Nueva Revista 005 > Doña Violeta amenazada

Doña Violeta amenazada

Carlos Alberto Montaner

Sobre la carga de la viuda de Chamorro, Violeta Barrios. Le abate comprobar la gran desproporción que existe entre las enormer responsabilidades contraídas y los pocos medios que tiene para enfrentarlas.

File: Doña Violeta amenazada.pdf

Referencia

Carlos Alberto Montaner, “Doña Violeta amenazada,” accessed October 22, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2552.

Dublin Core

Title

Doña Violeta amenazada

Subject

Los grandes cambios

Description

Sobre la carga de la viuda de Chamorro, Violeta Barrios. Le abate comprobar la gran desproporción que existe entre las enormer responsabilidades contraídas y los pocos medios que tiene para enfrentarlas.

Creator

Carlos Alberto Montaner

Source

Nueva Revista 005 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Centroamérica representaba la prolongación más clara de los Estados Unidos, como lo ponía en evidencia no sólo la dependencia económica de la Unión americana, sino también y, sobre todo, las reiteradas intenciones yanquis en el área

DOÑA VIOLETA, AMENAZADA
n peor feudalismo iba a ser la última etapa del peor comunismo). JK oña Violeta está hundida en Pero hay cosas aún más graves que una Jt^^^r su silla. La veo profundahorda de salamuros y saqueadores en el almente preocupada. Esta vez no es la osteobur de arranque. Al fin y al cabo, con el traporosis, ni la maldita rodilla, que duele tanbajo y el sacrificio del sufrido pueblo se pueto, ni el desgarrón de la familia dividida, que den reponer los bienes materiales sustraídos duele más. Esta vez la abate comprobar la a la nación. desproporción que existe entre las enormes Si ése es el coste final para que acaben de responsabilidades contraídas y los pocos melargarse, se paga el precio,y hasta se les endios que tiene para enfrentarlas. Los sanditregan las campanas de la iglesia, como se ha,nistas se han ocupado de desvalijar minuciocía con los piratas de «el Drake» cuando exisamente al país antes de entregarle la banda gían el rescate de alguna población aterroripresidencial. Se han apoderado de las casas, zada. de los edificios, de las tierras, de los autoEl problema es que realmente no se van. móviles, de los muebles. Y con un asombroEstos piratas cobran el rescate y se quedan. so frenesí caligráfico todo lo han inscrito Y la tragedia es que doña Violeta aparenteapresuradamente en los registros públicos a mente no tiene cómo controlarlos porque canombre de la dirigencia o de los apparatchik rece de recursos, de tropas leales, y hasta de con una codicia acaparadora que no se haun sólido respaldo partidista. Doña Violeta bía visto en el Planeta desde las incursiones no ganó, realmente, unas elecciones al frende los vándalos en los años más oscuros de la Edad Media (Marx nunca supuso que el tro, se lanzó a la aventura expansionista en Centroamérica. Pero no lo hizo directamente, pues eso hubiera significado la intervención muy probable de los Estados Unidos, sino de forma encubierta, apoyando a las guerrillas de El Salvador, Guatemala y Honduras, con la vista puesta siempre en el norte, ya que el gran objetivo de los comunistas es la conquista de México, para controlar la misma «panza» de lo que ellos llaman «el Imperio». REBELION DEL PUEBLO Pero la jugada no les ha salido por una causa con la cual los sandinistas y sus padrinos no contaban: la rebelión del propio pueblo nicaragüense. En efecto, para controlar todos los resortes del poder el FSLN impuso un sistema marxistaleninista en toda la línea. Así, una vez desprendidos de los diversos sectores burgueses, cuyo protagonismo fue fundamental en la liquidación del «somozato», con Violeta Barrios viuda de Chamorro y Alfonso Robelo a la Los países de Centroamérica no necesitan ejércitos aguerridos, sino cuerpos policiacos de silbato y bicicleta. Y el único punto en que eso puede lograrse está en el instante posterior de una sacudida revolucionaria, más o menos como sólo se llega a la decisión de abandonar el alcohol tras el primer cólico del hígado afectado. Ese morning after, pastoso y con dolor de cabeza con el que comienzan todos los propósitos de enmienda. Es hoy, ahora, cuando doña Violeta pueDiez años de sufrimiento separan la semblanza de Violeta Chamorro, miembro de la Junta, de conseguir más tropas de Naciones Unidas, de la Violeta actual presidenta de Nicaragua. o de la OEA, o del Ejército de Salvación Democrática de San Jimmy Cárter, para desarmar al país —la contra incluida—, y patrute de un partido indiscutible, sino triunfó, con llar las calles durante un difícil período de do inmediato a su toma de posesión. Y es la toda claridad, en un plebiscito contra el santransición. Y es ahora cuando el lobo no se desmilitarización de Nicaragua el gran legadinismo, acaudillando un mosaico de grupos do histórico, probablemente el único que doha quitado todavía la piel de oveja, y quiere e intereses diversos. Y ahora teme, con basña Violeta podrá otorgarle a sus conciudaque lo admitan en la Internacional Socialistante fundamento, ser una prisionera del addanos. ta, cuando entregará los fusiles sin ofrecer versario a quien venciera en las urnas. demasiada resistencia. Es cierto que ha heredado un país en ruiElla tiene el cetro, pero los sandinistas se Porque el problema no es ya que el sandinas, pero el caudal de su autoridad moral y quedaron con los guardias, las armas, la gade su legitimidad interna y externa es hoy manismo vuelva mañana al poder para intentar rita, la capacidad de intimidación, y además yor que el que tendrá a medida que la desde nuevo la aventura castrista —esa etapa el infinito rencor de los derrotados. gaste la labor de gobierno. pertenece a un pasado irrescatable— sino que ¿Qué hacer? La tentación más inmediata, ese ejército desproporcionado, muy corromLas amputaciones no se pueden hacer podictada por la cautela es intentar apaciguarpido por la rebatiña de última hora, infinico a poco, y el Ejército sandinista es un órlos con el propósito de irlos reduciendo potamente mayor que el resto de las instituciogano al que hay que arrancar de cuajo para co a poco a la obediencia. De ahí la decisión que la sociedad civil nicaragüense consiga sunes del país, si se mantiene vigente va a conde confirmar en su puesto a Humberto Orperar la crisis por la que atraviesa. No se trata vertir a la sociedad civil nicaragüense en su tega. Mala cosa. El momento exacto, tal vez de pasarle la cuenta a nadie, ni de atropellar permanente rehén. Ese Ejército, si no lo eliel único momento de acabar con el militaa los soldados, sino de retornar la promesa minan, será un vivero del que saldrán los Sorismo sandinista es ahora, ya, de inmediato, electoral de prohibir los cuerpos militares, comoza, los Noriega, o los Velasco Alvarado guarnecida por la cóncava solidaridad de la mo hizo Costa Rica tras la revolución del 48, del futuro. Y los nicaragüenses tienen derecomunidad internacional, porque nunca doy como está haciendo el Panamá de Guillercho a algo mejor que a ese miserable destiña Violeta tendrá más poder que en el períomo Endara. no. C. A. M.