Nueva Revista 026 > La fin del mundo y el fin de la historia

La fin del mundo y el fin de la historia

Marqués de Tamarón

Hace referencia a dos libros muy distintos, uno tedioso y otro ameno "The end of History" de Fukuyama y "Las cartas" de Evelyn Waugh y Diana Cooper.

File: La fin del mundo y el fin de la historia.pdf

Referencia

Marqués de Tamarón, “La fin del mundo y el fin de la historia,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2389.

Dublin Core

Title

La fin del mundo y el fin de la historia

Subject

El Lampión

Description

Hace referencia a dos libros muy distintos, uno tedioso y otro ameno "The end of History" de Fukuyama y "Las cartas" de Evelyn Waugh y Diana Cooper.

Creator

Marqués de Tamarón

Source

Nueva Revista 026 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

_ El Lampión LA FIN DEL MUNDO Y EL FIN DE LA HISTORIA Por el Marqués de Tamaron ria no sigue un curso cíclico ni fortuito. Se alisL azar me ha hecho leer a la vez entusiasmo con que el pueblo más instruido del ta, pues, en una vieja concepción ideológica de dos libros muy distintos, uno mundo, el alemán, escogió por jefe a un psicóla historia, como es natural en un epígono de tedioso y otro ameno: The End of pata. Hitler, que fatalmente había de conducirotro epígono (Kojéve) de Hegel. Ahí está en Mistory and the Last Man de lo al crimen y al desastre, como se sabía ya por compañía ilustre. No sólo los hegelianos de Fukuyama y las cartas de Evelyn su obra publicada Mein Kampf. El segundo es Etoda laya creen que la historia üene sentido es Waugh y Diana Cooper. Hablaré sobre lodo de! el súbito y duradero (19201990) enamoradecir una dirección hacia algún fin u objetivo pesado, no por sadomasoquismo sino porque miento de casi toda una clase social los intefuturo que orienta el presente y justificará el me parece mucho más influyente que el amelectuales, es decir la gente que por definición pasado sino que todas las ramas del pensano, y porque aquél me permitirá aludir luego a más inteligencia tiene por una doctrina, el miento semítico, desde el judaismo hasta el éste como modelo de sensatez comparado con marxismo, cuya evidente aplicación práctica marxismo pasando por el cristianismo y el ios vaticinios del nipoyartqui Fukuyama. No consistía en asesinar a unos y lobotomizar a los islam, son de alguna manera mesiánicas y por es que el novelista y la mujer de mundo fuesen demás. Y no digo que todos los intelectuales tanto teleológicas. más inteligentes que el sesudo analista polítiabrazaron el marxismo porque muchos, entre co, es tjue hay simplezas que sólo se le ocurren 1925 y 1945, se prendaron del nacionalsociaEsta proposición no es ni falsa ni verdadera, a un filósofo de la historia. lismo fascista, hermano gemelo y rivíil hegeliaes indemostrable. Se puede creer que la consuno de aquél en irracionalidad. De las tres principales cualidades que Feímación de los siglos tendrá un sentido como se jóo atribuye a Mariana como ejemplo de histopuede creer lo contrario. Tal vez acierten San 2Q La historia es «direccionat». Con ese riadores (ser desengañado, excelente sectario Agustín y Hegel, tal ve¿ Shakespeare con la neologismo, que explica bastante mal en la de la virtud y desnudo de toda pasión), Fukublasfemia nihilista de Macbeth: «Life is a tale, página 71, Fukuyama quiere decir que la histoyama acaso posea el segundo don, pues se told by an idiot, full of sound and fury, signifmuestra ardiente partidario de las tibias virtuying nothing». Por ahora el ruido y la furia son des burguesas, pero desde luego incumple los estruendosos, pero Fukuyama, en plena trívialiotros dos requisitos profesionales; se apasiona zación escatológica, parece convencido de que con la filosofía alemana y ésta lo engaña con la estamos viviendo una película de la Metro, que historia, que no está tan muerta como se decía. empieza con rugidos de león y termina con el Eso en cuanto a su epistemología pero veamos happy end burgués. el contenido de su discurso, simple en esencia 3a Se ha encontrado la fórmula social perfecaunque farragoso en detalles. Resumiéndolo, ta. Es ¡a democracia liberal capitalista, que supeF consiste en cuatro premisas y una conclusión; ra la dialéctica hegeliana amoesclavo y que proukuyama, en plena porciona abundantes bienes materiales a todos. trivialización escatológica, También este postulado es indemostrable de parece convencido de que puro subjetivo. Para unos «el vídeo más la estamos viviendo una Falsedades urna» símbolos según Fukuyama del democrático bienestar capitalista constituyen una película de la Metro, que Jauja inmejorable, pero para otros no. Cierto empieza con rugidos de león lü El hombre es racional. A mi entender esteta inglés algo cínico decía que él siempre y termina con el happy end esto es un postulado a todas luces falso. No preferiría la Atenas de Pericles basada en la burgués merece la pena discutirlo a fondo; baste con esclavitud a una «free and demacra tic Liberecordar dos casos recientes que demuestran la rta». Claro que él no pensaba en ser esclavo congénita estupidez humana. El primero es el sino hombre libre en el siglo V antes de Cristo. Pero planteando la disyuntiva de otra manera Tampoco hace falta ser Pangloss para figumuchos pueden preferir la lucha a la comodirarse lo contrario: un mundo escarmentado a dad. el riesgo al aburrimiento. El propio Fukufuerza de sucesivas guerras mundiales nucleayama lo sabe, puesto que al final del libro resures y desastres ecológicos provocados por el me el pensamiento de Nietzsche, donde ve la exceso de población; una civilización mundial mayor amenaza en potencia frente a la apacible única y homogénea, mestizada, pacífica, decimesocracia universal. dida a no rebasar el millón de personas en todo el planeta; una cultura risueña, hipercientífica, 4U Ni siquiera es posible imaginar otra forbucólica y bastante aburrida. Incluso hay una ma Je organización social, aun peor que la novela excelente que describe ese escenario, de democracia capitalista hoy triunfante. El inteFred Hoyle, el astrónomo inglés. No es una grismo musulmán tan sólo puede atraer, de conjetura tan distinta de la de Fukuyama, con modo pasajero, a una parte del género humano; una diferencia fundamental que le da verosimino tiene atractivo universal y permanente. La litud: la inmovilidad social, la esterilidad anísdemocracia capitalista produce mis ciencia y tica, la serenidad senil son alcanzadas después más riqueza, cosas ambas acumulativas e irrede varias guerras atómicas mundiales a cual versibles, luego da más poder a los estados mis devastadora. Hoyle ve al hombre futuro modernos para defenderse contra cualquier como un borracho exaltado que deja el alcohol veleidad de volver al pasado. in extremis, después de pendencias, resacas, La falsedad de esta premisa es palmaria. divorcios y un comienzo de cirrosis. Fukuyama cree que el hombre actual está imbuido ya de templanza y eutrapelia, y decidido a evitar nuevas ebriedades vehementes. A mí me parece Mundos alternativos más creíble aquella hipótesis que ésta. Pero en todo caso es notable petulancia la de Fukuyama al afirmar que su hipótesis es la única posible. Cualquier novelista de ciencia ficción puede El juego de imaginar mundos alternativos es inventar mil mundos alternativos, cualquier hisbarato y está abierto a todos. toriador sabe que las civilizaciones son mortales, ningún economista o sociólogo desconoce las diversas enfermedades capaces de dar al dkafin traste con nuestra cultura, Fukuyama rechaza, del mundo obsérvese el uso esta vez con motivo, las fantasías futuristas que Abolirei tiempo femenino popular, correcto mezclan el pasado con el porvenir describiendo lances pintorescos como una guerra atómica y apocalíptico es una entre el Papa de Aviñón y el Preste Juan (el No es, pues, de extrañar que nuestro autor al posibilidad inquietante pues ejemplo es mió, pero a esa índole de dislates se apoyarse en dos premisas falsas y en dos indetangible; el fin de la historia refiere él). Mas el agotamiento del modelo mostrables alcance un non sequitur. una cones una lucubración actual por causas ecológicas, económicas o clusión inconsecuente: Se ha acabado ¡a histosociales no abriría las puertas al pretérito perria. es decir ia Historia como búsqueda. Con fecto sino al indefinido {aparecerían viejas frusrazón se le ha objetado que para abolir la Histraciones encerradas, como está ocurriendo ya toria habría que abolir el tiempo. Yo me atreveen la Europa Oriental) y todo ello adoptaría forría a añadirque de acuerdo con la física comúnmas nuevas. La ¡[reversibilidad de los conocimente aceptada suprimir el tiempo sería tanto mientos científicos acumulados está desmenticomo suprimir la materia. Ni siquiera hay que da por la historia; piénsese en cómo se acudir a la física contemporánea pues la propia perdieron muchas técnicas al hundirse el Impeescatología tradicional prevé el fin del mundo rio Romano, Es cierto que los principios cientícomo equivalente del fin de los tiempos. Hace ficos modernos son hoy difícilmente olvidables unos meses pregunté a un hortelano andaluz salvo cataclismo global y gravísimo, pero tamqué sería de su huerto si siguiese sin llover. Con poco esa eventualidad hay por qué excluirla. fría sonrisa cono mi suposición de hombre frivolo de ciudad: «Es que eso seria la fin de! No hace falta ser Casandra para imaginar mundo». La fin del mundo obsérvese el uso dentro de un siglo los enormes efectos sociales femenino popular, correcto y apocalíptico es de un recalen (amiento planetario que borrase una posibilidad inquietante pues tangible: el fin del mapamundi por inundación nueve de cada de la historia es una lucubración. diez ciudades de más de un millón de habitantes. O las hondas consecuencias políticas de un Cierto es que lucubrar no siempre ha de ser flujo migratorio masivo de Sur a Norte. O la tarea deleznable. Pero hay que lucubrar con hinchazón del proletariado interno (en el senticierto rigor. Este libro adolece de varios defecdo de Toynbee. no en el de Marx) que ya existos, además de la falta de lógica antes citada. te en las sociedades ricas y que puede seguir la En el discurso principal hegelianoide (la argumisma evolución fatal que tuvo en Roma. mentación optimista y progresista que he de paso del ecuador, haya decidido convertirlo intentado resumir) injerta otros dos discursos en mamotreto ante la perspectiva de suculentos de forma poco orgánica. Primero acude al conderechos de autor. Lo interesante no es lo que cepto socrático y platónico de tkymós y lo dice sino el estado de ánimo que denotan sus incorpora a su razonamiento de manera abusilectores o compradores va, pues traduce por selfesteem una palabra Barrunto que ese estado de ánimo es una griega que. si bien en la famosa anécdota de mezcla de miedo y optimismo. Miedo ante el Leoncio y los cadáveres puede tener un sentivacío, muy real y patético para quienes habían do próximo a la «autoestima», en general sigpuesto su fe en alguna forma de socialismo: el nifica coraje, ánimo, arranque, incluso arrestos velo del templo progre se ha descorrido al {spiritedness en inglés, que el traductor espamismo tiempo que el telón de acero y detrás ñol con pasmosa ignorancia traduce por espirino hay nada. Y optimismo ante el sucedáneo tualidad. con lo que a mí me ha quitado todo («el vídeo más la urna») que se desea capaz de deseo de leer su versión castellana más allá de llenar el vacío. Por supuesto el optimismo disesa sola página que cotejé al azar). El detalle tinto de !a virtud teologal de la esperanza o de tiene mucha importancia pues Fukuyama conla virtud pagana del thymós o del simple brío vierte el thymós en uno de los impulsos fundaanimal es una herejía moderna de poco fundamentales que conducen al hombre hacia el fin mento. En el epistolario que mencioné ai prinde la historia. Pero no me atrevo a cansar al leccipio aparece una lúcida y amarga carta de tor con el complicado problema filológico y Evelyn Waugh a Diana Cooper que pone el hermenêutico; bastante bregué yo con varias dedo en la llaga. Así amonesta el novelista a su ediciones bilingües de La República y bastanamiga durante la guerra: te hice trabajar a mis dos sufridos amigos helenistas don Valentín García Yebra y don Pedro «Te quejas de que [„.] no es cristiano espeCalvoSotelo. El caso es que hay fundadas sosrar el mal, y que debería pegarme un tiro si no pechas de que Fukuyama se jacta en vano de creo en la providencia divina [...] Es el más trishaber leído a Platón. Tampoco es seguro que te y fundamenta] error de todos. Abarca casi haya leído a Hegel. En cambio sí parece haber toda suerte de locuras rotarías, por ejemplo que nosotros, por el simple hecho de vivir en 1941, leído a Nietzsche, por desgracia para él, ya que tenemos derecho a esperar más beneficencia de toda la última parte de su libro la dedica al últiDios que los hombres y mujeres que vivían, mo hombre y termina haciéndonos desdeñar al pongamos por caso, ene! año 741 [.„jTuarguesclavo victorioso casi tanto como lo despremtf e nos insiste en que el mentación constituye en realidad el peor pesiciaba el filósofo alemán, de forma que acaba futuro ya ha llegado, y es mismo y la peor ingratitud hacia Dios; vienes a invalidando o al menos debilitando mucho su bueno. Es precisamente lo decir que tan sólo encuentras tolerable la vida propia tesis progresista. que las clases medias y suponiendo que vaya a mejorar mucho». burguesas querían oír para Por lo menos Diana Cooper solamente era culpable de confiar en la victoria militar de su continuar a gusto su orgía patria, en lo que por lo demás acertó, y en que Mensaje simple consumista después el mundo volvería a ser agradable para los europeos, en lo que se equivocó a medias. Pero Francis Fukuyama es otra cosa. Mientras Además de estos errores generales, el libro arde Los Angeles (la ciudad más trendy y bogaestá plagado de equivocaciones de menor y oracular think tank, es una sociedad mercanvante de su país), mientras mil millones de cuantía bastante irritantes. Fukuyama cree que til como ia CocaCola), mientras Valentí Puig musulmanes sueñan con santas guerras y mil San Petersburgo se llamaba Petrogrado antes hablaba en el ABC( 12.3.92) de «ia sólida comde la Primera Guerra Mundial, que los estumillones de chinos siguen adorando a Marx, plejidad» de «un libro que ya es uno de los diantes de 1968 «derribaron al General de mejores alegatos de Occidente» (sí esto es un mientras cientos de millones de eslavos se busGaulle», y que la absurda tabla de Michael buen alegato, habrá que decir aquello de que can cada uno un kalashnikov, mientras nadie Doyle da cumplida noticia de qué países tenícon amigos así nadie necesita enemigos). logra saber a ciencia cierta el paradero exacto an democracias liberales y cuándo entre 1790 de las 28.000 cabezas nucleares exsoviéticas, La verdad es que este libro, al igual que el y 1990 (en 1919 figura Colombia pero no mientras destruimos cincuenta mi) hectáreas de artículo de 1989 que fue su germen1, está sienEspaña, en 1990 aparecen manicomios como do tan comentado como poco leído. Se combosque diarias, Francis Fukuyama brinda con Sri Lanka). Claro que esta falta de consideraprende, pues el mensaje es tan simple que no CocaCola por el fin de la Historia. A menos ción hacia la exactitud histórica debe de ser hace falta recorrer sus 418 páginas. Después de que esté brindando por ¡a fin del mundo. O por contagiosa, pues más de un exegeta de Fukudecírsenos «la guerra fría ha terminado, y la sus derechos de autor. • yama cae en ella, sobre todo los que no lo han hemos ganado», se nos insiste en que el futuro leído. Así. Juan Cruz nos aseguraba en El País El Marqués de Tamaron es diplomático y escritor. ya ha llegado, y es bueno. Es precisamente lo (7.3.92) que el autor de El fin de la historia y el que las clases medias y burguesas querían oír nuevo hombre (sic) es «consultor de una para continuar a gusto su orgía consumista. Es empresa multinacional norteamericana» (más natural, pues, que lo que Fukuyama empezó en 1 Véanse mis comentarios eo NUEVA REVISTA: «El que en el gazapo o en el oxímoron la gracia su artículo probablemente como un jeu desprit acabóse« ¡febrero 1990) y «Postdata al acabóse» (mano está en creer que la Rand Corporation, augusto intelectual, casi como una broma universitaria 1990).