Nueva Revista 132 > Las encuestas desalojan

Las encuestas desalojan

File: Las encuestas desalojan.pdf

Referencia

“Las encuestas desalojan,” accessed May 19, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2638.

Dublin Core

Title

Las encuestas desalojan

Source

Nueva Revista 132 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Elecciones autonómicasy municipales en EspañaLAS ENCUESTASDESALOJAN AL PSOEDEL MAPA AUTONÓMICODE ESPAÑAPaulino GuerraCon la precaución que hay que tener a la hora de realizar cualquier previsión electoral, todo apunta a que en las próximaselecciones se producirán grandes cambios en las composiciones municipales y autonómicas. Asimismo, la cita del 22 demayo se convertirá en un examen para el PSOE, que tendráque rendir cuentas de su gestión de la crisis y de sus últimasapuestas legislativas.Aprincipios de 2008 España era todavía un país confiado, el mejor del mundo para que naciese un niño, segúnla eficaz propaganda socialista. Sin embargo, en vísperasde las elecciones generales de marzo de ese año, la crisiseconómica ya no era un debate académico, sino un mortífero terremoto que amenazaba con arrasar la autoestima yel bienestar de la satisfecha y despreocupada sociedad española. Pero la entonces octava economía mundial continueva revista· 1324las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómiconuaba entretenida y anestesiada con los debates de la agendadel presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Había quepreparar al país para la austeridad, para la emergencia,pero la mayoría social y política de izquierdas que habíasurgido del atentado del 11M en marzo del 2004 seguía embriagada en sus quimeras, discutiendo dogmáticamentedel «talante», del «cordón sanitario a la derecha», de laMemoria Histórica, de la Alianza de las Civilizaciones ysobre todo de la España plurinacional que inauguraba laaprobación del Estatut catalán.Todo ese modelo ya estaba en crisis en la campaña delas elecciones generales de 2008, pero las voces de alarmasobre la inminencia del fin del crecimiento y el aumentodel paro fueron tildadas de antipatrióticas y la mayoría delpaís, que tampoco quería escuchar malas noticias, prefirió seguir votando y viviendo como si nada fuera a cambiar,aferrado a un discurso y a una cultura que sacralizaba elhedonismo, el ocio, el consumo masivo, el dinero fácil yel mínimo esfuerzo.En consonancia con ese espíritu, el programa electoralsocialista regó los mítines y los oídos de los votantes denuevos derechos y costosas promesas de gasto social. Elcheque bebé, la devolución de los 400 euros o las subidasde pensiones, además del pleno empleo, fueron el eje dePSOE.unas elecciones que ganó cómodamente el Sin embargo, ya desde los primeros días de la presentelegislatura, el acelerado crecimiento del desempleo, la tozudez del jefe del Ejecutivo en negar los primeros efectostangibles de la crisis, acompañados posteriormente defantasmales anuncios de «brotes verdes» o inicios de lanueva revista· 1325paulino guerrarecuperación, fueron socavando velozmente la credibilidad y la confianza en Zapatero, así como la intención dePSOE. Lo peor vendría después, a finales de 2009voto del y durante 2010, cuando el Gobierno consumió el discurso keynesiano con un déficit público que en 2009 se elevó al 11,4% y la presión de los mercados le obligaron a darmarcha atrás para conjurar el riesgo de rescate, realizandolos mayores recortes de gasto conocidos en toda la democracia española.Ahora, tres años después de aquella victoria, con casicinco millones de parados, y una nula confianza ciudadana en los planes gubernamentales para salir de la crisis, elPSOEno sólo se enfrenta a las elecciones municipales yautonómicas más difíciles de los últimos dieciséis años,sino quetodos los fundamentos políticos, territoriales, sociales e ideológicossobre los que se construyó la era Zapaterohan sidoabrasados en la gestión de la crisis económica.En primer lugar, el liderazgo. José Luis Rodríguez Zapatero no es sólo un líder mayoritariamente desacreditadoante la opinión pública, según el reiterado veredicto de todas las encuestas, sino que internamente es visto ya comoel principal obstáculo por una mayoría de barones territoriales que temen que los comicios del 22 de mayo se conviertan en un plebiscito sobre la gestión del presidente.Las razonables dudas sobre si será el cabeza de lista en lasgenerales de 2012 y la proliferación de debates sobre lasucesión, no hacen más que acelerar el daño y contribuir atrasladar una imagen de provisionalidad y fin de ciclo.La intensidad de esa decadencia se manifiesta en varias autonomías, pero son Andalucía y Cataluña —decisinueva revista· 1326las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómicovas en la actual mayoría parlamentaria en el Congreso delos Diputados— donde adquiere niveles más dramáticos.PSOEandaluz, que actualPor primera vez en su historia, el mentegobierna con mayoría absoluta y que siempre hasido el primer partido de la región, perdería las eleccionessi se celebrasen comicios. No sólo eso. Según el últimosondeo oficial de la propia Junta de Andalucía, del mes dediciembre, el Partido Popular, con el 46,8% de los votos,casi diez puntos más que los socialistas, podría conseguirla mayoría absoluta y ocupar por primera vez el Palacio deSan Telmo.También está en crisis el otro gran feudo electoral soPSC, que en las elecciones generales de 2008cialista. El PPen Cataluña en 18 escaños —dos más queaventajó al la diferencia global entre los partidos—, perdió contundentemente las elecciones autonómicas del pasado 28 de noviembre. Los socialistas obtuvieron el peor resultado de lasnueve elecciones autonómicas celebradas desde 1980, tantoen votos como en escaños, cayendo en 219.246 sufragios respecto a 2006.PSOEtiene un problema de identidad,Pero, además, el de alma, de programa y discurso ideológico. El paladín dela socialdemocracia, el campeón de los derechos sociales,del gasto público, de la ayuda al desarrollo, el hombre queen la noche de la última victoria electoral proclamó desdela sede de Ferraz que gobernaría para todos, pero «pensando antes que nadie en los que no tienen de todo», secayó del caballo, o fue derribado del mismo, en el fin desemana del 8 y 9 de mayo pasado. Los mercados y los socioseuropeos le obligaron a desprenderse violentamentenueva revista· 1327paulino guerraEvolución global del voto en las 13 autonomías que accedieronal autogobierno a través del artículo 148 de la Constitución(todas excepto Cataluña, Galicia, País Vasco y Andalucía)de todo el ropaje de izquierdas y asumir e imponer todoslos recortes de los que hasta ese momento acusaba a la derecha.EL GIRO DEL 12 DE MAYOTres días después, el 12 de mayo, Zapatero se plantó enel Congreso, para anunciar el mayor recorte social de losúltimos treinta años. Fue una jornada de gran conmociónpara la bancada socialista que sabía de la importancia delgiro histórico y del viaje a ninguna parte que iniciaba enese momento. Uno a uno, en medio de un silencio expecnueva revista· 1328las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómicotante, el jefe del Ejecutivo fue desgranando la mutilaciónde la mayoría de políticas que habían conformado las señasde identidad de su ideario de gobierno. Además del simbólico cheque bebé, fue el día del recorte del sueldo a losfuncionarios, de la congelación de pensiones y de la reducción de la ayuda a la cooperación. También la inversión pública sufrió un tajo de 6.500 millones. Funcionarios, pensionistas, cooperación, inversión pública. En una sola sesiónZapatero había reducido a cenizas todo su programa electoral. Daba comienzo una retórica reformista de nulo éxito,porque el partido iniciaba una vertiginosa caída en el vacío,PP, sesituándose en las encuestas a casi quince puntos del gún los sondeos del mes de enero. Un registro incluso inferior al que obtuvo Joaquín Almunia en las generales del2000, mientras que los populares superaban el triunfo hisPSOEempezaba atórico de Felipe González en 1982. El competir con los peores fantasmas de su historia.Pero no sería la última agresión a sus compromisos electorales. Los mercados querían más sacrificios, y medianteun decreto ley se aprobó en el mes de junio una reformalaboral que abarató el despido. Los sindicatos, ridiculizados hasta ese momento por su complicidad con el Gobierno, no tuvieron más remedio que convocar el 29 deseptiembre la primera huelga general del «reinado» de Zapatero. Era la ruptura del diálogo social, pero también dePSOEla adhesión de suuna hermandad que garantizaba al público más obrerista y de izquierdas.No obstante, el simbiótico «pacto de familia» fue reeditado el 2 de febrero, con el denominado «Acuerdo Económico Social», firmado en el Palacio de la Moncloa por elnueva revista· 1329paulino guerraEvolución del voto autonómico por bloques ideológicos,incorporando a las 13 autonomías del artículo 148de la Constitución, los resultados de Galicia,Cataluña, País Vasco y AndalucíaGobierno, los sindicatos y la patronal. En tan solemneocasión Zapatero comparó el documento suscrito con losPactos de la Moncloa y quiso dejar una frase para la historia: «Somos una nación que sabe ponerse en pie y volver a caminar». Demasiada retórica, sin embargo, para unacuerdo que bajo la hojarasca reformista encubría otrogrueso recorte: el de las pensiones del futuro. Así lo entendieron también los ciudadanos, que se han posicionanueva revista· 13210las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómicodo mayoritariamente en contra, según los sondeos específicos publicados desde entonces.Con estos antecedentes, el resultado de la próximagran cita electoral del 22 de mayo, trascenderá del repartoordinario del poder territorial y municipal, para convertirseen el primer gran examen global de la fortaleza del PSOEymedir con qué intensidad el país apuesta por el cambio.Ese es el objetivo del PP,que intentará convertir los comicios en la primera vuelta de las elecciones generales.Como temen los barones socialistas que concurren a laselecciones, el desempleo, la falta de expectativas de los jóvenes, el parón de la economía, la angustia de la deuda,los recortes sociales, la subida de los precios de los servicios básicos o la pérdida de poder adquisitivo, además deotros asuntos negativos que se vayan incorporando por elcamino, serán los ejes de la campaña, desplazando a losasuntos específicos de cada comunidad autónoma.El PSOEgobierna en seis de las trece autonomías donde habrá elecciones, frente a cinco de PP, en tanto queUPNpreside Navarra y Coalición Canaria el archipiélagocanario. Sin embargo, en los últimos meses los socialistashan perdido primero Galicia y recientemente Cataluña,gobernada de nuevo por CIU, lo que marca una tendenciade declive electoral, aunque por primera vez gobiernen enel País Vasco con el apoyo de los populares a causa de laespecificidad de la cuestión nacionalista.CASTILLALA MANCHA, ARAGÓN, BALEARESLa dramática caída de la valoración del Gobierno centrales el peor adversario de los candidatos socialistas y el prinnueva revista· 13211paulino guerraEvolución del voto autonómico en las 17 comunidadesautónomas agrupadas por periodos electoralescipal agente electoral de los populares. Así lo recogen todos los sondeos, que apuntan a un triunfo autonómico delPP, aunque en muchas regiones el gobierno puede dirimirsepor pocos votos e incluso depender de los resultadosque obtengan los posibles socios. En cualquier caso, coinPPconservará cómodamente todos susciden en que el feudos y además tiene opciones serias de gobernar porprimera vez en CastillaLa Mancha, así como de recuperar Baleares y Aragón. No obstante, las angustias económicas de los próximos meses y el letal «efecto Zapatero»,podrían acentuar aún más el descalabro socialista.nueva revista· 13212las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómicoCon carácter general, las encuestas recogen caídas imPP, tanto en lasportantes de los socialistas y la subida del autonomías en las que está en la oposición como en las quepreside. Es el caso de Madrid, donde según una encuestade Metroscopia del pasado mes de diciembre, EsperanzaPSOEAguirre sacaría el 52,9% de los votos, seguido por el con el 32,8 (casi un punto menos que en 2007), e IUcon7,6 (1,3 puntos menos).También la Comunidad Valenciana, a pesar del «casoGürtel» y la situación procesal de su presidente, FrancisPPotra rotunda victoria. El PPco Camps, volvería a dar al también parece imbatible en Murcia, donde gobierna conmayoría absoluta desde 1995. El barómetro oficial de laregión, publicado el pasado otoño, da a los populares un63,4%, cuatro puntos más que en 2006, mientras que lossocialistas caen en picado, pasando del 32,4 al 21,9.PPdesdeCastilla y León, otro feudo tradicional del que José María Aznar ganara por la mínima en 1987, mantiene también su mayoría absoluta, subiendo algunas décimas. Una situación similar se produciría en La Rioja.Por el contrario, los estudios demoscópicos auguranPSOEgraves dificultades en varias regiones, bienpara el por su caída o la de alguno de sus socios. Es el caso de BaPPle dan a este parleares, donde los sondeos internos del tido una mayoría absoluta muy raspada de treinta diputados, ya que en los últimos comicios con un escaño menosno pudo gobernar. Otros estudios, sin embargo son menosrotundos sobre la victoria popular.El último sondeo oficial de diciembre también conPPen la primera fuerza política en Aragón, aunvierte al nueva revista· 13213paulino guerraque alejado de la mayoría absoluta, por lo que necesitaríaPARpara formar gobierno.pactar con el Sin embargo, será previsiblemente el resultado enCastillaLa Mancha el que adquiera un mayor valor simPP, Maríabólico, ya que es la actual secretaria general del Dolores de Cospedal, la que aspira a la presidencia. Laposibilidad del cambio viene ratificado por la serie de enPPque le dan mayoría absoluta,cuestas publicadas por el pero sobre todo por los continuos y sonoros gestos delpresidente, José María Barreda, para desmarcarse de ZaPSOEjuega una ley elecpatero. Sin embargo, a favor del toral, hecha a su medida, que reparte escaños pares en todas las provincias, salvo en la circunscripción de CiudadReal,históricamente favorable a los socialistas y donde sejuegan once escaños.PSOEsufre un importanteTambién en Extremadura el desgaste, según admiten las propias encuestas socialistas.No obstante, los sondeos encargados por medios de comunicación discrepan sobre si será suficiente para quehaya alternativa. Los populares reconocen en privado ladificultad de ganar.UPNseguirá como primera fuerza política en Navarra,pero muy alejada de la mayoría absoluta. El Navarrómetrodel mes de noviembre ofrece un equilibrio entre izquierday derecha respecto a los anteriores comicios, sólo alteradoUPNcon el PP, que entraría en la Cámapor la ruptura de UPNobtendría 1718ra de Pamplona con cinco escaños. PSOE, mientras que IUescaños, Nabai 1213, igual que el repetiría con dos escaños, en tanto que CDNdesaparecería del Parlamento.nueva revista· 13214las encuestas desalojan al psoe del mapa autonómicoEn Asturias el resultado es una incógnita tras la irrupción de Francisco ÁlvarezCascos con el Foro Asturias,PPal no haber sido elegidodespués de que abandonara el candidato. Sin embargo, un sondeo de Asturbarómetro,PPde finales de enero coloca al exsecretario general del como favorito, con un 42,2% de los votos, seguido por elPSOEcon el 21,4 y el PPcon el 18%.PPPor su parte, en Cantabria las encuestas sitúan al con posibilidades de gobernar, aunque es una comunidaddonde nunca ha habido mayoría absoluta. Un sondeo deSigma 2 del mes de enero da a los populares una mayoríaabsoluta justa, con 20 de los 39 escaños, y el 47,7% dePSOEvolvería a quedar desplazado como terlos votos. El cera fuerza política, detrás de Miguel Ángel Revilla. OtrosPPentre los 19 y 20 escasondeos sitúan la horquilla del ños, con lo que están abiertas todas las posibilidades.Finalmente, en Canarias, como viene siendo habitualningún partido conseguiría la mayoría absoluta. Sigma 2PPse convertiría en la primera fuerza posostiene que el lítica, con el 37% de los votos y 2124 escaños, desplaPSOE, ganador en 2006, que se quedaría con unzando al porcentaje del 27,6% y 1718 escaños. Coalición Canariasería tercera fuerza política con el 25,2% y 1822 escaños. Por el contrario, un sondeo de Canarias 7 del mes defebrero contradice estos resultados y da como ganador aPPy los socialistas.Coalición Canaria, seguida del El 28 de mayo de 1995 la calle Génova de Madridquedó cortada al tráfico a partir de las diez y media de lanoche por una muchedumbre eufórica que se concentraPP. En la séptima planta, supresidente,ba ante la sede del nueva revista· 13215paulino guerraJosé María Aznar, paladeaba con un puro en la mano elcontundente triunfo que su partido acaba de conseguir enlas elecciones municipales y autonómicas celebradas esedía. La crisis económica —con un desempleo del 22%—,y el declive del último gobierno de Felipe González, acosado por una sucesión de casos de corrupción y los sumaGAL, castigaron duramente arios de la guerra sucia de los PPla mayoríadel polos candidatos socialistas y entregó al der autonómico y municipal. El partido de Aznar fue elmás votado en 40 capitales de provincia —32 por mayoríaPSOEen once de las trece comuniabsoluta— y superó al dades autónomas donde se celebraron elecciones. Después de más de una década de hegemonía socialista, España giraba hacia el centroderecha, anticipando también elfin del felipismo y el relevo en el Palacio de la Moncloa,que se produciría sólo unos meses después, aunque conmenos diferencia de la prevista.Con toda probabilidad, en la noche del 22 de mayo, elPP, pero esta veztráfico volverá a cortarse ante la sede del será Mariano Rajoy el que encienda un puro, mientrassus asesores hacen una rápida extrapolación de los resultados, pensando en las elecciones generales previstas paramarzo de 2012 y que podrían cerrar el círculo y abrir unPPen España. Desegundo periodo de hegemonía del cumplirse, por segunda vez en dieciséis años, la crisis económicay el agotamiento del proyecto socialista habríanempujado de nuevo a los españoles a girar hacia el centroderecha, anticipando el resultado de las próximas elecciones generales. nueva revista· 13216