Nueva Revista 006 > Los bronces romanos en España

Los bronces romanos en España

Ángel Sierra de Cózar

Sobre la exposición de los bronces romanos en España instalada en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro, en Madrid.

File: Los bronces romanos en España.pdf

Referencia

Ángel Sierra de Cózar, “Los bronces romanos en España,” accessed December 14, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2488.

Dublin Core

Title

Los bronces romanos en España

Subject

Panorama

Description

Sobre la exposición de los bronces romanos en España instalada en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro, en Madrid.

Creator

Ángel Sierra de Cózar

Source

Nueva Revista 006 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

rriendo a las vitrinas del Arlas esculturas; cuando Ovidio queológico Nacional. Pero si describe la Edad de Oro, dicientambién en ese caso se recurre a do que no existían el castigo, ni la modestia de un museo muniel temor, ni se fijaban grabadas cipal, es de agradecer dos veces: en bronce palabras amenazadoprimero, en nombre... del oriunras, «aere fixo» son las planchas do de allí que leerá con satisfac(tabulae) de bronce en las que se ción el nombre de «su» museo grababan las leyes, para clavaren esta o en otra gran ciudad, las en el lugar más concurrido de pero, más aún, en el de todos los la ciudad; y cuando Cicerón se que, a fuerza de vivir en sitios refiere a un quidam «cubierto de tan grandes, acabamos por creer bronce», (o de cobre), aeratus, que sólo existe lo que está a juega con las palabras para denuestro alcance. Despertar la cir que está forrado de dinero y conciencia de lo que atesora el por el dinero, como una nave país debería figurar entre los fi«aerata», o un lecho, rematados nes principales de cualquier excon apliques o defensas de bronposición; ésta lo consigue no sóce. lo por la prueba irrefutable de La exposición ilustra sistemálo expuesto, sino, por esa diverticamente las aplicaciones del sificación de los aportes, inclubronce en los más diversos camArriba izda: Cuchillo de Simancas (286). Abajo izda: Pasarriendas de Villafafila so de los más comunes. (298). Ocha: Jarra de Lacipo (248). pos de la vida romana, ordenaSe echan en falta algunas codos en tres capítulos principales: sas, y sólo se lamenta un exce(a) las actividades públicas, (b) so: en el panel sobre epigrafía la vida privada y (c) la actividad jurídica se ha deslizado una coneconómica. Un vídeo y unos paLos bronces romanos fusa equivalencia entre «lex in neles fotográficos sobre la resaerarium condita» y «ley concetauración de bronces antiguos bida en bronce»; quiere decir, completan la muestra. El catánaturalmente, «guardada en el logo contiene la descripción y las erario» (o edificio del Tesoro en España fotografías de las 348 piezas exque también funcionaba como puestas, precedidas de 11 interearchivo del Estado). La variada santes estudios sobre el tema en Por Angel Sierra de Cózar y «exótica» localización de los sus aspectos históricos, temátihallazgos, con topónimos digcos y técnicos, seguido de una uando este número de nos de un poeta patriótico, a los exhaustiva bibliografía. NUEVA REVISTA esté que el visitante presta perpleja en la calle, aún quedará CLas joyas de la exposición atención hace desear la docucasi un mes para visitar la exposon, el conjunto de bronces jumentación fotográfica de los lusición sobre los bronces romarídicos (leyes, senadoconsultos, gares, de los objetos in situ, y nos en España instalada en el edictos, pactos de patronato y una más abundante reconstrucPalacio de Velázquez del Parque hospitalidad), el Togado de Peción gráfica de las condiciones del Retiro, de Madrid. Se trata riate (Granada), entre las esculde uso: habrían suscitado el indel primer intento serio de sisturas, y el estandarte de Pollenterés por los aspectos arqueolótematización de un acervo cultia (La Alcudia, Mallorca) entre gicos, económicos, sociológicos, tural e histórico de primera imlos objetos diversos. geográficos e históricos, y conportancia para España, tanto Gracias al desarrollo de las tribuido a crear una imagen más por el valor intrínseco de mucomunicaciones son más inacceviva de la vida de aquellos dochos de los bronces romanos hasibles infinidad de museos prominadores del mundo, que lullados aquí, como por el papel vinciales españoles que los de las charon a muerte por la posesión que el bronce tuvo que jugar en grandes capitales europeas, así de estas tierras con rivales polos avatares históricos de uno de que tanto o más que la presenderosos, y las ocuparon, e impulos territorios más ricos entoncia de algún bronce del Louvre sieron a sus habitantes su lengua ces en los metales básicos para (el célebre decreto de Emilio y sus costumbres, y pasaron, y producirlo. La cuidada selección Paulo sobre los habitantes de dejaron en ellas sus leyes, estade piezas expuestas y el magníTurris Lascutana) o de Berlín, se tuas, monedas, sellos, llaves, cufico catálogo que la acompaña agradece a los organizadores la chillos, espejos, pebeteros, lucermerecen todos los elogios. inclusión de piezas interesantes nas, estandartes y amuletos. • del más remoto de aquéllos. Sin Cuando Virgilio reserva a los duda, muchos de los objetos «de romanos la misión de dominar Angel Sierra de Cózar, del Consejo repertorio» (digamos, un caldela tierra, dejando a otros el saEditorial de NUEVA REVISTA, es ro, un aplique, un exvoto) pocar bronces mejor moldeados y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. drían haberse ilustrado recumás vivos, «spirantia aera» son