Nueva Revista 026 > El desasosiego de Mastrique

El desasosiego de Mastrique

Alberto Míguez

Sobre cómo la reciente huelga del sector público en Alemania tuvo una virtualidad: sirvió para demostrar que el país, hasta ahora espejo de relaciones laborales estables y orden productivo está expuesto, como los demás, al vértigo del decontento y a la tentación de la protesta.

File: El desasosiego de Mastrique.pdf

Referencia

Alberto Míguez, “El desasosiego de Mastrique,” accessed August 25, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2390.

Dublin Core

Title

El desasosiego de Mastrique

Subject

Panorama

Description

Sobre cómo la reciente huelga del sector público en Alemania tuvo una virtualidad: sirvió para demostrar que el país, hasta ahora espejo de relaciones laborales estables y orden productivo está expuesto, como los demás, al vértigo del decontento y a la tentación de la protesta.

Creator

Alberto Míguez

Source

Nueva Revista 026 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Panorama Sólo e! Reino Unido, con su renovada mayoría conservadora, Construcción europea parece encontrarse en condiciones para enfrentar la reflexión de Mastrique. Pero será, inevitablemente, una reflexión incompleta El desasosiego de Mastrique porque, en principio. Major y sus amigos rechazan la implantación de una moneda única, espina dorPor Alberto Míguez sal del proyecto. El momento, en efecto, no es el mejor para que los europeos se vuelquen en la reflexión y la polémica sobre su futuro unido. Pero para éste y otros temas de similar importancia no hay momentos óptimos: siempre será demasiado temprano o, tal vez, demasiado (arde. De modo que A reciente huelga del seceste enorme esfuerzo de comtor público en Alemania prensión y análisis al que ahora Ituvo una virtualidad: sirvió deberíamos estar volcados (¿lo para demostrar que e¡ país, hasta estamos?) con vistas a una ratifiahora espejo de relaciones labocación generalizada en el horirales estables y orden productivo, zonte de 1993, además de una está expuesto, como los demás, al obligación indeclinable se prevértigo del descontento y a la tensenta también como una urgentación de la protesta. Desde hace cia. meses la incertidumbre y el desasosiego son palabras de Felipe Es difícil en estos momentos González caracterizan la vida prever si parlamentarios u opipolítica de Europa occidental nión pública de alguno de los paíprecisamente en un momento en ses comunitarios se pronunciarán que la región se vuelca en la ratiradicalmente en contra de los ficación de su futuro. Tratados de Unión Política, Económica y Monetaria. Los casos Mal momento, sin duda, para de Irlanda y Dinamarca (donde, proceder al estudio, discusión y por cierto, el porcentaje de «sí» ratificación populares del Trataaumenta día a día) no parecen do de Mastrique (Maastricht), significativos para evaluar lo que telón de fondo de la construcción piensan en su conjunto !os euroeuropea, a lo largo de los meses peos. El chovinismo francés de la que restan hasta enero de 1993 derecha y la izquierda extremas cuando sea una realidad o casi(Le Pen. Chevenemem y Marel mercado único. chais de! bracete) no parece Italia, sin gobierno ni presidente de ¡a República, parece haber capa, de vencer al bloque histórientrado de nuevo en una etapa de co formado por socialistas, libeturbulencias difícilmente comparales. conservadores y ceninstas. rable incluso con pasados episoEn Italia, Alemania y España el parece haber agotado su proyecto H. D. Genscher. dios. En Francia la mayoría potenfrente del rechazo es poco signimientras su más fiel aliado de cial en la oposición prepara las ficativo y sea cual sea el sistema otras épocas el liberal Genscherelecciones legislativas (dentro de escogido para la ratificación abandona el barco. En España sin10 meses) que la llevará probable(referéndum o Parlamento) todo El problema que la Europa dicatos y gobierno se enzarzan en mente al gobierno mientras «gisindica que ésta será fácil de de Mastrique deberá la disputa de la cohesión y del cardiarios» y «chiraquistas» se lograr. En el Reino Unido, con las plantearse en los albores «decretazo» mientras la derecha destrozan en batallas estériles limitaciones señaladas, el resto conservadora y liberal no sabe a sobre quién será el candidato a las del nuevo siglo es si el de los tratados no parece difícil quién ponerle una vela, si a la opopresidenciales: «el país está bien, habitáculo imaginado de aprobar. Tampoco lo parece sición sindical que defiende tesis los franceses están mal» dijo hace sin restricciones en Dinamarfuncionará y será viable con inaceptables para cualquier espíripoco Mitterrand. En Alemania el ca. Bélgica, Portugal, Luxemburnuevos inquilinos tu medianamente ilustrado o al coste de la reunificación y el mar go, Grecia y Holanda. gobierno, cada vez más deteriorade fondo social se mezclan con las Pero la ratificación de todos do e ineficiente. dificultades de un Canciller que los documentos de Mastrique ción anule la profundización de la construcción europea. En el caso de los «primeros de la lista» (Austria y Suecia) el problema La (des)unión será de escasa entidad aunque, eso sí, ninguno de los países canEl peligro de que se haga didatos tendrá derecho a reexauna Europa sin los minar las condiciones de la de los contraríos europeos, convirtiendo a los Unión Política diseñada en Masciudadanos en simples trique: austríacos y suecos no Por Emilio Garrigues tendrán más remedio que asumir, testigos de la mutación, por ejemplo, el proyecto de está ahí defensa europea y dejar en el camino el fardo neutralista. El problema que la Europa de Mastrique deberá plantearse en los albores del nuevo siglo es si el habitáculo imaginado funcionará y será viable con nuevos inquiliN el campo propio de la será apenas un trámite, aunque nos. Esta preocupación hizo que dificultoso en algunos casos. Lo un tanto prematuramente el Eimportante es que el proceso de Politología, el profesor C. presidente del Gobierno español aplicación cohesión, concertaSchmitt eligió, como lógihubiese sugerido la creación de ción, coherencia se inicie sin ca consecuencia del principio un Comité Ejecutivo o Directorio sobresaltos tti banderías, lo que general de la oposición de los de cinco países, encargado de resuita a medio plazo mucho más contrarios, ejemplificado, en «gobernar la nueva Europa». A problemático. dicho campo, por el contraste estas alturas del partido semejanAmigoEnemigo, hecho famoso te propuesta contiene la dosis por dicho profesor. Efectivamensuficiente de ambigüedad para «Schock» te, los veloces, drásticos aconteque se tome levemente en cuenta. «El Maligno», se resiste a cimientos sucedidos tras el fin de Delors repitió en la Expo de Sevidesaparecer de nuestra vida la Segunda Guerra Mundial, han lla la famosa máxima de «cada En el horizonte inmediato hay cotidiana. Está amparada su venido a demostrar el escaso cosa a su tiempo». Y e! cuento de un asunto de envergadura que valor de tal oposición, ya prevista la lechera europea podría en estos permanencia por deberá discutirse en primera insademás por tan perspicaz profemomentos obstaculizar gravetancia en la Cumbre comunitaria astrólogos, zahones, sor. Sobre el tema, cabria pregunmente los dos grandes imperatide Lisboa (2627 junio) y que echadores de cartas, tar: ¿Dónde están aquellas nieves vos del proceso: en primer lugar, monopolizará la atención de los curanderos, futurólogos... (los enemigos) de antaño? Sin la aplicación de las reformas e próximos años: la ampliación. Se olvidar que aun pareciendo razoinnovaciones previas («paquete trata de saber si los Doce quieren nable, si no imposible, resulta Delors II», «fondos de coheser pronto quince, algo después menos fácil concebir conceptos sión», nueva política agraria dieciocho y. ya avanzado el siglo (más modesto, probablemente, común, etc.) a la unión política y, XXI, treinta y cinco. Este cambio fuera hablar de entelequias) sin a) mismo tiempo, la ratificación cuantitativo y, también, cualitarelacionarlos con sus correspondel Tratado de Mastrique. tivo deberá, sin embargo, subordientes antínomos (buenomalo, dinarse a una renovación compleEl desasosiego y la incertimaldiciónbendición, concentrata de las instituciones europeas. dumbre del momento podrán cióndispersión, etc.). O, en palabras de Jacques Delors, aclararse si los pueblos de la nuePlanteamiento este (no arbitraa «un shock político, intelectual e va Europa tiene la voluntad generio, pero sí desorbitado) que me institucional». ralizada de protagonizar el gran permite hacer la siguiente elucucambio que se anuncia. Ahí estriEl «shock» será especialmente bración, a !a que así llamo por ba una de las debilidades del proagudo para los países de la Eurocierta coincidencia con el pensayecto: las opiniones públicas no pa del Sur España, Portugal, miento a la deriva practicado por han sido suficientemente inforGrecia y, en menor medida, FranJ. Baudriilard, según el cual, si el madas ni motivadas por sus cia e Italia porque, además de curso del mundo es delirante, gobiernos y es difícil que puedan «recentrar» hacia el norte el conhemos de adoptar sobre él un serlo en el futuro. El peligro de junto europeo podría traducirse punto de vista delirante. Esa misque se haga una Europa sin los en una dispersión de esfuerzos y ma actitud adopta la sesuda reviseuropeos, convirtiendo a los ciurecursos, al menos en la segunda ta norteamericana «Foreign dadanos en simples testigos de la etapa de la ampliación cuando se Affairs» con su reciente artículo mutación, está ahí. • trate de definir ¡as fronteras del «New worid order or holow vichorizonte comunitario, Lo que lory» (es decir, Nuevo orden Alberto Míguez es periodista. muchos temen es que la ampliamundial, o hueca victoria). La superperfección del sistema polí