Nueva Revista 005 > La visita del Papa fue decisiva

La visita del Papa fue decisiva

Nueva Revista

Entrevista con el Cardenal Obando, arzobispo de Managua, expresa su descontento con la situacion que está viviendo el gobierno de Nicaragua.

File: LA visita del Papa fue decisiva.pdf

Referencia

Nueva Revista, “La visita del Papa fue decisiva,” accessed May 23, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2553.

Dublin Core

Title

La visita del Papa fue decisiva

Subject

Los grandes cambios

Description

Entrevista con el Cardenal Obando, arzobispo de Managua, expresa su descontento con la situacion que está viviendo el gobierno de Nicaragua.

Creator

Nueva Revista

Source

Nueva Revista 005 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

El señor cardenall arzobispo de Managua me recibió en el patio de la sede episcopal, en un día caliente, por múltiples causas, allá en Managua. Agobiado por un intenso programa de entrevistas y celebraciones con motivo del cambio de Gobierno en Nicaragua, tuvo, sin embargo, la amabilidad de conversar conmigo en medio del trajín político y diplomático. ENTREVISTA CON EL CARDENAL OSANDO LA VISITA DEL PAPA FUE DECISIVA on Miguel Obando Bravo, cardenal arzobispo de ManaDgua, representa desde hace mucho tiempo la voz de la cordura, de la justicia y de la libertad entre el sufrido pueblo nicaragüense, atormentado por catástrofes telúricas y políticas de diverso signo a lo largo del presente siglo. Durante los años críticos que le ha tocado vivir como cabeza visible de la Iglesia Católica en Nicaragua, ha tenido que enfrentarse con las situaciones más delicadas, que no son, por supuesto, las referidas a la exposición de la propia vida, que para el cardenal está en manos de Dios, sino al escrupuloso cumplimiento de su función como pastor y como hombre. Su labor, en las circunstancias verdaderamente dramáticas que el pueblo nicaragüense ha padecido desde que él fue nombrado arzobispo de Managua (1972) acreditan no sólo el valor moral de la persona, dispuesta a afrontar la adversidad, sino también, ante P.—Señor cardenal: Usted lleva años detodo, la firme convicción de quien lucha por dicado a la lucha por la libertad, la justicia la libertad y el respeto de los derechos huy la reconciliación del pueblo nicaragüenmanos sea cual sea el color del régimen pose. ¿Considera que la elección del pasado lítico. Así lo demuestra con hechos contras25 de febrero ha abierto el camino para que tados que le han hecho acreedor al cariño esos objetivos se logren finalmente? de la mayor parte del pueblo nicaragüenR.—Nuestro pueblo ha sufrido mucho se. Como prueba de ese reconocimiento, la durante varias décadas y ha experimentaimméXé a Iglesia ha venido predican«barra» de Abogados de Nicaragua ha predo sucesivos desengaños políticos. De suerte do el diálogo y la reconciliación como sentado la candidatura del cardenal Obanque se había creado, por un lado, una poúnica manera de salir del permanente do al Premio Nobel de la Paz. larización, reflejada en la lucha armada, y, estado de guerra civil De él se puede decir sin exageración que por otra, una especie de resignación y de faha llevado con toda dignidad «el peso de talismo, como si las cosas no tuvieran ninla púrpura», manteniendo la esperanza de gún remedio. A la vista de esta situación dramática, la Iglesia ha venido predicando un pueblo sojuzgado, al cual supo guiar por el diálogo y la reconciliación como única la vía de la trascendencia en los peores años manera de salir del permanente estado de del régimen totalitario. 54 NUEVA REVISTA JUNIO 1990 guerra civil. Para ello la Iglesia ha estimuplimientos, ¿Cuál es su opinión al respeclado la vía cívica, alentando al pueblo a que to? participara en el proceso electoral y se insR.—Yo mismo he trabajado y he sido cribiera, como primer requisito, en el cenmediador entre el Gobierno sandinista y la so. Hay que tener en cuenta no sólo ese esResistencia armada y ahora soy testigo y vetado de ánimo escéptico, sino también la rificador de los acontecimientos. La ResisII falta de experiencia democrática del pueblo, tencia armada se había comprometido a coasí como el justo temor en virtud de los enmenzar el desarme el 25 de abril por la tarfrentamientos armados. En consecuencia, de. La situación se ha complicado pues no M*. que buscar una paz el voto del 25 de febrero representa un gran están de acuerdo con la decisión de doña basada en el amor, en la justicia, en paso en la solución de los problemas de NiVioleta respecto a Humberto Ortega. Sin la libertad. Sobre todo, en la libertad caragua. embargo, pienso que si doña Violeta actúa P.—Aunque se han firmado diversos con mucho tino se puede superar la crisis. acuerdos de paz para poner fin a la guerra Se puede arreglar con un poco de diplomacivil, lo cierto es que subsisten muchos obscia. táculos para que la pacificación sea efectiP.—Pero también existen diferencias nova. Ambas partes en pugna alegan incumtables entre doña Violeta y sus asesores y 55 NUEVA REVISTA JUNIO 1990 El pueblo nicaragüense aclama a Juan Pablo II. un sector mayoritario de las fuerzas polítibeneficio de todo el pueblo nicaragüense. cas agrupadas en la UNO. P.—¿Qué mensaje cabe dirigir a EuroR.—Sí. El Gobierno tiene problemas, pa, pero, en particular, a España, en esta pues ciertos miembros de la UNO no están hora crucial, desde aquí, desde Managua, conformes con algunas decisiones del mispor parte de quien ha sido el gran artífice mo. Ojalá se pongan de acuerdo, ya que la no sólo del proceso de pacificación, sino división interna de la UNO puede afectar también de la lucha por el respeto de los dea la paz de Nicaragua. Por otra parte, si no rechos humanos de todos los nicaragüense crea un clima de confianza, difícilmente ses, tanto bajo el régimen de Somoza covamos a obtener ayuda internacional. mo bajo el sandinista? P.—Observo en amplios sectores, alguR.—Nicaragua necesita el apoyo internanos muy cualificados, un profundo temor cional para salir adelante. Con este fin hay a que los sandinistas no respeten la volunque crear una situación de confianza para tad popular expresada en las urnas, y preque las naciones desarrolladas del Occidente valiéndose de su posición armada y del gran hagan préstamos al país. Aquí hay mucha dominio que han adquirido en el campo gente que ha pasado hambre, y a ésos es a económico, desestabilicen socialmente más los que más hay que ayudar. Europa pueaún al país con objeto de lograr a corto plade hacerlo y España, por sí y como miemzo el fracaso del nuevo Gobierno, y, en úlbro de la CEE, también. tima instancia, la recuperación por el FSLN P.—¿Qué influencia tuvo la visita de de todo el poder. ¿A su juicio, esos temoJuan Pablo II a Nicaragua? res tienen algún fundamento sólido? R.—La visita del Santo Padre fue trasR.—Hay que tener en cuenta que el puecendental. Puede decirse que la semilla que blo de Nicaragua al expresarse a través de sembró ha producido el ciento por ciento. i doña Violeta actúa con muS su voto, ha dicho no a la guerra, no a la Esperamos que cuando la situación mejocho tino, se puede superar la crisis violencia, no a la muerte. El pueblo, guiare y se estabilice acepte una nueva invitado por los obispos, ha escogido la senda de ción, pues este pueblo de mayoría católica la paz. Pero para que haya una verdadera desea recibirlo y atenderlo con todos los hodemocracia tiene que haber auténtica reconnores. ciliación. Hay que buscar una paz basada P.—Finalmente, ¿es usted optimista resen el amor, en la justicia, en la libertad. Pepecto del futuro inmediato de Nicaragua? ro sobre todo en la libertad. Es en esta líR.—Los hombres de Iglesia somos homnea que hay que trabajar. Espero que los bres de esperanza. gobernantes muestren preferencia por los Por tanto, confío en que los problemas más desfavorecidos. En 22 años que llevo actuales se resuelvan en beneficio de todos, de obispo, he visto cómo este pueblo sufría pero especialmente de los más necesitados, sequías, terremotos, guerras. Hay que buspues mantengo una opción preferencial por car una solución definitiva que redunde en los pobres.