Nueva Revista 021 > Yugoslavia. La impotencia europea

Yugoslavia. La impotencia europea

Alberto Míguez

De cómo Europa se ha topado con el conflicto yugoslavo en un momento delicado, cuando la construcción europea se ventilaba en Maastricht y los grandes temas del tercer milenio empezaban a diseñarse en el horizonte.

File: Yugoslavia. La impotencia europea.pdf

Referencia

Alberto Míguez, “Yugoslavia. La impotencia europea,” accessed September 17, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2288.

Dublin Core

Title

Yugoslavia. La impotencia europea

Subject

Panorama

Description

De cómo Europa se ha topado con el conflicto yugoslavo en un momento delicado, cuando la construcción europea se ventilaba en Maastricht y los grandes temas del tercer milenio empezaban a diseñarse en el horizonte.

Creator

Alberto Míguez

Source

Nueva Revista 021 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Falta una política de seguridad común YUGOSLAVIA: LA IMPOTENCIA EUROPEA Por Alberto Miguez incendio que se extendía. En toN pleno corazón de Eudas las reuniones de ministros ropa una guerra civil de Exteriores, de directores pohace estragos. Las frontelíticos, o de altos funcionarios, ras de dos años son hoy papel se trajo a colación el conflicto y mojado y lo que fue antaño Yuse arbitraron métodos para regoslavia ha dejado de existir ducirlo. Primero, mediante el aunque sus embajadores sigan envío de observadores que se lien la ONU y el ejército federal mitaron a hacer lo que pudie(¿tal vez serbio?) dispare a maron, es decir, a observar e infortar. avance, retroceda, declare mar a los gobiernos comunitael alto el fuego y lo viole cinco rios y a ¡a Comisión de lo que minutos después. allí pasaba. Y lo que pasaba era Es ya una frase hecha el mínique el problema resultaba tan mo papel que ha jugado, está antiguo y tan profundo que apaLas rivalidades y diferentes jugando y puede jugar Europa rentemente no había para él saOccidental (la de los Doce, el percepciones de los tres lida inmediata. Sólo la negociaresto es todavía una oscura e grandes europeos>> (Francia, ción entre los contendientes en improbable nebulosa) en el conel marco de una organización Alemania y el Reino Unido}, flicto. Se utiliza la frase para decontinental (la Comunidad) polos dispersos intentos de mostrar hasta qué punto )a quidía facilitar las cosas. La confearbitraje unidos a los apoyos mera de una política exterior corencia de paz presidida por una mún es solamente eso y hasta selectivos prestados bajo personalidad tan eficiente y qué punto también una política prestigiosa como lord Carringcuerda a los contendientes de seguridad compartida parece ton debiera haberse encargado impidieron que Europa urgente. En el proceso de autode racionalizar los problemas de hablase flagelación periódica al que los todo tipo (culturales, étnicos, europeos solemos dedicarnos, la religiosos, políticos y económiclamorosa ausencia en la guerra cos) que allí se ventilaban, idendel Golfo y la impotencia ante tificándolos primero y ubicándola masacre yugoslava, son paralos después en la comunidad de digmas inevitables. intereses que, pese a todo, sigue uniendo a los pueblos de lo que fue Yugoslavia. Se trataba de encontrar en la negociación el El frágil equilibrio frágil equilibrio que hiciera callar a las armas y permitiera haNadie puede afirmar sin menblar a los pueblos o a sus repretir que la CE no hubiese intentasentantes, que a veces no es lo do frenar la guerra civil en Yumismo, Pero tampoco eso fui goslavia por insensibilidad o inposible, entre otras razones pordiferencia. Desde el primer moque la burocracia asfixiante del mento los representantes de los propio proyecto de negociación Una columna del ejército federal yuDoce tocaron a rebato ante un goslavo en una pausa de la guerra Lord Camngton, ta mediación infructuosa —copia milimétrica de la país portando mensajes de reeuropeos?» Lo malo de esta El párroco de una iglesia CSCE—, las rivalidades y difeconciliación, pudieron ejercer guerra es que sus protagonistas católica de Osijek declaraba rentes percepciones de los «tres sólo de boquilla el «derecho a parten de una premisa tan irrabajo ¡as bombas a una TV grandes europeos» (Francia. la injerencia», posible ante un cional como probable: nadie norteamericana:«Lo Alemania y Reino Unido), los Saddam Husseim derrotado puede hacer nada para parar la dispersos intentos de arbitraje pero inútil ante los dos o tres sangría y destrucción, salvo el esperamos todo de Dios, unidos a los apoyos selectivos bandos que juran exterminarse aniquilamiento del enemigo o pero muy poco de Europa» prestados bajo cuerda a los concaiga quien caiga y medie la fatiga de las armas. tendientes, impidieron que Euquien medie. El secretario de ropa hablase, como todos al paEstado para la Acción Humarecer deseaban, con una sola nitaria de Francia, Bernard Las amenazas voz. Koucfincr, ha podido comprobarlo «in situ». Porque en esta El ejemplo yugoslavo debeocasión —y pese a la presencia ría ser más objeto de reflexión considerable de medios de coEl ruido y la furia que de penitencia. La etapa de municación de todo el muninccrlidumbre iniciada tras la do— la guerra no es «en direccaída de los regímenes comuPero aun sí esta voz hubiera to» y, por tanto, la aldea glonistas en el Este y la desmemsido única e inteligible, respebal se conmueve menos, Hay bración de la Unión Soviética tada y responsable, ¿habría más furia que ruido y, además, plantean a Europa sobre todo servido para algo? La historia a fuerza de ¿ritos los habitanproblemas de seguridad y no, de los últimos meses en la guetes del planeta están quedáncomo se ha pretendido, econórra civil yugoslava está llena de dose sordos. El párroco de una micos o comerciales. Checoslotreguas que nadie respeta, doiglesia católica de Osijek, una vaquia podría ser el próximo cumentos que nadie honra, de las ciudades mártires, declacapítulo de esta historia. No promesas que nadie cumple. raba bajo las bombas a la telesabemos muy bien qué va a Las misiones humanitarias, los visión norteamericana: «Lo esocurrir en Rusia. Ucrania o grupos de observadores, las peramos todo de Dios pero Bíelorrusia, pese a (os acuerdelegaciones de iglesias y orgamuy poco de Europa. Por otra dos de confederación o «comunizaciones no gubernamentales parte, ¿qué podrían hacer los nidad» de Estados soberanos que han llegado al país o exYugoslavia: los soldados se enmascaran como terroristas El ejército yugoslavo a las puertas de Plitvichka tarles, cuando están en juego Bstals óe Dubrovnik construcción europea se ventifirmados con Yeltsin, Gorbala estabilidad del continente — laba en Maastricht y los granchov advertía recientemente que es indivisible— y el modedes temas del tercer milenio sobre el peligro de convertir a lo de seguridad que debería empezaban a diseñarse en el los 75 millones de rusos repargarantizarlo. Que el problema horizonte. Su impotencia no kurdo haya suscitado entre los tidos en los antiguos Estados ha sido única: la ONU —tan europeos más solidaridad e inactiva en el conflicto con de la Unión en «minorías reterés que el yugoslavo, incluso frak— ha sido incapaz también beldes»: sólo en Kazajstán reentre ios países vecinos, resulde dar una respuesta contunpresentan más del 40% de la ta incomprensible y peligroso dente. Las grandes potencias La etapa de ¡ncertidumbre población. No sabemos, tamaunque se trate, obviamente, (o, mejor, la gran potencia) iniciada tras la caída de los de conflictos distintos (pero no poco, hasta dónde está disprefirieron encogerse de homregímenes comunistas en el distantes). Pero mucho más lo bros o aplicar el embargo inpuesto a aguantar esta estamsería que, en el futuro, ni la Este y la desmembración de discriminado a lodos los conpida el antaño temida Ejército CSCE ni ia CE, ni ¡a OTAN tendientes, de modo que en el la Unión Soviética plantean Rojo o lo que quede de él, ni ni la UEO tuvieran instrumenterreno de la autocrítica todos a Europa sobre todo quién controla las armas nutos, voluntad, sentido común —europeos o no— deberían problemas de seguridad y para prever primero e identificleares de Ucrania. Ni siquiera esmerarse. Lo peor fue el orno, como se ha pretendido, car después los conflictos que den disperso, la algarabía en el quién controla las de Rusia. puedan aparecer en esta nueva económicos o comerciales reconocimiento de las nuevas Nunca la OTAN y la CSCE zona de turbulencias para, de repúblicas —o su amago— en(que en el conflicto yugoslavo alguna manera, controlarlos. tre los socios comunitarios, la ha brillado por su ausencia) sensación de que es fácil pohabían sido más necesarias. nerse de acuerdo en asuntos de Albulo Migue* es periodista. Pertenemenor cuantía pero imposible Nunca el vínculo trasatlántico ce al Consejo Editorial de NUFVA en los verdaderamente imporREVISTA. euronorteamericano pareció más precioso. Europa se ha topado con el conflictmento delicadoo yugoslav, cuando en uno mo la