Nueva Revista 001 > Continua el fuerte crecimiento económico

Continua el fuerte crecimiento económico

Guillermo Cid Luna

Sobre las medidas que han adoptado las autoridades económicas que han beneficiado al país. Destacan dos elevaciones del coeficiente de la caja de las entidades financieras, del tipo de interés de los préstamos de regulación monetaria.

File: Continua el fuerte crecimiento económico.pdf

Referencia

Guillermo Cid Luna, “Continua el fuerte crecimiento económico,” accessed October 6, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2441.

Dublin Core

Title

Continua el fuerte crecimiento económico

Subject

Para entender España

Description

Sobre las medidas que han adoptado las autoridades económicas que han beneficiado al país. Destacan dos elevaciones del coeficiente de la caja de las entidades financieras, del tipo de interés de los préstamos de regulación monetaria.

Creator

Guillermo Cid Luna

Source

Nueva Revista 001 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Después de varios años de un CONTINUA EL FUERTE crecimiento económico alto y continuado, los nueve primeros meses de 1989 han visto cómo se CRECIMIENTO ECONOMICO prolongaban la tendencia alcista Por Guillermo Cid Luna de los precios y el proceso de deterioro de las cuentas con el exterior, es decir, de las balanzas comercial y corriente, que se consolidó a lo largo de 1988. En 1989, las autoridades económicas han adoptado un conjunto de medidas, básicamente monetarias, entre las que merece la pena destacar dos elevaciones del coeficiente de caja de las entidades financieras, sucesivas elevaciones al alza del tipo de interés de los préstamos de regulación monetaria —hasta situarlos en el 14,5 por 100 desde el 10 por 100 a finales de 1988—, el establecimiento de depósitos previos sin remunerar en el Banco de España para los préstamos exteriores de las empresas españolas, etc. Al mismo tiempo, en el mes de julio, se elevaron hasta el 25 por 100 las retenciones de las rentas de capital mobiliario, se aumentaron los precios de los carburantes, se recortó el gasto público en I 15.000 millones de pesetas y se adelantó el calendario de las recaudaciones a cuenta del Impuesto de Sociedades. centajes de aumento comprendidos entre el ro, como ya hemos dicho, esta moderación Estas últimas medidas de carácter fiscal ¡2 y el 15 por 100; en el que la tasa de se esfuma en los dos últimos años. Por el merecen alguna matización. Por una paraumento del consumo privado oscila entre contrario, en ninguno de ios años comprente, que esa reducción del gasto público no el 4 y el 6 por 100; en el que la correspondidos entre 1980 y hoy se contó con una pollegó a contrarrestar el incremento del misdiente al consumo público no baja en ninlítica de moderación dei gasto público. Al mo que había tenido lugar unos meses angún año del 5 por 100, expresando todos esrevés. Hasta el punto de que en algunos tes, con el fin de compensar a los sueldos tos porcentajes variaciones en términos reaejercicios fiscales el exceso de gasto realiy a tas pensiones del exceso de inflación que les. Ello daba lugar a que en 1988 y en la zado sobre el presupuestado llegó a rondar se registró en 1988; y, por otra, que el imprimera parte del pasado año la demanda el billón de pesetas. Si desde 1985 ha sido pacto más eficaz se produce, de nuevo, por interna, es decir, el consumo más la inverposible que el déficit público descendiese la vía del aumento o del adelantamiento de sión, registrase tasas de aumento, también desde el 7 por 100 dei PIB hasta poco más los ingresos fiscales. La incorporación de en términos reales, comprendidas entre el del 2 por 100 en 1989, ello se debió exclusila peseta al SME limitó automáticamente 6 y el 8 por 100. Si se parte de ta base sovamente a un crecimiento vertiginoso de la la posibilidad de una elevación continuada bradamente comprobada, cualquiera que presión fiscal, en el marco de un sistema tride los tipos de interés, ya que el efecto apresea ¡a óptica que se elija, de que la oferta butario claramente penalizador del ahorro ciador sobre el tipo de cambio de la peseta interna de bienes y servicios es claramente de las personas físicas y con un paréntesis que se derivaría de la misma amenazaba con insuficiente para atender una demanda tan de signo incentivador para ia inversión emque nuestro tipo de cambio excediese los lípresarial, a raíz del paquete de medidas de mites de fluctuación a los que nos habíaBoyer en ia primavera de 1985. mos comprometido tras nuestro ingreso en el Sistema Monetario Europeo. Ante esta Naturalmente, los efectos no se hicieron situación, ¡as autoridades, una vez más, esperar. Después de conseguir que el IPC descargaron prácticamente todo el peso del registrase una tasa de aumento anual ligeajuste económico sobre los responsables del ramente inferior al 4 por 100 en ta primaBanco de España, es decir, sobre la polítivera de 1988 —aunque el incremento de la ca monetaria. Dadas las limitaciones citainflación subyacente nunca descendió del 5 das, al Banco emisor no le quedó más reurante la década por 100—, en julio del mismo año tiene lumedio que recurrir al tosco y primitivo sisgar un rebrote inflacionista del que todapasada, siempre que ha habido tema de racionar el crecimiento del crédito vía somos víctimas. Salta así por los aires necesidad de frenar los precios entidad por entidad, algo que el subgoberla previsión de un aumento de! IPC del 3 nador, Angel Rojo, calificó como de la tío la demanda interna se han por 100 en ese año —se sobrepasa el 5 por pica situación en la que «hay que hacer de 100— y, en el momento de escribir estas líempleado medidas de carácter la necesidad virtud», neas, corremos el riesgo de que el incremenmonetario. Por el contrario, to anua! del pasado año se acerque al 8 por ¿Por qué se llegó a una situación como nunca se contó con una 100. Paralelamente, continúa el empeoraésta? Básicamente, por las siguientes razopolítica de moderación miento de los déficit exteriores y así pasanes. En primer lugar, porque si ya la momos de un pequeño superávit corriente en deración salarial no fue muy ejemplar en del gasto público 1987 a un déficit equivalente al 1 por 100 1988, todavía lo ha sido menos en el año del PIB en 1988 y rondaremos el 3 por 100 que acaba de terminar. Por ello, la renta del PIB en 1989. En otras palabras, de un disponible de las familias —unida a los nuedéficit de esta última balanza inferior a vos ingresos de los varios cientos de miles 2.000 millones de dólares en 1988, pasarede puestos de trabajo netos creados— mos a otro de 11.200 millones de dólares aumentó en una proporción excesiva, danelevada, no tiene nada de extraño que teren el último año de la década que acaba de do lugar a tasas muy elevadas en el creciminasen por aparecer, a mediados de 1988, terminar. Incluso, según la Secretaria de miento del consumo privado. Además de fuertes tensiones alcistas en los precios y que Comercio, ese déficit podría elevarse a los esto, el gastopúblico, como vino sucediense acelerase notablemente el ritmo de dete12.000 millones de dólares en términos de do año tras año a lo largo de la década acrioro del sector exterior; es decir, que se transacciones. tual, creció claramente por encima del P1B consolidase una tendencia aceleradamente en términos nominales, incidiendo así excreciente en la evolución de los déficit coNo se puede ocultar que existen síntomas pansivamente sobre la ya elevada tasa de mercial y corriente. de inflexión en la tendencia creciente tanto crecimiento de la demanda interna. Finalde la demanda interna como del crecimiento mente, y sin ánimo de agotar las matizactoDesequilibrios y ajuste del PIB. En el análisis de la economía esnes, la estructura de un sistema fiscal que pañola durante 1989, efectuado por el BanLa coyuntura económica actual hay que penaliza el ahorro, mediante una presión co de España a finales de noviembre, se poenmarcarla en una afirmación que puede fiscal directa sobre las personas a todas lune de manifiesto la eficacia de las medidas parecer tajante pero que es cierta: en toda ces elevada, no produjo otro efecto que el de racionamiento del crédito que dieron lu¡a década pasada siempre que ha habido nede incrementar la propensión al consumo. gar a caídas muy fuertes tanto en las tasas cesidad de reducir los precios o de frenar A ello se debería añadir que el comportade crecimiento del mismo como en las reun excesivo crecimiento de la demanda inmiento del sector público fue especialmenlativas al crecimiento de la cantidad de diterna, el grueso de las medidas adoptadas te expansivo en la primera parte de 1989. nero —ALP— desde que entraron en vigor fue de carácter monetario. Las medidas moen agosto último. El informe señala tamnetarias se vieron acompañadas hasta 1986 Todo esto sucede en un contexto en e! que bién que los datos del tercer trimestre del —especialmente desde 1984— por una pola tasa de inversión de la economía se muepasado año apuntan hacia una desaceleralítica de moderación salarial muy eficaz; peve por tercer año consecutivo en unos porpolítica de racionamiento crediticio tan duPRINCIPALES AGREGADOS MACROECONOMICOS (a) ra como la que estamos viviendo terminaI asa de variación real rá por enfriar la economía, reduciendo la demanda interna y, consecuentemente, la 1987 1988 1989 <p) 1990 <d> 1986 tasa de crecimiento del Producto Interior 5,8 4,0 3.5 5,5 5,5 Consumo privado Bruto. Lógicamente, también debería ter8,7 5,7 4,6 4.8 — Consumo publico minar por frenar el proceso inRacionista y 14,7 17,3 14,8 13,7 9,9 Formación bruta de capital la acelerada tendencia al deterioro de las ba14,6 14,2 13,2 — 10,0 Capital fijo lanzas comercial y corriente. Pero lo difí10.0 14.0 14.0 6,5 — Construcción cil es saber cuándo va a suceder esto. En 15,0 15,8 24,1 12,0 — Bienes de equipo este momento, todavía se ignora en qué 6.4 10,0 16,2 12,0 — Otros porcentaje va a crecer el gasto público en — 0,9 0.7 0.3 0.3 Variación de existencias tb) el año actual. Tampoco se puede conocer 5,1 8.5 7,8 5,3 Demanda nacional 7,3 el efecto sobre el consumo privado de la 7,2 4,6 5,4 5,9 1,3 Exportaciones de bienes y servicios mayor renta disponible de las familias, que 8,9 5,3 8,0 7,5 Demanda tina) se derivará de la revisión de los salarios, de 17,1 16,5 20,4 19,0 10,5 Importaciones de bienes y servicios los sueidos y de las pensiones, para adecuar3,3 5,5 5,3 4,8 4,0 Produelo interior bruto los a la lasa de inflación del pasado año, PRO MEMORIA: claramente superior a la prevista cuando . 10,9 6,0 6,4 6,1 De fiador del P1B esos ingresos se negociaron o se fijaron; se — 8,8 5,3 6.5 Indice precios consumo <c) 4,8 ignora también el efecto de los aumentos 1,7 0,1 — 1,1 — 3,0 — % saldo lorrienlePIB en convenio colectivo de los salarios para ta) Anos 1986 y 1987, base 1980. Años 1988 y 1989. base año anterior, (b) Aportación al crecimiento ¡990; y, finalmente, tampoco se saben las del PIB, (c) Tasas medias anuales, (p) Previsiones, fuentes: INE y BE. (d) fuente: Previsiones Corepercusiones de los 250.000 millones de pemisión CEE. setas a que ascenderá, aproximadamente, la devolución de las declaraciones de renta ción de la demanda interna; sin embargo, de 1988 con cuotas negativas. Lo que está varios indicadores económicos señalan que claro es que vamos a seguir con una polítiesa desaceleración de la demanda no se haca monetaria restrictiva y con tipos de inbía transmitido todavía en el mes de octuterés elevados. v bre a la actividad productiva interna. En ese f amos a seguir sentido apuntaban los incrementos mensuaSí se sabe, desgraciadamente, que vamos funcionando con un sistema les del IPC y, en parte, las elevadas cifras a seguir funcionando con un sistema fiscal de importación registradas en los meses de fiscal de ingresos que penaliza de ingresos que penaliza el ahorro y fomenoctubre y de noviembre. De todas formas, ta el consumo; y con una política económica el ahorro y fomenta el consumo; aunque los aumentos de las compras en el socialista obsesionada por mantener un secy con una política económica exterior en esos dos meses fueron muy fuertor público que sea capaz de atender en un tes, todavía parece posible esperar una dissocialista obsesionada por porcentaje muy elevado —aunque nadie saminución de las tasas de aumento de las imbe cómo se van a poder financiar— los sermantener un sector público portaciones de bienes de equipo y de bievicios de la Seguridad Social, tanto en el caque sea capaz de atender en nes de consumo, en relación con las regisso de las prestaciones sanitarias como en el tradas en el primer semestre de 1989, un porcentaje muy elevado de las económicas, y los de educación. Y todo ello ignorando —el caso de los costes de —aunque nadie sabe cómo se Demasiado matrículas universitarias es paradigmátivan a financiar— los servicios para la política monetaria co— lo que realmente cuestan esos servide ta Seguridad Social. Es indudable que, antes o después, una cios. En resumen, una política económica en la que por condicionamientos ideológiCUADRO MACROECONOMICO 1989 (PERFIL SEMESTRAL) cos continúa considerándose menor de edad a la sociedad civil. Para 1990 las únicas preTasas (a) visiones macroeconómicas cuantificadas £>89 891 8911 i990 ib) SiLL 4.0 son las que figuran en el cuadro adjunto, 5,0 6.8 4,0 5.5 1. Consumo privado nacional 4,8 4.8 4,8 4,8 elaboradas por la Comisión de la CE, y, 2. Consumí) público 14,0 9.9 14,0 14,0 14,0 aunque no esté oficialmente confirmado, 3. Construcción 9.9 13,2 13,5 9,4 12,0 4. Bienes de equipo que pretende reducirse la tasa de crecimien(0,4) (0,4) (0,1) (0,3) 9.9 5. Variación de existencias Uporl.l to de la cantidad de dinero a un porcen8,4 5,9 7.3 5.3 7,1 6. DEMANDA NACIONAL taje situado en torno al 9 por 100. Lo di6,7 5,5 4,5 5.4 1,0 7, Etporlac. de bienes y servicios cho, más restricción monetaria y, has19,0 22,3 8,0 17,1 10,5 8. Importar, de bienes v servicios ta donde lo permitan nuestras obligaciones 9, PRODUCTO INTERIOR BRUTO de tipo de cambio en el SME, intereses ele5,0 4,8 4.8 4,0 4,6 A PRECIOS DE MERCADO vados. 7.9 6,9 7,0 5,3 10. DEMANDA FINAL (6 7> deses t acio na li zad as. (a) Tasas sobre el semestre precedente, elevadas a anual, Guillermo Cid Luna es licenciado en Derecho, Pifuente: Banco de España. loso fía y Periodismo. Actualmente es director de Inib) fuente: Previsiones Comisión CEE. formación del Instituto de Estudios Económicos. LA INVESTIDURA DE CALVO SOTELO Por Luis Miguel Enciso Recio Acabamos de presenciar una Felipe González ha accedido, último presidente del Ejecutivo nueva investidura. En medio de por tercera vez, a la presidencia perteneciente a UCD. Dejando de un ambiente de palpable del Gobierno. La circunstancia lado los factores extraordinarios desencanto, y con una es propicia para echar la vista que concurrieron en ella, el atmósfera caldeada por atrás, y evocar una experiencia lector avisado captará motivos y irregularidades electorales, semejante: la toma de poder del argumentos que se repiten. Leopoldo CalvoSotelo e$ aclamado por los parlamentarios después de obtener la mayoría absoluta. La investidura de CalvoSotelo ha pasado a la historia con rasgos de dramático contraste. El discurso del candidato a la aspiraba a ser la expresión de tres mensaotro del mismo partido evidenciaba contipresidencia del Gobierno y el debate, duro jes: la normalidad, la continuidad y la efinuidad. «La sustitución, explicaba Calvodebate, que siguió constituyeron un aldacacia. Sotelo, se produce... en la continuidad pobonazo para la conciencia de los políticos «Un cambio en la presidencia del Gobierlítica, y en la continuidad política he de gode la sociedad y un estimulante ejercicio de no —dijo el candidato— es un hecho norbernar yo si obtengo la investidura. Pero democracia. La traumática interrupción de mal en los regímenes parlamentarios». «Eshe de decir inmediatamente... que sé cómo la votación parlamentaria, el 23 de febrete cambio llega exactamente cuando atraesta Cámara —y en ella, en primer lugar, ro, y la fallida intentona de golpe de Estavesamos el ecuador temporal de la legislalos representantes del partido del Gobierdo devolvieron, por breve tiempo, a los estura. No hay tras el hecho de la sustitución, no— pide un rumbo nuevo para la nave del pañoles a los duros ejemplos de falta de resuna nueva aritmética parlamentaria, que Estado, Yo soy sensible a este hecho polípeto a la voluntad popular y subversión responde hoy, como ayer, al veredicto de tico y anuncio desde ahora que, si obtengo frente a la autoridad legítima. las urnas en 1979». Todo lo que había ocula confianza del Congreso de los Diputados, rrido, lo que estaba ocurriendo, entraba en dirigiré mi Gobierno en la continuidad, peEl discurso de investidura de CalvoSola lógica del sistema. ro desde luego sin la inercia de la continuatelo, cuya envoltura formal constituyó un ción». En esa línea se explica otra imporejemplo de buena oratoria parlamentaria, El tránsito de un presidente de UCD a y distintivo que nos proponemos acrecencreación de nuevas industrias y estimule la tante afirmación: «hoy propongo a sus Setar: nuestra relación estrecha con los paíutilización de nuevas tecnologías. La pequeñorías la formación de un Gobierno inteses iberoamericanos.» ña y mediana empresa deben jugar un pagrado por hombres de mi partido». pel esencial a este respecto». Establecidas las grandes líneas de la poEl último, y más esperanzador, mensaje lítica europea, cuyos hitos fundamentales No olvidaba CalvoSotelo la importanera el de la eficacia. Se hacía imprescindieran la presencia en el Consejo de Europa cia sustancial de la agricultura. Aparte meble un «cambio en la manera de gobernar», y la «integración en el Mercado Común», didas concretas, que puntualizaba, declarasin perder la continuidad. Para ello, se ofrehabía que atender a otros cuantos probleba: «La política agraria se planteará con cían algunas metas prioritarias, a las que mas básicos: la vinculación con Portugal, una referencia permanente a las Comunipodrían añadirse ampliaciones o precisiolas relaciones con Francia, la aplicación dades Europeas. Ninguna medida, ningún nes durante el debate. «paulatina y convenida de la Declaración paso que se de en este sector podrá descoEl primer foco de atención era la econode Lisboa» y la política árabe y africana. nocer el marco europeo... Las reformas esmía. No cabía negar la gravedad real de la tructurales se dirigirán, en consecuencia, a Un énfasis particular puso CalvoSotelo situación y se conocían, en lo fundamenmejorar las posibilidades de competencia de en las relaciones con Estados Unidos y la tal, las causas: base energética pobre, crilos sectores hoy en desventaja respecto a la Alianza Atlántica. sis industrial, instituciones económicas inaComunidad, y la política de precios y subNo debía existir, a su juicio, un dilema decuadas para administrar adecuadamenvenciones se ordenará teniendo en cuenta EuropaUSA: por el contrario, «era oblite los recursos, defectuoso cuadro de relala estructura de precios relativos en Eurogado buscar una relación equilibrada de ciones laborales, falta de conciencia ciudapa». cooperación y solidaridad, definiendo los dana sobre la gravedad de los problemas. espacios de convergencia y acotando los En conjunto, el futuro presidente conceLa búsqueda de soluciones exigía polapuntos en los que Europa... puede actuar día la mayor importancia al sistema de ecorizar la atención en determinadas cuestiopor si sola». El Gobierno de UCD se pronomía de mercado, pero interpretaba que nes. ponía participar, previa consulta con todos «una mayor libertad económica no es inUna de ellas era la política energética palos grupos parlamentarios, en la Alianza compatible —y menos aún en tiempo de ra la que se requerían tres decisiones urgenAtlántica, en el momento y con las condicrisis— con una racionalización de la actuates: «pagar los precios reales que corresponciones y modalidades adecuadas. La decición del Estado». den a la escasez de energía, rechazando las sión de «marchar hacia la accesión a la primas al consumo»; «ajustar la oferta Alianza Atlántica», «cuestión a dilucidar Política exterior energética del país a los recursos de que se entre españoles», sin vetos de otros países, La articulación de la política exterior es disponía» y «contar con los medios preci«responde a una coherencia —decía Calvoclara y coherente en el programa del cansos para que la acción estatal... asegurase Sotelo— con nuestra concepción general de didato. una política de abastecimientos y se aprola política española, pero, ante todo, a una Ante todo, los fundamentos: «Primero: vechasen de una manera más racional tonecesidad defensiva y de seguridad.» seguridad y defensa nacionales. Segundo: das las posibilidades del Estado». cooperación eficaz para la salvaguardia de La posición atlantista obliga a consideEra preciso también crear empleo. Para los valores éticos y espirituales... Tercero: rar la relación bilateral con Estados Unidos ello, no bastaba con la inversión pública, defensa específica de los intereses españodesde una perspectiva nueva. Esta relación sino que era necesario dar cuerpo a las conles, tanto individuales como colectivos.» bilateral podría resultar más útil y ventadiciones idóneas para facilitar el incremento Sobre la base de estos objetivos, ¿cuáles josa en cuanto a los intercambios logisticos, de la inversión privada. Tan esencial proeran las líneas de acción? tecnológicos, culturales y económicos y la pósito no sería posible sin «aproximar nues«El esfuerzo principal» —afirma C. Socolaboración militar. tro marco laboral y la financiación de nuestelo— se encaminará a conseguir para nuesPor lo demás, España no regatearía estra Seguridad Social a los modelos eurotro país una definición de política europea, fuerzos en pro de la paz en la Conferencia peos», Se postulaban, además, un diálogo democrática y occidental, clara e irreverside Seguridad y Cooperación en Europa y con las fuerzas económicas y sociales y unas ble, lejos de sueños que puedan delatar una el Consejo de Seguridad de la ONU. medidas a corto plazo. tentación aislacionista respecto al marco ocParticular relieve poseía también la poA más de estimular el empleo, era oblicidental. Esta afirmación europea ha de velítica autonómica, «UCD, recordaba Calvogado no olvidar los «dos equilibrios de la nir acompañada de un componente esencial Sotelo, ha contribuido de manera decieconomía»: el «interno de los precios y el siva a que el principio autonómico, como exterior de la balanza de pagos». De ahí que principio básico de la organización del Esse hiciera necesario «continuar con polítitado, se inscriba en nuestro texto fundacas monetarias rigurosas», «intensificar el mental y lo ha traducido luego en realidacontrol de los gastos corrientes y del défiF des operativas.» Sobre la base de esos precit público» y «aplicar con eficacia la resupuestos el candidato se proponía «cumM.—J l fallido golpe de Estado forma fiscal, sin ahogar los beneficios ni el plir y aplicar lealmente, diligentemente, los ahorro». del 23F fue un aldabonazo Estatutos catalán y vasco, así como poner También consideraba necesaria el futupara las fuerzas políticas. en marcha sin tardanza los de Galicia y Anro presidente una nueva política para la inProbablemente, en otras dalucía, ya desbloqueados, y... poner en dustria, basada en la reconversión indusmarcha todo el proceso autonómico restancircunstancias, CalvoSotelo no trial. La política «de reconversión», precite... (así como) el mejoramiento del Fuero saba, «se complementará con una estratehubiera logrado una votación Navarro. «Pero la construcción autonómica gia industrial que, a la vista de la integratan lucida incluye a! Estado mismo... que es pieza ción en Europa, permita aumentar la proesencial del propio sistema autonómico.» ductividad, afiance las posibilidades de dad, sus intervenciones, y dejó constancia de un gran temple, innegables facultades expositivas y contundencia dialéctica. Pese a que, en general, venció y convenció, la votación, efectuada el 20 de febrero, no arrojó mayoría absoluta: 169 votos favorables al candidato, 158 en contra y 17 abstenciones. De acuerdo con el art. 99 de la Constitución, debía realizarse una nueva votación —para la que bastaba mayoría simple— 48 horas después. Asonada militar Los diputados, senadores, invitados y periodistas presentes en el Congreso de los Diputados, el 23 de febrero, salvo quizá algunas excepciones, no podíamos suponer que la preceptiva segunda votación iba a ser suspendida por una asonada militar. Nadie, de los allí presentes, podemos olvidar la algarabía ensordecedora que se produjo en el hemiciclo en el momento en que el secretario, Víctor Carrascal, llamó, para que votase, al diputado Núñez Encabo. El pintoresco teniente coronel Tejero y los insurrectos que le acompañaban irrumpieron, sin que mediara gran resistencia, en el hemiciclo, y sorprendieron a todos con sus tiros iniciales, la posterior amenaza muda Tejero asaltó el Congreso de los Diputados en una acción insólita, cuya imagen dio la vuelta al mundo. de las metralletas y la chabacanería, salvo llar hacía referencia a un punto conocido, excepciones, de su conducta. A la sensación «Especialmente sensible será —advertía— y especialmente valorado, por el candidade estupor e indignación de los primeros a la preservación del principio de la unidad to: La Administración Pública. Después de momentos, esmaltados por la gallardía de económica de España», al tiempo que proexaltar las virtudes mal compensadas por Suárez y las afrentas al general Gutiérrez metía «robustecer la autonomía y las hasucesivos Gobiernos del funcionario públiMellado y a varios líderes de partidos, siciendas de Ayuntamientos y Diputaciones, co, concretaba de modo sucinto el presenguió la declaración de principios: esperábaen un esfuerzo coordinado de solidaridad.» te y el futuro de la Administración. «La mos a una personalidad, «por supuesto mi«Un autonomismo fuerte, concluía, en un Constitución —decía— exige que los funlitar», que nos informaría sobre la nueva Estado fuerte: esa podría ser la cifra final cionarios públicos se rijan por un régimen situación creada y las soluciones adoptadas. de la política que estaría dispuesto a desaestatutario. La revisión de este régimen deLas largas horas de cautiverio del Gobierrrollar desde el Gobierno.» be hacerse en concierto con todas tas Adno y ¡os parlamentarios tomó un giro preoOtra cuestión acuciante era la seguridad ministraciones Públicas y con las organizacupante en ta madrugada, cuando Tejero ciudadana. La seguridad, afirmaba, es «una ciones profesionales y sindicatos de funcioanunció que, para evitar los efectos de precondición básica, social y real, de un réginarios. El nuevo régimen de la Función Púsuntos cortes de luz, se disponía a utilizar men de libertad política.» Dos enemigos blica deberá ser el resultado de un amplio velas, que sus colaboradores habían enconfundamentales tenía la seguridad: la delinconcierto y tendrá una vocación de permatrado en el edificio del Congreso, y la bocuencia, y especialmente ta juvenil, que, por nencia en el tiempo.» rra de una bella sillería isabelina. Mucho primera vez desde hacía tiempo, tendía a antes, Tejero había anunciado que diversas disminuir en 1980, y el terrorismo. Una y El bien trabado discurso, para cuya reCapitanías se habían sumado al levantaotra requerían un tratamiento cuidadoso. dacción el candidato contó con la ayuda de miento y que había sido nombrado jefe de La Ley de Protección de Menores y una esun excelente grupo de colaboradores, encaGobierno el General Miláns de! Bosch, trategia de prevención, social y política del bezado por Matías Rodríguez Inciarte y delito, junto con las medidas penales, deLuis Sánchez Merlo, era, tal como CalvoA la preocupación sucedería la esperanbían alcanzar la lucha contra la delincuenSotelo pretendiera, un cauce abierto a la efiza. En las primeras horas de la mañana, cia. Para el terrorismo, «el gran problema», cacia. Muchos parlamentarios —aun con Fraga descendió desde su escaño para pereconocía, «que pone en riesgo la propia las naturales reservas o confrontacionesdir ta liberación de todos, y a esa petición realidad del Estado», se postulaban «una así lo reconocieron, y lo mismo un amplio siguieron gestos valerosos de Iñigo Cavero, actuación política», «una actuación legal», sector de la prensa y de la opinión pública. Fernando Alvarez de Miranda y otros. «una actuación policial», una «política diMientras los parlamentarios, en pie, gritaSin embargo, el preceptivo debate posrigida a evitar.,, que la violencia y la irraban «viva la democracia», los insurrectos, terior fue duro, y, a veces, como en el encionalidad puedan alcanzar a la acción de perplejos y nerviosos, amenazaban con las frentamiento de CalvoSotelo con Carrillo, los servidores del Estado». metralletas. muy enérgico. El candidato midió, con una diversificada gama de tono e intencionaliEra ta antesala del final. Al tiempo que El último punto del programa a desarrolos transistores nos informaban de todo lo formación de un gobierno de coalición, que que iba sucediendo fuera del hemiciclo, un muy bien puede presidir el señor Calvonúcleo no pequeño de guardias civiles conSotelo—, permitiría, con un respaldo en los fraternizaban con los parlamentarios o deescaños de la Cámara seguro y confortable, cidían entregarse a la autoridad legítima. En superar el tremendo reto implícito en el seguida vino la liberación. Primero, salie«golpazo» y cubrir dos objetivos; la necej^J a vuelta al consenso —que ron las diputadas presentes —salvo alguna sidad de liquidar la conspiración abortada, conducía, a la larga, a un excepción—; luego, y ya bajo la serena dihasta sus últimas raíces, y de afianzar la debilitamiento de los partidosrección del presidente Lavilla, los diputa«conciencia democrática» de las Fuerzas dos y senadores. A la puerta esperaba, sonArmadas. Esa nueva forma de «consenso» favorecía a los socialistas, pero riente, uno de los principales implicados: el es ¡a réplica «integradora» a la enloquecino era imprescindible para general Alfonso Armada. da llamada a la guerra civil que el golpe del consolidar el sistema, sobre todo día 23 supuso: la formulación de tal répliSi he descrito con tres pinceladas —el essi se tenía asegurado un cierto ca no puede ser obra de un sólo partido. Potupor y la indignación, la preocupación y cos días antes, Guillermo Luca de Tena pela esperanza— lo que algunos vivimos y toapoyo tácito de las fuerzas día, desde ías páginas de ABC, un «gobierdo el mundo conoce, a través de la televipolíticas para las grandes no de fuertes personalidades», con ucedissión, la radio, las descripciones de los procuestiones de Estado tas, socialistas, catalanes y vascos, y contagonistas y los análisis de periodistas y escluía: «No parece pensable que el Gabinetudiosos, no es por ofrecer una perspectite recién formado sea sino un equipo para va nueva, sino para dar testimonio de un a qué atenerse respecto a la actitud de su despachar los asuntos corrientes, mientras acontecimiento de singular importancia. jefe supremo. Tal actitud se expresó taxaque en unas semanas se articula una gran No es del caso tampoco dedicar un apuntivamente en el memorable mensaje televipolítica y un gran Gobierno». Pero Calvo te interpretativo al «incalificable golpe de sivo: «La Corona, símbolo de la permanenSotelo prefirió gobernar con su partido. A fuerza de Tejero», ni a su génesis, significia y unidad de la patria, no puede tolerar, no pocos extrañó que no cambiara el Gacado y consecuencias, analizados en una bien forma alguna, acciones o actitudes de binete, parcialmente desgastado, pero quibliografía todavía insuficiente. «Afortunapersonas que pretenden interrumpir por la zá trató de concordar voluntades dentro del damente», ha descrito un buen conocedor fuerza el proceso democrático que la Conscentrismo. Por otra parte, el criterio impede los pronunciamientos, «el doble golpe» titución, votada por el pueblo español, derante en las filas de UCD, y en ellas tenía —el descargado en el Congreso de los Diterminó en su día a través de referéndum». que apoyarse, era contrario a la experienputados y el que inmediatamente vino a rescia de gobiernos de coalición, poco eficaz, paldarlo, desde la Capitanía General de VaGobierno de UCD salvo excepciones, en el pasado. La vuelta lencia y desde la descubierta iniciativa del al consenso —que conducta, a la larga, a general Armada— se embotó en la enérgiLa investidura de Calvo Sotelo no tuvo un debilitamiento de los partidos— favoca resolución del Rey. No me cabe duda de más historia, si se exceptúa un excelente disrecía a los socialistas, pero no era impresque los dos nombres —Miláns y Armada—, curso institucional de Landelino Lavilla. La cindible para consolidar el sistema, sobre surgidos en la cota del «iceberg» reacciovotación del 25 de febrero proporcionó al todo si se tenía asegurado, como se tenía, nario, obedecían a una táctica muy clara: candidato la mayoría absoluta: 186 votos un cierto apoyo tácito de las fuerzas polítirevestir la conspiración —desde luego, mufavorables —UCD, Minoría Catalana y cas para las grandes cuestiones de Estado. cho más amplia de lo que algunos creen— Coalición Democrática— frente a 158 desMenos explicable resulta la renuncia a ciercon la apariencia que podía brindar el vínfavorables. tos pactos de legislatura. A fin de cuentas, culo de amistad hasta entonces mantenida El 23F fue un aldabonazo para las fuerno cabe negar que un Gobierno y un partientre esas dos figuras de la milicia y el prozas políticas. Probablemente, en otras cirdo sin renovar contaban con serias dificulpio Monarca. Se pretendía arrastrar la vocunstancias, Calvo Sotelo no hubiera logratades para hacer frente al desafio que tenían luntad de Don Juan Carlos «desde» el redo una votación tan lucida. La advertenante si. querimiento de dos hombres de confianza, cia del Rey a los parlamentarios recién liy, simultáneamente, «convencer» a las diberados —«vivimos graves momentos», diLa fortuna, y los errores de ciertos diriversas Capitanías Generales y autoridades jo, «y se hace necesaria la unión sincera»— gentes, no favorecieron a UCD. Sin embardel Ejército de que, tras ellos —tras Miláns no cayó en saco roto. Las manifestaciones go, mal que les pese a algunos, el estilo de y Armada—, estaba, efectivamente, la inicelebradas en todo el país, y, singularmengobernar y la mayor parte de los postulaciativa real. La respuesta del Monarca echó te, la multitudinaria de Madrid, acreditados de la formación que hizo posible la «alpor tierra todos estos cálculos. Rearticuló ron el apoyo del pueblo al sistema, y la neta Transición» no pueden echarse en saco inmediatamente la fortaleza democrática cesidad de un concierto de voluntades paroto. La alta cualificiación de muchos de amenazada: en el campo militar, a través ra evitar cualquier intento de desestabilizasus políticos, la responsabilidad histórica de la Junta de Jefes de Alto Estado Mayor; ción. La oposición, sobre todo la oposición del partido y el aroma de respeto a las lien el campo civil, organizando un «Gobiersocialista, cesó en su actitud de hostigabertades emanado de su forma de actuar sino paralelo», con los subsecretarios de los miento, en cierto grado facilitada por el guen teniendo plena vigencia. diversos Departamentos, y depositando la «doble juego» de varios miembros del cenconfianza en un Parlamento de urgencia, trismo, e inició una tregua dialogante. t.ttis Miguel hnciso Recio es catedrático de Historeunido en el Senado. El propio Rey, perria Moderna de la Universidad Complutense de MaA algunos les pareció un momento prosonalmente, o a través del general Gabeidrid y director del departamento correspondiente picio para establecer un gabinete de coalien dicho centro. Ha sido vicerrector de la Univerras, lanzó las órdenes precisas a los manción. «El consenso —escribía C. Seco el 4 sidad de Vailadolid. tue presidente y portavoz del dos aún no implicados para que supieran grupo de UCD en e! Senado. de marzo—, bajo una forma nueva —la