Nueva Revista 025 > Después del descubrimiento

Después del descubrimiento

Guillermo Morón

De cómo los América Latina se empeña en ser un conjunto de naciones, estados, patrias, presidentes y pueblos aislados, solitarios, encontrados. En lugar de recuperar la unidad que fue.

File: Después del descubrimiento.pdf

Referencia

Guillermo Morón, “Después del descubrimiento,” accessed December 16, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2367.

Dublin Core

Title

Después del descubrimiento

Subject

Especial quinto centenario del descubrimiento de América

Description

De cómo los América Latina se empeña en ser un conjunto de naciones, estados, patrias, presidentes y pueblos aislados, solitarios, encontrados. En lugar de recuperar la unidad que fue.

Creator

Guillermo Morón

Source

Nueva Revista 025 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

DESPUES DEL DESCUBRIMIENTO Por Guillermo Morón I europeos, ni indios, ni negros, sino quedado sola. Sola entre los bárbaros como la Grecia de Herodoto. todo lo contrario. Es decir, los latinoamericanos Hispanoamérica, IberoaPor supuesto que así como a Europa la forman los pueblos y estados más diversos en idiomas e mérica, Indoamérica, qué más da Nidentidades ¿en qué se parecen los ingleses a los —cómoquieranllamamossomosyaun españoles o los alemanes a los italianos, como no viejo mestizaje de quinientos años. Europeos por sea en la asimilación de ideologías políticas herela procedencia, España es el origen común para dadas de Roma?, a la América Latina le sirven de las dieciocho Repúblicas, más Puerto Rico, dosplataforma Hispanoamérica, la más extensa y cientos sesenta y tres millones de habitantes, junantigua, la lengua que llamamos castellano o tamente con el Brasil nacido de Portugal, 141 español indistintamente, Brasil con lengua primamillones de seres humanos; de Europa tenemos Hiipaaoamirica, Ibr hermana doble, y El Caribe con tres idiomas eurota lengua y, con la lengua, la manera de ser. La roomérUn, Indoamérlpeos más. Ahora, cuando finaliza el siglo la unidad política, la moral, la filosofía de los latinoamericacaf qué má» da cómo de América Latina está sólo en las carencias y en nos es grecolatlna. quloran llamarnoila retórica. Las carencias se resumen en el desolaYa don Américo Castro, en brava y fértil pelea dor panorama de la marginaíidad, tal vez el »omo» ya un viojo mos» con don Claudio Sánchez Albornoz, penetró en los ochenta por ciento de una población de cuatroliiajo do quintonto» socavones del alma hispana en su historia, para cientos cuatro millones (en 1987). años demostrar que judíos, moros y cristianos formaMuy bien, pero esa densa, conjunta y dramátiron la cultura española, también en un proceso de ca presencia humana, no está muerta, está viva y mestizaje que duró ochocientos años. Sobre esos lucha todos los días y todas las noches. Es una mestizos españoles se realizó y realiza la ingeniecivilización, es una cultura donde predomina la ría social latinoamericana. profunda herencia europea. Todavía hay indios y todavía hay negros. Sus culturas pertenecen a nuestro modo de ser hombres. Estarán siempre. No ha habido nunca ni en el siglo XVI ni en el siglo La soledad de América Latina XX, una pofítíca de Estado dirigida ai genocidio. Todo lo contrarío. Doña Isabel, aquella gran Reina Para comprender bien esta agitada historia de nuestra llamada por antonomasia Isabel La CatóAmérica Latina es necesario tener en cuenta la lica, regañó al Almirante: ¿Quién os autorizó para Historia de España que diseñó Don Ramón esclavizar a mis vasallos? Menéndez Pidal (sólo se han publicado diecisiete La soledad de América Latina es de conditomos de los 40 que la formarán), la Historia ción interior. Están solas, en forma empederniGeneral de Africa (dos volúmenes han sido editada, las Repúblicas. ¿Sabía usted que las Repúdos por la UNESCO) y la Historia General de Améblicas latinoamericanas son las primeras, las rica (20 volúmenes, de los 36 que la integran, tenmás antiguas, del Universo mundo, exceptuango ya en circulación). Porque nuestra historia es la do a los Estados Unidos? Se empeñan en ese confluencia, repetición y resumen de toda esa aislamiento, en esa patriótica y absurda soleenorme heredad, ya hecha una sota cultura con dad. Están solos los presidentes, encerrados en ingredientes que le son propios y dan fisonomía. los idealismos, encerrados en el poder, duros Por todo cuanto ha ocurrido en estos quinientos de pelar los dictadores, Inalcanzables en vaniaños de andadura histórica América Latina se ha dad los demócratas. Hay un gran desierto de en la América Latina de mediados del siglo XXI. estadistas. Los latinoamericanos son la alternativa para Sólo existen dirigentes, hábiles en la profesión los europeos. Pero si América Latina conoce a Por lodo cuanto ha ocupolítica. La carencia de grandes conductores es Europa es heredera de su cultura, la Europa de rrido on o»to» qwiniontambién una soledad. Los políticos latinoamericahoy se niega a conocer a la América Latina. Nuesto« año» do andadura nos, de cualquier pelambre, socialdemócrata, tro aislamiento, nuestra soledad interior y extehiitárica América Latisocialcristiana, liberales o conservadores, saben rior, comenzaría a convertirse en cooperación y na 10 ha quedado «ola. ganar elecciones. Pero no saben qué hacer con el complemento, si Europa España la primeraSola ontro lo« bérbarot poder. conociera adecuadamente dónde están fas resercomo la Gracia da HOTONo oyen, no ven, no sienten. Se hacen solitavas de esta civilización «occidental y cristiana», es doto rios. Están solos los pueblos, aislados por fronteras artificiales y endurecidas. No hay paso franco para los ciudadanos, metidos en la camisa de fuerza del nacionalismo. Dan ganas de añorar las libertades de Don Felipe II. La soledad de América Latina es exterior. En los organismos internacionales cada país anda por su lado. En la ONU y en la OEA, como en la OPEP y en la UNESCO, los latinoamericanos forman un saco de gatos. Por eso los Estados Unidos invaden Panamá e invadirán otros lugares estratégicos. Por eso Europa no escucha los planteamientos sobre el presente Y sobre el porvenir. Por la soledad exterior de América Latina, España apenas se ocupa de la retórica en relación con los Quinientos Años del Descubrimiento, pero no va a colocar ni una peseta de las muchas que le sobran, convertidas en dólares, en ningún banco latinoamericano. La reina Isabel La Católica. América Latina se empeña en ser un conjunto de Naciones, Estados, Patrias, Presidentes y Puedecir, grecolatina, es decir, europea. Porque Establos aislados, solitarios, encontrados. En lugar de dos Unidos sólo tiene interés en la destrucción de recuperar la unidad que fuimos. No más una esa reserva de la humanidad que es América Laticomunidad de naciones, sino una comunidad de na. Sin América Latina Europa se queda corta. Sin ciudadanos. Europa América Latina tendrá un3 larga soledad. Ahora bien, así planteado el asunto principal de la comunidad latinoamericana, ¿cuál podría ser su destino, si es que ha de haber alguno?. Por de Unidad y destino pronto las tres porciones en que se divide este hemisferio social, Hispanoamérica y Brasil que ¿Sabía usted que el pueblo latinoamericano, conforman la Iberoamérica, un solo gran bloque heredero de Europa (Grecia, Roma, España} es el La unidad do América conectado por el parentesco de las lenguas y la más antiguo y cuito de! continente? La tecnología similitud de usos y costumbres, y el Caribe, deben Lotina o»tó «élo on la» es norteamericana, la cultura es latinoamericana. ser identificados en plenitud por los propios laticarencia« y on la rotóriPara dejar de estar solos habrá que comenzar noamericanos. En un profundo conocimiento de por la unidad. Primero la unidad de cada país, más ca. La» caranda« «o sí mismo, en cada Nación, se fundamenta la profunda la democracia, más fuerte la educación ro»wmon on ol dotolaComunidad Europea. básica, más agif y abierta la economía. Para dejar dor panorama do la de estar solos habrá que realizar el gran esfuerzo de Por otra parte, un proceso decrecimiento dentro morginalidad la unidad frente a los grandes polos nucleares de la de cada país, en cada República se hace individualactual civilización global, los Estados Unidos de mente el esfuerzo nacional, dirigido a lograr el Norteamérica y El Canadá, la Comunidad Europea ascenso necesario de los marginados ya no del y el Japón. China tendrá su interlocutor apropiado todo analfabetos como antes, en el rural siglo XIX.esta ciudad imperial del libertador George WasEse ascenso se hington. No sólo están el Capitolio, la Casa Blanca y detuvo en la década el Pentágono, el trípode sobre el cual se asienta el de los ochenta, pero poder, sino todas las avenidas, plazas, parques, comienza a vislumespacios abiertos y arbolados, con los macizos edibrarse de nuevo en ficios romanos. Hay necesidad de incluir, claro está, algunos tugares. En los catorce museos de la Smithsonian, esa particutodo caso la margilar y poderosa Institución dedicada a la ciencia y a nalidad es el gran las humanidades. El poder está visible donde quiepeso de toda la ra, incluidos los «homeleses», los «sintecho» de comunidad; la deudiversos colores que se sientan a las puertas del da externa, la rapaMuseo de Historia Americana donde ahora estoy, cidad tecnológica, la en las aceras y, a partir de la Avenida 13 para abajo, voracidad financieen todas partes. El Imperio tiene sus propios desera, et mal hábito de chos, su basura humana. las invasiones norteamericanas son Si el visitante ha sido debidamente vacunado por poderosas fuerzas la intemperie contra una enfermedad llamada, vulque tienden un círgarmente, sensibilidad, podrá gozar de los mayores culo de hierro y canencantos y comodidades de Washington, núcleo de dela a los más de la guerra y de la paz en el mundo de hoy. Como es cuatrocientos milloprimavera, los árboles están en flor, los cerezos nes de latinoamerilucen sus colores. En mi tierra hay flores y frutas canos. La incapacitodo el año, llueva, truene o relampaguee, dad para gobernara Mi viejo antecesor en el achaque de las letras hiscada país, las guetóricas, Fray Pedro Simón, ya lo advirtió: se pasa de rras de Centro Améun clima a otro, del calor al frío, del verano al invierrica, Colombia, no, en menos de una jornada. Ya se sabe, es el tróPerú, los hábitos del pico, con el mar y sus playas, con el río Orinoco y la despilfarro heredaselva llamada Canaima, con los Llanos y el Pico Bolído de nuestros var, allá en Mérida, más arriba de los cinco mil abuelos españoles y metros nevados. En Washington pasa rápidamenportugueses del te la primavera. siglo XVI, la indisci¿Habrá cristianos en esta capital imperial? plina personal y colectiva, son los principales defec¿Quién dara de comer a esta gente? Cuando llegue El Capitolio dé tos comunes a la sociedad latinoamericana. Washington. el invierno, ¿cómo se protegerán del frío? Esa es una ventaja para ¡os pobres de mi tierra, no hay Todo eso significa que ahora, cuando los latiinvierno, soJo primavera y verano. Además, todavía noamericanos cumplen quinientos años de edad quedan cristianos, histórica, es cuando se requiere por parte de los Curiosamente llegan a mi memoria dos libros, dirigentes políticos, sociales, económicos y cultuleídos en la juventud, ahora testigos del tiempo en rales el más grande esfuerzo al objeto de identifila bilioteca de mi casa caraqueña, Caracas no se car, ascender y proyectar el pueblo común hacia la parece a Washington, la de hoy es una fea imitación historia compartida. de Nueva York, donde está la gasolina del poder, la Bolsa de Valores, el dinero que mueve y conmueve, La cabeza del Imperio nunca a compasión. Uno de esos libros, ya quietos, se titula El mundo romano, un preciso y claro Esta es la gran ciudad. Lleva el nombre de un manual del historiador francés, del instituto de Franlibertador, George Washington, cuya historia es cia, Víctor Chapot. Fue puesto en español por dos más conocida que las caraotas negras, llamadas frimaestros españoles, tal vez olvidados, Luis Pericot joles en México y otras partes del Nuevo Mundo. En y Rafael Ballester. Es que nada se parece tanto al mi tierra se dice de alguien o algo muy conocido romano como este mundo americano, es decir, norque lo es más que el pan de piquito. Menos conoteamericano. «Tenemos el más grande imperio que cida en los pueblos iberoamericanos es la visión de ha existido», se jactaba el británico; el romano transformó al mundo, el norteamericano es mayor, Se Biblioteca, destinada a servir al Congreso, si en el siente hasta en las conversaciones de pasatiempo. Congreso leyeran libros, está todo cuanto se ha Y el otro libro, famosísimo hace ahora treinta años, publicado sobre Fray Bartolomé de las Casas, un es el Jesús del entonces profesor de historia del crisdescubridor de América, y sobre Cervantes, el destianismo en La Sorbona Ch. Guignebert. Jesús exiscubridor de España. Dos alienados, dos locos, Las tió no porque lo mencione de pasada Tácito en sus Casasy El Quijote que es Cervantes su creador, aunAmérica latina so Anales (XV.45}, sino porque está a la vista desde que don Miguel de Unamuno se resiste a esa creaompofia >n sor un conhace mil novecientos noventa y dos años. ¿Habrá ción porque el Caballero, el Hidalgo por antonomajunto do Hadonos, un Jesús en esta enorme ciudad? El Presidente del sia, no es creatura de ficción, es hombre real y verEstado», Patria», Pro»¡Imperio dirigió los bombardeos de la triste Guerra dadero. Ya no hay alienados, descubridores de ser donto» v Puoblo» aisladel Golfo desde un barco de su Iglesia y desde su hombres, como estos de nuestra lengua y cultura. do», lolltarlo», ornoncampo de golf. Los Césares no eran cristianos. ¿Quién habrá de salir a reparar entuertos en este mundo de la barbarie tecnológica, como cree el trodo». ta lugar do A ver si recuerdo el nombre de aquel jefe bárbaro maestro Francisco Rodríguez Adrados que vendrá rocuporor la unidad llevado a Roma como trofeo de guerra para ser juzsobre España si se termina por eliminar los estudios quo luimos gado. Se llamaba Manuel Antonio Noriega, quien humanísticos? En las grandes librerías, almacenes cometió el error de resistir la invasión. Vercingetorix gigantes, asépticos, ordenados por computadoras, de la tórrida y pobre Panamá, pagará su condena, los libros se venden a granel. Son bestsellers, los después de la destrucción de su pueblo y de la mejor vendidos, como esa biografía de Nancy Readevastación de su reino, sin derecho a la tiranía gan con mil páginas de chismes y maldecires. Hay doméstica, Como todo abuso de poder, el acto es y muchos Protágoras por ahí; muy pocos Sócrates. será una afrenta para todos nosotros, los latinoamericanos. Como lo será una invasión a Cuba, si el Mientras juzgan al bárbaro panameño, un grupo gallego don Fidel Castro no afloja la mano de su ya de animales racionales, llamados intelectuales, se innecesaria revolución. También Atenas imponía su reúnen en un salón de la Smithsonian para leer y democracia por las malas. ¿Y por qué han de ser discutir. En el periódico de la gran ciudad se publica democráticos los haitianos, pueblo irredento si los una magra reseña para advertir sobre la curiosa e hay, si no quieren serlo? Primero se debe ser libres, inocua reunión. después hay que ganar la Justicia y, al final, si sirve El periódico propone colocar en la puerta de esa de consuelo, democráticos. La democracia es una sala de locos, tan extraños en el ambiente de la vieja dolencia. No es una invención de los anglosacabecera del Imperio, un cartelito con el aviso los latinoamoricono» jones; ya se sabe cómo la democracia se la inventacomún de los sitios de peligro: «Cuidado. Aquí tra»on la altornatlva para ron, lentamente, los griegos del siglo VI antes de bajan intelectuales». los ouropoo». Poro si Cristo, primero, en las islas pequeñas del Egeo, lue¿Y sobre qué asunto discuten esos profesores América Latina conoto go, en el continente. Europa descubrió tarde la humanistas, historiadores, literatos de diversos u Europa o» horodora democracia; en España llegó después de existir en lugares del mundo? Pues sobre algo sin trascendo »u cultura, la Eurosus antiguas Provincias. Aquí en Washington la gendencia para una ciudad tan bien construida, tan sólipa do hoy so nioga a te anda democráticamente como le da la gana, desdamente establecida, como es la identidad? ¿Y cuál conocor a la América camisados, en calzoncillos, alienados, quizá, esto es, identidad? Imagínate tú qué tontería: la identidad Latina fuera de si cada uno, si se juzga por el modo de estar cultural de las Américas, así, en plural, la del Norte, en los sitios, en las calles, en las plazas, en los cafés, la del Centro y la del Sur, añadida la posible identigente gorda y a raudales, pero sin las carreras de dad de los pueblos del Caribe, incluido Haití. Nueva York, de Chicago y de San Francisco. Ocurrió, pues, en Washington este simposio. Si los indígenas son aún perseguidos, como en la Conquista; si los negros serán mayoría a mediano Identidad cultural plazo; si los hispanos ya penetran la sólida estructura de Roma y su entorno, como hicieron los grieEn la biblioteca del Congreso no la tuvo Roma gos de la antigüedad; si los asiáticos forman parte porque la Cultura era helena me pongo a revisar la de la identidad americana. Todo en voz alta, con bibliografía de y sobre dos alineados que nacieron entrada libre y democráticamente. Es una caractefuera de época, quiero decir más allá del tiempo en rística de esta ciudad: se puede criticar aunque sea que anduvieron en el siglo, como diría el Padre peligroso. • Pedro de Rivadeneyra para referirse a la vida de ese Guillermo Morón, venezolano, es historiador. otro fuera de serie llamado Ignacio de Loyola. En la