundo gran conflicto bélico, aún estamos lejos de su satisfactoria roturación historiográfica. os primeros síntomas que se rrable de la civilización contempo1 atisbaron en el horizonte de ránea; el análisis de los ciegos y reJL»é la celebración del medio vanchísticos tratados de Versalles; centenario de la segunda conflagrala investigación del papel represención mundial no auguraron, ciertatado por los Trusts financieros y comente, una conmemoración volcada merciales norteamericanos en el enhacia la reflexión serena y el estudio frentamiento de los Estados Unidos profundo de las numerosas zonas con el Japón; el esclarecimiento de que aún permanecen fuera de la jumuchos enigmas diplomáticos de risdicción del historiador. los pródromos de la contienda; y, en Tal vez no podía ser de otra mafin, la puntualización acerca de no nera, dadas la trascendencia y expocos episodios y capítulos de la lutensión de las fuerzas y de los desticha, a la manera, por ejemplo, de la nos que se ventilaron en la pugna. barbarie asiática desplegada por las La naturaleza demoníaca del nazistropas rusas en algunas de sus acmo; la interpretación cabal del draciones o el cinismo descarnado de ma judío, afrenta y mancha imboChurchill a la hora de plantear estrabliografía más solvente y firme en tegias y tácticas: éstas son algunas tomo al gran acontecimiento figuran de las múltiples cuestiones que estítulos debidos a plumas no especiaperaban y, en buena parte, espelizadas, ni pertenecientes al gremio ran a la labor responsable y metide los historiadores, pero no por ello culosa de los profesionales de Clío menos documentadas y perspicaces. para entregar parte de sus secretos. Se ha entrojado hasta el momento Empero, si no se tiene una clara primavera de 1995 una buena coidea de la jerarquía intelectual en secha; pero estamos lejos de haber este caso la historiográfica, si no se llegado a una satisfactoria roturadeja a la llamada historia académica ción historiográfica. el control de la situación, es muy posible que ésta se desborde, con La gravedad de los temas citaescaso progreso de la ciencia y, por dos y otros innumerables de la ende, de la verdad y la exactitud. Si misma índole determina, obvialos nacionalismos imponen su ley; mente, que el historiador no pueda si las manipulaciones y mixtificapatrimonializar su estudio, expulciones ejercen su oficio con la eficasando de su territorio a otros cientícia demostrada en las visiones esteficos e investigadores atraídos por la reotipadas de ciertos eriales telesustancia e interés de una materia visivos y fílmicos e, incluso, en alque se ha convertido en obligado gunos tratados seudocientíficos, el marco y objeto de referencia para esfuerzo de los historiadores se verá muchos destinos colectivos e indiviimpotente para contrarrestar los duales. Políticos, periodistas, guioefectos de las máquinas propagannistas, documentalistas, coleccionisdísticas que algunos estados y societas, eruditos de diverso pelaje y laya dades están siempre tentados a utilihan buceado y bucearán en las difezar. rentes capas del magno conflicto a la búsqueda de una parcela que sirPara la convivencia internaciova para iluminar el camino de las nal y la verdadera solidaridad de los generaciones de este fin de siglo. A pueblos resultaría imprescindible ninguno podrá negársele el derecho que el mundo se adentre en el siglo a contribuir con su esfuerzo al mexxi sin la asignatura pendiente del jor conocimiento de aquella inmenconocimiento cabal de todos los sa pira funeraria que fue también, grandes envites y factores que se como sucede con todas las grandes dieron cita en la inmensa tragedia catástrofes bélicas, el punto de parde 19391945. Sólo a través de esta tida esperanzado para nuevos logros vía podrían auténticamente superary conquistas del hombre. En la bise sus secuelas más nocivas. Países como España, que no llepor la guerra civil, no haría sino regaron a integrar ninguno de los banforzarse, marcando en sus vidas, al dos enfrentados, pero que por su imigual que en las de todos los poblaportancia histórica y real vivieron dores del planeta, una línea de cesucon apasionamiento todas sus incira como la humanidad no había codencias, tienen contraída, sin duda, nocido hasta entonces. Ambos conuna responsabilidad particular con flictos constituyen las auténticas seesta gran apuesta de la humanidad ñas de identidad de las generaciones de fines de la actual centuria. Sus hispanas de los últimos decenios, investigadores y estudiosos pueden cuyo modelo de convivencia preaportar el interés, a la vez comprosente responde en buena parte a la metido y desapasionado, con las reflexión suscitada en la conciencia causas que en ella se dirimieron. colectiva por uno y otro fenómeno. Creencias, pautas de organización Por lo demás, no hay que afanareconómica y social, diálogo instituse con exceso en la búsqueda de tícional, discurso literario, normas tulos de legitimidad para recalar en culturales... todo fue diferente a parel proceso histórico de mayor entitir de aquella fecha y en su onda aún dad de todo el novecientos. Ningún nos desenvolvemos, a pesar de que tejido vital de nuestra patria quedó ya empiezan a vislumbrarse, conforsin ser afectado y todos sus habitanme al diagnóstico de algunas mentes tes advirtieron con nitidez la trasavisoras. los signos de un nuevo orcendencia de unos eventos contemden, dentro de la inagotable dialéctiplados con angustia y comprometica de la historia. Celebremos, pues. da curiosidad. Apenas salidos de la sine ira et cum studio, una de las pámayor tragedia de su historia, los ginas del inmediato pasado más gráespañoles intuyeron claramente que vidas de enseñanza y aleccionaal término de la conflagración munmiento. • J. M. C. T. dial, el punto de inflexión marcado