Nueva Revista 021 > Quinto centenario. Una afirmación

Quinto centenario. Una afirmación

Antonio Fontán

Acerca de los grandes acontecimientos hispánicos del 92, primero fue la toma de Granada, el segundo, el descubrimiento de América que abrió una nueva era de la historia para España y para el mundo.

File: Quinto centenario una afirmación.pdf

Referencia

Antonio Fontán, “Quinto centenario. Una afirmación,” accessed August 17, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2287.

Dublin Core

Title

Quinto centenario. Una afirmación

Subject

Quinto centenario

Description

Acerca de los grandes acontecimientos hispánicos del 92, primero fue la toma de Granada, el segundo, el descubrimiento de América que abrió una nueva era de la historia para España y para el mundo.

Creator

Antonio Fontán

Source

Nueva Revista 021 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

QUINTO CENTENARIO UNA AFIRMACIÓN. Por Antonio Fontán paso de la civilización, con los benéficos efcctos que A Y momentos en la vida de los pueblos en toda persona razonable y cultivada reconoce. .jue el ritmo de los sucesos se acelera, los Aplicados a las realidades políticas de finales del iconteeimientos se acumulan y parece que siglo XV los términos Estado y nación no significan el curso del tiempo se dispara, sin acompaexactamente lo mismo que ahora, cuando el Estado, sarse a la regular y cadenciosa monotonía del calena diferencia de entonces, tiene mucho más poder que dario. Es lo que ocurrió en España el año 1492, del la propia sociedad de que ha emanado, y la palabra que ahora se conmemora, con tan ruidosa fanfarria, nación se emplea, especialmente entre políticos espael quinto centenario. ñoles de estos años, en dos acepciones distintas. El primero, por orden cronológico, de los grandes Por un lado, con su valor de siempre, de comuniacaecimientos hispánicos del 92 fue la «toma» de dad humana políticamente constituida en Estado. Granada, con el consiguiente final de la Reconquista Por otro, se llama nación a un pueblo con entidad y la recuperación de la unidad cultural y política del cultural singularizada, que por obra de la historia se país. El segundo, el descubrimiento de América, que encuentra asociado con otros en el seno de un verdaabrió una nueva era de la historia para España y para dero Estadonación. (Algunos dicen «naciones sin el mundo y dio lugar a que nada menos que un inEstado», pero eso sería otra cosa.) menso continente se sumara al hemisferio de la civilización cristiana y occidental. Sin embargo, llamar nación a la España de los Reyes Católicos es correcto y apropiado. La monarquía Ni una cosa ni otra fueron obra del azar, sino de la voluntad y del propósito. hispana, con sus varios reinos y coronas, era una entidad política unitaria y soberana. Desde ella se diriLos méritos han de atribuirse a numerosos persogía la gobernación interior de un vasto territorio y se najes, entre los que ocupa un lugar particularmente desplegaba una acción exterior —diplomática, miliseñalado el propio descubridor, Colón, Pero, por detar, económica, cultura)— en relación con otros puelante de Jos demás protagonistas, en ef orden de las blos, príncipes, repúblicas y ciudades que, en princivaloraciones, ha de situarse a los monarcas, Fernanpio, eran «el extranjero» y la gente lo sentía como do e Isabel. tal. La unidad orgánica de la sociedad política, la identidad hacia dentro y la diferencia con lo de fuera, España, el primer Estadonación de la Europa moderna más una cultura compartida y «convivida» (cuyos símbolos hace cinco siglos fueron ta corona y la cruz) son los elementos sustanciales de lo que la filosofía Bajo los Reyes Católicos, y por obra principalmenpolítica occidental entiende por nación y por Estado. te suya, la Monarquía de España se convirtió en EsLa administración de la monarquía española de entado y su pueblo en nación. tonces comprendía también una red de funcionarios Estado y nación son dos creaciones europeas que gubernativos y judiciales aparentemente heterogéluego se han extendido por los otros continentes, al Los Reyes Católicos a la vista de Granada. Cuadro de Ribera en la catedral de Burgos OS cronistas de la Corte relatan con sobriedad la conquista de Granada y la consideran un regalo «de la providencia divina a los reyes, que tomaron victoriosos y bien afortunados, con tanto triunfo de honra y bienaventuranza » nea, pero disciplinada y efectiva, que se extendía por biendo un acuerdo y entregando rehenes, mientras todo el territorio. Había unos ejércitos de diverso los cristianos permitían que la capital volviera a abasorigen y variadas formas de reclutameinto, pero tecerse. siempre obedientes a la cúpula del poder. Existía, Pero lo que vale, como emblema o símbolo, es la además, una política cultural y exterior común. Gofecha de la solemne rendición de la ciudad. El rey bierno, defensa y política son las tres principales dimoro, tras poner en manos del Católico tas llaves de mensiones de la acción de los Estados nacionales en la fortaleza, partía hacia las tierras que se le habían la Edad Moderna. adjudicado, como retiro o como confinamiento, en el valle de Purchena, a treinta leguas de Granada y a orillas del Almanzora, en la actual provincia de Almería. El fin de la Reconquista y la unidad de España Los cronistas de la Corte relatan con sobriedad la conquista de Granada y la consideran un regalo «de la providencia divina a los reyes, que tornaron victoEl lunes 2 de enero del 92, los heraldos de Castilla riosos y bien afortunados, con tanto triunfo de honra tremolaban el pendón de Fernando e Isabel en la toy bienaventuranza» y «así dieron glorioso fin a su rre de Comares de la Alhambra. A petición del prosanta e loable conquista», habiendo visto «sus ojos pio Boabdil, la entrega de Granada se adelantó unos lo que muchos Reyes y Príncipes desearon ver». días a la fecha prevista, que era. según dicen los cronistas, la fiesta de los Reyes Magos. Con más perspectiva temporal, un siglo más tarde, La guerra, realmente, había terminado a fines del el Padre Mariana se detiene morosamente en narrar 91, cuando los moros «se dieron a partido», suscriel hecho de la «toma» y en reseñar las fiestas y regoliano, ya en ci 93, empezó a llamar Orbis novus o cijo de las celebraciones en ciudades y provincias en «Nuevo Mundo» y que finalmente recibiría el nomla propia Roma, donde todavía era Papa Inocencio bre de América. VIII, el predecesor del hispano Alejandro VI, que subiría al solio pocos meses después. El feliz resultado de la primera hazaña descubridora no fue conocido en la Península hasta final de fePero mayor significación que los textos de los hisbrero del 93, cuando Colón, que regresaba a bordo toriadores posee la interpretación de los intelectuales de su segunda carabela, la Niña, pudo dar noticias contemporáneos. de sí y de su navegación tras llegar a las Azores y El más notable y representativo de ¡os universitapoco después a Lisboa, y, por fin, el 4 de marzo a rios españoles de la época es Antonio de Nebrija. Palos, desde donde se encaminó por tierra a Sevilla. En una obra impresa en el mismo 1492 habla «de la monarquía y paz de que gozamos, primeramente por Casi al mismo tiempo, Martín Alonso Pinzón, con la bondad y providencia divina; después por la indusla otra carabela, la Pinta descubridora, arribaba a La Coruña y enviaba también su mensaje a la corte, entria, trabajo y diligencia de vuestra real Majestad (la tonces en Barcelona. reina Isabel); en la fortuna y buena dicha de la cual, La carta de Colón al ministro real, Santángel, conlos miembros y pedazos de España, que estaban por tando su aventura para conocimiento de los Reyes, muchas partes derramados, se redujeron y ayuntaron se imprimió, a poco de llegar en la propia Barcelona, en un cuerpo y unidad de Reino, la forma y trabazón antes de que el almirante, con sus indios y sus exótidel cual, así está ordenada, que muchos siglos, injucos presentes, fuera recibido por los monarcas. Tanta ria y tiempos no la podrán romper ni desatar». diligencia en dar a conocer por medio de la novedosa técnica de la imprenta el viaje y su buen fin, pone de Descubrimiento de un mundo: el «orbis novus» manifiesto que, desde el primer instante, los soberanos y sus ministros supieron valorar la importancia del hecho, y que la administración disponía de las En el mismo 92, a 12 de octubre, una de las caraque entonces eran las técnicas más modernas de cobelas de la pequeña armada colombina, la Pinta, municación con los agentes del poder y con la opique «era más velera e iba por delante de la nao del nión ilustrada. almirante, halló tierra e hizo las señas» convenidas. Fue el descubrimiento de lo que acabaría viéndose Muchos de los más señalados sucesos que ocurren que era el inmenso continente que un humanista itaen el devenir de las naciones son, total o muy princiLos Reyes Católicos reciben a Coión iunto a los indios de Guahanani en Barcelona (1493) OS españoles de los siglos del descubrimiento y la civilización de América se sentían orgullosos de la acción en Indias y solidarios con ella pálmente, fruto del acaso. Una catástrofe natural, roñas corno había ocurrido, con la de Castilla y la una muerte prematura, las imprevisibles consecuencatalanoaragonesa, en virtud de una política semecias de un evento afortunado o infeliz han cambiado, jante practicada durante varios siglos. en ocasiones muy señaladas, el curso de los hechos. Pronto Navarra se unió a los otros reinos bajo la En los dos grandes episodios hispánicos del 92. sin corona común de los monarcas de España. Mientras embargo, prevalecieron netamente el propósito y la que Portugal, tras una breve y nunca bien consolidavoluntad sobre la ciega fuerza del azar, en sus anteda unión, siguió su propia historia, con notable fecedentes, en su desarrollo y en sus derivaciones. cundidad en el ejercicio de su vocación atlántica y marinera. La «toma» de Granada, y con ella el final de la Reconquista, no fue una casualidad, ni un regalo del La unidad de los reinos infundió al cuerpo nacional destino, ni el resultado de una empresa temeraria. y al poder de la realeza un renovado vigor que le permitiría emprender acciones históricas de más anLos Reyes Católicos representan e! primer ensayo cho radio. La principal de ellas fue el descubrimiento de modernización política de las coronas peninsuladel nuevo Mundo y tras él la implantación de dos mil res desde el siglo XIII. Pero, sobre todo, diseñaron años de civilización clásica y cristiana en un territorio para el sistema de las coronas hispánicas un proyecto varias veces mayor que el que había cubierto con el nacional, capaz de ser operativo en el contexto polítilatín y su cultura el imperio romano. Y todo ello en cocultural del mundo de su tiempo. menos de tres siglos, ensanchando la cristiandad por Dentro de ese esquema, el reino «moro» de Graespacios y pueblos impensados antes. nada era un cuerpo extraño en el organismo peninsular, un borrón residual en la historia que era menesLos españoles de los siglos del descubrimiento y la ter eliminar. civilización de América se sentían orgullosos de la Había otros territorios como Navarra o Portugal, acción de Indias y solidarios con ella. Juan de Mariaque quizá algún día se podrían incorporar a la mona, a fines del XVI, pudo escribir que «la empresa narquía general de España. Pero habría de ocurrir, más memorable, de mayor honra y provecho que jasi lo concedía la providencia, a la manera como enmás sucedió en España, fue el descubrimiento de las tonces se asociaban las naciones que eran histórica y Indias Occidentales, las cuales con razón por su granculturalmentc afines, acercando las dinastías y comdeza llaman Nuevo Mundo: cosa maravillosa y que paginando los intereses políticos. Tal vez un día, por de tantos siglos estaba reservada para esta edad». feliz acuerdo de los hados, vinieran a juntarse las coEl descubrimiento había sido el fruto de la imagiTras españoles llegan a un poblado indio. Relación de Michoacán (1541) HORA que en algunos lugares está poniéndose de moda arrepentirse de la historia, los españoles pueden evocar la fecha de 1492, sin arrogancias patrioteras — porque no fue obra nuestra, de los españoles de estos días, sino de nuestros mayores—, pero sintiéndola como una afirmación, que invita a nuestro pueblo a estar a la altura de su propio pasado nativa audacia de Colón, del amparo y protección de mas de las del nuestro: ...animales, árboles, fruta, yerbas y grano de la tierra... Empero los hombres la Corona, que hizo suyo el arriesgado proyecto de son como nosotros, fuera del color... y vienen de surcar mares sin orillas, y del empeñado esfuerzo de Adán... No tienen letras, ni moneda, ni bestias de varias generaciones de navegantes, aventureros, solcarga, cosas principalísimas para la policía y vivienda dados. misioneros y comerciantes hispanos que diedel hombre». ron vida al Nuevo Mundo. La Corona patrocinó la empresa, pero no como «El trabajo y peligro vuestros españoles —añade quien conquista un continente y somete a sus pueel cronista dirigiéndose a Carlos— lo toman alegreblos. sino asumiendo responsabilidades, incorporanmente, así en predicar y convertir, como en descubrir y conquistar». do territorios e integrando naciones. Gomara, por fin. asocia el descubrimiento con el término de la reconquista peninsular, como una feliz La acción de España en América continuación de una misma empresa civilizadora. «Nunca nación —prosigue— extendió tanto como la española sus costumbres, su lenguaje y armas, ni caGracias a la presencia hispana, el Nuevo Mundo minó tan lejos por mar y tierra». pasó de un salto, por así decir, de la noche sin histoEl primer gran hecho hispánico del 92. la unificaria a las luces de la civilización. ción de los reinos, articula la historia nacional dando Un escritor entusiasta, «castizo y candoroso» como un nuevo sentido a su presencia en el mundo. dice de el alguno de sus editores, Francisco López de Gomara, compuso una «Historia General de las InEl segundo acontecimiento que se conmemora en dias» bajo el título de Híspanla Victrix. La encabezó el centenario alcanza una dimensión universal, descon una carta dedicatoria al Emperador Carlos, en bordando los espacios europeos y trazando la raya la que empieza con una arrogante declaración que se divisoria de dos edades en la historia universal. ha hecho famosa. Ahora que en algunos lugares está poniéndose de moda arrepentirse de la historia, los españoles pue«La mayor cosa —escribe— después de la creación den evocar la fecha de 1492, sin arrogancias patriotedel Mundo, sacando la encarnación y muerte del que ras —porque no fue obra nuestra, de los españoles lo crió, es el descubrimiento de las Indias; y así las de estos días, sino de nuestros mayores—. pero sinllaman Mundo Nuevo. Y no tanto le dicen nuevo por tiéndola como una afirmación, que invita a nuestro ser nuevamente hallado, cuanto por ser grandísipueblo a estar a la altura de su propio pasado.! mo... También... por ser todas sus cosas diferentísi