Nueva Revista 001 > EL empresario en la democracia

EL empresario en la democracia

Luis Marañón

Sobre los cambios sociales que se están produciendo en España y que dejan admirados a los visitantes extranjeros. España se califica como Estado moderno y determina que los problemas pueden y deben resolverse en un ambiente de pacífica convivencia.

File: EL empresario en la democracia.pdf

Referencia

Luis Marañón, “EL empresario en la democracia,” accessed October 22, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2442.

Dublin Core

Title

EL empresario en la democracia

Subject

Para entender España

Description

Sobre los cambios sociales que se están produciendo en España y que dejan admirados a los visitantes extranjeros. España se califica como Estado moderno y determina que los problemas pueden y deben resolverse en un ambiente de pacífica convivencia.

Creator

Luis Marañón

Source

Nueva Revista 001 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

En 1977se finnaron los Pactos de la Moncloa. De izquierda a derecha, Enrique Tierno Gabán, Santiago Carrillo, Josep María Triginer, Joan fíaventós, Felipe González. Juan Ajuriaguena, Adolfo Suárez, Manuel Fraga, Leopoldo CalvoSotelo y Miguel Ñoca. EL EMPRESARIO EN LA DEMOCRACIA La vitalidad actual de la sociedad española está dejando Por Luís Marañó» entre atónita y admirada a las que, ahora lo admitimos, no son epifenógentes extranjeras que nos Los cambios sociales de diversa suerte menos, como nos hicieron creer los marxisque se vienen operando en nuestro país desvisitan. De todas formas no tas, sino —por lo menos una vez que han de, aproximadamente, el año 1989 —con la parece prudente ni sido totalmente establecidas— sistemas incrisis Matesa, fue un claro síntoma de ia direcomendable permanecer dependientes, tan coercitivos como otras incotomía España realEspaña oficial, un mirándonos el ombligo y hibiciones materiales». La transformación ejemplo revelador del deterioro del régimen de las mentalidades lleva aparejada un vuelrecreándonos en la autoritario— se vieron catapultados por los co en la jerarquía de los valores. acontecimientos ocurridos a partir de autosatisfacción del dinamismo 19751976, terminando con la explosión cologrado. No hay que olvidar, lectiva en demanda de un sistema de liberMejor imagen por otra parte, que los tades. El tránsito ponderado de una socieespañoles llegamos siempre dad cerrada a otra abierta ha afectado de Considero que entre los actores sociales lleno a las actitudes, los hábitos y los comretrasados a las citas con la que más han cambiado en estos últimos portamientos sociales. El peso nacional caaños y han participado en ía vertebración historia: somos «frutos tólico fue sustituido por un lento pero sosde la sociedad civil se encuentran los emtardíos», algo muy tenido afán modernizador y secularizante, presarios, tal vez por aquello de «la necesicaracterístico de una sociedad que ha incidido de manera vigorosa en las dad se hace virtud». Víctor Pérez Díaz reque no ha conocido la estructuras mentales. Este profundo sesgo gistra lúcidamente ta presencia de la clase encaja con las propuestas que en su día, fuerevolución industrial y empresarial en un período no siempre fácil ron formuladas por la Escuela de los Any distinto al anterior que le obliga a comtradicionalmente ha sido nales, y más concretamente por Luden portamientos diferentes. Este autor añade, proclive a las Fabvre. El historiador H.R. TrevorRoper sin embargo, que «no se puede olvidar que contrarrevoluciones, las las recuerda, y atina al comentar la imporla clase empresarial es muy ambivalente rescontrarreformas y los tancia de las mentalidades en ta evolución pecto a la libertad de mercado; en parte social: «aquellas estructuras de pensamiento quiere esa libertad, pero también pide al ESpronunciamientos militares. tado que proteja sus intereses inmediatos, y de una profunda y dolorosa renovación y a veces le pide aunque sea a costa tanto de las estructuras económicas, en sustitude la libertad económica como de la liberción de las arcaicas y poco rentables existad política». Con todo, parecen constatatentes. Todo hace pensar que en el mundo E bies una serie de datos al respecto: una clade las empresas, viejas y anquilosadas men* J ñire los actores sociales ra mejora de ía imagen del empresario en talidades y actitudes se han volcado por la la sociedad —ya no es el demonio explotamodernización, la internaeionalización y la que más han cambiado en los dor—; una fuerte elevación de las vocacioglobalización en sus estrategias y en sus poúltimos años, participando en ¡a nes y de las iniciativas empresariales; un líticas. Ta! mutación de gran calado se ha vertebración de la sociedad civil, considerable incremento de los estudiantes hecho razonablemente en concordia, aun de Ciencias Económicas y Empresariales; se encuentran los empresarios cuando todavía sean bastantes las carencias un desarrollo significativo de asociaciones en orden a un equilibrio más dinámico de de jóvenes empresarios a lo largo y ancho dad, innovación, mejora de la gestión emorganización socioeconómica. de la geografía nacional; y, por último, y presarial y de la formación profesional, perEs evidente que el proceso de modernilo más importante, un desplazamiento nífeccionamiento de la calidad del diseño y zación empresarial no ha sido nada cómotido de la cultura de la seguridad hacia la de !a distribución de los productos, incordo y ha exigido paciencia, frialdad, genecultura del riesgo —tema éste de gran releporación de las nuevas tecnologías en los rosidad y sentido común en las partes imvancia también en la economía informal o procesos productivos, etc., son términos y plicadas. Pero al lado de todo ello cabe afirsumergida. conceptos que manejan continuamente los mar que, también, existió una fuerte dosis empresarios y que se distancian abismalCiertamente esta ley del péndulo —conde riesgo y de improvisación. En cualquier mente de la jerga proteccionista e intervenfío en que no sea una moda pasajera— afeccaso, se logró lo que Roosevelt obtuvo de cionista secular. El taylorismo jerarquizata tanto a los jóvenes como a las medianas la sociedad norteamericana al establecer el dor ha sido enterrado y las estrategias emgeneraciones: muy pocos quieren estancarse «New Deal» en 1933: el que la solidaridad presariales se dibujan teniendo muy presenen el cómodo y seguro funcionariado; la inse hiciera total y el interés, común. tes los principios económicos de Schumpeseguridad, la movilidad y la asunción de ter, Adam Smith —¿Keynes se tambalea?— riesgos son norma de vida. Gradualismo y consenso y los raciocinios de Peter Drucker. Son efecEl imparable proceso de terciarización de tos lógicos de una economía abierta y dila economía ha colaborado asimismo en el Dos factores en estrecha relación que, en námica; también de unos empresarios que fermento empresarial: la capacidad de emmi opinión, determinaron el éxito del procomienzan a aceptar con normalidad la prender se suma a la aventura del riesgo, ceso global: el gradualismo con que se llecompetencia interna y exterior y las formas aun admitiendo la incertidumbre de unas varon las reformas propició el consenso y modernas de hacer las cosas —antaño e¡ habeneficios económicos y de la permanencia éste, ineluctablemente, realimentó el gracer empresarial se remitía al retoque del empresarial. Estamos en una sociedad camdualismo. Hubo, por tanto, consenso en el arancel, al no pago de impuestos, a los cirbiante, dinámica y móvil, donde las fronpresente, pero, también, hubo consenso con cuitos privilegiados de crédito, a los merteras sedifuminan pero permiten sinergias el pasado y consenso imprescindible para cados en monopolio, y a la válvula de esfecundas. acometer el futuro. Ello no fue más que una cape social acostumbrada: la emigración de expresión de voluntad general y decidida la mano de obra, un auténtica y lamentapor la modernización que, en frase de Jean Modificación del lenguaje ble industria nacional—. Tal vez la fijación Monnet, puede entenderse asi: «la moderperversa que todavía permanece instalada nización no es un estado de cosas, sino un Varios hechos han venido a respaldar el sea el amor desenfrenado hacia las subvenestado de ánimo». Y con ese ánimo, en un cambio de mentalidad de los empresarios ciones y los subsidios, algo más propio de marco más amplio de cambio institucional, que, como se sabe, actúan fundamentalun Estado asistencia!, tras cuya práctica a la decisión (le los empresarios de actuar púmente en términos de percepciones y expecveces se oculta un alto grado de comodidad blicamente y colaborar en ia historia que ya tativas: la consolidación definitiva del siso de incompetencia en la gestión empresano respondía a los tiempos ni al espíritu de tema político —fue manifiesto su apoyo a rial. la época. En realidad, en las mentes de la la transición democrática y el repudio de) mayoría de los españoles —también en los 23F—; la coherencia de la política econóEn doce años, nuestro país ha sido sujeempresarios— operó la semilla del cambio mica seguida por los sucesivos gobiernos, to de muchos acontecimientos: en particude situaciones —algunas inaceptables— haaun conociendo el reducido margen de malar de la nueva configuración del Estado, cia unas posturas intelectuales que sabían niobra para hacer otra; la paz social conque «un cambio conduce a otro y, así suseguida tras los Pactos de la Mondoa, en cesivamente». La transición, pues, queda1977; la incorporación de España a la CE, ría inserta en lo que Raymond Aron dejó en 1985, y la inserción de la peseta en el F escrito en sus Memorias: «no hay vida sin SME, en 1988; y el cambio de signo de la M^J apaña se encuentra en ¡as cambio, pero, a partir de ahora, queremos economía española, a partir de 1985, que el cambio sin guerra». La llamada transise ve reforzado con la recuperación de la últimas curvas en su marcha ción española en su totalidad fue seguida coyuntura económica internacional, a pecomo Estado moderno. Los con gran admiración por todas las naciosar de tos sustos bursátiles de 1987 y 1989. problemas pueden y deben nes occidentales sin excepción, precisamente Hasta el lenguaje se ha modificado en los porque el cambio se fue haciendo de maempresarios: interdependencia, internacioresolverse en un ambiente de nera pacifica y dialogante. nalización, globalízación, creciente compepacífica convivencia tencia externa, competitividad, productivi¿Cuál ha sido el comportamiento de los democráticas, en pro de un servicio de los la responsabilidad transferida al propio emempresarios a lo largo de los doce años papresario. Segundo, éste, como gestor efiintereses generales. No sólo se mostraron sados? Los empresarios conscientes de la ciente y responsable de la empresa, comprotrascendencia de los acontecimientos que se dispuestos a respetar y aceptar, una y otra metido con la sociedad a través de ella, peiban sucediendo aportaron decididamente vez, los resultados surgidos de las urnas, siro también como ciudadano con voz prosu colaboración al proceso de transición de no que también han venido comportándopia. Y tercero, el beneficio como exigencia un sistema autoritario a otro democrático. se de manera constructiva y cooperadora de continuidad de la empresa y remuneraEsto es incuestionable. respecto de los sucesivos Gobiernos elegición del riesgo vario que afronta. (Helmut En 1977 comenzaron a crearse las asociados democráticamente, bien entendido que Schmidt dijo en su día: «El beneficio de hoyciones promovidas por los empresarios: son ello lleva implícito la formulación de críties la inversión de mañana y el empleo de las instituciones que la sociedad civil, en su cas como sano ejercicio de colaboración. pasado mañana».) En definitiva, es su convertiente económica, genera como instruNo renunciaron efectivamente, al análisis tribución a ta estabilidad y seguridad glomentos de opinión, de expresión y de accrítico y a la proposición reflexiva, tenienbales: es la legitimidad de su existencia. ción colectiva e, indirectamente, de oriendo como punto de origen la autocrítica y tación del poder político en temas econó«Hay que saber lo que se quiere. Cuanpartiendo siempre del principio de la libre micos y empresariales. Es digno de señalar do se sabe, hay que tener la honestidad de empresa, por entender que este sistema ecoque todas las asociaciones empresariales nadecirlo; cuando se dice, hay que tener el vanómico ofrece, en grado superior a cualcieron con un denominador común: emlor de hacerlo», dijo hace tiempo un políplear la vía del diálogo y la concordia frentico francés. Esta expresiva frase parece que te a la confrontación, la vía del estudio frenestá siendo seguida por los empresarios este a la improvisación y las vías de la serenipañoles. Es más, en su diario quehacer se dad y la reflexión frente a las incitaciones ha consolidado el hábito de la transparenal desánimo o a perpetuar el orden del ancia informativa como repudio al periclitatiguo régimen. Los empresarios, por su firdo secretismo que tanto aprecian los partiT me propósito de articular presente y futudos del corporativismo. La diafanidad de A al vez la fijación perversa ro, no se dejaron llevar en ningún momentareas y mensajes es entendida como parte que todavía permanece instalada to por lo que tos sociólogos dieron en titude la responsabilidad que tiene la sociedad sea el amor hacia las subvenlar «el desencanto.» y a la que aportan esfuerzos, experiencias y conocimientos. (Muy alejadas quedan de ciones y los subsidios del Estado Los empresarios se enfrentaron a la saesa vertiente informativa necesaria las frezón a un tremendo compromiso con la hiscuentes apariciones de algunos empresarios quier otro, y como la experiencia histórica toria*. tuvieron que organizarse autónomaen los medios sensacionalistas, siempre selo demuestra con largueza, la posibilidad de mente no sólo para defender intereses legíguidos por lectores morbosos y vicarios. Tapromover y alcanzar un mayor desarrollo timos, sino, incluso, para abjurar de pasales apariciones desacreditan sus responsay bienestar colectivos. das incompetencias y para explicar la razón bilidades y dañan sus empresas y a las gende ser de su existencia, !a bondad y la efiComo en todas las naciones desarrollates que en ellas trabajan.) cacia de la concurrencia, la necesidad de indas políticamente y estructuradas económinovación y la urgencia de fórmulas integracamente, los empresarios no se hallan obliProbablemente nuestro país se encuentra doras, todo ello cimentado en las posibiligados a hacer clientelismo electoral, y, en en las últimas curvas en su marcha como dades creadoras de la libre empresa. Había consecuencia, pueden soslayar la tentación Estado moderno, donde los problemas pueque ir más allá de los problemas concretos de la improvisación y la impaciencia. De ahí den y deben resolverse en un ambiente de y acuciantes y mirar con persprectiva haque se aventuren a hacer lo que consideran pacífica convivencia y, por tanto, de mucia lo que intuían o adivinaban en el horiindispensable para cualquier política empretua tolerancia, y donde las nuevas pautas zonte. sarial con vocación de permanencia: indade conducta están inspiradas en unos valogar el futuro y adelantarse a él, prepararres profundos que el mismo proceso de Además, la fundación de asociaciones lo. cambio ha respetado. Lo que, en verdad, empresariales, fuesen o no patronales, surevela la trayectoria de España de 1975 puso el punto de partida de una serie de foNo es difícil comprobar que el «corpus» a 1989 es la acelerada toma de conciencia ros desde los que se comenzaron a explicide ¡deas de los empresarios se caracteriza —tan weberíana— de los españoles —tamlar opiniones económicas y a fijar estratepor esa apertura a lo que viene, por el rebién de los empresarios—. De su posición gias para la acción concreta en defensa de chazo a los inmovilismos pasados y por un en el mundo: ya no existen dos Españas que unos intereses legítimos y adecuadamente compromiso decidido con el momento hispolemizan, sino una sola articulada de moreconocidos en la Constitución de 1978. tórico en que les ha tocado en suerte vivir. do plural que dialoga y convive pacíficaTambién, y por medio de ellas, a lo largo En este sentido, sus ideas circulan y no se mente. de estos doce años los empresarios no han estancan, y como arranque de sus postuladejado de tomar posiciones en relación a dos aceptan el que la empresa es un cuerpo Hay solidaridad de destino común; tammaterias específicas de su diario afán y de vivo que necesita cuidados concretos y adbién de quehacer común tolerante y responofrecer diferentes opciones a los problemas mite reformas periódicas. sable. que han ido saliendo al paso de la econoDel núcleo de ideas básicas de los empremía. sarios se pueden entresacar tres pensamienLuis Maruñún es abogado y colabora en la prensa tos clave: Primero, la empresa como organacional desde hace más de veinte años. Ha sido editorialista y colaborador de la «Tercera Página» nización permanente que aúna esfuerzos y Defensa de las libertades del Diario Madrid. Es autor de una decena de lida ideas, síntesis de colaboración armónibros, Cuentos, novela y ensayo, y ha ganado varios ca, que engloba la exigencia generalizada de Parece clara, por tanto, la vocación de premios literarios y periodísticos. Es eperto en su responsabilidad social y su derivación en asuntos latinoamericanos. los empresarios en defensa de las libertades