Nueva Revista 005 > El PSOE gira a la izquierda

El PSOE gira a la izquierda

Guillermo Gortázar

Sobre la publicación del "Manifiesto 2000", segunda entrega del Programa 2000 que ha aparecido en fechas críticas para Alfonso Guerra y el PSOE. Destaca el notable giro a la izquierda que ha dado el PSOE, en comparación con las propuestas ideológicas contenidas en los anteriores "Cuadernos para el Debate".

File: El PSOE gira a la izquierda.pdf

Referencia

Guillermo Gortázar, “El PSOE gira a la izquierda,” accessed August 17, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2556.

Dublin Core

Title

El PSOE gira a la izquierda

Subject

Para entender España

Description

Sobre la publicación del "Manifiesto 2000", segunda entrega del Programa 2000 que ha aparecido en fechas críticas para Alfonso Guerra y el PSOE. Destaca el notable giro a la izquierda que ha dado el PSOE, en comparación con las propuestas ideológicas contenidas en los anteriores "Cuadernos para el Debate".

Creator

Guillermo Gortázar

Source

Nueva Revista 005 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

de los intelectuales orgánicos del PSOE era la elaboración teórica más importante del La publicación, hace casi dos años, de los Cuadernos para el socialismo europeo desde principio de siglo. Debate del Programa 2000 fue un serio intento del PSOE por Apenas una semana después, el editorial de superar una etapa de indefinición y oportunismo ideológico (el un periódico madrileño afín al Gobierno socialismo «posmoderno» del 82 al 87) y de centrar la propuesta criticaba el Manifiesto por su reducida extensión, apenas 50 páginas, y por su pobre estratégica y programática del partido. Los «Cuadernos» contenido ya que podía haber sido redacproponían la renuncia de los postulados básicos de la rancia tado sin dificultad «por un bachiller de buesocialdemocracia europea de los años cincuenta, que habían sido na pluma». rechazados por la mayoría del electorado europeo y americano en La reducida extensión del Manifiesto no los años setenta, y asumían elementos decisivos de las corrientes debería ser objeto de crítica. Baste recordar que el Manifiesto Comunista de Marx neoliberales. Si aquella nueva línea estratégica se hubiera y Engels, de 1848, apenas tiene esas cinconfirmado, el PSOE se habría configurado como una suerte de cuenta páginas y con seguridad se trata de Partido Demócrata americano, levemente «social» y bastante un documento clave en la historia de las neoliberal. Pero un planteamiento tan audaz para la vigente ideas y de extraordinaria influencia políticultura política de la izquierda española, provocó desgarros por la ca posterior. La decepción del Manifiesto del PSOE procede de su contenido: es un izquierda, particularmente visibles en la huelga del 14 D y en su programa netamente socialdemócrata sin relación con los sindicatos. aportación propia alguna, que mira mucho más (a veces, con nostalgia) a los años cincuenta o sesenta que al presente. Se trata de un programa que incluye todos los tópiEL PSOE GIRA cos y temores de los socialistas hacia el libre mercado y la libertad política, lejos de esa pretendida innovación, «sin precedenA LA IZQUIERDA tes desde el austromarxismo». Por Guillermo Gortázar La Historia, reescrita La dirección socialista se ha visto muy es sólo ideológico, también se advierte en pronto obligada a elegir entre atender a las iniciativas políticas como el «Pacto social» La propensión del PSOE a reescribir la demandas ideológicas y políticas de su elecrecientemente rubricado por el Gobierno y Historia es algo que sabemos desde la céletorado de centro, con el riesgo de perder balos sindicatos (por el mismo gobierno que bre «pizarra de Suresnes». El Manifiesto se social por su izquierda, o bien satisfacer comienza con la siguiente frase: «Por prise negó a firmarlo hace apenas un año) y posiciones netamente socialistas, con el riesmera vez en su historia contemporánea, Esel acuerdo sobre control de contratación de go de perder el apoyo de parte de su elecpaña avanza de forma decidida por el canuevos empleos en las empresas por parte torado ilustrado y moderado. mino de la modernización». Tal afirmación de la burocracia sindical. Este último acuerEl Manifiesto 2000, segunda entrega del se realiza constatando las siguientes novedo no es más que el adelanto de todo un dades: «apertura al mundo», «el estado del Programa 2000, ha tenido la mala fortuna conjunto de medidas que el Manifiesto probienestar», el «dinamismo de la econode aparecer en fechas críticas para Alfonpugna bajo el título de «profundización de mía»... No cabe duda de que muchos de esso Guerra y el PSOE, con lo que su efecto la democracia», «democracia económica» tos aspectos son ciertos en los últimos 15 de propaganda se ha reducido considerabley «control social de los mecanismos del años pero lo que resulta una falsedad abmente. Pero los que realizamos alguna remercado». soluta es que acontezcan, conjunta o sepaflexión en el terreno de las ideas, sabemos La burguesía ilustrada, los profesionales, radamente, «por primera vez» en España: que éstas no se pliegan a la coyuntura y que etc. que hasta ahora habían visto en el el protagonismo europeo de la España de su efecto forma parte de lo profundo, del PSOE un instrumento adecuado para la Alfonso XIII, en un contexto bastante más medio y largo plazo. modernización del país, muy difícilmente desfavorable, no tiene nada que envidiar al podrán defender que este conjunto de rePues bien, a mi juicio, lo más relevante presente; la modernización económica, decetas políticas e ideológicas «años cincuendel Manifiesto es el notable giro a la izquiermográfica y social fue espectacular entre ta» sirva para algo positivo ante los retos, da dado por la dirección del PSOE, en com1900 y 1931; el estado del bienestar y el deno ya del siglo XXI, sino de la presente déparación con las propuestas ideológicas sarrollismo (impulsado por un régimen cada. contenidas en los anteriores Cuadernos para autoritario) fue notable en la década de los el Debate. Ahora se propone intervencioDesde el punto de vista de la aportación sesenta... Y eso sin remontarnos a nuestra nismo «ad nauseam», economía mixta (bateórica la decepción ha sido tan grande dilatada y positiva tradición constitucional jo la que se enmascaran anteriores propuescomo la expectación. El 18 de enero pasay parlamentaria decimonónica que, junto do, Alfonso Guerra llegó a decir, en el actas de nacionalización), redistribución y rea Francia e Inglaterra, fue pionera en relato de presentación del Manifiesto, que «esparto, burocratización de todos los ámbición al resto de Europa. tábamos ante la mayor aportación ideolótos sociales y permanentes controles y limigica al socialismo desde el austromarxistaciones de la libertad. Otra sorprendente mistificación histórimo»; en otras palabras, que la contribución Este giro programático a la izquierda no ca: gracias al Manifiesto ahora sabemos que 29 Congreso PSOE1988. el socialismo protagonizó «la lucha contra hegemónico en el mundo en 1914 a confila barbarie del fascismo y el despotismo esgurarse como continente protegido después talinista, (que hizo) del socialismo el movide 1945 por los USA o sometido, en su parmiento político defensor de la democracia te Oriental, por la URSS. Considerar estos política representativa como único camino años como una era de «libertad y prosperihacia el cambio social». Precisamente la sodad sin precedentes» está bien lejos de la cialdemocracia no fue el movimiento clave realidad. ¿Qué habría que decir del apogeo F ni, mucho menos, el único en la oposición de Europa entre 1880 y 1914? ¿Y qué de Pam J l socialismo ha enterrado a al totalitarismo. Ni Churchill, ni Roosevelt, rís o Viena en 1900? y ¿los «felices años Montesquieu y contrapone el concepto ni De Gaulle fueron socialistas; además la veinte»? Sin duda el anónimo redactor de de «reparto del poder». En realidad, ampliación de los derechos democráticos y esta parte del Manifiesto confunde la noseste último concepto, como el de el cambio social forman parte también de talgia de un dominio político e ideológico proyectos liberales, conservadores, social«profundización de la democracia», socialdemócrata, que finalizó en los años cristianos, etc. Pero el anterior argumento setenta, con la realidad gris de una Europa expresa el proyecto de una sociedad sirve para reivindicar, con cierta imprecique en los dos últimos lustros ha recuperatutelada y controlada por el socialissión histórica, la dorada era socialdemócrado el pulso, precisamente cuando el liberamo en todas sus instancias, públicas ta europea, 19451973: «Este es el modelo lismo y el conservadurismo han recuperay privadas. de organización social que se generalizó en do la hegemonía en el terreno de las ideas. Europa tras la segunda guerra mundial, marcando una época de libertad y prosperidad sin precedentes». Hoy no es patrimoFilosofía socialista nio exclusivo de los historiadores saber que sin filósofos el siglo XX, sobre todo los últimos cincuenta años, marcan la mayor crisis y decadenCualquier liberal se reconocería deudor cia europea, que pasó de ser el continente de pensadores como Adam Smith, Lord Acton, Von Mises, Hayek, Popper por citar sólo algunos de los más significados. Pues bien, de acuerdo con el Manifiesto, el socialismo no tiene paternidad filosófica alguna. «El socialismo nació como un movimiento de emancipación de las clases trabajadoras ante la destrucción de sus formas tradicionales de vida.» Lo cierto es que el socialismo es una doctrina (al igual que el liberalismo y el nacionalismo), elaborada por pensadores bien conocidos y no pertenecientes a las clases trabajadoras. Sin embargo, en las 53 páginas del Manifiesto, no hay una sola referencia a Marx ni a ningún otro pensador de la izquierda. Más que una aceptación tácita de principios de la filosofía liberal, se trata de una ocultación, de una renuncia a mencionar un producto de difícil venta hoy día como es el marxismo, origen a la vez del socialismo totalitario y del reformista. Sobre ese pasado común, el documento pasa sobre ascuas cuando en realidad todavía hoy el socialismo reformista es deudor de buena parte de la doctrina igualitaria, redistributiva y estatalista del marxismo. Veamos algunos ejemplos: El racionalismo constructivista es el fundamento del totalitarismo. Consiste en la idea de que es posible operar sobre la realidad para transformarla según un diseño previo, elaborado por medio de la razón, del conocimiento científico de la realidad. Por más que la experiencia demuestra que, aun con todos los recursos del poder como en la URSS, ése es un camino que lleva a la pobreza y al despotismo, el socialismo rePablo Iglesias, fundador de la UGT y del PSOE, durante un mitin en favor de los presos de la Sem¿ formista insiste en la virtualidad del constructivismo, de origen roussauniano y maresferas de la vida donde existan desigualxista: «Además, ejercemos nuestra acción dades de poder»; el «reparto del poder» en política de un modo racional: optamos por contraposición a la clásica división de poconocer a fondo la realidad para transforderes: «Apostamos por una nueva sociedad marla con medidas adecuadas, de acuerdo española. En ella el poder estará más reparcon los ritmos y los plazos que la propia tido y el Estado más abierto a los nuevos realidad permite. Nos basamos en el conovalores y demandas sociales». Igual sucecimiento de la evolución de la realidad sode con el izquierdismo militante del PSOE, cial y en sus posibilidades de cambio para que suele aflorar en campañas electorales encauzarla de acuerdo con nuestras convicen las referencias a la lucha de clases, a los E ciones, sobre la base de la participación y «descamisados»: «Los elementos de desim J l Manifiesto 2000 propone el diálogo racional como vía para ir defigualdad económica y el reparto desigual del mayor intervencionismo, economía poder económico que existen en las socieniendo los objetivos de vida colectiva». mixta, redistribución y reparto, burodades de nuestros días hacen que el conflicDe este racionalismo constructivista se cratización de todos los ámbitos sociato de clases continúe siendo uno de los proderiva el concepto instrumental del Estado, les y permanentes controles y limitablemas básicos hacia cuya superación se dique se define y valora por su capacidad de ciones de la libertad. rige el proyecto socialista». intervención para poder operar sobre la realidad: «El estado democrático es el instrumento básico de avance en las reformas que Miedo a la libertad se precisan para realizar nuestro proyecto de cambio social». Por último, el miedo a la libertad, por En la misma línea están las referencias a utilizar el título del famoso ensayo de Erich la redistribución de las rentas, el «control Fromm, define perfectamente la actitud sodemocrático» ajeno al Parlamento: «Extencialista en torno a la libertad. La libertad der la democracia representativa a todas las constituye el eje positivo de la mejor tradiun programa socialdemócrata, muy alejaque estar mucho más volcado en el día a día do de los elementos innovadores y revisiopara hacer frente a las responsabilidades de nistas, parcialmente neoliberales, presentes gobierno. Otros pueden hacerlo y no lo haen los Cuadernos para el Debate. Parafracen». seando a Lenin, aunque ahora (o precisaUn resultado del excelente aparato de mente, porque ahora) ya no se lleve, el Mapropaganda socialista es que, cuando la ininifiesto constituye, en el camino de la reciativa, la vitalidad de las ideas no la tiene novación del pensamiento socialista «un pala izquierda (crisis galopante del comunisso adelante y dos pasos atrás». ¿De verdad mo o simple repetición de las recetas socialpiensa el PSOE que con este recetario sodemócratas), exista la impresión de que el cialdemócrata «años cincuenta» se puede socialismo lleva la iniciativa en este terrehacer frente a los retos del siglo XXI? no. Desde luego un programa al estilo 2000 está fuera del horizonte político de cualquier Pero no todas las propuestas contenidas formación liberal, de centroderecha por en el Manifiesto son rechazables desde el cuanto el punto de partida de la concepción punto de vista de una crítica liberal o de filosófica de la derecha, a diferencia de la centroderecha como la presente. Hay alizquierda, no es el constructivismo racionagunas en las que el acuerdo es absoluto, sallista. No existe una razón absoluta, desde vo la pequeña objeción de que el PSOE no el punto de vista de la derecha política, que las cumple: «Separación nítida entre la espretenda, ni por medios democráticos, difera política y la administrativa» o «es neseñar e imponer «una nueva sociedad espacesario revitalizar las instituciones básicas ñola». Los liberales no creemos que la rade la democracia, y muy especialmente, el zón humana pueda alcanzar un conocimienParlamento»... to científico de la realidad para transformarla posteriormente. El racionalismo liIdeas y propaganda beral es humilde, aspira a interpretar pero no a transformar la realidad, es decir, las Una última reflexión sobre el inexistente demandas, necesidades y deseos de millones debate ideológico del centroderecha en Esde personas. Es absurdo buscar un sustitupaña. Felipe González hizo mención a este to al mercado como medio de información tema en el discurso de presentación del Made las demandas y valoraciones sociales. nifiesto el pasado 18 de enero en el Palacio Más aún, es inútil tratar de sustituirlo. de Congresos de Madrid y es un tópico rePor ello, un eventual proyecto político licurrente cuando se destaca la vitalidad ideoberal ha de ser mucho más abierto, menos lógica, de debate, de la izquierda frente a programático y diseñador que el Programa la derecha, incluso cuando el PSOE «tiene socialista que se anuncia en este Manifiesto. Pero además no es cierto que no exista debate en el centroderecha español. Lo que ción occidental, en el arte, la cultura, la pono existe, por el momento, es un debate imlítica, las actividades económicas... Pero la pulsado por los partidos hacia fuera, hacia libertad choca frontalmente con el concepla sociedad. Pero la renovación evidente del to del racionalismo constructivista ya que centroderecha en España ¿qué es, sino fruuna razón superior, diseñadora de la nueto de un debate? Suzanne Berger señalaba va realidad social, debe imponerse a las iniel pasado 21 de junio de 1988 en la Fundaciativas y deseos individuales que no se ajusción Juan March que la ofensiva del neoliten al proyecto socialista. «Socialismo es liberalismo en Occidente había sido posible bertad» señala un epígrafe con el que se copor la existencia de una sólida doctrina limienzan a enumerar «los valores básicos del beral, pero su influencia política y social era socialismo». Después de leer detenidamente ^ J o que el socialismo no puede obra de divulgadores, de «opinion makers»: las cuatro páginas en las que se exponen direconocer abiertamente es que es abperiodistas de prensa escrita y de radio y techos valores la conclusión que se obtiene es surdo buscar un sustituto del mercado levisión, economistas, escritores, historiajustamente la contraria: el socialismo limicomo medio de información de las dedores, profesores... Pues bien, en España ta la libertad en aras del igualitarismo. mandas, necesidades y valoraciones hace años que asistimos a una ofensiva liDe las cuatro páginas, tan sólo en el prisociales. Más aún, es inútil tratar de beral del mismo tipo por medio de una nomer párrafo se expresa una opinión positisustituirlo. table producción editorial (prensa, libros y va del principio de la libertad; el resto son revistas) y de los medios de comunicación. prevenciones, profusas definiciones restrictiY eso sí que es un debate que está comenvas de una libertad que se supedita a «intezando a incidir en la opinión pública y en reses superiores» como la razón constructilas nuevas orientaciones políticas y organivista, el proyecto socialista de cambio social, zativas del centroderecha. • los efectos «muy negativos» de la libertad del mercado o la necesaria intervención del estado. Todas estas afirmaciones configuran Guillermo Gortázar es historiador.