Nueva Revista 026 > Quince años de política económica

Quince años de política económica

Francisco Cabrillo

De cómo los años transcurridos desde el restablecimiento de la democracia han sido testigos de modificaciones sustanciales en los contenidos ideológicos de los partidos de derecha y de la izquierda.

File: Quince años de política económica.pdf

Referencia

Francisco Cabrillo, “Quince años de política económica,” accessed August 13, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2398.

Dublin Core

Title

Quince años de política económica

Subject

Especial, 15 años de democracia en España

Description

De cómo los años transcurridos desde el restablecimiento de la democracia han sido testigos de modificaciones sustanciales en los contenidos ideológicos de los partidos de derecha y de la izquierda.

Creator

Francisco Cabrillo

Source

Nueva Revista 026 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ble seguir utilizando esta distinción. que cada día parece más obsoleta. Lo más llamativo de Quince años de este proceso no es que ya no queden apenas franquistas. Tal cosa resulta perfectamente lógica; y lo raro sería que la derecha política económica franquista tuviera fuerza todavía. Mucho más interesante es la evolución ideológica experiPor Francisco Cabrillo mentada por el Partido Socialista, que, de presentar un programa económico claramente estajista e intervencionista en 1976, ha pasado hoy a defender principios que, aunque no tan liberales como a veces se dice, sorprenden a cualquier observador imparcial por el abandono de UANDO se escriba la hissus viejos dogmas y objetivos. toria de los años que Csiguieron a la muerte del No es ocioso recordar algugeneral Franco, los cambios en nos puntos concretos de tales las ideas económicas ocuparán, programas. ¿En qué economía sin duda, un lugar destacado, A creía el Partido Socialista Obremedida que pasa el tiempo, se ro Español en 1976? Repasemos refuerza mi convicción de que el brevemente sus promesas elecasentamiento de la democracia torales de aquel año. En 1976, en España tiene, al menos, tanto además de defender como forma que ver con dichos cambios de Estado la república federal, como con ei desarrollo de las el partido se declaraba socialisinstituciones políticas y la creata, marxista y autogestionario, ción de un sistema de partidos admitía sólo la propiedad indivique compiten entre sí por el dual en pequeña escala y se opocontrol del poder. nía a que los accionistas pudieran ser propietarios de las Se ha hablado mucho sobre empresas; y, al mismo tiempo, cuál pudo ser el momento en el defendía la nacionalización de que terminó la fase de la llamada la gran banca, de la siderurgia transición. La opinión dominante integral, de la CAMPSA, de las suele relacionar ese momento compañías de seguros, de las con la institucionalización de la minas de carbón, de las emprealternancia de gobiernos como sas eléctricas, del transporte consecuencia de procesos electocolectivo y de las compañías de rales libres, cuyos resultados son agua y gas. admitidos sin grandes tensiones. Pero esta alternancia y este juego Nada ha quedado, afortunaelectoral exigen, para ser estadamente, de tales objetivos. Y bles, que lo que se discuta en pueda integrarse definitivamente Enrique Fuentes Quintana. parece que en lo único en lo que cada elección no sea la esencia en ese pequeño grupo de países el partido ha sido fiel a su viejo misma del sistema económico; es en los que la prosperidad acomprograma ha sido en llevar a la decir, que la llegada al poder de paña al respeto de los derechos de práctica un fuerte crecimiento un nuevo partido no implique un sus ciudadanos. de la presión fiscal. Pero esto lo cambio radical en la forma misque significa es la aceptación, ma de entender la organización con limitaciones, de tos princiProgramas socialistas social. Y tal cosa sólo ha podido pios de la socialdetnocracia conseguirse gracias a la aceptaeuropea, según los cuales la ción genera! de los principios de riqueza debe producirse en un Los años transcurridos desde la economía de mercado y a la marco de libertad económica y el restablecimiento de la demoextensión de la idea de que un sisla intervención del Estado debe cracia han sido testigos de tema de libre empresa es una conlimitarse a su redistribución modificaciones sustanciales en dición necesaria no solo para mediante un sistema fiscal fuerlos contenidos ideológicos de lograr un mayor bienestar social temente progresivo. Es cierto los partidos de la derecha y de la sino también para que España que esta idea está también en izquierda, si es que aun es posiNunca deberíamos olvidar que la economía de mercado exige, además de libertad, una actitud de respeto a la ley y de neutralidad por parte del Estado, que la sociedad española debería asumir como uno de sus objetivos en los próximos años Miguel Boyer y Carlos Solchaga. crisis en el mundo actual; pero ministro dijera públicamente que una amistad o una buena relación no puede negarse que el paso no pensaba acogerse a las leyes con un cargo público relevante que nuestros socialistas han vigentes las relevantes aquí eran que e! respeto mismo a la ley. Y dado hacia la economía de merlas leyes concúrsales y la de esto nos acerca mucho más a la cado ha sido muy importante. expropiación forzosa por consivieja tradición de regulación y derar que no eran eficientes, paternalismo que a una economía supuso una violación consciente de mercado. No basta creer en la Desprestigio de las y declarada de los principios ortodoxia monetaria y fiscal para instituciones básicos de una economía de merser liberal, Hace falta algo más. cado. Las leyes ineficientes ¿Qué podemos esperar del deben cambiarse, pero no pueden futuro? No parece que. en estos Esta actitud favorable hacia la dejarse de lado y sustituirse por Los ministros de economía momentos, pueda pensarse libertad económica ha ido acomun decreto cuando convenga, sin siquiera seriamente en interrumpañada, sin embargo, de un llano han sabido, o no han poner en peligro todo el entramapir la marcha hacia una economativo desprestigio de numeroquerido, trazar una clara do institucional que sirve de mía más abierta y menos regulasas instituciones mercantiles y frontera entre el sector soporte a la economía. da. Nos guste o no. la pertenenno mercantiles que poco favorepúblico y el privado, lo que cia de España a la Comunidad ce a nuestra economía. Un rasgo El principio de que la ley ha de Económica Europea va a signifipreocupante es el desprecio geneser general e igual para todos, y ha dado lugar a numerosos car una limitación sustancial de ral por la ley y el derecho que, a de que el Estado no debe tomar rumores de intervención tos grados de libertad de nuestra lo largo de los diez últimos años, partido por un particular frente a pública al margen de la política económica. Pero nunca se ha ido extendiendo por la otro, si ambos actúan dentro del legalidad deberíamos olvidar que la ecoadministración pública y sus marco legal, ha sido muy frenomía de mercado exige, adeórganos de gobierno. La idea de cuentemente olvidado en los últimás de libertad, una actitud de que cualquier método es válido mos años. Los ministros de ecorespeto a la ley y de neutralidad para lograr el objetivo buscado y nomía no han sabido, o no han por parte del Estado, que la de que la ley debe subordinarse al querido, trazar una clara frontera sociedad española debería asugobernante cuando convenga, ha entre el sector público y el privamir como uno de sus objetivos cobrado, por desgracia, carta de do, lo que ha dado lugar a numeen los próximos años. • naturaleza en nuestra vida públirosos rumores de intervención ca. pública al margen de la legalidad, El caso Rumasa fue una clara informaciones privilegiadas, Francisco Cabritlo es caiedrálico dtf ilustración de esta forma de favores y corruptelas, que han Economía de la Facultad de Derecho de entender las cosas. El que un enseñado a la gente a valorar más la Universidad Complutense de Madrid.