Nueva Revista 131 > Miguel d Ors

Miguel d Ors

File: Miguel d Ors.pdf

Archivos

Referencia

“Miguel d Ors,” accessed May 26, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2612.

Dublin Core

Title

Miguel d Ors

Source

Nueva Revista 131 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

22Miguel d’OrsNac? en 1946, en una familia de clase mediaque contaba ya con tres generaciones de universitarios y que nunca tuvo coche, pero s?muchos libros e ideas muy claras sobre lo quetiene verdadero valor y lo que no. Nac? enGalicia, y viv? all? hasta los catorce a?os. Soyel mayor de once hermanos. Me educaron enla Fe cat?lica, el desprecio de los t?picos, la desconianza ante la democracia y la desverg?enza intelectual; as? que tengo todas laspapeletas para ser un triunfador.Estudi? en la Universidad de Navarra de los a?os sesenta. Mis grandes pasiones son, sin orden deprioridad, la Poes?a y el Alpinismo. Soy millonario de amistad.23MIGUEL D?oRSCerezaLos sabios seguir?n diciendo que es el nombre de los frutos del prunus no s? cu?ntos.Nunca sospechar?n que hay gente en cuyo idiomala palabra cereza signiica, adem?s de esa peque?a esfera de dulzura carnosa, una tarde de Hoyos del Espino,un huerto de guisantes, lechugas y cebollas,la selecci?n de f?tbol de Brasil, la rancheratitulada ?La feria de las lores?, la varade San Jos?, un nevero borrado por la niebla, los manuscritos de Santa Teresa, una felicidad dise?ada en el Cielo, un Audi A?3 est?pido y todav?a algunas cosas m?s.21?VI?10GansosEscribiendo su V en la tarde de marzo,pasan, altos, los gansos hacia el Norte. Se van, se alejan mientras va rindi?ndose el sol. Adi?s, adi?s. Aqu? abajo nos quedamos, en el fondo del cielo, yo y mis cosas. Adi?s.Y con vosotrosse va tambi?n, se pierde para siempre este minuto hermoso de mi vida.11?VI?1024NUEVA REVISTA 131POESÍAFlores de espino albarEntre las hoscas rocas desgajadaspor los hielos tenaces y las ventiscas de estas inh?spitas alturas,lores de espino albar. Qu? delicadaconstelaci?n de t?mida blancura, qu? sorpresa de belleza.Flores de espino albar en el barranco.No necesito nada m?s; me colma la levedad pur?sima de estas estrellas vegetales. Nohay que buscar en ellasning?n signiicado m?s all?de su presencia luminosa: loresde espino albar, un don por s? mismas. No ense?annada, no simbolizan nada. Las ajar?aus?ndolas para una moraleja.16?XI?10NUEVA REVISTA 13125MIGUEL D?oRSInsectosQu? cerca cada instante, qu? mezcladoscon nuestras vidas, y a la vez qu? ajenos,los insectos. Las moscas machadianas,inoportunas, tercas, en los ojos, en la nariz del muerto; los mosquitosque tambi?n participan a su modoen las lunas de miel, las vacaciones,las rupturas de muchos de nosotros;las pulgas que en la ropa de Cervantescompartieron con ?l el cautiverio;la mariposa intrusa en un partidohist?rico de f?tbol ?a ella nuncala expulsar?n del campo?; la carcomaque ro?a la mesa en que Gald?siba escribiendo su Misericordia;las chinches que en las p?tridas trincherasdel frente de Gandesa aquel agostodel a?o 38 recib?antambi?n el fuego de ametralladora;la moment?nea avispa que atraviesael caballete de Monet; el grilloque ahora mismo entreteje su comp?scon el comp?s humano de estos versos.Qu? cerca cada instante, qu? mezcladoscon nuestras vidas, y a la vez qu? ajenos.20?IX?1026NUEVA REVISTA 131POESÍARevés«haciéndolo para siempre».(Juan Ramón Jiménez)Es el verano del 58.Con aquella raqueta de pesada madera,blancos camisa y pantal?n, devuelvescon perfecto rev?s, cruzando bien la pierna contraria por delante y sin perderla sonrisa de gentleman, una pelota malintencionada.Mis once a?os admiran desde un rinc?n tu estilo invencible, forjado en el c?sped krausistadel InstitutoEscuela. T? tienes ?hoy lo s??cuarenta y tres, y est?s en el momentodorado de tu vida. Un halo heroicocircunda tu igura. No s? qu? dir?n Newton y las leyes del Movimiento, el Tiempo y el Espacio, pero esterev?s irreprochable ?t? de blanco radiante,tu sonrisa madura y bronceaday la pierna cruzada como mandan los c?nones?est? durando ya m?s de cincuenta a?os.1718?XI?10NUEVA REVISTA 13127