Nueva Revista 132 > America Latina 2011

America Latina 2011

File: America Latina 2011.pdf

Referencia

“America Latina 2011,” accessed May 23, 2018, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2623.

Dublin Core

Title

America Latina 2011

Source

Nueva Revista 132 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

AMÉRICALATINA 2011:UN INTERESANTEAÑO ELECTORALCarlos MalamudUna nueva década de posibilidades parece abrirse para AméricaLatina. Pero también existen algunos riesgos, relacionados con laviabilidad económica de la región, aunque en algunos países se evidencia cierto crecimiento económico, y la seguridad ciudadana. Encualquier caso, 2011 será un año decisivo porque habrá citas electorales en cinco países. Se prevé que los resultados de estas elecciones, así como las opciones políticas que se decidan en los próximosaños, avalarán cierta continuidad, pero nunca pueden descartarselas sorpresas.Mientras el mundo desarrollado vive bajo los efectos, todavía perceptibles, de la gran crisis financiera internacional de 2008, buena parte de las regiones emergentes hanretomado la senda del crecimiento económico. Este es elcaso de los países asiáticos, comenzando por India y China, y también de América Latina. En relación con esta última son muchos los analistas y académicos que han comenzadoa hablar de la «década de América Latina».nueva revista· 132172américa latina 2011: un interesante año electoralEn efecto, aprovechando el fuerte tirón de la demandaasiática de materias primas (alimentos, minerales e hidrocarburos), las exportaciones latinoamericanas no han dejado de crecer en el último año y medio, retomando lasenda del crecimiento abierta a partir de 20022003 e interrumpida brevemente tras el colapso de Lehman Brothers.Si bien las tasas de crecimiento regionales no son las mismas que las asiáticas sino algo inferiores, son extremadamente importantes para las economías regionales.Llegados a este punto habría que señalar que, pese ala bonanza, en el horizonte se perfilan algunos riesgos importantes y que no todos los países crecen de la mismamanera. Así, por ejemplo, Venezuela cerró 2010 sumidaen la recesión, pese a contar en su subsuelo con importantes reservas de petróleo, su principal, y casi único, enlos últimos años, producto de exportación.Entre los riesgos más perjudiciales para el futuro latinoamericano habría que citar básicamente dos: la inflacióny los efectos sobre las economías regionales de la llamadaguerra de divisas y, por tanto, de la evolución del tipo decambio entre las monedas locales y el dólar, que podríaterminar afectando negativamente a las exportaciones y,por tanto, a la principal palanca del crecimiento. Respecto a la inflación ésta se está situando en muchos paíseslatinoamericanos por encima del 5% anual, aunque haydos países que superan ampliamente al resto. Se trata deVenezuela y Argentina, que en 2010 alcanzaron prácticamente el 30% de inflación anual. Pero mientras en Venezuela contamos con cifras oficiales, en Argentina se tratade estimaciones privadas, toda vez que las estadísticas ofinueva revista· 132173carlos malamudciales están burdamente manipuladas por agentes gubernamentales y, de momento, no hay ninguna intención derectificar esta política de falsificación de los resultados.De acuerdo con las previsiones del Fondo MonetarioFMI) para 2011, las economías de AméricaInternacional (Latina y el Caribe podrán seguir creciendo a tasas continuadas durante este año. La institución financiera multilateral ha revisado al alza su previsión de crecimiento parala región en 2011, situándola por encima del 5%. De entre toda la región destaca América del Sur, que podría alcanzar el 6% y tan sólo sería superada por Asia emergente, que se espera que crezca por encima del 8%.Por el contrario, las perspectivas macroeconómicas paraMéxico, los países de América Central y el Caribe son, engeneral, menos optimistas que las sudamericanas, ya quedependen en mucha menor medida de las exportacionesde productos primarios. Analizando las cosas desde unaperspectiva nacional, llama la atención el potencial decrecimiento de algunos países,como Brasil y Argentina(que en 2010 crecieron un 7,5%) y México(5%). Hay, sinembargo, otros casos más destacados, como los de Paraguay,Uruguay y Perú que en 2010 superaron el 8%, y Chile yColombia que estuvieron en tornoal 5%. Sólo decrecieronVenezuela y Haití. Para 2011 las perspectivas menos favorables se concentran en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Gracias a este marco de bonanza económica que sevive en la mayor parte de la región, las expectativas políticas latinoamericanas para 2011 se caracterizan por el predominio de la continuidad sobre el cambio o, inclusive,nueva revista· 132174américa latina 2011: un interesante año electoralde algunas eventuales rupturas que puedan tener lugar.El peso de la continuidad no implica que en los distintoscomicios que tengan lugar a lo largo de este año (tanto elecciones presidenciales como regionales o locales, inclusoreferendos), las opciones oficialistas deban triunfar necesariamente. Sin embargo los logros económicos pesaránlo suyo y la defensa de la gestión gubernamental se veráenormemente facilitada por los buenos datos proporcionados por la economía. Es más, en muchos lugares buena parte de los excedentes fiscales serán destinados a políticas públicas claramente clientelísticas que busquen un determinado impactoelectoral, especialmente en aquellos países que tienengobiernos definibles a prioricomo populistas. Sin embargo, en algunos casos, como ya se está pudiendo observaren Bolivia, la inflación y el aumento en los precios de losproductos básicos de consumo está generando algunasprotestas importantes que provocan bajadas en los porcentajes de aprobación y popularidad de los presidentesregionales.Otro tema que incidirá de una forma contundente enla agenda política y electoral de la mayor parte de los países latinoamericanos es el de la seguridad ciudadana. Losaltos niveles de violencia en algunos países (Venezuela, ElSalvador, Guatemala o México, entre otros), asociados ennumerosas ocasiones al narcotráfico y a su combate, preocupancada vez más a la ciudadanía, como muestran repetidamente, año tras año, los resultados del Latinobarómetro. En Venezuela, por ejemplo, la tasa de homicidios esde 48 por cada 100.000 habitantes, lo que la sitúa muy pornueva revista· 132175carlos malamudencima de la media latinoamericana. Sin embargo, sóloen Caracas la tasa es de 130 homicidios por 100.000 habitantes, 2,5 veces mayor que la tasa nacional venezolana.Desde una perspectiva electoral no se puede estudiarde forma aislada a 2011, sino que debe integrarse en el intenso periodo de elecciones que tendrá lugar entre 2009 y2012 en toda América Latina. En todos estos años, la totalidad de los países latinoamericanos, salvo Paraguay,que recién lo hará en 2013, habrán elegido o reelegido asus gobiernos. Tanto en 2011, como en los años anterioreso inclusive en 2012, cuando se celebren elecciones en Venezuela, una de las preguntas claves en torno a las consultas electorales es la de continuidad o alternancia. Desde esta óptica, la región ha proporcionado resultados paratodos los gustos, como la alternancia producida en Chiletras la derrota de la Concertación, la continuidad brasileñacon la elección de Dilma Rousseff o la alternancia dentrode la continuidad en Colombia a partir de la presencia deJuan Manuel Santos, visto inicialmente como el delfínde Álvaro Uribe aunque con muchos puntos de ruptura,tanto de estilo como de fondo, con su predecesor.En 2011 habrá elecciones presidenciales en cinco países de América Latina: Haití, Perú, Guatemala, Argentinay Nicaragua. A esto hay que sumar elecciones regionales ylocales, entre las que destacan la elección a gobernadordel estado de México, cuyo resultado será crucial para eldesenlace de la elección presidencial de julio de 2012.También hay que contemplar una probable consulta popular en Ecuador, que busca reformar el sistema de justicia y algunos artículos de la Constitución recientementenueva revista· 132176américa latina 2011: un interesante año electoralaprobada. Sin embargo, todavía está pendiente la legitimación y aprobación de la legalidad de las diez preguntasplanteadas (entre ellas una para abolir las corridas de toros) por parte de la Corte Constitucional.En los últimos años se han consolidado en AméricaLatina una serie de prácticas políticas, algunas de las cuales inciden directamente en los sistemas electorales. Entre ellas destacan el de la reelección, bien consecutiva obien alterna, y el de la doble vuelta en las elecciones presidenciales. En lo referente a la reelección, asociada generalmente a la reforma constitucional, Venezuela marca el punto máximo de la tendencia, con la posibilidad dereelegir al presidente en un número indeterminado de oportunidades. Respecto a la segunda vuelta, la idea es dotar demayor legitimidad a los presidentes electos, aunque estotambién provoca importantes desajustes en la relación entre el ejecutivo y el legislativo. Teóricamente se convoca auna segunda vuelta electoral cuando ninguno de los candidatos presentados obtiene la mayoría absoluta (más del50%) de los votos emitidos. Sin embargo esto no siemprees así en los sistemas electorales latinoamericanos, al existir una importante casuística, que varía de país a país, especialmente en lo relativo a las exigencias para ser elegidoo no en la primera vuelta. En las cinco elecciones presidenciales convocadaspara 2011 hay un mecanismo aprobado de segunda vuelta. Nicaragua y Argentina son de los países que pone ellistón más bajo para evitar la segunda vuelta, de formaque de esta forma se facilita a determinadas opciones políticas (el sandinismo en un caso y el peronismo en el otro)nueva revista· 132177carlos malamudun acceso más fácil al poder. En Nicaragua basta para ganar obtener al menos el 40% de los votos válidos, salvoaquellos casos que habiendo obtenido un mínimo del 35%de la votación, supere al siguiente en un 5% de diferenciacon respecto al segundo candidato más votado. De noexistir esta cláusula le sería muy complicado a Daniel Ortega ganar en la primera vuelta, y en una segunda lo tendría francamente mal para ser elegido.En Argentina, el mínimo para ganar es del 45% o unavotación superior al 40% con una diferencia de al menosun 10% respecto al segundo. Este sistema le permitió aCristina Fernández de Kirchner acceder a la presidenciaen 2007, en la primera vuelta, con el 45,29% de los votos. Por el contrario, en Haití, Guatemala o Perú, se exigeobtener más del 50% de los votos válidos para evitar lasegunda vuelta. En estos sistemas se prima la política dealianzas más que en los primeros países, especialmentede cara a la segunda vuelta.En 2011, y dentro de la incertidumbre que rodea a laselecciones programadas, las reflexiones que se efectúen deben tener en cuenta que los comicios de Guatemala, Argentina y Nicaragua se celebrarán en los meses de septiembre,octubre y noviembre, respectivamente. De este modo todavía queda un largo trecho hasta la celebración de los comicios, y la mayor parte de los partidos en liza no han terminado aún de decidir sus candidaturas. Por eso es difícil hacerproyecciones de futuro, ya que la irrupción de nuevos candidatos y la marcha de la coyuntura política todavía puedenprovocar bastantes sorpresas en algunos casos, convirtiendolas proyecciones en meras especulaciones. nueva revista· 132178américa latina 2011: un interesante año electoralEn el primer semestre de 2011 sólo habrá eleccionespresidenciales en Haití y Perú. Haití finalmente celebrarála segunda vuelta el 20 de marzo y en esta oportunidadcompiten dos candidatos de la oposición, Mirlande Manigat (la ganadora indiscutida de la primera vuelta) y el cantante de música pop, Michel Martelly. Tras las numerosasdenuncias de fraude y la presión ejercida por la OrganizaOEA), el Consejo Electoralción de Estados Americanos (haitiano descalificó a Jude Célestin, el candidato del presidente René Préval, que gracias a las maniobras cometidas había quedado segundo en la primera vuelta.Las encuestas celebradas hasta ahora en Perú no danun claro ganador para la primera vuelta que se celebraráen abril próximo, lo que implica necesariamente la convocatoria de una segunda ronda entre los dos candidatosmás votados. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en2007, cuando ganó Alan García, en esta oportunidad lasopciones del candidato nacionalista Ollanta Humala sonbastante menores, lo que reduce las posibilidades de uncambio de rumbo radical, que amenazaría el despegue económicoque está conociendo el país en los últimos años.De lo que no cabe duda en Perú, sin embargo, es que habrá alternancia, ya que por un lado está prohibida la reelecciónen dos mandatos consecutivos, aunque no alternos,APRAactualmente gobernante finalmentey, por el otro, el no presenta ningún candidato propio. Las encuestas favorecen al ex presidente Alejandro Toledo, que expresa otratendencia dominante en la región: la dificultad de los expresidentes de alejarse de la vida política activa, especialmente si pueden presentarse a la reelección.nueva revista· 132179carlos malamudDe los tres casos restantes, en dos, Argentina y Nicaragua, puede estar en juego la reelección, aunque todavíaquedan pendientes numerosos interrogantes. En Argentina la duda gira en torno a la actual presidente, CristinaFernández de Kirchner, y su decisión de concurrir comocandidata a los comicios de octubre próximo. En Nicaragua, la justicia del país debe terminar de dirimir la cuestión de la constitucionalidad o inconstitucionalidad de lareelección de Daniel Ortega. Los precedentes no son demasiado halagüeños dada la forma en que el tema ha sidomanejado hasta ahora, con una constante ingerencia delgobierno sandinista en la labor de la justicia.Guatemala es la primera cita electoral del último cuatrimestre del año. En el país centroamericano no es posible la reelección consecutiva, por lo que el actual presidente, Álvaro Colom, no podrá presentarse. Sin embargo,continuando la estela de lo que ocurre en otros países dela región, donde se ha puesto de moda la política matrimonial, de gran impacto en países como Argentina o Nicaragua, se baraja la posibilidad de que Sandra Torres, laesposa de Colom, pueda presentarse como candidata. Dehacerlo ampliará otra tendencia regional en auge.XXImarcaba desde el punto deEl comienzo del siglo vista político y electoral lo que algunos denominaron el«giro a la izquierda» en América Latina. Más allá de las diversidades entre los distintos presidentes electos, lo ciertoes que un aire de cambio inundó el continente. Hoy nosencontramos en una situación diferente y más equilibradaentre las distintas opciones, con procesos de alternancia ycontinuidad, pero sin que ninguna propuesta ni políticanueva revista· 132180américa latina 2011: un interesante año electoralni ideológica pueda marcar una tendencia claramente dominante.Por otro lado, los resultados electorales que se produzcan en 2011 y en los dos próximos años no incidirán únicamente en la política de los respectivos países. Tambiéntendrán una indudable lectura regional, especialmente enALBAlo que a la implantación continental del proyecto del (Alianza bolivariana de los pueblos de nuestra América)se refiere. Tras unos años de continuo crecimiento, el golpe que desplazó del poder a Mel Zelaya en Honduras eimpidió su maniobra reeleccionista marcó el inicio del finde la expansión del proyecto bolivariano. ¿Qué ocurrirácon las elecciones de 2011? nueva revista· 132181