Nueva Revista 022 > Quijotes y Yupis

Quijotes y Yupis

Marqués de Tamarón

Nos habla de que los españoles permanecemos fieles a la intención genial y perversa de Cervantes: destruir las ilusiones mostrando que nobleza es locura.

File: Quijotes y Yupis.pdf

Referencia

Marqués de Tamarón, “Quijotes y Yupis,” accessed July 1, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2323.

Dublin Core

Title

Quijotes y Yupis

Subject

El Lampión

Description

Nos habla de que los españoles permanecemos fieles a la intención genial y perversa de Cervantes: destruir las ilusiones mostrando que nobleza es locura.

Creator

Marqués de Tamarón

Source

Nueva Revista 022 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

QUIJOTES Y YUPIS Por el Marqués de Tamarón jc^ ONTRA lo que creen los ingeEl mensaje está claro, todo desfacedor de bras alusivas al caballero de la Triste Figura, nuos amigos y enemigos de entuertos es un pobre idiota. Diríase que Certodas con ecos peyorativos. En cualquier dicEspaña, éste no es un país de quivantes hace una parodia blasfema de la cionario, y en especial en el DRAE, se puede jotes sino tle yupis. La primera Pasión de! Redentor donde supremo sacrilecomprobar cómo predomina el tono desdeñoprueba de ello es que fue en gioquienes aciertan son los que se motan de so en toda la familia de palabras quijote quiEspaña y no en otro lugar donde se escribió la la corona de espinas, del manto y del cetro jotada quijotería quijotesco quijotil quisátira más despiadada y eficaz del idealismo ridículos ó la bacía y la celada irrisoriasdel jotismo. De la voz principal, quijote, se dan caballeresco, es decir El ingenioso hidalgo justo que quiere redimir a los desvalidos. No estas acepciones: «1 Hombre exageradadon Quijote de la Mancha. La segunda pruesé si este trasunto impío ha sido señalado por mente grave y serio. 2 Hombre nimiamente ba es que el protagonista que no héroe epóalgún cervantista, porque no he leído a ningupuntilloso. 3 Hombre que pugna con las opinimo ha dado origen etimológico en español no, pero sí he leído a Cervantes y salta a la niones y los usos corrientes, por amor a ío a nombres comunes con ribetes despectivos vista que está de! lado de ¡os poderosos, como ideal. 4 Hombre que quiere ser juez de cau(Quijote, quijotada, etc.) mientras que en las aquellos anónimos duques tan horteras y tan sas nobles aunque no le atañan». Así pues, de otras lenguas europeas ha originado palabras burlones. Hoy hubiese estado del lado de los cuatro acepciones tres son negativas y una es de significado admirativo, fundadas en yupis. neutra tirando a positiva. Negativos también malentendidos románticos. La Eercera prueba La versión popular antes citada Cervantes son los dos significados de quijotismo: «I es que en España y desde hace un par de tiene cariño por don Quijote ha prevalecido Exageración en los sentimientos caballerosiglos mandan los yupis, y así nos va. contra todo sentido común por su condición sos. 2 Engreimiento, orgullo». Más o menos de indispensable salvaguardia del amor proNo me alargaré en la primera parte de! lo mismo ocurre con las demás palabras espapio nacional. Admitir que el libro más leído razonamiento, por ser de sobrada evidencia. ñolas derivadas del nombre propio de don en España durante siglos es moralmente Quien haya leído el Quijote estará de acuerdo Quijote. Resumiendo la cuestión, Marta abyecto hubiese sido tanto como poner en en que se trata de una burla sangrienta de todo Moliner apostilla en su diccionario, a propóduda la catadura moral de nuestra nación. Ha impulso noble y generoso. Quien no lo haya sito de quijote, «generalmente no se emplea hecho falta una mentira piadosa para reconcileído estará probablemente inficionado por la con sentido admirativo, y puede tenerlo desliamos con nosotros mismos. Pero la mentira exégesis al uso, según la cual Cervantes se pectivo». vulgar queda desmentida por el habla popuenternece con su personaje, por quien siente lar. En ésta. Quijote el nombre de guerra que secreta simpatía. Nada más lejos de la realiAlonso Quijano toma de la pieza del arnés dad. Don Quijote hace siempre el ridículo Otras lenguas que cubre el muslo ocasiona bastantes palafísico y moral mientras Cervantes se regodea con su prodigiosa pluma. El autor disfruta Muy distinta es la semántica quijotil en humillando al hidalgo altruista. Hace que le otras lenguas. Como por fortuna o por deslluevan palos y hasta el vómito de su escudegracia los extranjeros no sueien entenderro. Peor aún, sus afanes son inútiles o, las más nos, debieron de creer que la novela de Cerde las veces, contraproducentes. Recuérdese vantes era un panegírico de la loca gallardía el insoportable episodio de Andrés, el mozo a de un héroe desdichado. En inglés, según el quien su amo villano azota y no paga el suelOED, se empezó muy pronto a acuñar palado. Don Quijote lo socorre y castiga al amo, bras alusivas a don Quijote, denotando admiDMITIR que el libro pero en cuanto se da media vuelta éste redoración romántica por el personaje. Quixote se más leído en España durante bla con saña su atropello. Cuando Andrés usa como nombre común, con diversas variasiglos es moralmente ciones ortográficas, desde 1648. El citado vuelve a encontrarse con don Quijote !e dice: diccionario lo define como «an enthusiastic abyecto hubiese sido tanto «Por amor de Dios, señor caballero andanvisionary person like Don Quixote, inspired te, que si otra vez me encontrare, aunque vea como poner en duda la by lofty and chivalrous but false or unrealizaque me hacen pedazos, no me socorra ni ayucatadura moral de nuestra ble ideáis». Quixotism surge con sentido de, sino déjeme con mi desgracia: que no será nación. Ha hecho falta una similar a finales del siglo XVII y en 1702 la tanta que 110 sea mayor la que me vendrá de su facilidad inglesa para inventar verbos, unida a mentira piadosa para ayuda de vuestra merced, a quien Dios maldila popularidad del hidalgo manchego, da ga, y a todos cuantos caballeros andantes han reconciliarnos con nosotros lugar a to quixote, convertido un siglo desnacido en el mundo». Y añade Cervantes, ufamismos pués en to quixotize. Quixotism arranca de no del lance cruel, «quedó corridísimo don 1688, quixotry de 1718, y así hasta nueve Quijote». con avidez, dio pruebas de seguir admirando a tos quijotes. Naturalmente que allí como aquí y entonces como ahora la mayoría de la gente era y es sanchopancesca y no quijotesca. Pero aquí el iberoide sanchopancesco se mona de ganas de sacudirse el yugo hidalgo hace ya tres siglos, cuando sus congéneres ultrapirenaicos todavía no habían pensado en ello. Los sanchopanzas no quieren mandar ellos, pero a la larga tampoco quieren que les manden los quijotes. A quien de verdad hubiese querido servir Sancho Panza no es a don Quijote sino a Godoy, a Salamanca o a Romanones; a un protoyupi que le hubiese dado miajas, y no de gloria sino de pan. Sus descendientes lo consiguieron al cabo de un par de siglos, antes que los sanchopanzas británicos o germánicos. Precursores En esto no se ha cumplido la teoría de los frutos tardíos españoles. Hemos sido precursores en ia invención del tipo humano univerIlustración de Diego MoraFigueroa sal del yupi. El Príncipe de la Paz inauguró la serie ya a finales de! siglo XVIII, veinte años palabras reseñadas, un treinta por ciento más otras lenguas europeas retratan a un héroe después el modelo se había reproducido en que en español. El adjetivo quixotic, quizá la romántico, de corazón garboso aunque cuerincontables individuos de la camarilla del más usada de aquéllas desde que apareció en po desgarbado y mente extraviada. Deseado y desde entonces hasta ahora no nos 1815, viene definido así en el OED: «ResemPor supuesto somos nosotros los que acerhan faltado monjas milagreras, generales hling Don Quixote: henee, striving with lofty tamos y son los extranjeros quienes se equibonitos, financieros avispados e intelectuales enthusiasm for visionary ideáis». vocan. Los españoles permanecemos fieles orgánicos. Yupis todus. a fin de cuentas. literal ya que no literariamente a la intenMenos fortuna que en Inglaterra, aunque bastante más que en su propia patria españoción genial y perversa de Cervantes: destruir Otra cosa es que la palabra hoy de moda en la, tuvo en Francia ei último caballero andanel mundo entero sea de origen americano y las ilusiones mostrando que nobleza es locute. Según el diccionario de Roben, desde muy reciente, Yuppie (o yuppy. o yumpie, o ra. Los extranjeros mantienen el mito literario 1782 existe el substantivo don Quichotte, yumpy) surgió en 1984 como abreviatura de con la semántica heroica. Los españoles «homme généreux el chimérique qui se pose young urban professional o de young demostraron ya en 1605. cuando se publicó la en redresseur de tons, en défenseur des oppriupwardly motile person. Así es que el térmiprimera parte del Quijote y comenzó el éxito més», y desde 1835 se usa el término donno encierra su propia definición: un joven trefulgurante de la novela, que ansiaban que quichottisme. En italiano también hay el pa. Trepa y no arribista porque el arribista dejasen de mandar los quijotes. El resto de los nombre común donchisciotte y el adjetivo como el advenediza ha llegado, y el yupi europeos, al no entender el libro pero leerlo donchisciottesco, ambos con ecos valientes y por definición nunca ha llegado del todo sino generosos. que biológicamente está obligado a seguir acumulando y trepando, incansable como la En suma, se nos ofrecen dos contrastes, ardilla heráldica de Fouquet con su cínico claros y chocantes. De un lado está la contralema Quo non ascendam?. Por eso tampoco dicción entre lo que los españoles dicen (que le corresponde al yupi la traducción de listillo don Quijote les cae simpático) y lo que hacen y aprovechadete. pues ningún sufijo diminu(usar palabras hostiles al personaje). Y por tivo haría justicia al atlético empeño ascenotro lado está la diferencia entre e! léxico aluOS españoles dente del trepa. sivo español y los extranjeros. Mientras nosopermanecemos fieles literal tros subrayarnos en el lenguaje el engreiNo, el trepa rampante, el yupi en todo su ya que no literariamente a miento y el carácter entrometido de don Quiesplendor es una fuerza de ia Naturaleza y la intención genial y jote. los ingleses se fijan en su caballerosa habrá que temerla y respetarla más de lo que altura de miras, los franceses en su generosiCervantes respetó a un pobre hidalgo de pueperversa de Cervantes: dad y los italianos en su valor. Aun hay una blo, loco de amor por el ideal caballeresco de destruir las ilusiones tercera paradoja, y es que en nuestro vocabuamparar al desvalido, defender a la viuda y al mostrando que nobleza es lario no se refleja la locura de don Quijote y huérfano, mantener la palabra dada. No son locura en las lenguas extranjeras sí. En definitiva, la precisamente ésos los valores del yupi. Por llamada lengua de Cervantes presenta a su eso manda hoy. • personaje universal como un pobre diablo que se mete en camisas de once varas mientras las El Marqués de Jamaron es diplomático y escritor