Nueva Revista 015 > Las clientelas universitarias

Las clientelas universitarias

Javier Paredes

Sobre los problemas planteados a la Universidad española, las nuevas figuras en los claustros como son "los catedráticos de gestión", la falta de maestros y la excedencia de profesores.

File: Las clientelas universitarias.pdf

Referencia

Javier Paredes, “Las clientelas universitarias,” accessed May 23, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2157.

Dublin Core

Title

Las clientelas universitarias

Subject

Club de debates

Description

Sobre los problemas planteados a la Universidad española, las nuevas figuras en los claustros como son "los catedráticos de gestión", la falta de maestros y la excedencia de profesores.

Creator

Javier Paredes

Source

Nueva Revista 015 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ca o de resistencia de materiales. Tiene habilidad para eso y mucho más, naturalmente porque el sistema lo permite y no pocos coLAS CLIENTELAS legas, que han perdido la vergüenza, lo toleran. Una cosa es bien cierta, y es que si el Ministerio es responsable en gran medida de lo que está sucediendo, todos estos aconteUNIVERSITARIAS cimientos han ocurrido con la complicidad de los que ya estaban dentro. Por Javier Paredes Y es en este punto donde se detecta la gran mentira de eso que se da en llamar autonomía universitaria, un auténtico eufemismo que sirve para aupar los clanes locales. que han inoculado en nuestras Universidades el aldeanismo más ramplón, que con extremada delicadeza algunos llaman endogamia. O son pocos tos problemas que de gestión». Semejante personaje se caracTodo el busilis radica en el retorcimiento teriza por carecer de conocimientos de su tiene planteados !a Universique se haga de la ley, que permite a cada disciplina, y por lo tanto ser incapaz de dar dad española, y tendrá que reUniversidad nombrar dos de los cinco unas clases aceptables; por otra parte, tamsolverlos si es que no está dismiembros del tribunal, porque es por este poco sabe investigar, por la sencilla razón puesta a perder su identidad en flanco por el que penetran los maniobreros. de que no lo ha hecho nunca. Pero todas los próximos años. Y además de no ser poEn realidad lo que ocurre es que el rectoraestas deficiencias las suple y las supera con cos, resulta que además también son graves. do se pliega casi siempre a los deseos del su extraordinaria habilidad para «moverse» Ahora bien, con voluntad y decisión de so«aspirante local», que, naturalmente, desigpor los rectorados. lucionarlos, todos tienen arreglo. Y estoy na a dos cómplices. Los otros tres miembros bien seguro de que cuando se superen las se sortean mediante un programa de inforNo hay nada más que darse una vuelta dificultades actuales surgirán otras nuevas. mática que, según dicen, no hace trampas, por cualquier Facultad para ver cómo ha Así ha sido siempre y así será; de lo contracomo se puede comprobar en un terminal, proliferado la especie. Y como no podía ser rio, la Universidad no sería un organismo conectado a un ordenador situado en otra menos, hay elementos cuyas hazañas les vivo y dinámico, como exige su propia natudependencia, que no se sabe bien dónde han hecho destacar del pelotón. raleza. está y a la que naturalmente a uno no le Pero eso es lo mismo: el catedrático de dejan pasar. Habrá que fiarse del ingenio No me 3trevo a asegurar si el problema gestión puede aspirar indistintamente a dirique ha sido capaz de establecer unas nuevas más grave que tiene la Universidad es la gir un departamento de anatomía patológileyes en la estadística, según las cuales unos propia composición de su claustro docente, salen casi siempre y otros casi nunca. En pero de lo que no tengo ninguna duda es cualquier caso, los tres agraciados del sorque salir del atolladero en el que nos han teo deberán estar dispuestos a enfrentarse metido va a suponer un esfuerzo de muchos a ¡a coalición, previamente formada por el años. El actual sistema de oposiciones, si es aspirante local, si lo que pretenden es hacer que se le puede llamar así, ha hecho posible justicia. que una auténtica invasión de bárbaros inNaturalmente, siempre hay excepciones documentados, intrusos e ignorantes encique confirman la regla y están en consonanclopédicos pueblen los departamentos e im1 actual sistema de cia con ia categoría moral de las personas. pongan su ley. Y es que entre que éstos son oposiciones, si es que se le Pero insisto: esto último apenas ya sucemuchos y abundan los silencios resignados de. Lo normal es que los tres del sorteo o forzados por el miedo, la mediocridad enpuede llamar asi, ha hecho sean incapaces de sacar a flote al aspirante sancha su territorio precisamente donde deposible que una auténtica que no cuente con el favor del rectorado. bía estar desterrada. invasión de bárbaros Téngase en cuenta que las pruebas se celeindocumentados, intrusos e bran en las dependencias de cada Facultad, ignorantes enciclopédicos donde el «endogámico» aspirante impone «Catedrático de gestión» pueblen los departamentos e su ley. Y nótese que además pueden suceder tales cosas como las siguientes: que un impongan su ley Hace unos meses, un conocido catedrátivicerrector amigo del susodicho favorito le co escribía un lúcido artículo en el que anasalga a recibir al aeropuerto y te invite a lizaba la evolución de la profesión de histocomer, para reponer las fuerzas perdidas en riador a lo largo de los dos últimos siglos. el viaje, o que te ofrezcan algunos días más El desarrollo de su estudio era brillante y de las dietas que te corresponden, o que te concluía con un descubrimiento estremeceobsequien con otras pequeñas atenciones. dor. Dicho autor desvelaba la existencia de Y naturalmente, durante la realización de una nueva figura en los claustros universitalas pruebas te honran con su presencia en rios, a la que denominaba el «catedrático la sala, de manera que hay ocasiones en que no se llega a saber quién está juzgando a quién. Y no es que las pruebas tengan una dificultad extrema, porque en este punto la ley ni siquiera guarda las apariencias. El candidato debe presentar una memoria, sus méritos, y exponer un tema que él mismo ha elegido, con lo que no caben las sorpresas ni el riesgo a quedar en evidencia, ya que eso de exponer un capítulo del programa elegido al azar ha pasado a la historia. Así las cosas, el trance suele durar a lo sumo un día y medio, porque, como es muy raro que se presente más de un concursante, la ley contempla la posibilidad de que el interesado renuncie a los plazos que median entre los ejercicios. En este caso se llega a la comida de celebración en un abrir y cerrar de ojos. I,a celebración Para acabar de arreglarlo se han suprimido los mecanismos que permitían los traslados de los profesores numerarios. Sí, es cierto que se nos reconoce la pertenencia a un cuerpo nacional, pero para pasar de una a otra Universidad hay que sufrir el trance de una nueva oposición, convocada por un rectorado que ya se ha fijado en un favorito local. Y esto es así hasta el punto de que hay Universidad que nombra una comisión para investigar las posibilidades que tiene el de dentro, al que se le pregunta formalmente si sabe de alguien de fuera que aspire a dicha plaza y tiene posibilidad de arrebatárEn consecuencia, hasta las pruebas han sela. Dicen que la fórmula obedece a un perdido la emoción, porque casi siempre se sano deseo de promoción, cuando en realisabe de antemano lo que va a ocurrir, y si dad de lo que se trata es de evitar que se no que se lo pregunten a los mesoneros de agregue un sueldo más al presupuesto, para la zona, que tienen reservada la mesa para pagar al osado que se atreva a cambiar de la comida de celebración con bastantes días Universidad. de antelación. No sería mala esta estadística: saber cuántos no acudieron al festejo Es más, puede ocurrir que si los tres sorprogramado, T, teados y no designados por el dedo proviPero al menos los que estamos dentro, esdente del señor rector se atreven a llevarle os departamentos están tamos, y algo podremos hacer. Más difícil la contraria en sus propósitos y designaran al completo y en alguno no se se lo han puesto a los estudiantes que aspial aspirante no previsto, entonces el mismo ren a ser profesores universitarios. Los deatisba una vacante en los dedo providente puede ser capaz de no conpartamentos están al completo, y en alguno ceder la provisión al candidato elegido por próximos veinte años. Lo no se atisba una vacante en los próximos el tribunal, con lo que sólo le queda al incierto es que hoy en los veinte años. Lo cierto es que hoy en los fortunado el recurso a los tribunales, que claustros faltan maestros y claustros faltan maestros y sobran profesocon un poco de suerte le reconocen el deresobran profesores res. Los primeros son capaces de hacer cho a ocupar la plaza a los tres años de haavanzar a la ciencia y de crear escuela; los berla conseguido. Así están las cosas, al segundos, para sobrevivir en su desprestiquedar reducidas las oposiciones a una opegio. no tienen más remedio que rodearse de ración aritmética que consiste en conseguir clientelas. • una suma de al menos tres votos. Y en este punto el «endogámico» aspirante parte con Javier Paredes es profesor titular de Historia Contemla enorme ventaja de tener dos de ellos aseporánea de la Universidad de Alcalá de Henares, gurados.