Nueva Revista 001 > Hayek o la economía de mercado

Hayek o la economía de mercado

Francisco Cabrillo

Sobre Hayek, uno de los pocos científicos sociales que representan la vieja tradición universalista europea. Las investigaciones que dieron lugar a varias de sus publicaciones.

File: Hayek o la economía de mercado.pdf

Referencia

Francisco Cabrillo, “Hayek o la economía de mercado,” accessed October 22, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2428.

Dublin Core

Title

Hayek o la economía de mercado

Subject

Panorama

Description

Sobre Hayek, uno de los pocos científicos sociales que representan la vieja tradición universalista europea. Las investigaciones que dieron lugar a varias de sus publicaciones.

Creator

Francisco Cabrillo

Source

Nueva Revista 001 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

mayor control que los aparatos locales del PSOE ejercen sobre la población. Ya en tiempos de UCD, las normas que regulaban los subsidios agrarios ponían en manos de los alcaides instrumentos para favorecer o desfauando el año 1947 un nificó la de sus ideas. Suvorecer arbitrariamente a unos grupo de economistas cedió todo lo contrau otros. Y los alcaldes que sury científicos sociales Crío.La doctrina keynesiagieron del pacto PSOEPCE tuse reunió en una estación tuna fue santificada hasta vieron la oportunidad y habilirística de la montaña suiza convertirse en una ortodad de hacer una política adepara estudiar cómo se podoxia dominante durante drían volver a levantar los cuada que en tres años y medio largo tiempo, lo que suprincipios del liberalismo en puso, naturalmente, la permitió que en las elecciones de una Europa devastada por la marginación de quienes 1982 los socialistas obtuviesen guerra e inclinada hacia et disentían de sus ideas. At un respaldo abrumador en gran colectivismo, muy poca genotorgarse a Hayek, en parte de España. Desde entonte creyó que su empresa po1974, el premio Nobel ces, la conjunción del poder cendría llegar a tener algún éxi—cuya concesión se intral y los poderes locales ha perto. El organizador de aquel tentó «suavizar» cara a la Por Francisco Cabrillo mitido aumentar la capacidad de encuentro, que sería el origen opinión pública, haciéninfluencia que los alcaldes sociade la Moni Pelerin Society, dole compartirlo con un listas tienen sobre el ciudadano era un economista austríaco, socialista convencido coHAYEK O LA ECONOMIA transplantado a Inglaterra, de su localidad. Esos votos rumo Gunnar Myrdal— se donde se había opuesto a la cerraba un largo periodo DE MERCADO rales son los que hoy apuntalan estrella ascendente del keynede olvido oficial de su el Gobierno del PSOE. Al consianismo. Su nombre era obra. trario de lo que venía ocurrienFriedrich A. Ha y ele. No ha sido, sin embargo, la economía su única do de forma tradicional y no sóHoy, 40 años más tarde, sabemos que las ¡deas preocupación intelectual. A partir de 1940, sus inlo en España, hoy los núcleos de de aquellos visionarios —Mises, Kníght, Rópke, vestigaciones se orientaron hacia el estudio de las población pequeños son más de Popper, Friedman, Robbins, Stigler y algunos instituciones sociales, el derecho y la organización izquierda que los grandes muniotros— han obtenido triunfos importantes. El munpolítica. Camino de servidumbre, un gran éxito edicipios. do académico, tras haber ignorado su obra durantorial, fue la primera de una serie de obras dedicate décadas, les ha otorgado sus máximos reconocidas al análisis de los principios que deben inspirar Y en esos pueblos perdidos en mientos. Y lo que es más importante, mientras el el desarrollo de una sociedad libre. Su último lila geografía hispana es donde socialismo se derrumba en los países en los que habro, La presunción fatal, publicado el año pasareside hoy la fuerza socialista. bía alcanzado el poder, los principios del liberalisdo, culmina y resume el trabajo de casi medio siglo. Para que el PSOE llegue a permo y la economía de mercado son aceptados hasta der unas elecciones, no bastará por aquéllos que habían hecho bandera de su neI! subtitulo de esta obra, Los errores de! socon desalojarle de los ayuntagación. A sus 90 años, el profesor Hayek puede escialismo, define muy bien lo que Hayek ha mientos de las capitales de proJ i! tar satisfecho de lo conseguido. fintentado explicar a lo largo de todo este vincia, cosa relativamente positiempo: su idea de que el socialismo es un error inble dada la actual tendencia elecn un mundo caracterizado por la especialitelectual. Este error consiste, en su opinión, en que zación creciente, es hoy Hayek uno de los polos partidarios de un sistema socialista suponen que tora!, sino que han de perder ese Ecos cientifteos sociales que representan la vieel Estado puede realizar con eficiencia muchas funapoyo «fiel» en los núcleos ruja tradición universalista europea. Nacido en la Vieciones para las que no está realmente capacitado, rales. Y si la oposición desea dena imperial en 1899, estudió en su universidad depor ser imposible manejar, en forma centralizada, jar de serio, tendrá que dedicarrecho y ciencias políticas. De sus simpatías sociala complejísima información que la gestión de una se a ello en una tarea ardua, a listas juveniles pasó pronto, por influencia de sus economía moderna exigiría utilizar. Sólo el merla vista de las actuales circunsmaestros —y sobre todo de L. von Mises— a decado —piensa el profesor austríaco— cumple adetancias. fender la economía de mercado y los principios de cuadamente la misión de coordinar a cuantos parla libertad, a ios que ha dedicado todas sus enerticipan, como oferentes o demandantes, en la vida gías durante más de 60 años. económica. El exceso de orgullo del racionalismo Invitado en 1931 por Lionei Robbins, Hayek dicconstructivista lleva a la sociedad a su perdición. tó en Londres un famoso ciclo de conferencias que Ya muy anciano, retirado en su casa de Friburle abrieron las puertas de la universidad inglesa. Ya go, Friedrich A. Hayek lanza asi al mundo una llacatedrático en el país que era entonces el centro de mada a la humildad, dirigida sobre todo a quiela ciencia económica mundial, el profesor austríanes, con mejor voluntad que comprensión de la reaco comenzó una larga polémica con John M. Keylidad, siguen reclamando la intervención del Estanes y sus discípulos. En ella se enfrentaron dos fordo en la vida económica. Hace algún tiempo se acumas muy distintas de entender la teoría económica saba, a menudo, a nuestro autor de pensar como y se dilucidó la primacía de una de estas escuelas. un hombre del siglo XIX. Hoy, sin embargo, es Hayek ha contado muchas veces la siguiente anécKeynes quien nos parece una gran figura de un padota. Parece que, al morir Keynes en 1946, el prosado ya desaparecido. Anlunio fonlán Meana es abogado. fesor vienes dijo a su mujer: «Ahora yo soy el ecoConceja! de! Partido Popular en el Ayuntamiento de Sevilla durante el penomista más famoso del mundo». Pero se equivoFrancisco Cji brillo es catedrático de la Facultad de Cienríodo 197983, lo es nuevamente descó totalmente. La desaparición de su rival no sigcias Económicas de la Universidad Complutense de Madrid. de 1987.