Nueva Revista 001 > La URSS y America Latina. Una relación en vías de desarrollo

La URSS y America Latina. Una relación en vías de desarrollo

Eusebio Mujal-León

Sobre la expansión de los intereses de la URSS en América Latina, desde los años 70 hasta hoy. La relación entre Gorbachov y Castro. La elaboración de una política exterior más dinámica y más impredecible. La crisis de los misiles.

File: La URSS y America Latina. Una relación en vías de desarrollo.pdf

Referencia

Eusebio Mujal-León, “La URSS y America Latina. Una relación en vías de desarrollo,” accessed September 19, 2018, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2430.

Dublin Core

Title

La URSS y America Latina. Una relación en vías de desarrollo

Subject

Ensayos

Description

Sobre la expansión de los intereses de la URSS en América Latina, desde los años 70 hasta hoy. La relación entre Gorbachov y Castro. La elaboración de una política exterior más dinámica y más impredecible. La crisis de los misiles.

Creator

Eusebio Mujal-León

Source

Nueva Revista 001 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

tomar posiciones en esta nueva zona franca. Es preciso notar que a ta hora de eiaboLa meditación «de Europa dubia» está aún rar su estrategia, calibrar el énfasis en el uso por hacer. de distintos instrumentos, y elegir sus tácticas en América Latina, la Unión Soviética Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón es doctor en De ha distinguido Con bastante precisión entre recho, formado en Madrid, Oxford. Lovaina y París. Le ^tintaí; ÁrM<; <j «ính rpninnpe; Fn un oxtrptrado del Consejo de Estado. Secretarlo general tócni distintas areas y SuDregiones. tn un extre codel Ministerio de Justicia, colaboró muy activamen mo se UDIca SU estrecna relación con UUoa, te en la primera amnistía de 1976, en la Ley para la Re país situado en una zona de importancia esforma Política y en la primera Normativa Electoral De tratégíca para SU rival estadounidense, y CUmocrática. Diputado de UCDde 1977 a 1981 y de APde yQ ,¡der s¡empre ha mantenido unas ambí1982 a la actualidad, fue uno de los siete padres de la • • ,,„ __ ... Constitución y ha sido portavoz en el Congreso de los Cl0nes de protagonismo, ya no continental Diputados tanto del partido del Gobierno (UCD) como sino global. Despues de un periodo de fuerde la oposición (Alianza Popular). Estudioso del dere tes tensiones durante los años 60, las reíactioconstitucional y las relaciones internacionales, ha ciones soviéticocubanas se consolidaron ^tre 1970 y 1985, aumentando la convergendel Partido popular. cia eníre sus políticas y convirtiéndose la ISla en pleno miembro del bloque a través de su colaboración militar y participación en los esquemas del Consejo de Asistencia Mutua Económica (CAME). Esta integración le permitió a Fidel Castro reclamar también una LA URSS relación especial de seguridad con la Unión Soviética, recibir asistencia económica y subsidios masivos, y obtener un reconociY AMERICA miento especial por sus actividades «ínternacionalistas» en Africa y el Cercano Oriente. Por otra parte, el proceso de acercamiento soviéticocubano durante este período LATINA: también redujo el espacio de maniobra política de Cuba y pavimentó el camino para el ejercicio de una más activa influencia por UNA RELACION parte de la URSS en las decisiones econóhkb mm m m micas cubanas y en aquellas relacionadas FN yin V con su política exterior. Siendo innegable * que |a economía cubana está en casi perma_ _ _ • 4b, neníe crisis y que no puede sobrevivir sin la BESAkHCjI_UJ masiva infusión de ayuda soviética, tampohBAr co es sorprendente que Cuba se haya visto obligada a aceptar dentro del CAME un paPor Eusebio MujnlLeón peí relegado de productor agrícola y exportador de bienes primarios, en particular de OS últimos 30 años han presenciado azúcar y níquel. La crónica incapacidad ecouna lenta pero sostenida expansión de nómica cubana a su vez ha afectado la poliIlos intereses, presencia y en cierto mo tica exterior de este país con respecto a Lado también influencia de la Unión Soviética tinoamérica, contribuyendo a su mayor moen América Latina. Desde los años 70 ha sí deración en los años 80 y dándole impulso do en Centroaméríca y en la Cuenca del Ca al esfuerzo de reestablecer relaciones diploribe donde los acontecimientos han alimen máticas y comerciales con un conjunto de tado una intensa controversia y debate acer países, cuyos líderes y gobiernos eran basca de este proceso, pero tal como indican ta hace poco vituperados, las aperturas diplomáticas y comerciales de Consciente del alto costo económico que la URSS con respecto a países tales como le representa su apoyo a Cuba y deseosa de Argentina. Brasil y México, la amplitud y pro librarse de por lo menos una parte de esa fundidad de estas iniciativas se han exten carga, en los últimos años la URSS ha alentído a lo largo de todo el continente, tado a Fidel Castro a que adopte no solaamistad o defensa y negándose, a pesar de mente una línea más conciliadora de cara insistentes esfuerzos por parle de Managua, a Latinoamérica sino a que busque una ciera ta incorporación de Nicaragua en el CAME. ta normalización de las relaciones con EE.UU., con objeto de paliar algunos de sus Desenlace más acuciantes problemas económicos. Por otra parte, este último imperativo choca con de la crisis nicaragüense la necesidad que tiene el régimen cubano de alentarei antiamericanismo para legitimarHabiendo superado el desafío politico y se y, a la vez, mantener la constante movilimilitar presentado por la administración zación política que ha senido como una pieReagan, los sandinistas en Nicaragua se enza fundamental del proceso de «rectificacuentran ante una importante disyuntiva, ya ción» durante los años 80. No obstante esque tienen que darle respuesta a los probleCastro recibió a Gorbatas contradicciones y dentro de los limites mas de una economía que se desmorona ráchov con todos los honoimpuestos por la tensión en el Caribe y Cenpidamente y sufre tasas de inflación que sures durante la visita del troamérica, sí es cierto que el Gobierno cuperan los 20.000 por 100 al año. Es posible líder soviético a Cuba, en bano ha buscado en la ultima década una que la resolución de la crisis nicaragüense, normalización —siempre «controlada» y ésa fue la lección del éxodo del Mariel en 1979— de sus relaciones con los Estados Unidos. Dentro de este esquema, pero también representando un claro esfuerzo por parte del Gobierno cubano de salir airoso ante cualquier posible información incriminatoria con respecto al narcotráfico que pudiera surgir de varios procesos judiciales en EE. UU. que ya estaban en curso, se ubica el proceso contra el general Arnaldo Ochoa y varios otros ex altos cargos del Gobierno y las Fuerzas Armadas cubanas por participación en el mismo narcotráfico. Fidel Castro ha pagado un alto precio político con estos procesos ya que, al margen de evidentes corrupciones, parece abril de 1989. Pero las a su vez ligada a negociaciones que llevan existir un claro ajuste de cuentas políticas, discrepancias entre ambos las dos superpotências con respecto a varelacionadas a su vez con la ya vislumbrapronto quedaron en evirios conflictos regionales, vea su desenlace da era postcastrista. dencia. definitivo después de las elecciones de febrero de 1990. No se puede dudar que la relación mantenida por la URSS con Cuba es muy distinOtro elemento clave de la política soviétita a la que ha tenido y tiene con cualquier ca hacia América Latina ha sido el intento otro país latinoamericano. En el caso de Nide extender las relaciones diplomáticas y caragua, país cuyos gobernantes sandiniseconómicas interestatales con los países tas han recibido apoyos económicos y prodel hemisferio que tienen un cierto nivel de visión de material bélico, que solamente en desarrollo capitalista y posibilidades comer1988 ascendieron a más de 500 millones de ciales tales como Argentina, Brasil, México, dólares, la URSS se ha cuidado de no busVenezuela y (en su momento) Perú. Estos carse un nuevo cliente, mostrándose reacio son países cuyas estructuras políticas han tanto a cualquier compromiso estratégicodemostrado ser relativamente estables, y en militar como sería la firma de un tratado de donde las posibilidades de evolución o revolución política se ven condicionados por ral del PCUS entre 198284) se había referila fragmentación y debilidad organizativa de do abiertamente a las necesidades del de!a izquierda y por su endeble penetración en sarrollo interno y a las limitaciones con que !a sociedad. Estos países son o pueden ser se enfrentaba la URSS para proveer ayuda «regional influentíals»: es decir sus recursos para sus aliados y clientes. Pero sólo bay ambiciones regionales y subregionales jo Gorbachov ha sido el balance planteado pueden alimentar potenciales disputas con sin ambigüedades («Los años de estancalos EE. ÜU. y, además, sus opciones en pomiento (de la era Brezhnev) llevaron al país lítica exterior podrían repercutir e impulsar al borde de una crisis económica» declaraparecidas iniciativas en países cercanos coban las Tesis presentadas a la XIX Conferenmo serían, por ejemplo, Bolivia, Ecuador y cia del PCUS en junio de 1988), (1), y la urUruguay, gencia de reformas económicas ha sido claramente asociada a la necesidad de un enLa expansión de las relaciones económifoque de política exterior basado en «un ticas con esos países más grandes ha ocupo de relaciones internacionales sustancialpado un lugar prominente en la agenda somente diferentes». (2). viética durante los años 80. Hasta el día de hoy. sin embargo, los intercambios no han El novoe myshlenie (nuevo pensamiento) estado a la altura de las expectativas o essoviético en materia de política exterior tieperanzas, y ía Unión Soviética ha tenido que ne varios fundamentos. En lo económico imsoportar grandes déficits comerciales a fin plica un abandono de la autarquía, la modide mantener una todavía endeble presencia ficación del esquema hasta ahora imperanUna manifestación de eseconómica. En una nota más positiva, ha site de la autonomía y capacidad económica ta voluntad de cambio ha do con este tipo de países que el comercio del modelo estadonación, y la adopción cosido ta elaboración de una soviético con América Latina —que de 1960 mo meta de una integración controlada por política exterior más dináa 1987 creció de 60 millones a 2.500 milloél al sistema económico internacional. El mica y, en cierto modo, nes de rublos— se ha concentrado y en caclaro objetivo es modernizar el país a través más impredecible. Su caso de ciertos artículos y bienes hasta se ha de una infusión de capital y tecnología ocracterística fundamental ampliado. cidental, mientras se implementa simultáha sido la primacía acorneamente una reorganización interna que dada a la modernizaciónY disminuya el rol de la industria pesada y que al desarrollo económico de propicie un cambio en el sistema de producNovoe myshlenie la URSS. ción agrícola para que éste sea más eficiente y pueda cubrir las necesidades de la poLos actuales procesos que vive la URSS blación. Estas medidas deberían traducirse bajo Mijaíl Gorbachov pueden llevar a Mosen una mayor participación soviética (y de cú a profundizar sus lazos con América Lalos países del CAME) en el comercio intertina. El alcance final de los cambios que se nacional (3). En este esquema las exportadan dentro de la URSS y sus implicaciones ciones de materia prima y de productos mundiales es todavía materia de debate y energéticos debiera presumiblemente forconjeturas. Algunos auguran, veremos si mar el eje del comercio soviético con los paícon razón, que la oposición interna finalmenses más desarrollados de Occidente (estos te de alguna manera acabará con Gorbaúltimos deberían proveer, a su vez, créditos chov. Sin embargo, a pesar de estas incertipara el desarrollo y la modernización en la dumbres, existen pocas dudas de que el líURSS y Europa Oriental), mientras que su inder soviético, que asumió la Secretaria Getercambio con los países en desarrollo se neral en marzo de 1985, está dispuesto a mocentraría en la venta de maquinaria y equidificar mucho de lo que hemos conocido copos industriales. mo consustancial del comunismo soviético en las últimas siete décadas. Una manifesEstrechamente ligado a este imperativo tación de esta voluntad de cambio ha sido económico se encuentra un esfuerzo por rela elaboración de una política exterior más diseñar la estrategia política soviética a nidinámica y, en cierto modo, más impredecivel global, lo cual implica a su vez una nueble. Su característica fundamental ha sido va orientación tanto hacia los EE. UU. y la primacía acordada a la modernización y otros países industriales como también haal desarrollo económico de la URSS. Ya en cia el Tercer Mundo. El «nuevo estilo» de la su momento Yuri Andropov (secretario genepolítica exterior soviética sería el de buscar «un diálogo franco y productivo» con Occiacento puesto en el carácter interdependente del sistema internacional. Los dirigentes dente a través del cual podría establecerse de la URSS siempre han reconocido e inten«un mínimo de confianza... entre representado aprovecharse de las rivalidades «íntertantes de sistemas sociales opuestos» y una capitalistas» e «interimperialistas». Basta re«renuncia a la tdeologización de las relacioferirse a la política soviética en Europa a parnes interestatales» (4). Parte importante de tir de los años 20 y 30 para ¡lustrar este puneste esfuerzo, ta! como se anunció en el Proto. Pero un aspecto novedoso del novoe grama del PCUS en 1986, es el establecimyshlenie es el alejamiento consciente de miento de «relaciones normales y estables» una «estrategia de asalto» leninista, la cual con los Estados Unidos, las cuales podrían estaba dirigida directamente contra los llevar a una «cooperación fructífera y mutuaEE. UU. y tenía como propósito abrir brechas mente beneficiosa en varios campos». en la estrategia norteamericana de «contención». Ella fue puesta a prueba primero en Europa Occidental y posteriormente en el Medios políticos Tercer Mundo. El novoe myshlenie tiene características gramscianas, ya que incorpoUna cara de la moneda entonces es el dera a la estrategia soviética una importante seo de un mayor acomodamiento político y dimensión políticocultural y está basada en económico, lo cual representaría no solaun esquema que rechaza el ensimismamienmente un reconocimiento, sino una voluntad to en el ghetto político e insiste en la nececlara de acomodación e integración al acsidad de desarrollar una «presencia» activa tual sistema internacional. Como han señaLa empresa gorbachoviana a todos los niveles de la sociedad internalado ya varios autores, esta línea política tieimplica una renovación pocional. Por una parte, entonces, esta nueva ne antecedentes históricos en la URSS, inslítica interna cuyo objetiestrategia busca la fórmula para salir del pirándose hasta cierto punto tanto en las vo es nada menos que resubdesarrollo económico. Por la otra, de no formulaciones khruschevianas y del XX Confegitimar al PCUS ante el permitir que los EE. UU. y Occidente mantegreso del PCUS (1956) sobre la coexistencia pueblo soviético y la sociegan esa ventaja a nivel de discurso políticopacífica como en su abandono de la tesis dad internacional. ideológico que les ha permitido durante toleninista, según la cual la expansión impedo el siglo XX arremeter contra la URSS y rialista tenía que acabar en guerras entre los el bloque socialista por sus violaciones de integrantes de ese campo, Pero ello no sigderechos humanos, políticos y cívicos. Al fin nifica que haya desaparecido la perspectiy al cabo, la empresa gorbachoviana impliva competitiva de las relaciones de la URSS ca una renovación política interna —tal cocon los EE. UU. y otros países occidentales. mo la estamos viendo— cuyo objetivo es naComo representantes principales de «valoda menos que relegitimar al PCUS ante el res de clase» (5) opuestos, la URSS y los pueblo soviético y la sociedad internacional. EE. UU. no pueden librarse de una relación El éxito de este empeño no está en absoluentre adversarios, cada cual rivalizando por to garantizado, y no solamente por oposiobtener una posición más ventajosa en el ción del aparato y otros sectores conservaescenario internacional. Sin embargo, en la dores en la URSS. Hay que preguntar hasta era contemporánea, caracterizada por la paqué punto se puede avanzar hacia la demoridad estratégica y por la emergencia de cracia y la consolidación de instituciones otros «centros de poder» capitalistas, tales democráticas sin garantías muy claras resconflictos (y otros también, claro está) puepecto a la propiedad privada, ya que ésta no den canalizarse a través de «medios polítisolamente permite un desarrollo económico cos». Esta actitud a su vez está fundameny la creación de riqueza sino que también le tada en una visión que le otorga al concepproporciona al ciudadano un margen de to «seguridad» unas connotaciones más (o, autodefensa contra el Estado y los intereses por lo menos, tanto) políticas y económicas colectivos. que estratégicomilitares. Esto quizá no es noticia en Occidente, pero está claro que la Pero la cuestión no acaba en esto, porque perspectiva gorbachoviana es revolucionala estrategia de Gorbachov tiene como obría dentro del marco soviéticocomunista. jetivo nada menos que reelaborar el tablero En relación a estos puntos surge otro asde ajedrez internacional, aprovechándose de pecto del novoe myshlenie soviético con el las múltiples dimensiones que existen en él a ayudar en la medida de sus fuerzas» (8). >y llevando a cabo una política mucho más Para la URSS no es una cuestión solaactiva y dinámica. Lo cual quiere decir que, mente de transferencias directas de recurmientras a un nivel se normalizan las relasos, sino que su activismo militarestratégiciones entre Estados, también la URSS busco en el Tercer Mundo había sido utilizado ca y buscará la manera de sacarle jugo a la por el Gobierno y las élites norteamericanas competencia entre «los principales centros para frenar la distensión y, por consiguiendel capitalismo contemporáneo (6) (los te, impedir un mayor comercio con OccidenEE. UU., Europa Occidental y Japón), inclute que pudiera permitir el desarrollo de la yendo los «nuevos centros de rivalidad políURSS. tica y económica que (han emergido) especialmente en ia Cuenca del Pacífico y en Escepticismo en torno a las perspectivas América Latina» (7). La clave de todo este esrespecto de un cambio revolucionarlo, preofuerzo es lograr una identificación de la pocupación en relación a la reducción del colítica de la URSS con esos nuevos temas que mercio soviético con los países subdesarroestán surgiendo al consolidarse ese nuevo llados, una evaluación más realista de los mundo ¡nterdependiente (especie de «global costos económicos y políticos que tales inivillage») que está más allá de la naciónciativas llevan consigo, una menor confianestado, el cual ha servido de base para la orza en los Instrumentos militares y una maganización internacional durante los últimos yor sofisticación en sus esfuerzos por consiglos. Al ponerle renovado énfasis en los vertirse en un «poder relevante» en las zonas llamados temas globales que conciernan a de conflicto regional (9) son los fundamenLa URSS no solamente ha la humanidad en su conjunto, al renunciar tos de la nueva política de Gorbachov hacia entablado discusiones con al uso de la fuerza, y al participar activamenel Tercer Mundo. Una arena para las inicialos Estados Unidos acerca te en foros internacionales como las Naciotivas —que creo cobrará mayor importancia de varios conflictos regiones Unidas dentro de las cuales pudiesen en los años venideros— ha sido provista por nales (Afganistán, Africa generarse nuevas mayorías en torno a prolos países capitalistas económica y geopodel Sur y Centroamérica), puestas sobre desmilitarización o el medio lítícamente más importantes del Tercer Munsino que ha instado a sus ambiente (por tomar solamente dos ejemdo (Argentina, Brasil, India, Irán, México y aliados para que emprenplos) esperan Gorbachov y otros en la direcArabia Saudita), con quienes la Unión Soviédan reformas económicas ción del PCUS darle la vuelta al aislamiento tica desea ampliar el comercio y profundiy políticas. internacional de su país y abrir nuevas pozar sus relaciones políticas (10). sibilidades de acción y presencia global a Clientes y aliados ya establecidos no han la URSS. sido dejados de lado, pero, en lo que refleja un cambio estratégico importante, la URSS El novoe myshlenie también ha implicado no solamente ha entablado discusiones con una revaluación de la visión soviética del los EE. UU. acerca de varios conflictos regioTercer Mundo. La preocupación respecto al nales {Afganistán, Africa del Sur y Centroadrenaje de recursos que le significan a la mérica) sino que ha instado a sus aliados URSS sus clientes y aliados en el mundo en —no siempre con éxito ya que la correa de desarrollo (especialmente en el contexto de transmisión no funciona como antes— pauna economía propia que está en deterioro) ra que emprendan reformas económicas y fue puesto ya de manifiesto durante el brepolíticas. ve período cuando Yuri Andropov fue secretario general del PCUS. Andropov se expreRetos para la política exterior só casi con sarcasmo al referirse a aquellos países y movimientos del Tercer Mundo que soviética en América Latina pedían ayuda a la URSS: «Una cosa es proclamar el socialismo como objetivo y otra ¿Cuáles son las implicaciones del novoe muy distinta es construirlo». Esta racionalimyshlenie con respecto a las futuras reladad se ha hecho aún más palpable bajo Gorciones soviéticas con América Latina? La bachov. El Programa del PCUS (1986) adrespuesta a este interrogatorio se plantea a virtió a los países del Tercer Mundo «oriendos niveles. El primero insistiría que siemtados hacia el socialismo» que ellos depre habrá innovación dentro de un marco ben de construir una nueva sociedad «prinmás bien amplio de continuidad en la políticipalmente por intermedio de (sus) propios ca soviética, por una parte porque la región esfuerzos, limitándose la Unión Soviética siempre tendrá relativamente menos relevancia para la URSS que otras partes del mundo, como serían Europa y el Cercano Oriente, y por otra porque esos posibles y Cuba futuros elementos de cambio ya tienen algunos claros antecedentes en la política elaEl primer reto está planteado por el caso borada por la URSS con respecto a los paíCuba y el dilema que se presenta al modifises más desarrollados e importantes de la carse la estrategia soviética hacia el Tercer región. Mundo. El abandono por parte de la URSS Con respecto a los cambios operados por del activismo políticomilitar en las zonas de Gorbachov hasta el momento en política exconflictos regionales y la búsqueda de una terior, podríamos decir que la temática latidistensión más profunda con EE UU, y OcLa famosa crisis de tos Minoamericana no ha asumido especial reliecidente (la URSS, según un planteamiento sitos octubre de 1962 ve. Por ejemplo, con respecto a Cuba y más de Gorbachov, «estaría dispuesta a asumir que enfrentó a la URSS concretamente con Fidel Castro hay claras compromisos a nivel de iguales», (11), tendiferencias sobre la perestroika, y existen drá importantes implicaciones pocas dudas que éstas se harán más notopara Cuba. Fidel Castro, quien has en los años venideros, no solamente por ha hecho del «internacionalismotivos políticos, sino porque con toda promo» una causa casi religiosa babilidad se recortarán de manera importany una verdadera raison détre te la ayuda económica y los subsidios sopara su régimen, se encuentra viéticos (hay indicios de que estos recortes con una dramáticamente reshan llegado al 20 por 100 en 1989). Por otra tringida capacidad de acción parte, si miramos a la política soviética con en el cuadro internacional. Ya respecto a Nicaragua desde 1985, encontrase nota esta tendencia en un mos un alto grado de continuidad, manteplano metapolitico. Ante los niéndose no solamente los niveles de ayuplanteamientos de la peresda económica sino también empleándose troika, Castro está a la defensubrogados (como Cuba o Alemania Oriensiva. Se ha convertido en detal antes de los últimos cambios) para el enfensor de una ortodoxia de trenamiento y aprovisionamiento de las fuercorte estalinista cada día más zas armadas y de seguridad. Mirando hacia anquilosada e irreal. En AméAmérica del Sur, vemos que en este períorica Latina, entre los intelecdo (198589) también la URSS ha desplegatuales y la izquierda nodo una gran actividad diplomática, intercamleninista, está claro que, como biándose visitas de cancilleres y recibiéndodirían los anglosajones, «the se a vahos presidentes en Moscú, pero aparbloom is off the rose». La crite de las bonitas frases y elogios mutuos, sis de la deuda externa pudo los resultados, tanto en ampliadas relacioparecer en un momento que le nes económicas como en lo político, han sidaría un aliento nuevo, pero redo más bien pobres y limitados. sulta que, aún en caso de que se pudiera crear un bloque de No es sorprendente —dadas las imperiopaíses deudores (cosa, por otra parte, bassas necesidades económicas internas, los con los Estados Unidos, tante difícil e improbable), Cuba no está preproblemas planteados por la efervescencia pertenece ya a la historia. cisamente en buenas condiciones para dirien Europa Oriental y por los nacionalismos gir esa lucha. Ella misma ha aceptado la disétnicos en la URSS, tanto como la importanciplina del Grupo de París, y su propio encia otorgada a los grandes temas de la redeudamiento con la URSS —los préstamos ducción de fuerzas en Europa y las relaciones han llegado a 16.000 millones de dólarescon Estados Unidos— que no haya habido es impresionante. Dada la actual situación hasta ahora grandes cambios o iniciativas económica de la Unión Soviética, no se puecon respecto a América Latina. A su vez, esde suponer que perdone la deuda y siga cartá claro que el futuro del novoe myshlenie gando con el peso de una ayuda cuyo comen el Hemisferio Occidental está íntimamenponente económico asciende a más de 5.000 te ligado a las respuestas que Gorbachov y millones de dólares por año. Aun teniendo su equipo puedan darle a varios retos ligalos recursos, sería más bien improbable que i dos a la realidad latinoamericana. la URSS mantuviera esos niveles de ayuda, rativos del novoe myshlenie, por pura lógiya que la política económica castrista va en ca serán más difíciles de implementar en cauna línea completamente opuesta a la libeso de que la situación empeore, bien porque la crisis se agudice en los países de la zoralizadora de Gorbachov. En el plano polítina, o porque Cuba no recorte los suminisco, los esfuerzos de Gorbachov por relegititros de ayuda a los movimientos guerrilleros mar al PCUS, darle voz a la sociedad civil soen Centroamérica. viética y democratizar la vida en la URSS también van en dirección contraria ai radiEl tercer reto que enfrenta la URSS con calismo purificador y mesiánico impuesto respecto a América Latina está relacionado por Castro con especial énfasis en esta décon ei intento de ampliar y profundizar las cada, (12). Hay otro problema que le plantearelaciones con los países de mayor peso rá sin duda dificultades a la URSS en sus reeconómico y político. Tales esfuerzos son laciones con Cuba. Se vislumbra ya la era consecuentes, y hay claros signos de que se postcastrista, y los líderes soviéticos, preomultiplicarán bajo el novoe myshlenie. Por cupados quizá por una crisis sucesoria y el su parte, muchas elites y gobiernos latinoamismo futuro del sistema socialista en Cumericanos ven la ampliación de tales conba, tendrán que optar entre el Escila de la tactos como algo altamente positivo, ya que inacción y el Caribdis de tomar partido. aumentan su margen de maniobra, tanto a escala interna como en el exterior. Se puede ver en las más recientes iniciativas soviéticas un esfuerzo por buscarei apoyo de paíArgentina, Brasil y México ses tales como Argentina, Brasil y México sobre temas de perspectiva más bien global El segundo reto para el novoe myshlenie El apoyo de la URSS al y en cierto modo desligados de una perspecsoviético en relación a América Latina está FSLNseha m mantenido y se tiva abiertamente clasista, como serían las planteado por Nicaragua y el modelo que esha felicitado a este partite país ofrece a otros que desearían embarreducciones armamentísticas o la desnudo por crear «un poder recarse en una transición hacía ese socialisclearización del Caribe y del Atlántico Sur volucionario democrático» mo estatal izado que impera en el bloque so(15). En este sentido, el conflicto angloviético. Los análisis y previsiones soviéticos argentino en torno a las islas MalvinasFalkcon respecto a Nicaragua y el resto de Cenlands y la relación siempre difícil, y algunas troamérica han cambiado en los últimos veces abiertamente competitiva, entre los años, ya no exhalan la euforia del primer peEE. UU. y la Argentina han alentado a los ríodo. Pero no obstante una mayor cautela analistas y políticos soviéticos para que y alguna ambigüedad con respecto al provean paralelismos entre las posibilidades ceso nicaragüense (13), el apoyo de la URSS para las relaciones de la URSS con este país al FSLN se ha mantenido y se ha felicitado latinoamericano y lo que ha sido su afortua este partido por haber creado «un poder nada política con respecto a la India. popular revolucionario democrático» (14). Desde los años 70, al tratar con movimientos y partidos radicales del Tercer Mundo, Reorganización de la burocracia la URSS ha insistido en que la creación de partidos de «vanguardia» es el sine qua non Oportunidades económicas —posibles para el desarrollo de los lazos orgánicos, y mercados para bienes manufacturados, acdentro de este concepto ha habido amplios ceso a cereales y carne, amplios recursos contactos e intercambios entre el FSLN y minerales y la oportunidad de adquirir tecPCUS. Al mismo tiempo, la URSS insta a los nología occidental— también atraen a la sandinistas a mantener un equilibrio difícil URSS hacia América Latina. Pero la cuestión ya que, por una parte, se admitiria la realiestá en cómo realizar este potencial. La reordad inevitable de condicionantes económiganización de la burocracia para el comercos y políticos externos, mientras que, por cio exterior y el hecho de que algunas emotra, se pediría al FSLN que demuestre su presas estatales hayan recibido permisos capacidad como «vanguardia» al saber manpara exportar directamente ayudarán a estener la hegemonía política durante un larte respecto, pero aún falta mucho por hacer. go periodo de transición. Es evidente que si Al buscar oportunidades para ampliar sus tales consejos encajan bien con los impeexportaciones, la URSS tiene que superar no m • sólo la pobre reputación (merecida o no) de lización supondría un reto de primera imporsus productos y la falta de divisas provocatancia a la política acomodacionista de Gordas por la deuda externa, sino también la bachov y ie daría gran actualidad a una preconcurrencia de potencias industriales cogunta ya planteada en 1988 por el entonces mo el Japón y la República Federal de Alesecretario de Relaciones Internacionales del mania (RFA), cuya atención está volcada haPCUS Anatoly Dobrynin: «¿Cómo pueden cia los más importantes países latinoamemedidas retaliatorias y completamente jusricanos y cuyos productos (y tecnología) son tificables, que incluyen acciones armadas altamente valorados por éstos. Altos costes por fuerzas revolucionarias, mantenerse de transporte y la actual imposibilidad para dentro de los ámbitos nacionales? ¿Qué se que la Unión Soviética concurra ante proyecpuede hacer para impedir que se convierta tos financiados por el Banco Mundial consen un nuevo foco de tensión internacional?» triñen aún más sus posibilidades. El uso (16). Ahí está el nudo de la cuestión para el imaginativo de arreglos countertrade, de novoe myshlenie. empresas mixtas (donde el equipamiento soHOTflS viético se paga solamente al generarse ven1. Pravda (Moscú), 27 de mayo de 1988. tas por la fábrica), y de acuerdos trilatera2. Discurso de Gorbachov ante el Comité Central en les (como han sido los acuerdos suscritos febrero de 1988, publicado en Pravda, 19 de febrero de con Brasil para proyectos hidroeléctricos en 1968 y traducido en el Current Digest ot tt» Soviet Press, vol. XL, no. 7, (1988), p. 10. Angola, Etiopía y Perú), pueden contribuir a 3. O, Bogomolov, «El Mundo Socialista en el Camino la solución de estos problemas, pero aun así de la Perestroika«, Kommunist (Moscú), no. 17 (noviemEs posible que la activilos obstáculos que pueden impedir una exbre de 1987), pp. 92102. dad de tales frentes depansión de las relaciones comerciales no 4. Pravda, 19 de febrero de 1988, semboque en situaciones 5. Pravda, 27 de mayo de 1988. deben subestimarse. 6. Informe de Mijait Gorbachov al XXVII Congreso del explosivas que involucren El último reto para la URSS y el novoe PCUS en Pravda, 26 de febrero de 1988, Una elaboraa unos partidos comunismyshlenie en América Latina surge de la esción de estos argumentos puede encontrarse en los estas que, por los propios trategia de frente unido adoptada por los critos de Aleksandr Yakovlev, Evgenii Primakov y Kacambios habidos en la ren Brutents. Con respecto a ellos, véanse los capítupartidos comunistas en esta década. IniciaURSS, ya no pueden ser los de David Albright y Elizabeth Valkenier en Eusebio tivas conjuntas entre comunistas y moviMujalLeón (ed.), The USSR and Latin American —A Dedirigidos con tanta facimientos de izquierda radical, los cuales terveloping Relationship (Boston; Unwin and Hyman, 1989). lidad como antes. minarían en frentes políticomilitares o en Entre los numerosos artículos soviéticos que tratan este coaliciones electorales, se vieron por primetema y el novoe myshlenie más en particular, referirse a A. Yakovíev, «Las Contradicciones Interimperialistas ra vez en Centroamérica durante los años — El Contexto Moderno, «Kommunist, no. 17, noviem70. De ahí, el ejemplo se extendió a Chile bre de 1986, pp. 318; E. Primakov, «El Análisis Leninis—donde eí PCCh, el MIR y el sector almeyta sobre el Imperialismo», Ibid., no. 9(1986), pp. 102114; dista del PSCh colaboraron primero en las E. Primakov, V. Martynov y G. Diltgensky, «Algunos Problemas de la Mentalidad Mueva», Mirovaya ekonomika acciones armadas protagonizadas por el I mezdunarodnye otnosheniva (MEMO), no. 6 (1989), pp. Frente Patriótico Manuel Rodríguez y, más 518; y V. Razmerov y Yu. Fedorov, «Dos Tendencias en recientemente, en la coalición más estrictalas Relaciones Interimperialistas». ibid., no. 1. mente política Izquierda Unida— y llegó más 7. Pravda, 19 de febrero de 1988. tarde a Argentina, Perú, Uruguay y México, 8. Pravda, 27 de mayo de 1988. 9. Al respecto, ver la entrevista a Evgeni Primakov con entre otros. Comparados con los pobres reAlHawadllh (Kuwait) (25 de septiembre de 1987), tal cosultados electorales de una izquierda fragmo fue traducido en PBIS SU, 1 de octubre de 1987, mentada, los resultados de los varios expep. 29, rimentos de frente unido han sido impresio10. Para un articulo que relaciona el éxito de la Perestroika con el desarrollo del intercambio económico nantes. Sin embargo, un repaso más cuidacon estos países, véase L. Zevin, «Algunos problemas doso revela que, donde han surgido tales de la Cooperación Económica de la URRS con los Paífrentes, la situación es sumamente compleja ses en Desarrollo», MEMO. no. 3 (1988), pp. 4152. y altamente contradictoria. También es po11. Pravda, 27 de mayo de 1988. sible que la actividad de tales frentes desem12. Entre muchos otros indicios del empeoramiento de las relaciones, véase el artículo de V. Chirkov, «Asboque en situaciones explosivas que invocenso Difícil», Novoe Vremya (Tiempos Nuevos), no, 33 lucren directamente a unos partidos comu(1 de agosto de 1987), y la respuesta del VicePresidente nistas que, por los propios cambios habidos del Consejo de Ministros, Carlos Rafael Rodríguez, en en la URSS, ya no pueden ser dirigidos con ibid, n.° 41 (19 de octubre de 1987), pp. 1819. El lector también podría consultar los respectivos discursos de tanta facilidad como antes. Una tal radicaCastro y Gorbachov ante la Asamblea Nacional duranpues a renglón seguido el buen hombre exte la visita del mandatario soviético a Cuba en abril de plicaba con todo lujo de detalles cómo las 1989. En esta ocasión y como una forma de refutar anllanuras del sur de Jutlandía serían el printicipadamente los planteamientos de Gorbachov, Cascipal campo de batalla de la Gran Guerra. tro presentó a su invitado con un minidiscurso que duró casi tanto tiempo como el del orador soviético. Aunque Ahora bien, en la Primera Guerra Mundial, no fue directamente polémico, el discurso de Gorbachov que en efecto estalló poco después de anunpodría interpretarse como un esfuerzo de dar voz a unos ciarla nuestro diplomático, Dinamarca percriterios reformistas que no se atreven a presentarse maneció neutral y el principal escenario bépúblicamente en el PC cubano. lico fueron una vez más «de Flandes las 13. Al analizar los posibles senderos para el desarrollo político y económico en América Latina, V. Sheinis ha campañas» y no los apacibles campos juescrito: Existe, claro está, el camino sobre el cual Cutlandeses. Y es que en las artes proféticas ba ha embarcado y sobre el cual, aparentemente, Nies más fácil vaticinar el cambio que el cócaragua está entrando.» MEMO, no. 5 (1985), p. 121. Como, dónde y cuándo de tal mudanza. Como mentando con respecto al futuro de los movimientos revolucionarios en Centroamérica, V. Grishin ha notaesto último, el detalle práctico, es lo que de do que «el proceso no es rectilíneo y dista mucho de verdad importa, el oficio de ser irreversible a causa de factores internos y externos». adivino resulta duro, y frecuenAmérica Latina, no. 9 (Septiembre 1987), p. 62. tes los traspiés. 14. Yu. Koroliov, «Nicaragua: La Experiencia de un Período de Transición», América Latina, no. 9 (Septiembre Pero a todos nos gusta ju1984), p. 52. B. Merin y Y. Vizgunova, «Fase Actual de gar con la bola de cristal de la ta Lucha Antiimperialista y Democrática», ibld., no. 6 (jupitonisa, y eso explica la monio 1966) caracterizó al FSLN como «un movimiento reda intelectual del momento; volucionario y democrático», (p. 32) Fukuyama y su teoría sobre el 15. A este respecto, véase I. Zorina y V. Sheinis, «Brasil y la Argentina en el Mundo Moderno», MEMO, no. fin de la Historia. La polémica 8 (1987), pp. 6877; O.A. Zhirnov y N.M, Isakova, «El Atlánempezó este verano, cuando la tico del Sur Debe Convertirse en una Zona de Paz», Amérevista americana conservadorica Latina, no. 8 (agosto 1987), pp, 2734; y N. Zhdanovra The National Interest publiLutsenko, «América LatinaParte del Pacifico», Ibld., no. có un artículo titulado «The 2 (febrero 1988), pp. 1926. 16. Pravda. 13 de abril de 1988. End of History?» (ojo al signo de interrogación, que suelen Eusebio MujalLeón es profesor de Ciencias Políticas olvidarlo los exégetas). Su en la Universidad de Georgetown (Washington). Ha puautor era Francis Fukuyama, blicado numerosos artículos y libros, entre ellos, «Cosubdirector del gabinete de esmunismo y cambio político en España» y «El Socialismo europeo y la crisis en Centroamérica». Recientementudios y planificación del Dete salió una colección editada por él titulada «The URSS partamento de Estado. Su teand Latín America: A developing relationship». Boston, sis, en resumen, la siguiente: 1989. Hegel tenía razón. Acertó en Ilustración de Diego MoraFigueroa 1806, cuando tras la batalla de Jena vio en la victoria de Napoleón Bonaparte sobre la monarquía prusiana «el triunfo de los ideales de la RevoluEl ACABOSE ción Francesa, y la inminente universalización del estado que incorpora los principios Por el Marqués de Temerón de libertad e igualdad», en palabras de Fukuyama. Aunque la extensión geográfica de n pleno invierno nórdico, hará una dolos principios liberales democráticos y de su , cena de años, entretuve mis ocios diaplicación ha sido lenta y trabajosa, aunque Eplomáticos fisgando los archivos vieha habido guerras mundiales y otros catajos de nuestra Embajada en Copenhague. En clismos políticos, tales principios básicos un legajo poco anterior a 1914 aprendí algo «no podían ser mejorados». La culminación muy útil. El entonces Ministro de España en hegeliana de la Historia en «un momento abDinamarca mandaba un largo y razonado soluto, un momento en el que se alzaba con despacho a Madrid declarándose convencila victoria una forma final, racionat de la sodo de la Inminencia de una guerra europea. ciedad y del estado», esa culminación se haConfío en que nadie lo leyese, como suele bía en verdad producido en Jena hace cienocurrir con los despachos, y digo confío to ochenta y tres años. Desde entonces es