Nueva Revista 007 > Contenidos, formas y solvencia ética

Contenidos, formas y solvencia ética

José Luis M. Albertos

Sobre la credibilidad de los medios de comunicación periodística en una sociedad, supone un problema técnico y moral. Tiene aspectos muy precisos vinculados a lo que llamamos la solvencia ética de los periodistas.

File: Contetnidos, formas y solvencia ética.pdf

Referencia

José Luis M. Albertos, “Contenidos, formas y solvencia ética,” accessed February 22, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2524.

Dublin Core

Title

Contenidos, formas y solvencia ética

Subject

Club de Debates

Description

Sobre la credibilidad de los medios de comunicación periodística en una sociedad, supone un problema técnico y moral. Tiene aspectos muy precisos vinculados a lo que llamamos la solvencia ética de los periodistas.

Creator

José Luis M. Albertos

Source

Nueva Revista 007 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

CONTENIDOS, FORMAS Y SOLVENCIA ETICA Por José Luis M. Albertos tir popular, si hemos de hacer caso a las ens un lugar común en algunos cuestas y sondeos que se difunden muy a ambientes intelectuales y polimenudo. ticos de España que ei momento actual del periodismo espaLa más reciente encuesta que tengo a mi ñol se caracteriza por una noalcance ha sido publicada por la revista unitable taita de confianza de la sociedad haversitaria Primera plana de la Universidad cia los medios. Por ejemplo, en esta mis(Madrid, núm. 1, verano 1990). Los univera credibilidad de los mema publicación, Antonio Fontán se hacia sitarios madrileños acuden preferentemeneco de esta creencia en el primer artículo del te a los periódicos para estar informados, dios de comunicación periodística «Panorama» del número de junio: «La un 42 por 100, al lado de un 33 por 100 que en una sociedad no es sólo un procompetencia feroz entre revistas y radios, se inclina por la televisión y un 13,8 por 100 blema moral, sino más bien técnico. a la que ahora podrían tender a sumarse alque prefiere la radio. En los periódicos, gunos diarios, es capa de erosionar el presconcretamente, los estudiantes de ios diferentigio y la credibilidad global de los medios. tes centros de las Universidades de Madrid No es sólo cuestión moral, sino profesiovaloran en primer lugar la «imparcialidad nal para los buenos informadores». e independencia», y luego la «veracidad y ei espíritu crítico». Finalmente aprecian coEvidentemente, el asunto de la credibilimo elementos de menor importancia «que dad de los medios de comunicación periodística en una sociedad no es sólo un problema moral, sino más bien técnico. Me atrevo a afirmar que, en el caso español, coni, y, en España, Grupo Z, Grupo 16, LA INDUSTRIA el problema de la mayor o menor credibiliPRISA o Grupo Anaya, son claramente reveladores de los cambios en el pensamiendad de los medios es fundamentalmente un to y en los métodos de gestión de la InforDE LA COMUNICACION problema profesional derivado de la partimación del momento. Han surgido así nuecular preparación de los profesionales pavos estilos de gestión de la industria de la Por José Tallón ra los menesteres a los que han sido llamacomunicación, y las relaciones entre emdos. En segundo lugar, el problema de !a presas informativas y grupos que hasta credibilidad tiene aspectos muy precisos ahora operaban aisladamente, se han forvinculados a lo que se está llamando la soltalecido, y, en diversos casos, anudado, en vencia ética de los periodistas. Pasemos rebeneficio de la eficiencia de la gestión y r producción, aunque de continuo clamen vista a los rasgos más acentuados de este Jl mercado informativo se envoces discrepantes por la pérdida de plutema para alcanzar una aproximación cocuentra afectado actualmente ralismo informativo. rrecta y con el fin de conseguir un adecuapor Ires movimientos o corrientes que lo En un informe recientemente distribuido entendimiento del periodismo escrito de perturban de un modo difícilmente imagido por Distripress aparece la lista de las 10 nuestro país en las dos últimas décadas del nable años atrás. Han aparecido nuevos esempresas de comunicación más importansiglo XX. tilos de gestión empresarial en e) campo de tes de Europa, catalogadas según sus resla comunicación social, que han de enfrenpectivos beneficios, que está encabezada tarse de manera decidida a los avances por la firma alemana Bertelsmann, que obconstantes de la tecnología, la conquista tuvo 183.150 millones de dólares de bene1. Aspectos técnicos relacionados de áreas de libertad, y la presencia de las ficio, ocupando el décimo puesto el grucon el contenido y la forma empresas transnacionales o multinacionapo italiano RCS, que consiguió unos reles, con la explotación de medios informade los mensajes sultados positivos de 120.120 millones de tivos variados bajo la fórmula importada dólares. Por otra parle, los estudiosos esLa creencia generalizada acerca de una de empresas multimedia. Los casos de Rotimaron en un billón de pesetas la cifra de menguante credibilidad de los medios es a bert Maxwell, Rupert Murdoch, Hersant, negocios de las empresas informativas esmi entender un tópico solamente extendiSpringer, Hachette, Bertelsmann o Berluspañolas durante 1988, y según la investído entre las clases intelectuales y dirigentes del país, pero que no tiene reflejo en el sensean entendidos y agradables de leer» y «que tengan el mayor numero de noticias y secciones». De acuerdo con este sondeo de «Pollmedia», los universitarios evaluaron también su confianza en ¡a credibilidad de los medios. En una escala entre 0 y 10, en el 56 por 100 de los casos los medios obtuvieron una confianza de seis puntos o más. La nota media resultó un aprobado alto: 5,6 de credibilidad. Sobre una muestra más amplia y menos especializada, realizada por «Demoscopia» para El País entre los dias 22 y 28 de marzo, los resultados acerca de la credibilidad de los medios resultaban todavia más favorables: 60 por 100 para los periódicos, 68 por 100 para la radio, 54 por 100 para la televisión, 42 por 100 para las revistas de información general y 12 por 100 para las revistas del corazón. Y en un análisis comparativo entre el periodismo de antes y el de después de la completa libertad de prensa en España, para un 58 por 100 de los encuestados los medios son ahora nías honestos que antes, para un 53 por 100 son más objetivos, y para un 48 por 100 son, por el contrario, más sensacionalistas. Y como guinda final de todos estos datos, podemos recoger la valoración que estos ciudadanos españoles hacen de la seriedad y Habilidad de los medios informativos españoles en relación con los medios del resto de la Comunidad Europea: un 61 por 100 dicen que son iguales; un 5 por 100 dicen que más serios praventa de diferentes empresas informanes: redacción, administración, promogación de J. Walter Thompson, las invertivas (8, de TV cable; 5 editoriales; 3 proción, impresión (en su cuso), distribución siones publicitarias en los diferentes meductoras de cinc; 4 empresas periodísticas, y documentación; c| racionalización de la dios informativos y publicitarios españo2 discográficas, 1 empresa de publicidad producción con su consiguiente reflejo en les alcanzaron en 1989 la cifra de 856.000 y 1 empresa radiofónica), por un total de el incremento de rentabilidad; d) unificamillones de pesetas. 3.517,845 millones de pesetas, cuyo reparto ción y potenciación de la geslión de publiEstos dalos hablan de modo expresivo por países señala que 14 transacciones se cidad; e) di versificación del riesgo emprede la importancia creciente de la industria dieron en Kslados Unidos; 5, en Gran Bresarial, compensándose resultados negatide la comunicación, que reclama de mataña, y 1 en Japón, Canadá, Holanda, Itavos de explotación con los beneficios del nera urgente una adecuación de su estruclia y España, respectivamente. reslo del grupo. tura y estrategia competitiva a eslas nuevas orientaciones empresariales. Se observa Aunque la configuración de la empresa Por supuesto que no deben silenciarse la tendencia preferencial a buscar alianas multimedia avive la esperanza de llegar a los efectos negativos de la multimedia, que internacionales encaminadas al estableciformas más eficientes de gestión empresapara el empresario se concretan en una eximiento y consolidación de grandes conglorial, la realidad es que ta economia de la gencia clara de allegar recursos muy supemerados informativos. La convicción creempresa informativa permanece sin camriores a los de la empresa monomedia, con ciente que profesan los medios informatihios sustanciales. Los ingresos siguen prolo que se reduce su capacidad de fundavos de mayor relieve en la opinión públicediendo de los canales clásicos de difusión ción, y que en el mercado y en su entorno ca, de que los cambios son inevitables, ury publicidad, tan interconectados, que social provocan una disminución efectiva gentes y necesarios, dado que el estado accualquier alteración en el nivel de audiende la competencia, siendo difícil aceptar tual de las empresas informativas aisladas cia repercute más que proporcionalmente que las empresas multimedia garantizan el les impide afrontar el reto de la evolución en la atracción publicitaria. Cierto es que pluralismo porque aseguran la continuidad tecnológica y la satisfacción de las exigenla estructura multimedia ofrece una serie de los medios informativos dependientes cias de la audiencia con las debidas garande ventajas, de las que cabe señalar como de ellas. tios, ha sido causa de la multiplicación de predominantes: a) eficiencia en la utilizauniones, fusiones o alianzas entre empreción de los recursos financieros propios y sas informativas de variada producción y ajenos, dado el robustecimiento de las ganacionalidad. Entre enero y septiembre de rantías crediticias; b) acción sinérgica de José Tallón es catedrático de «Empresa Infor1989 tuvieron lugar 24 operaciones de comlos diversos elementos empresariales comumativa», en la Universidad Complutense. y fiables, y un 9 por 100 aseguran que meser muy precisas y técnicas, pero la mayor Ambas modalidades formales de! perionos serios. parte de los encuestados no saben exactadismo contemporáneo son el plato obligamente lo que tes están preguntando. Para Estos datos son mejores que ios que hado de todos los diarios y revistas que deresponder adecuadamente a estas cuestiobitualmente nos llegan de otros países de sean estar a la page. Y no digo esto con ánines seria necesario admitir en los entrevisnuestro entorno cultural, Estados Unidos, mo crítico o despectivo, sino al contrario. tados un nivel de conocimientos técnicos y por ejemplo. En alguna de estas encuestas Para ser competitivos hoy en el mundo de de dominio de la terminología precisa que se puede comprobar que el 49 por 100 de la comunicación periodística, los diarios y normalmente no se da. Desde mi punto de los ciudadanos norteamericanos pensaban los semanarios de noticias no tienen más revista, este dominio y esta precisión termien 1985 que los medios ejercen con responmedio que acudir a estas particulares monológica no existe ni siquiera en todos los sabilidad el poder que la propia Constitudalidades expresivas, dentro del cuadro de profesionales del periodismo en España. ción otorga a la prensa. Pero este dato hay los géneros periodísticos, Y no sólo cultique ponerlo en parangón con e! corresponvan estas modalidades los profesionales del diente a 1981, año en el que el porcentaje periodismo escrito, sino que progresivade norteamericanos que creían que su prenmente se extienden también al mundo del El reportaje de investigación sa actúa responsablemente era del 53. Sin periodismo radiofónico —cuando la agoembargo, en ese mismo trabajo hay una debiante moda de las tertulias deja tiempo paUtilicemos dos ejemplos como punto de moledora puntuación acerca del grado de ra otra cosa— y también a espacios muy sereferencia para ilustrar esta carencia de prerigor informativo que el pueblo norteamelectos y cuidados del mejor periodismo teparación técnica de buena parte de los proricano atribuye a los periódicos —18 por levisivo. fesionales del periodismo: el reportaje de in100 en 1984, con una caída de 12 puntos vestigación y el análisis interpretativo. No tengo nada que objetar, por tanto, a desde 1973—, frente a una mejor valorala presencia del in ves ligan ve reporting o de ción comparativa del rigor informativo atrilas columnas interpretativas (análisis) en las buibie a los servicios informativos de telepáginas de nuestros periódicos. Lo que me visión —28 por 100 en 1984, con un desmolesta es que un alto porcentaje de estos censo de 13 puntos respecto a 1973. (Ganproductos están técnicamente mal desarrollanett Ccnter for Media Studies, The Media dos. Y si están incorrectamente desarrollados, and lhe People, 1985). ¿cómo se puede deducir a posteriori que el Con todo este aluvión de cifras pretencontenido de estos mensajes periodísticos es do simplemente argumentar que la mayor verdaderamente fiable, riguroso o digno de parte de las encuestas y sondeos sobre credicrédito? Me apunto por tanto a la nómina bilidad, Habilidad, responsabilidad y rigor inde quienes en ios últimos meses han difunformativo de los periódicos o cualquier otro dido escritos de denuncia señalando las inmedio de comunicación debe ponerse siemsuficiencias del trabajo periodístico colecpre en cuarentena. Las preguntas pueden ! tivo en España. Señalaré aquí algunos de hechos putalicabUrs. LA PRIMACIA Los productores de espectáculos y juegos necesitan también llegar al público a DEL PUBLICO través de la prensa. El deporte de masas no tendría vida si no encontrara público y si éste no comentara los encuentros, paPor Lorenzo Cocnis sados y futuros. El público tiende a acudir menos a los estadios y a contemplar más los partidos a través del televisor. En el Mundial de «alia, la mitad de los italiaa prensa puede considerarse nos han contemplado los partidos por teLun ingenioso proceso ai que se levisión y, en la transmisión española, el ha llegado poco a poco —el sociólogo Roprensa es devorada con pasión. Sin ella no segundo canal se lia llevado la mitad de la ben Park hablaba de la historia natural del quedaría constancia de lo que ellos hacen audiencia total mientras había partidos. periódico— por el que la gente se entera y mandan hacer. Buena parte de lo que los También el cine, el teatro, la música, el arte de lo que pasa, lo comenta y, al comenpolíticos llevan a cabo es para que sea coy tas letras necesitan aparecer en los metarlo, influye en lo que va a pasar. Este nocido —lo que Boorstin ha llamado dios para existir socialmente. Por consiproceso no podría producirse sin la coo«pseudohechos»—. La recompensa que se guiente, se apresuran a producir noticias, peración espontánea de personas y orgaespera son los votos. suministrar hechos y alimentar la fabricanizaciones que concurren a él con propóA medida que la economía adquiere más ción de «populares» y «famosos». sitos distintos y hasta contrarios. estrecha relación con la política y acentúa El segundo factor del proceso son los El primer factor es el de los que ponen su carácter internacional, los agentes ecomedios. La prensa y los demás medios retos hechos. I^as instituciones y partidos ponómicos se interesan más por suministrar ciben gratis y a tiempo los hechos que les líticos son, con los recursos que proporhechos a la prensa y aparecer en ella con suministran los interesados en su difusión. cionan los presupuestos públicos, grandes un perfil favorable, pues la prensa es ta El trabajo esencial de la prensa es escoger productores de hechos que desean que la imagen del presente social. Otras muchas entre montones de hechos suministrados gente conozca. Por eso en los gobiernos, instituciones, educativas, sanitarias, sindiinteresada y gratuitamente aquéllos que el administraciones y partidos políticos la cales, recreativas, suministran igualmente público puede entender y comentar. Si no estos nombres patrios que han puesto en teción y el periodismo de precisión. Los méla de juicio los altos grados de credibilidad todos de investigación varían de uno a otro que algunas encuestas atribuyen a los peen estos modelos, pero la estructura formal riódicos: Jorge de Esteban, Leopoldo Calde estos trabajos —que suponen siempre un vo Solelo, Jaime García Añoveros, Franesfuerzo de documentación superior al cisco Ayala, José María Martín Patino, Alhabitual— sigue e! siguiente esquema: I) Infonso de la Serna, Julián Marías, etc. Y si formación previa; 2) Antecedentes; 3) Reacciones y consecuencias, y 4) Análisis valoqueremos condensar en un autor y en un tírativo. Estas cuatro fases se dan sólo en el tulo, aunque sea extranjero, esta corriente relato periodístico completo. Es muy codesmitificadora de ciertos tópicos corporarriente, sin embargo, que alguna de estas livistas, recomiendo el libro de Jeanfases se separe del cuerpo global del trabaFranfoís Revel, El conocimiento inútil, cap, jo, para ser situada en otra parte del mis10 para ser más precisos. mo periódico, normalmente en la misma Apuntaré aquí algunos argumentos que página. Esto sucede muy frecuentemente N justifican mi rechazo ante buena parte de con la fase número 4, el análisis valorativo JL ^ o tengo nada que objeios productos periodísticos que circulan hoy o previsión de !as expectativas. E indepenentre nosotros como excelentes trabajos de tar, por tanto, a la presencia del indientemente de que estén presentes ias cuainvestigación o como análisis interpretativestigative reporting o de las columtro fases del esquema convencional o que vos. nas interpretativas (análisis) en las alguna haya sido omitida o trasladada a El reportaje investigativo, de acuerdo con páginas de nuestros periódicos. Lo otra lugar del periódico, lo que caracteriza la tradición occidental, fuera de la cual no a todos los relatos del periodismo en proque me molesta es que un alto porexiste periodismo, es una modalidad muy fundidad es el rigor y el cartesianismo a la concreta surgida al aire de las corrientes del centaje de estos productos están hora de exponer y desarrollar ante los lecllamado Nuevo Periodismo en el comientécnicamente mal desarrollados. tores cada uno de los apartados de! dossier. zo de los años setenta. Dentro de estas coEl mensaje periodístico llamado reportaje rrientes, afloraron entonces con ímpetu investigativo tiene como rasgos propios e nuevo ciertas tendencias que se habían iniimprescindibles el rigor informativo, una ciado tímidamente unos 30 años antes, el correcta y suficiente atribución de las fuenllamado Deplh Reporting en USA o periotes de las noticias, juego limpio en la expodismo de explicación en Europa (y singusición de los propios puntos de vista de los larmente en Francia con Le Monde). De este periodismo en profundidad se diversifiinformadores y una determinada disposicaron tres ramas principales: el periodismo ción psicológica hacia lo que algunos llainterpretativo, el periodismo de investigamamos nointencionalidad (que vendría a También la televisión y la radio ofrecen sus se entendieran no se comentarían. No se — J. Balmaña, J. Baviano, P. Brossa y otros, La audiencias como prueba de que tienen un comeniarán tampoco si no interesan. La empresa prriodística en los óchenla, Barcelona: Funpúblico sensible a la publicidad. Pero el principal manera que tienen los medios padación Conde de Barcelona, I9S9. — Angel Benito, teología de la comunicación de término de todo el proceso es H comentara detectar el interés del público son las limatas, Madrid: Eudema, 1989. rio de la gente. La prensa ofrece también radas de los diarios y las audiencias de los — O. Bezunartea, J. Canga y otros, La prensa lasus propios comentarios, que tienen la funprogramas. Pero como estas informaciote H cambio de sitio, Bilbao: Deuuo. 1988. ción de alimentar, estimular y perfilar los nes son ulteriores y pobres en contenido, — A. Díaz Macisidor y P. Diez Handino (directodel público. Pero en último término son los periodistas asumen el papel de público res), Los medios de comunión»« ante las auevas Ietlos come ni arios del público los que impuly escogen los hechos que les parecen más nología«. San Sebastián: Servicio Editorial Universisan y orientan todo el proceso social. La interesantes. Estos son los que tratan de dad del País Vasco, 1988. opinión es la opinión del público sobre ei presentar de un modo inteligible y suges— B. Díaz Nosiy, F, I.allana y J. Timoieo Atvapresente que le ofrecen los medios. Pero tivo. Este tratamiento de los hechos, corez, La sueva identidad de 1« preaia, Madrid: Funcomo los medios están al servicio del púmo la misma selección, que deja fuera el desco. 1987. blico, puesto que de él viven, el juicio — Francisco Iglesias y Sam Verdeja, Marketing y 90 por 100 del material, deja descontengestíóa de periódicos, Pamplona: Eunsa, 1988. del público sobre los hechos y sus protatos y contrariados a los suministradores de — C. Imben y J. Vidal Bencyto, £1 país o la relegonistas es el que cuenta. No hay censura hechas —polilieos, financieros, deportisrenrfa dominaate, Barcelona: Ed. Mitre, 1986. ni policía que pueda impedir a la larga que tas, actores, etc.—. Pero, como necesitan — José Amonio Martin Aguado, Lectura estética sean los comentarios del público los que estar en el presente imaginado que com> técnica de un diario. Madrid: Ed. Alhambra, 1987. determinen los cambios en la escena. ponen los medios, tienen que seguir cola— José Luis Martínez Albertos, ti lenguaje perioborando en el suministro de noticias. dístico. Estadios sobre el measaje y la producción de lorenzo Gomis es catedrático de Periodismo en textos, Madrid: Ed. Paraninfo, 1989. El tercer factor es el público. En el caso la Universidad Autónoma de Barcelona. — Alfonso Nieto y J. M. Mora, toacenlrariria inde la prensa, la presencia del público es susformativa en España: Preasa diaria, Pamplona: Sertancial, puesio que compra el periódico. SUGERENCIAS BIBLIOGRAFICAS vicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, No puede darse mayor prueba de interés. 1989. — Enrique de Aguinaga. Periodismo, profesión, La existencia del público es detectada por — Carlas Soria. La crisis de identidad del periodisMadrid: Ed. Fragua, 1980. los productores de bienes y servicios, que ta, Barcelona: Ed. Mitre, 1989. — Antonio Alférez, Cuarto poder en (¿paña. La acuden a ofrecer sus productos publicita— Josep Francesc Valis, La jungla comunicativa, pitas* desde 1« Lty Fraga 1966, Barcelona: Plaza JaBarcelona: Ariel, 1986. riamente en las páginas de los periódicos. nes, 1986. susütuir al polémico e inasequible concepEn el caso del análisis interpretativo se to de ta objetividad). Evidentemente, no es repite sustancialmente casi todo lo que hepreciso que las fases del proceso se sueedan mos señalado para el periodismo de invesen el orden establecido, pero es indispentigación. sable que estén perfectamente delimitadas y que se desarrollen bajo el imperio de las El análisis interpretativo exigencias técnicoprofesionales antes enunciadas: rigor en el dato, atribución, El análisis, o columna interpretativa, en juego limpio y nointencionalidad. su primitivo planteamiento es una de las faVolvamos ahora la vista a los productos ses del reíalo interpretativo completo: la faque nos suministran todos los dias nuestros se número 4 en la secuencia anteriormente diarios y nuestros semanarios haciéndolos indicada. Ocurre, sin embargo, que en los in los requisitos y exigens pasar como reales y verdaderos reportajes últimos tiempos esta particular forma excias antes indicadas, la comunicade investigación. ¿Cuántos casos, entre ios presiva —este subgénero periodístico, ención periodística se convierte en un centenares que todas las semanas aparecen globado dentro del reportaje en profundiproducto sospechoso. ante nuestros ojos, pueden superar con dedad— ha alcanzado una autonomía y una coro y suficiencia el test de las fases y de personalidad propias. Y no sólo en el camlas exigencias técnicas que hemos señalado? po del periodismo escrito, que es donde priMuy pocos casos, ciertamente. Y no permeramente nace, sino también en el periodamos de vista, ames de pasar a otro asundismo radiofónico y en el televisado. Sin ir más lejos, dos de las cadenas privadas de to, que estas exigencias son cualidades téctelevisión que actualmente tenemos organinicas del correcto relato periodístico. No zan lodos o algunos de sus espacios inforson emanaciones voluntaristas de una conmativos sobre el soporte fundamental del ciencia moral más o menos conservadora. Son requisitos básicos para que los periodistas ejerzan de verdad su papel de administradores de la libertad de información cuyo titular es el pueblo soberano. Sin los requisitos y exigencias antes indicadas, la comunicación periodística se conviene en un producto sospechoso, porque no puede superar los controles de garantía en la elaboración técnica del mensaje destinado al consumo masivo de los ciudadanos. LA HORA, QUIZA, DE LA ETICA Por Carlos Soria N o es difícil entender por qué •^L. * la ética suscita en algunos Pero tampoco es extraño que los ciuamplio que permita cobijar hasta aquellos ambientes periodísticos un claro rechazo dadanos de éste o de cualquier otro país medios —la prensa sensación alista, amao, al menos, una cierta sospecha. Tal vez —sin ninguna nostalgia por los sistemas rilla, calumniadora, o hipócrita— que viplanea en nuestra memoria histórica el reautoritarios— empujen constantemente ven en los aledaños de la marginación pecuerdo de unos años sin libertad pero con a los medios informativos a vivir mejor riodística. ta palabra ética constantemente en los lasu ética; pidan para los periodistas toda La ética, por otra parle, no puede ser, bios. Otras veces, es la experiencia profela libertad que la función de informar neen ningún caso, un pabellón para protesional la que adviene —no sin razón— que cesita, pero exijan ai mismo tiempo que ger mercancías informativas averiadas. Es la éliea se invoca, en ocasiones, desde el eleven las cotas de calidad y responsabilimás: la calidad informativa, lo mismo que poder político para intentar recortar el vuedad de su trabajo informativo. Y todo esto la técnica informativa, son elementales exilo de libertad de los periodistas o para arro—libertad, calidad y responsabilidad— es gencias éticas. Trabajar poco, trabajar jar unu cortina de humo sobre la escena precisamente la ética. mal, trabajar sin la técnica o la calidad exiinformativa que alivie la presión de los inEl paraguas de la libertad debe ser tan gida por la naturaleza de la información. formadores sobre puntos dolorosos y oscuros de la vida pública. rista está también registrada de modo muy análisis o columna interpretativa. Pero estarea dentro del periodismo interpretativo claro en un libro que debiera ser texto de tos espacios, ¿son en realidad verdaderas o de investigación; finalmente puede y deconsulta habitual entre los profesionales del columnas para la interpretación o más bien be actuar como profeta del futuro cuando periodismo español: el Manual de español se dejan llevar ingenua o maliciosamente al cultiva el periodismo de opinión y prepara urgente, de la Agencia Efe. Analista, según terreno de la columna de opinión? Este misa sus lectores para las transformaciones de este vademécum, «en el trabajo periodístimo fenómeno se puede detectar en los pela sociedad. El periodista puede interpretar co, es la persona que escribe el análisis o riódicos y semanarios. ¿Ingenuidad, ignoestos tres papeles pero cada uno a su debiexplicación objetiva de los hechos noticiarancia o malicia? En un periodista de presdo tiempo y con las suficientes cautelas y dos y que aporta los datos precisos para intigio, la ignorancia no se puede admitir. avisos para que ios lectores sepan en cada terpretarlos correctamente». Comentarista, Convengamos, por tanto, en que estamos instante qué tipo de actor social tiene depor el contrario, y en el mismo trabajo peante un problema de ingenuidad y así delante: notario, filósofo o profeta. El panoriodístico, «es la persona que enjuicia subjamos a salvo la presunción de inocencia de rama del periodismo español aciual ofrece jetivamente los acontecimientos y que maestos profesionales. Es cierto que la difepocos casos de delimitación cartesiana de nifiesta de manera explícita su opinión». rencia entre una columna interpretativa estas funciones. Y muchos de nuestros pro(análisis) y una columna de opinión (cofesionales más aventajados parece que se A la vista de estas premisas teóricas, mentario propiamente dicho) en ocasiones complacen en ser, por encima de todo, pre¿cuántos textos del periodismo escrito que es difícil de precisar. Yo sugiero el siguiendicadores al servicio de unas ideologías pernos asaltan todos los días son realmente te apunte como fórmula útil para un consonales que ni siquiera son firmes y duraanálisis, tal como pretenden periodistas y traste rápido del producto sospechoso: si el deras. publicaciones o, más bien, pura y simpletexto es desarrollado de acuerdo con las mente columnas de opinión, textos editonormas de lo que en la Retórica clásica se rializantes que reflejan un juicio rabiosa2. El problema de la solvencia llama exposición de los hechos y de las mente personal? ética de fos medios y ideas, apoyándose en razones probatorias Es evidente que este desajuste entre lo que de los comunicadores objetivables, entonces tendremos un análilos periódicos dicen que hacen y lo que realsis interpretativo; pero si el texto es desamente hacen es causa de pérdida de crediIndependientemente de que los periódirrollado en la linea de la argumentación, bilidad de los medios ante sus lectores, escos españoles no estén muy atentos, por lo con razones probatorias de carácter persuapecialmente los más cualificados. Resucigeneral, al cuidado de determinados aspecsivo y puntos de vista evidentemente pertos técnicos que tienen que ver con ta cotando un antiguo paralelismo sobre los disonales, estaremos ante un caso de columrrecta elaboración de ese producto de conferentes oficios y papeles del hombre en la na de opinión, o verdadero comentario pesumo intelectual llamado noticia, puede sociedad, diremos que el periodista tiene la riodístico equiparable a un editorial, auntambién detectarse en nuestros días un pefunción de notario de la Historia cuando que aparezca respaldado con la firma de un ligroso desprecio corporativo por las cuestrabaja con la mentalidad propia del perioautor individual. tiones deontológicas implícitas en el trabadismo informativo; ejerce funciones de fijo informativo. La historia interna de los Esta diferencia entre analista y comentalósofo de la Historia cuando desempeña su últimos meses nos ha puesto sobre la mesa tres casos significativos —al lado de otros fesional. Los delicadísimos valores que enes el primer ataque a la élica informativa. de menor importancia— que han servido traña el derecho a la información no se salComo también lo es —no se olvide— papara que se manifestaran públicamente alvaguardan únicamente con el Derecho. El gar poco o mal a los informadores. gunas actitudes éticas que parecen estar Derecho siempre es un mínimo. Toda la La ética pide, finalmente, que cada pamuy arraigadas en el subconsciente colecgama de grises, entre el blanco y el negro, lo aguante su vela, es decir, lo contrario tivo de los periodistas. Estos casos, espeprecisamente lo que da relieve y profunde esa curiosa transferencia de responsacialmente clarificadores de las contradicciodidad a las situaciones, cae en el campo de bilidades que, en ocasiones, se observa en la élica. ¿Cómo se puede regular jurídicanes internas de los profesionales de la inalgunos circuios periodísticos. Cuando se mente que un periodista cumpla con su deformación en España, fueron el debate en interpela a los informadores sobre las exiber de ser sincero y coherente con sas progencias éticas a veces responden diciendo los medios acerca de la conveniencia de un pias ideas y opiniones? ¿Cómo se puede —lo que es cierto— que ellos son unos conjunto de normas para la autocrítica inevitar jurídicamente la autocensura arbiasalariados y que la pregunta hay que haterna de los medios y de los comunicadotraria e injusta de empresarios y periodiscérsela a su empresa. Si se interpela a la res, el tratamiento periodístico del asunto tas? ¿Puede el Derecho entrar en la conempresa, a veces, responde que bastante NaseiroManglano y, finalmente, el escánciencia? difícil resulta ya obtener beneficios y que dalo corporativo ante las sanciones penalo mejor seria hacer periódicos sin perioEn lodo caso, la urgente y necesaria viles impuestas a José María García. No voy distas. Y al final, cuando periodistas y emvificación de la ética informativa no se puea entrar en cada uno de ellos. Voy a utilipresarios agotan sus recíprocos argumentos de producir en un clima de hostigamieny autoexculpaciones, suelen derivar la reszar la espuma levantada por estos alboroto, coacción o menosprecio del periodisponsabilidad hacia el público: la informamo. Sólo hay una forma de ser ético y es tos para exponer unas consideraciones de ción que suministran —dicen entonces— serlo libremente. Lo que amenaza la libercarácter general que después cada lector poes precisamente la que el público les pitad es, por supuesto, la política sin ética, drá colocar en uno u oiro marco concreto. de... Se cierra así el cirulo vicioso de la no la prensa. Pero también lo que amenatransferencia de responsabilidad. za la libertad es la información sin ética, no el legítimo pluralismo político. Exigencias éticas Quizá es la hora de la ética, de la ética de ta empresa informativa, no sólo de las de la objetividad redacciones. Libremente formulada, libreCarlos Soria es profesor ordinario de Derecho No hay discusión más estéril y bizantina mente exigida, fruto de la convicción prode la Información de la Universidad de Navarra. en el universo mundo que la muy habitual entre periodistas acerca de la objetividad de los mensajes. Parece mentira que personas opinión sea posterior o simultánea respecacostumbradas, por razón de su oficio, a to al relato. trabajar exclusivamente con los aspectos Pues bien: estas normas tan elementales, más superficiales y menos profundos de la que son el alfa y el omega del trabajo perealidad, se remonten de pronto a altas eluriodístico, no sólo son ignoradas sistemácubraciones psicológicas o filosóficas para ticamente por muchos profesionales, sino tratar del asunto de la objetividad en el traque son pública y conscientemente rechaP ara valorar adecuadamenbajo periodístico. Desde un punto de vista zadas y declaradas obsoletas en nombre de te la objetividad de un texto periode la ética profesional, el planteamiento es una libertad de expresión que se convierte dístico, lo primero que hay que dede una simplicidad aplastante, apta para niasí en una ideología anárquica y aberrante. limitar es el talante estilístico del ños de EGB. Desde este planteamiento que aquí exautor. Para valorar adecuadamente la objetivipongo, puede entenderse el escándalo que dad de un texto periodístico —es decir, pahan manifestado muchos lectores de perióra dictaminar si estamos ante un trabajo pedicos en estas fechas a propósito de alguriodístico bien hecho—, lo primero que hay que delimitar es el talante estilístico del autor: esto qué es, ¿un texto informativo Edición Periodicidad Ultimo n.s Tipo Titulo o un articulo de opinión? Si estamos ante un texto informativo, el trabajo periodístiTrimestral Madrid Ideas Atlântida VV époc época a co bien hecho debe reunir dos requisitos báCultural Ajo Blanco sicos: 1) que los hechos a que se refiere sean 48 Barcelona Critica Anthropos todos comprobables; 2) que el texto haya Archipiélago Pamplona Cuatrimestral 4 Critica sido elaborado de acuerdo con unas pauMensual 680 Madrid Crítica Delibros tas de comportamiento lingüístico que coMensual 471 Barcelona Ideas El Ciervo nocen todos los periodistas dignos de tal El Paseante Irregular 16 Madrid Cultural nombre en el mundo occidental: una deterMensual 48 Madrid Cultural El Urogallo minada estructura del relato, referencia exMadrid Enfoque Trimestral Universitaria plícita a las fuentes, uso correcto del idioMensual Madrid Espacios Europeos Política ma dentro del registro ligüístico propio de Madrid Divulgación Fies Mensual 27 las personas cultas de la sociedad, etc. Barcelona Irregular Religiosa FocNou Si el texto producido es un artículo de Madrid Ciencias sociales Irregular La Balsa de Medusa 12 opinión, también aquí deben ser observaMensual 87 Madrid Divulgación Natura das dos con iliciones, t) que la opinión sea Mensual 6 Madrid Ideas Nueva Revista clara y evidente para el receptor; 2) que la Madrid Claves de la razón práctica ideas Madrid Religiosa Palabra Barcelona Cultural Irregular Quimera 96 REVISTAS DE OPINION 1100 Razón y fe Mensual Madrid Religiosa Madrid Reseña Mensual 208 Religiosxultural Por Lilis Núfiez l.adtvre Mensual 2. época: 110 Madrid Ciencias sociales Revista de Occidente 17 Madrid Política Ínter. Politica Exterior distinguirse dos tipos de publicaciones de profesional. Las principales revistas de este a designación de revistas de periodicidad mensual o más amplia: revistipo están relacionadas con el ámbilo fiopinión, sobre las que versa tas de pensamiento y culturales, cuyo connanciero. Se pueden enumerar Futuro, Leste comentario, no aparece recogida en la junto podría, más o menos, quedar engloElites, Dinero, Europyme, Dirigentes, bado en el ámbito de revistas de opinión Ranking. Hay que excluirlas, a pesar de Guia de los medios, el compendio que más aunque temáticamente la noción de «opicoincidir en su periodicidad y en contenise ha interesado por raones de utilidad dinión» sea más próxima & la de «pensados temáticos, de las revistas de opinión. recta, en ofrecer una clasificación de las miento» que a la de «cultura». publicaciones no diarias. Tampoco se reMás próximas y, en un sentido amplio coge esta expresión en registros ni hemerocoincidentes, merecen consideración espeHabría que distinguir todavía las revistecas. Si figuran, sin embargo, expresiones cífica las «literarias y culturales». Algunas tas de opinión de otras publicaciones esde ellas llegaron a tener cierta importanlemálicas como «culturales», «literatura» pecializadas de periodicidad similar, es decia después de la guerra. Cabría destacar y «política», que podrían coincidir, en parcir, mensual o superior. También habría Acento, y especialmente La Estafeta Literaque separarlas de revistas de prestigio, cu.va te, con la noción de «revistas de opinión», ria, de carácter oficial, en la que se publiperiodicidad las separa de las de informaaunque no puedan servir estrictamente cocaban comentarios ensay isticos culturales, ción de actualidad, pero cuya función no mo sinónimos. críticos e ideológicos, aunque no políticos. se dirige a la expresión de Ideas en el ámUn sinónimo, tampoco utilizado pero sí Indice de artes >• tetras tuvo también gran bito del pensamiento y de la cultura sino representativo > usado, sería el de revistas interés y acogió una temática más comproa servir de soporte publicitario y atender «de pensamiento». Esta identificación temetida. De vocación específicamente litelas necesidades de mantenimiento y renomática no podría dar cuenta de la varieraria, Insula, la revista de Enrique Canilo, vación del liderazgo en una rama definida dad pero sí expresa un mínimo de referense distinguió por importantes contríbuciode la actividad empresarial, mercantil o cia común. Aceptando este criterio podrían nas afirmaciones de importantes periodisdadera profesión. En eslo e) panorama estas, Citaré aquí un breve texto que es en sí paño! es muy parecido a lo que ocurre en una pequeña perla: «Sólo ei corporativisla mayor parte de !os países de nuestro enmo más irracional puede justificar los apotorno cultural: «Faltan todavía —dice A. yos que en estos días está recibiendo José Smith en The Geopolitic of Information, <2 María Garcia y, a través de él, los muchos proyectando su afirmación sobre todo el Butanitos que están apareciendo en este la actividad periodística área occidental— las normas clave de la país. Sirva de referencia reciente el matriprofesionalizado!]: el control colectivo de no es una profesión, estaremos demonio que ha quedado hundido en la desingreso en e¡ grupo; un código de servicios fraudando las esperanzas democrágracia y la vergüenza, en estos días, en Itaaltruistas, apoyado en una escrupulosa ticas que el pueblo español ha delia. ¿Se disculparon los periodistas? El peautovigiiancia; un conjunto especia! de capositado en la Constitución de riodismo serio, que investiga, que mide el pacidades basadas en la absorción de un vocabulario y que pone en duda lo que no 1978. Así de claro y de sencillo. cuerpo definible de conocimientos y un conpuede demostrar, es un periodismo que no junto de relaciones con ei público«. vende. Hay que dar carnaza», (Cartas al DiNo es un problema exclusivamente esparector, El País, 20690). ñol, sino más general. Pero difícilmente se Si los periodistas no entienden que en el podrá ver en otro país un espectáculo tan desarrollo de su arte y oficio particular los lamentable como el que propiciaron gran limites y los impedimentos expresivos son cantidad de periodistas españoles, meses la forma misma del mensaje y no coaccioatrás, al oponerse rabiosamente a la idea de nes externas propias de una censura, en ese que el ejercicio del trabajo periodístico decaso nos encontramos con un grupo de probe estar sometido a unas normas de autofesionales que no merecen tener las responcontrol corporativamente acordadas por los sabilidades sociales que los ciudadanos demismos periodistas y con un sistema de legan en ellos y que ta Constitución consaautocrítica interna que permita sancionar gra solemnemente. ad intra los comportamientos menos ejemplares de Jos miembros de esta actividad. Sin autorregulación no hay verdadera profesión. Y si la actividad periodística no es La autorregulación como premisa una profesión, estaremos defraudando las para la profesionalidad esperanzas democráticas que el pueblo esQuizás el mayor problema que la activipañol ha depositado en la Constitución de dad periodística tenga en todo el mundo es 1978. Así de claro y de sencillo. que no acaba de ser valorada como una verMe atrevo a exponer aquí ordenadamente miento y cultura enfocada también al coiles selectivas y publicación de inéditos. El mentario del fenómeno religioso. panorama actual refleja una crisis en esta clase de publicaciones orientadas al comenEs interesante señalar la aparición de tario de tas corrientes de opinión cultural nuevas publicaciones especificamente cony estética. Cuadalimar, El Urogallo, tal vez sagradas al ensayo y la manifestación de Ajo Blanco, Quimera, Ei Paseante son exideas: Claves de la ratón práctica, dirigiponentes de esa especie de revistas. da por el filósofo Fernando Sa valer y el más afianzadas. La fundación Cánovas del publicista Javier Pradera, y NUEVA REEn el último año, el inlerés se ha desCastillo edita Veintiuno, de orientación VISTA. planado a las revistas de pensamiento y culconservadora con incursiones liberales. tura en sentido más estricto. Se (rala de Quedan fuera de revistas de pensamienLas revistas independientes, o privadas, ediciones oficiales o privadas orientadas a to, las publicaciones científicas, incluso las tienen su más paradigmático exponenle en la exposición y crítica del pensamiento poque versan sobre ciencias sociales ligadas Revista de Occidente, editada por la funlitico, moral y, en términos amplios, ideoa instituios oficiales o universidades, o las dación Ortega y Gasset y dirigida por Sológico. Muchas veces vinculadas a partidos revistas especializadas en asuntos políticos, ledad Ortega. Ha perdido el tono que ta políticos, de cuyo presupuesto, bien direccomo política internacional o economía y convirtió en luminaria intelectual en su pritamente o bien a través de fundaciones, se afines. mera época, pero sigue conservando, al camantienen. Junto a éstas, se pueden trabo de tres cuartos de siglo, la prestancia En todo caso, se observa en la prensa setar revistas oficiales, propagandísticas, fiy seriedad de sus orígenes. Acaba de inimanal una considerable pérdida del contenanciadas directamente por el presupuesciar también su segunda época, Atlántida, nido de opinión, cualidad que caracterizó a to público de Comunidades o grandes editada por Rialp. Revista de pensamienalgunos semanarios que llegaron a alcanzar Ayuntamientos. Prescindimos en la relato fundada por Pérez Embid y, actualmengran difusión como Triunfo, Destino, La ción, que luego presentaremos, de estas pute, dirigida por el filósofo Ricardo Yepes. Actualidad Española y Caceta Ilustrada, blicaciones. No así de las que expresan I)e vocación conservadora, Razón Espa(odas ellas semanarias ilustrados de actuaideologías partidistas. ñola, no rehúye matices inlegrístas. Cuenta lidad. Aunque algunos semanarios actuay Razón dejó de aparecer en el último año les acogen el comentario periodístico, la I.as mis numerosas son de inspiración después de una larga presencia. El Ciervo, pérdida de contenido intelectual es patente. socialista. Sistema. Leviatán, Cuadernos dirigida por Lorenzo Gomis y Rosario Bode Alzate y El Socialismo del futuro, esta Luis Núñez Ladevéze es catedrático de Redacfill, es una ya afianzada revista de pensaÚltima de recentísima aparición, son las ción Periodística en ta Universidad Complutense. timiento de recelo y desconfianza ante las maniobras subterráneas de ciertos hombres del Gobierno, empeñados en amordazar a tos periodistas más significativos por sus críticas ai poder. Y estas maniobras siguen todavía en fase de ejecución. Pero la respuesta airada y poco documentada de muchos periodistas fue verdaderamente insensata y yo diría que casi suicida. No se quiso valorar separadamente lo que tiene de positivo todo sistema de autocontrol critico de la profesión, por un lado, y por otro lado la posible inoportunidad coyuntural de su puesta en marcha. Y el resultado de aquel espectáculo lamentable es que se echó a perder una ocasión para empezar a reflexionar colectivamente acerca de la contrapartida que los periodistas ofrecen al cuerpo social como garantía pactada de que no se extralimitarán en el ejercicio de su poder a través de los medios. La conclusión ultima es que los periodistas acaparan para sí delegadamente unas cuotas de poder social verdaderamente importantes, al mismo tiempo que se niegan a rendir cuenta ante sus administrados. El cuerpo social carece así de un mínimo de seguridades de que el poder de informar, que corresponde a todos los ciudadanos, no será secuestrado habilidosamente para ponerlo al servicio de unos pocos individuos o de grupos los cuatro elementos sociológicamente exide presión sea cual sea su naturaleza. Y, por gibles hoy en e! mundo occidental para que consiguiente, no quedará otra opción que la actividad periodística pueda ser considela promulgación de normas legales respalrada una profesión: dadas por el poder coactivo y siempre más 1) Debe ser una actividad al servicio de peligroso del Estado. unos bienes sociales fundamentales: e! derecho de los ciudadanos a la información. 2) El cuerpo social, mediante unos mecanismos apropiados, confía delegadamen3. Resumen te ei cumplimiento de este derecho básico El panorama del periodismo español, en a unos concretos individuos por razón de q lo concerniente a los aspectos profesionauna capacidad técnica debidamente acrediles, está todavía en una fase de desarrollo i hacen examen autocrítico, tada. insuficiente en relación con los aspectos teclos periodistas españoles reconoce3) Estos ciudadanos desarrollan de monológicos y empresariales. Se ha escrito rerán cuánta razón se esconde bajo do estable y mediante remuneración los cocientemente que al periodista español le falmetidos sociales que les han sido delegados. las lapidarias palabras de J. F. Reta todavía su transición. Sería deseable que 4) El ejercicio profesional está sometido estos hombres y mujeres tomaran concienvel: «Ninguna profesión es tan desa procedimientos de autocontrol (códigos cia de sus actuales carencias, como primer prestigiada como la del periodista. de ética, consejos de prensa, gabinetes de paso para la rectificación. El mayor obstáNinguna es más adulada». autocrítica, ombudsmen de los lectores, culo para esta enmienda está en su increíetc). ble autosuficiencia corporativa y en la proEn el caso español, ¡a actividad de los pepensión al divismo que aqueja a bastantes riodistas se ajusta en mayor o menor mede estos profesionales. Si hacen examen dida a los tres primeros apartados. Pero no autocrítico, los periodistas españoles recosólo no ha elaborado un conjunto de nornocerán cuánta razón se esconde bajo las mas para la crítica interna, sino que escanlapidarias palabras de .1. F. Revel: «Ningudalosamente ha rechazado hace poco la más na profesión es tan desprestigiada como la remota posibilidad de que esto pueda ocudel periodista. Ninguna es más adulada». rrir entre nosotros. Hay que recordar que en aquel repudio casi colectivo de hace unos meses influían José Luis M. Albertos es catedrático de Periodisunos justificados temores iniciales, un senmo en la Universidad Complulertse de Madrid,