Nueva Revista 132 > Redescubrir a Chardin

Redescubrir a Chardin

File: Redescubrir a Chardin.pdf

Referencia

“Redescubrir a Chardin,” accessed May 19, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2646.

Dublin Core

Title

Redescubrir a Chardin

Source

Nueva Revista 132 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

REDESCUBRIRA CHARDINJesús YusteEl Museo del Prado nos ofrece una oportunidad única de redescubrir la figura cimera de Jean Siméon Chardin (París, 16991779),el gran pintor intimista francés del siglo XVIIIy, sin duda, uno desus mayores representantes. Poseedor, además, de una acendrada calidad técnica, que se refleja en sus bodegones, y más aún, sicabe, en sus escenas de género, llenas de un cálido efecto poético en su aparente sencillez.Unas breves palabras de Chardin en torno al papel delpintor, nos hablan de su personalidad y su manera de entender la pintura. Vendrían a decir que «uno se sirve de loscolores, pero se pinta con el sentimiento». Y, ciertamente,Chardin, de naturaleza muy diferente a la de los otros granXVIII, los Watteau, Boucher,des pintores franceses del siglo Fragonard o David, es, por antonomasia, el pintor francésde la vida cotidiana, íntima, de la pequeña burguesía tradicional y laboriosa. En este sentido, como veremos másadelante, sus lienzos están llenos de un recogimiento queatrae profundamente al espectador moderno.De entrada, lo primero que llama la atención es que lapintura de Chardin no se puede comparar a ninguna otranueva revista· 132219jesús yustede su siglo, es del todo distinta. Y es así por sus temas,por la forma en que maneja los pinceles, y muy en especial por la forma en la que concibe la pintura. En este sentido, Chardin es el heredero natural de los grandes pintoXVII, conres holandeses de pinturas de género del siglo Vermeer a la cabeza. De hecho, su obra, en palabras deGombrich —referente ineludible en el mundo del arte—,se parece a la del maestro holandés por la manera de sentir y retener la poesía de una escena familiar, sin perseguir efectos llamativos o significativas alusiones... Y segúnpalabras de Pierre Rosenberg, comisario de la exposicióny máxima autoridad en Chardin: «Si tuviera que definiren una sola palabra sus naturalezas muertas, lo haría conla palabra silencio». Pero pensamos que se podría añadir:y no sólo de las naturalezas muertas, sino del resto de suproducción artística, tanto o más interesante a nuestrojuicio que las naturalezas muertas propiamente dichas.Todas ellas están llenas de ese silencio y ensimismamiento tan característicos de Chardin.Pero lo cierto es que, por desgracia, Chardin no contó,ni en Italia ni en España, con la popularidad y admiraciónde la que disfrutó en los países nórdicos. Y es que, en elfondo de la cuestión, hay que recordar que la pintura deChardin es más bien del tipo de la pintura nórdica, flamenca, y muy en especial, de la holandesa. Aunque estono basta, naturalmente, para comprender la originalidad desu obra y explicar su genio. No se trata, en absoluto, de unamera copia de la pintura holandesa de género, en el sentido de que él trata a fondo, ¡y de qué manera!, temas comoel bodegón, y de que en los temas relacionados con lanueva revista· 132220redescubrir a chardinLa bendición, h. 1740. París, Musée du Louvre.vida de la gente sencilla proveniente de la pequeña burguesía francesa, lo hace de una manera especial, única entre los que han tratado la, así llamada, pintura de género.Sirva de ejemplo ese espléndido La bendición, de hacia 1740, en la que la mujer, de rostro afectuoso y solícito, pide a una de las dos niñas que bendiga la mesa antesde comer. La pequeña junta sus manitas y se disponea hacerlo bajo la mirada atenta de su hermana. El temano puede ser más sencillo, y, sin embargo, todo un halonueva revista· 132221jesús yusteLa joven maestra de escuela, h. 17351736. Londres, National Gallery.poético parece recubrirlo por entero. Algo similar ocurreen su otro tema, aún más simple, titulado La joven maestra de escuela (17351736). La obra centra la atención delespectador en la expresiva mirada de la joven sobre su—algo menos perfilado— alumno, mientras le señalaaquello en lo que, al parecer, le pide que se fije, o incluso le conteste. Todo es sencillo en la escena, mínima endetalles que distraigan la atención de la mirada bien elocuente de la maestra. Pero esta sola mirada, y la perfección con la que están realizados todos sus rasgos, son sunueva revista· 132222redescubrir a chardinficientes para dignificar toda la obra. Son ambos temassencillos, decíamos, pero están recreados con una enormesutileza.Pero, bien es cierto, la vía que eligió Chardin hasta llegar a descubrir su propio talento para este tipo de temas alos que nos referimos, no fue fácil. Veamos. Nacido en1699, sintió la atracción por el género de la gran pinturahistóricaaún imperante en buena parte de la pintura. Así,tomó como maestro a PierreJacques Cazes (16761754),muy posiblemente uno de los pintores más dotados de laépoca, según nos revela CharlesNicholas Cochin padre,prestigioso grabador de Chardin. En el taller de Cazes,Chardin aprendió a dibujar, estudió pintura histórica y recibió la formación requerida por la Academia Real de Pintura y Escultura de París. Ahora bien, el hecho es que lopasó muy mal y sus éxitos fueron más bien mediocres. Enesto tuvo que ver la grandísima competencia de toda unaserie de pintores, de hacia los mismos años, más capacitados que él para la pintura histórica. Es el caso, por ejemplo, de los Boucher o de los Carle van Loo, entre otros.Tanto fue así, que Chardin tuvo que adoptar una nuevavía en su carrera pictórica.Conforme nos ha sido narrado, el relato de la conversión de Chardin a la naturaleza muerta fue de la siguientemanera. Una de las primeras cosas que representó fue unconejo, y la forma en como quería hacerlo lo convertía enun estudio serio. Quería realizarlo con la mayor autenticidad posible, pero también con gusto, sin ninguna aparienciade sumisión que resultara seca y fría. «Este es el objetoque quiero representar», se decía a sí mismo. «Para cennueva revista· 132223jesús yustetrarme en representarlo de forma auténtica, tengo que olvidar todo lo que he visto e incluso la forma en que otroshan tratado estos objetos. Tengo que colocarlo a una distancia a la que deje de ver los detalles. Debo centrarmesobre todo en imitar, y con la mayor autenticidad posible,las masas generales, las tonalidades del color, la redondez,los efectos de las luces y las sombras».De esta forma, Chardin acaba de tropezar con la naturaleza (el conejo al que se refiere), y, a partir de entoncesse dedicará a estudiarla a fondo. De hecho, le dedicarátoda su carrera de forma incansable, obsesiva, y con independencia del objeto que abordara, ya fuera una naturaleza muerta, una escena de género, o el retrato —y, entreellos, muchos autorretratos— al pastel.Eso es lo que hace Chardin, después de mirar y remirar el objeto en cuestión que quiere representar. Dedicahoras y horas a reproducir la concordancia de colores, larepresentación perfecta de la materia, los reflejos de la luzy la calidad de las sombras; la delicada respiración de losobjetos y de los seres, del aire que los envuelve... Chardinvuelve una y otra vez sobre un detalle concreto, y nuncase da por satisfecho.En este sentido, Chardin, más que tener en cuenta losejemplos del pasado, se apropió de una técnica personal,original, que además él mismo ponía sin cesar en entredicho. Tan sólo, como a otros de los más grandes pintores, sele conocen dos maestros: la naturaleza y la verdad. Pero,ya en 1749, Mariette nos dice que «su pincel no tienenada de fácil». Durante toda su vida, Chardin luchará porsuperar esa falta de talento natural y lo hará con empeño,nueva revista· 132224redescubrir a chardinDama tomando el té, 1735. Glasgow, Hunterian Museum and Art Gallery.sin desfallecer. Buscará la perfección de forma incansabley nunca se mostrará satisfecho.Chardin se dedicará al estudio del mundo inanimado ya las escenas de género, y pintará lo que está enfrente deél, a una cierta distancia de su caballete. Representa loque ve, sólo lo que ve, y huye —en la medida de lo posible— del movimiento. Un ejemplo del empeño en suquehacer lo tenemos en su maravillosa Dama tomando elté(1735). Nada puede haber más sencillo que esta señorabien ataviada que parece dar vueltas a la cucharilla parapreparar el té, aún caliente, que deja desprender un vahotan bien representado que se diría del todo real. El movinueva revista· 132225jesús yusteEl niño de la peonza, 1738. París, Musée du Louvre.miento es el mínimo imprescindible para darnos una señal de realidad en el lienzo. Al fondo del cuadro, la paredse ve invadida por el humo o vapor que se desprende dela infusión. La tetera junto a la taza y el plato, resplandecen por su fina decoración... y están a su vez apoyados enuna mesa de un rojo brillante, primoroso, con un cajón amedio abrir. Todo es sencillo, diáfano y... perfecto.Y quien dice el cuadro de la dama del té, igual lo puede decir de su famoso El retrato del hijo de M. Godefroy,joyero, absorto en la contemplación del giro de una peonza,también llamadoEl niño de la peonza, y también llamadoRetrato de AugusteGabriel Godefroy (1738). En este liennueva revista· 132226redescubrir a chardinzo, instantánea de la vida real, todo es quietud, incluso elmovimiento —logrado a la perfección— de la peonza. Heaquí, se podría decir, la poesía que nos transmite Chardin, quien manifiesta una extraordinaria meticulosidadpara crear una atmósfera de intimismo en una escena dela vida cotidiana. Y todo esto por no hablar de la técnica,de un sorprendente dominio que nos recuerda, en parte,al propio Vermeer.En efecto, Chardin reinventa para sí mismo una técnicaque no puede compararse a ninguna de la de sus contemporáneos. A pesar de la aparente monotonía de los temas,su arte tiene una singular riqueza, al igual que profundasresonancias. En primer lugar es así por la calidad excepcional de la materia pictórica, con sus pinceladas gruesas, susespesas capas de color, dispuestas en pequeñas manchasque destacan los reflejos. Pero, además, como destaca PaulGuinard, las figuras que circulan en el aire denso de estashabitaciones tienen su poesía propia, como antes veíamos.Chardin se atrevió, como nadie hizo en su tiempo, ano narrar. De hecho, sus detractores decían al respectoque no sabía narrar. Pero él se empeña en rechazar cualquier anécdota, cualquier tipo de narración. Huye de lopintoresco, de lo narrativo, de todo lo que haga alusión acualquier tipo de ideología. Por si fuera poco, Chardin nosonríe, salvo en los autorretratos al pastel de los últimosaños en ejercicio de su profesión. Su arte es serio por antonomasia. Sus modelos casi nunca nos miran, simplemente olvidanal espectador.Chardin pinta hombres y mujeres, y en especial adolescentes y niños. Lo hace sin el menor atisbo de sensuanueva revista· 132227jesús yusteLa niña con el volante, 1737. Colección particular.lidad, y prescinde por completo de las alusiones libertinastan comunes en la Francia de su tiempo. Por el contrario,los modelos de Chardin, bien pertenezcan al pueblo oprovengan de la burguesía, ya sean adultos o niños, están—como vimos en su momento— concentrados, ensimismados, abstraídos en su mundo, soñadores y ausentes.Nos hayamos, por tanto, ante un mundo inocente, serio,absorto y silencioso... siempre silencioso. Y es que Chardin se caracteriza, precisamente, por el ensimismamientode los personajes recreados en sus obras. En este sentido,nueva revista· 132228redescubrir a chardinno hay gestos que vengan a enturbiar su apacible armonía, su inmutable serenidad.Un ejemplo, entre tantos, bien elocuente de lo que estamos viendo, lo tenemos en su obra Una niña jugando alvolante, también llamadaLa niña del volante(1737). Casise podría decir, si nos fijamos con detenimiento en la expresión de la niña, que de tan inmóvil e imperturbable nosparece un tanto artificial, sin vida, cual figura de cera. Hasta ese extremo llega —y se expone— Chardin en su representación de la concentración extrema de la muchacha.Por otra parte, el arte de Chardin no es anecdótico,pero tampoco es intelectual, ni pretende serlo. Tanto esasí, que se ha llegado a decir que apenas sabía leer, o queni tan siquiera era capaz de escribir su nombre. Pero Cochin nos revela que era ingenioso, que tenía mucho sentido común y un juicio excelente, además de una fuerzaexpresiva muy particular para representar sus ideas y hacerlas comprender.Ciertamente, Chardin pinta lo que ve, y sólo lo que ve.Pero escoge, simplifica, compone y recompone, reduce alo esencial. «No se contentaba con una imitación aproximada... quería la máxima autenticidad», como señalantanto Cochin como Haillet de Couronne. Cuando quieren referirse a la mejor definición del talento del artista,mencionan «autenticidad y naturaleza», «naturaleza e ingenuidad», «un estudio exacto de la naturaleza», u otrasexpresiones parecidas. En este sentido, llama la atenciónlo que Diderot, que valoraba mucho sus pinturas, decíade él: «Henos aquí de nuevo, gran mago, con sus composiciones mudas... ¡cómo pasa el aire a través de estos obnueva revista· 132229jesús yusteLa tabaquera, h. 1737. París, Musée du Louvre.jetos!... Es un increíble vigor de colores, una armonía general, un agudo efecto de realidad, de bellas masas, unamagia en la factura que desespera, una atracción en la colocación y el orden, uno se puede acercar y se puede alejar y siempre permanece la misma ilusión, nunca hayconfusión, nunca hay simetría tampoco ya que hay calmay reposo».Y nos preguntamos, con Rosenberg: «¿Es Chardin elXVIII?». Y es el propio Rosenbergsímbolo ejemplar del siglo quien nos responde: «Si lo comparamos con sus grandescontemporáneos, abrigaremos serias dudas. Chardin tienesus propias ideas sobre la pintura, sobre lo que tiene denueva revista· 132230redescubrir a chardinúnica, lo que le dintingue de la de sus rivales. Es el pintorde la armonía, del amor de los seres y de las cosas... de lapintura a secas».En lo que se refiere a la evolución de su producciónartística, además de lo ya mencionado, hay que referirse asu primer éxito pictórico, a saber, La raya(17251726),que podemos contemplar en la exposición. Más que admirarnos de su belleza —el cuadro no pretende presentarnos un bodegón atractivo—, lo hemos de hacer de superfección. En lo que a esto respecta, seguro que no defrauda, tal es su arte. Y es que el esplendor de la materiapictórica de Chardin reviste de tal modo a los objetos queforman parte de sus naturalezas muertas, que los eleva ytransfigura y dota de emoción.En la década de 1730 Chardin se centra en los bodegones, espléndidos la mayoría, que servirían de referenciae inspiración a todo un Cézanne. Sirva de ejemplo, entreotros, ese tan original, moderno, La tabaquera, también llamadaPipa y jarra para beber, de hacia 1737. Pero con sersus bodegones admirables, lo más significativo de estosaños es, muy posiblemente, que a partir de 1733 comienzaa pintar sus escenas de género, a las que ya nos hemos referido de forma pormenorizada. Posteriormente, en la década siguiente, continuará su producción limitada a los géneros ya mencionados, con la excepción de algunos retratosde personas a él allegadas. Pero, tal vez, lo más destacado deentonces es que consigue una sólida —aunque a un tiempo discreta— fama nacional e incluso internacional. De porentonces es, por ejemplo, el famoso La bendición, de 1840,al cual ya nos hemos referido por extenso.nueva revista· 132231jesús yusteLas décadas de 1750 y 1760 suponen su regreso a lasnaturalezas muertas, un género en el que no se había prodigado en los años anteriores. Ejemplos de estos bodegones son el excelente El tarro de albaricoques (1758), y elatractivo La cesta de fresas salvajes, de hacia 1760. En lasobras que corresponden a estos años, la ejecución de Chardin se hace más ágil, y muestran un interés especial porlos reflejos y las transparencias, la luz y las sombras.En los últimos años de su pacífica vida, aquejado porvarias enfermedades, Chardin se centra en la pintura alpastel. En efecto, de por entonces —años 1770— son susencomiables autorretratos, y el retrato de su mujer, quemarcan el final a su carrera con una nota de análisis psicológicoausente hasta entonces. Lástima que estos autorretratos apenas estén presentes en esta, por lo demás, magnífica exposición que, como al principio decíamos, noshará redescubrir (o descubrir, según los casos) a este tanXVIIIfrancés. singular como primordial pintor del siglo nueva revista· 132232