Nueva Revista 020 > Weber y el monopolio e la coacción

Weber y el monopolio e la coacción

Luis Núñez Ladevéze

Sobre el "monopolio" de coacción que corresponde al Estado no es incompatible con su delegación a servicios privados de seguridad.

File: Weber y el monopolio e la coacción.pdf

Referencia

Luis Núñez Ladevéze, “Weber y el monopolio e la coacción,” accessed August 13, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2262.

Dublin Core

Title

Weber y el monopolio e la coacción

Subject

Panorama

Description

Sobre el "monopolio" de coacción que corresponde al Estado no es incompatible con su delegación a servicios privados de seguridad.

Creator

Luis Núñez Ladevéze

Source

Nueva Revista 020 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

cer «leyes óptimas» que luego no se cumplen por falta de financiación. Weber En conclusión Sí a un nuevo Código Penal, y el monopolio pero siempre y cuando se haga con sosiego, tiempo y debate, y se den los necesarios pasos preHabrá que preguntar al vios y coetáneos, y las garantías de la coacción Ministerio de Hacienda con de que se darán los posteriores. anterioridad cuánto dinero En definitiva, hágase un estudio sociológico, considérense las Por Luis Núñez Ladevéze está dispuesto a dedicar a experiencias extranjeras, elíjase la justicia penal en general y un modelo de Justicia penal reai sistema penitenciario en solviendo la temática adminisparticular trativosancionadora y procédase después a debatir con calma el futuro Código Penal, primero en las Universidades, Colegios de Abogados, Asociaciones de Jueces y Fiscales, etc., y luego en el ámbito parlamentario, conjugando siempre, como elementos de un mismo conjunto, OTIVOS hay para el los sustantivos (leyes que deterfomento de proyectos alternatiasombro. Repentinaminen las infracciones y sanciovos, consenso entre todas las mente. la buena gente Mnes: Código Penal, etc.), procefuerzas políticas, etc.). Por otra de los barrios populares se echó sales, orgánicos y administratiparte, habrá que preguntar al a la calle para protestar contra vo penitenciarios. Ministerio de Hacienda con anel consumo de droga en público, terioridad cuánto dinero está los camellos payos, los camellos Sólo así podrá, por otra parte, dispuesto a dedicar a la Justicia gitanos, ¡a falta de protección alcanzarse en el seno del Poder penal en general y al sistema pepolicial en tos barrios, la delinLegislativo el consenso necesanitenciario en particular, con el cuencia sin casa ni cuartel de los rio, pues si algo debe merecer fin de optar por uno u otro sisteokupas, el desorden, en suma. un pacto consciente de Estado ma penológico. Por ejemplo, Antes no se prestaba mucha es un nuevo Código Penal. Estuprever como pena más común atención a estos problemas, dio pues, mucho estudio, y lueNi el orden, ni la justicia, ni «los arrestos de fin de semana», pues se pensaba que sólo preogo luz, taquígrafos y un total como sustitutiva de las penas tantas otras cosas son cupaba a los defensores del ordiálogo, para conseguir de una cortas privativas de libertad, diden burgués; después quedó claconceptos que dependen vez que las leyes importantes ciendo como decían el Proyecto ro que también afectaba al orsean (así se hizo al elaborar la de la situación de clase, de 1980. la propuesta de Anteden pequeñoburgués; ahora la Constitución), antes que una cacomo tampoco las proyecto de 1983 y el Borrador cosa se ha complicado más todategoría de la voluntad (votos facarreteras pueden dividirse de 1990, que se cumplirán en vía. pues quien sufre y padece vorables de las Cámaras por la depósitos municipales, comisaen autopistas capitalistas y este deterioro social es el orden ciega obediencia a la partidaria rías y centros penitenciarios, es popular de las barriadas y suburautovías sociales disciplina de voto), una categoun modo de engañarse y de frusbios. Cualquiera que sea Ja lacra ría de la razón, entendiendo por trar en el plano de la realidad social que padezca el * orden tal congruencia interna y extertal novedosa pena. Otro tanto constituido (y el orden por consna; interna en dos niveles, el cabria decir de los centros de tetituir), al cabo quien acaba papropio texto —Código— en sí rapia para sujetos pasivos de las gando el pato es el más humilde mismo considerado y el resto del correspondientes medidas de sey quien de menos defensas disordenamiento jurídico presidido guridad, del personal que debepone. por la Constitución, y congruenría atender a los condenados Tal vez ahora comiencen a cia externa en cuanto adecuaque se encuentren en situación pensar que ni el orden, ni la jusción a la realidad socioeconómide suspensión de condena, núticia, ni tantas otras cosas son ca y a las restantes políticas no mero y calidad de las plazas peconceptos que dependen de la criminales. • nitenciarias, etc., etc. Un buen situación de clase, como tampoCódigo penal es «caro», y ya es co las carreteras pueden dividirLuis Rodrigue Rsrm.n es catedrático de hora de superar la praxis de haDerecho Pena! y abogado. monopolio del Estado. Pero opinen como opinen no tienen razón en invocar a Max Weber ni probablemente a ningún otro autor. Delegación Max Webcr nunca dijo que ai Estado deba corresponder el monopolio legítimo de la violencia, como creen tanto socialistas como algunos populares que han apelado a su autoridad. Max Weber únicamente describió que, de hecho, la violencia coactiva se ejerce modernamente por el Estado. Según Max Weber, se trata de una «creencia» basada en el hecho de que el Estado es una asociación que administra la coacción «considerada» legítima. Pero aun admitiendo que la «creencia» sea el fundamento del Estado de Derecho, Max Weber no dice que ese «monopolio» no pueda ser administrado por servicios privados, ya que la comunidad política puede «permitir o concederuna autorización para que de sorprendemos del todo. Son Unidades antídlsturblos disuelven una se en autopistas capitalistas y las demás comunidades en genemanifestación estudiantil en Madrid ios que reían aquella gracia de autovías sociales. Donde al final ral usen legítimamente de la Tierno Galván cuando alentaba se concentran las aglomeraciocoacción física». a sus hijos con lo de «colocaros, nes de tráfico es en los barrios al loro». proletarios, y eso no depende El «monopolio» de coacción Con motivo de la polémica del calificativo que se aplique a que corresponde al Estado no es que ha causado el que muchos las carreteras. incompatible con su delegación vecindarios se bayan tomado la a servicios privados de segurijusticia por su mano se ha apeladad, Lo único exigible es que los do insistentemente a la autoriservicios no actúen a espaldas de «Al loro» dad de Max Weber, según la las leyes del Estado y sean rescual «es al Estado a quien coponsables ante el Estado por los rresponde el monopolio legitimo Éstos que ahora se manifiesprocedimientos que use cuando de la violencia». tan contra la droga, protestan actúen en nombre de ese poder contra los camellos e incluso ordelegado de coacción. El que el Ya se oyó este argumento de El«monopolio»de coacción ganizan piquetes y grupos de seEstado sea la última instancia no autoridad para explicar que los que corresponde al Esfado guridad ciudadana, son los que quiere decir que sea la única, servicios privados de seguridad no es incompatible con su votaron las leyes despenalizadoentre otras cosas porque la orgarealizaran desarmados sus tadelegación a servicios ras del consumo de drogas, pronización de medidas de autodereas, que es algo asf como que movidas por González a través fensa es irrenunciable, y más privados de seguridad el torero entre a matar con espadel actual presidente del Consecuando el Estado renuncia a la da de palo. Cada cual es muy jo de Estado, y antes ministro defensa a que se ha compromedueño de opinar al respecto de Justicia, Fernando Ledesma. tido (se la llame «burguesa», como quiera. Algunos consideEs posible que el ex ministro «pequeñoburguesa» o «popurarán conveniente que los guarhaya aconsejado ahora compenlar»), • dias privados presten desarmasar los efectos que han provocados sus servicios, como también do sus reformas con la «ley Corhabrá quienes estimen que la Luis Núñe* Ladrvéze es catedrático de cuera». La vida da sorpresas protección civil no debe quedar la Universidad Complutense de Madrid como éstas, y nunca acabaremos en manos privadas y debe ser . y periodista.