Nueva Revista 036 > Sobre la naturaleza de la ecologia

Sobre la naturaleza de la ecologia

Ángel Ramos

Nos habla de dos libros recientes "El nuevo orden ecológico" y "Ecología de mercado" que tratan del papel que debiera jugar la ecología en el comportamiento humano.

File: Sobre la naturaleza de la ecologia.pdf

Referencia

Ángel Ramos, “Sobre la naturaleza de la ecologia,” accessed May 29, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/691.

Dublin Core

Title

Sobre la naturaleza de la ecologia

Subject

Artes y Letras

Description

Nos habla de dos libros recientes "El nuevo orden ecológico" y "Ecología de mercado" que tratan del papel que debiera jugar la ecología en el comportamiento humano.

Creator

Ángel Ramos

Source

Nueva Revista 036 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

miento de Vives en Valencia, su dan por sentado que tal papel existe y que es importante, están en presencia se ha hecho más viva y desacuerdo con alguna de las forprofunda. Sólo resta desear una mulaciones que tienen hoy más continuación feliz a la Colección respaldo por uno u otro lado, (auncomenzada, cuyos próximos títuque no con las mismas) y asimislos podrían ser los De Institutione mo aventuran su opinión, con mafaeminae christianae y De officio yores o menores reservas. Una mariti, en un mismo número, y los opinión sobre los fundamentos de De Disciplinis y Bucolicarum lo que habría de hacerse, que en Vergilii interpretatio. resumen se orienta hacia un humanismo anticartesiano (en el caso de Ferry) y hacia el liberalismo (en el de Anderson y Leal). SOBRE LA NATURALEZA Presenta Ferry tres planos de DE LA ECOLOGÍA la preocupación ecológica: cuidar la naturaleza porque hacerlo es Por Ángel Ramos bueno para el hombre, de modo que se trataría de llevar a cabo una crítica interna al sistema vigente, Título: El nuevo orden ecológico y de adoptar, en consecuencia, una Autor: Luc Ferry postura reformista; una versión Editorial: Tusquets Editores, Barcelona 1994 utilitarista, encaminada a lograr el 231 páginas, 1.900 pesetas mayor bien no ya para el hombre, sino para el conjunto de la ecoesTítulo: Ecología de mercado fera; y por último, el fundamentaAutores: Terry L. Anderson y Dolismo de la deep Ecology, la econald R. Leal Editorial: Nueva Biblioteca logía profunda, que se sublima en de la Libertad, Unión Editorial. el lema ecología o barbarie, con Madrid 1993 el hombre en un segundo término. 270 páginas, 2.800 pesetas Para Ferry, que se va deteniendo sucesivamente en las ideas de los movimientos llamados a capíos libros recientes que tratulo (liberación de los animales, tan del papel que debiera ecofeminismo, teóricos de la ecojugar la ecología en el Dlogía profunda), la sacralización comportamiento humano. Ambos te a la afirmación de la ecología de la naturaleza es algo intrínsecamente insostenible; no tiene sentiprofunda, del fundamentalismo do, es una contradicción en sus ecológico (ecología o barbarie), términos, el empeño de establecer Feriy afirma que a la ecología deuna ética normativa antihumanismocrática le toca decidir en estos ta; los valores de la naturaleza son momentos entre la barbarie y el virtuales y sólo se actualizan humanismo. cuando la naturaleza es capaz de evocar ideas en el hombre: habría Anderson y Leal no entran en que hacer una fenomenología de fundamentalismos; situados eslos signos de lo humano en la Napontáneamente en la postura que turaleza para alcanzar la concienFerry llama reformismo, de crítica cia clara de lo que, en ella, puede interna, discuten cómo ha de lley debe ser valorizado. varse a cabo. Rechazan de plano el viejo aserto (consolidado hasta en los foros menos esperables) de que los problemas medioambientales (sea la conservación de los Una ecología democrática bosques, la utilización racional del agua, el ahorro de energía, la disFerry aboga por una postura posición de desechos, etc.) sólo reformista, que llama humanismo pueden resolverse mediante el no metafísico, o ecología democontrol público, fundado en que crática. Una postura que no es la no hay incentivos económicos pamenos mala entre las posibles ra el comportamiento correcto y cuando falta la esperanza revolusí, por el contrario, para el incocionaria, sino que constituye la rrecto. Esto hay que rechazarlo, en única actitud que corresponde a la efecto, por su demostrada falsedad superación del mundo de la infane incluso ir más allá, como resalta cia. Y ello es así, aunque al cabo Huerta de Soto en su extenso y vide dos siglos de utopías mesiánibrante prólogo, haciendo ver que cas, la conversión al reformismo los problemas de deterioro mediopuede parecer poco estimulante o ambiental constituyen uno de los demasiado sensata para quienes más típicos ejemplos de los perhan quedado traumatizados por la versos efectos que tiene el ejercimuerte del comunismo y del izcio sistemático de la coacción o quierdismo. El hombre puede y agresión institucional contra la acdebe modificar la naturaleza, coción humana o función empresamo puede y debe protegerla. Frenlogía de mercado no ofrece todas nal. Se conseguiría mucho más en las garantías, sencillamente porel debate medioambiental si en su que no hay garantías en la naturagestión se diera entrada al mercaleza, pero es una fuente fecunda do, a la iniciativa privada, en vez de soluciones imaginativas y a la de coartarla como se viene hacienpostre la única posibilidad de medo con tesón; la clave de la solujorar la calidad del medio ambiención está precisamente en que te, elevar los niveles de vida y tal existan derechos de propiedad privez lo más importante de ensanvados y transferibles, como en char el espacio de las libertades otras cuestiones en las que los individuales. procesos de mercado ostentan el mejor de los registros. Los dos libros, polémicos hasta el fondo, gustarán poco a los encausados, están muy bien traducidos y se leen con facilidad. El de Ecología de mercado Ferry, premio Médicis de 1992, es rico en reflexiones profundas, en Desarrollo sostenible es una criticas certeras y en expresiones expresión que está en boca y pluingeniosas. El de Anderson y Leal, ma de todo el mundo suena muy menos filosófico, más pragmático, bien, pero un poco agobiante ya, resulta en ocasiones un tanto reitey que parece verse como la panarativo, en cuanto los diversos cacea universal, aunque, en cuanto pítulos aplican como una maza la se quiere concretar, no se sepa con tesis central sobre los diversos exactitud en qué consiste. Es tampuntos ambientales en cuestión. bién una línea reformista, pero No cabe menos que ver con simAnderson y Leal la ven engañosa patía su esperanza de que algún en su sencillez, burocrática y hasta día se llegue a controlar a los concomo una forma de control polítitroladores, género al que algunas co semejante a la que ya se ha dede las soluciones apuntadas paremostrado inoperante y opresora. cerán impensables. • Admiten que el enfoque de la eco