Nueva Revista 014 > Lo tosco y lo estético

Lo tosco y lo estético

Ana Diosdado

De como los festivales de teatro pasan, pero el teatro sigue, por fortuna.

File: Lo tosco y lo estético.pdf

Referencia

Ana Diosdado, “Lo tosco y lo estético,” accessed October 1, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2137.

Dublin Core

Title

Lo tosco y lo estético

Subject

Artes y Letras

Description

De como los festivales de teatro pasan, pero el teatro sigue, por fortuna.

Creator

Ana Diosdado

Source

Nueva Revista 014 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

la marchita «Primavera». Casi dos decenios después, Krejka TEATRO renueva su actividad. La primavera renace de nuevo y en ella florecen los cerezos de este inmemorial jardín inmortalizado por la fantasía de LO TOSCO Chejov. Sin discutir la plástica belleza de la obra, conviene considerar, para ponderar el Y LO ESTETICO sentido y las dificultades que ha de vencer el aficionado, que más de tres horas de representación en idioma checo, aun conocienAutor: Ana Diosdado. do a fondo el argumento y acompañado de un texto traduObra: «Trescientos veintiuno... cido, el espectáculo se convierte trescientos veintidós...». en una prueba de afición... Teatro: Príncipe Gran Vía, MaEl programa del festival indrid cluía también la compañía de Dirección: Carlos Larrañaga. pantomima Litsedei, de Leningrado, cuyo espectáculo se conReparto: Luis Merlo, Eva Isanvierte en un ejercicio de broma ta, Manuel Tejada, Pepe Pasy humorada donde aplican las cual, María Luisa Merlo. técnicas escénicas del mimo; la Precio: 1.800 pesetas. compañía de ópera china Hua Kun Opera, que en Estados Unidos promueve la afición a la OS Festivales de Teatro tradición de la ópera china; la pasan, pero el teatro sicompañía del Teatro Nacional gue. Por fortuna, habría de Noruega, con una escenificaque añadir. Por fortuna, porque ción del «Peer Gynt» de Ibsen. los Festivales son la muestra, más o menos oficial u oficiosa, Entre las obras en castellano, de lo que los interesados desde se representó una adaptación de dentro por la supervivencia en el «Crónica de una muerte anunteatro estiman como manifestaciada», de García Márquez, Cartel del Festival Internacional de Teatro de Madrid ción teatral de su propio interés, bajo la responsabilidad de Salpero el teatro que sigue, al marvador Távora, que dirige el grugen de subvenciones o de adhepo La Cuadra, de Sevilla. Pero el sentido más denso de la palaLos elementos que Mendoza siones rituales u oficiales, es bra, y eso es lo que realmente lo más interesante, y donde se reúne para pergeñar la trama otra cosa. En el teatro que sigue interesa. Con una puesta en escifraba el interés del cronista, pertenecen al idioma de siempre cena más bien sobria, en algual XI Festival madrileño, el teaera, sobre el papel, la pieza dradel teatro. El velo que oculta la nos aspectos elemental, lo cual tro verdadero que ha de jugársemática titulada «Restauración», identidad de una mujer extraña, no limita sino que en parte facila, sin más aditamentos que su con que el novelista Eduardo el juego de los extraños pretenlita el acceso al núcleo de lo drapropia capacidad de persuasión, Mendoza se estrena como dradientes, las pinceladas de época mático, que, en lo que a su perante el público, quedaba penmaturgo. Como inevitablemente romántica, la combinación equivivencia cultural atañe, reside diente la última obra de Ana ante una oferta tan intensa y exlibrada de partitura musical, ta más en el contenido literario Diosdado, de título más bien ditensa hay que resultar selectivo sorpresa escénica que supone la que en los hallazgos y efectos sonante: «Trescientos veintiuy conociendo que la comedia hapresencia de algún personaje pasajeros de una representación no... trescientos veintidós...». bía tenido éxito en su estreno en disparatado, junto con la refemás o menos afortunada. Se adcatalán, la curiosidad acerca de rencia de personajes históricos, Dice Ana Diosdado en su anvierte que en los finos equiliqué podía ofrecer un nuevo auconvierten a «Restauración» en tecrítica que se trata de un título brios entre el humor, producto tor estaba más que justificada. un mosaico ambicioso y compleque no le gusta a nadie. Tiene del juego lingüístico del propio to de representación satírica de razón. Es inexpresivo; renuncia, diálogo, la sátira o la mordaciuna época en la que el aspecto porque se trata de números, a dad crítica, hay un escritor que sarcástico no acaba excediéndodos de las funciones que, desde no sólo tiene fuerza imaginativa Parodia se, gracias a la propia contenBühler, se consideran inherensino también vigor expresivo. ción literaria. • tes al uso del lenguaje: ta fun«Restauración» es, en cierto No se puede decir que «Resción apelativa y la expresiva. Ni modo, una parodia que nunca se tauración» sea una muestra del es síntoma de mundo interior ni permite, por efecto de la palanuevo teatro catalán. En realiseñal para el interlocutor. No diLuis Nuñn L«ltviu es catedrático de bra, a excederse como parodia. dad. es una muestra de teatro en gamos la función «poética». la Universidad Complutense HUEVA REVISTA MAYO 1901 «3 ese truco, que funciona como paralelas entre dos parejas de Pero a esta última renuncia ya recurso dramático y que forma muy diferente condición y disestamos más habituados. parte de la destreza de Ja autora tinta generación. La moda de los títulos en la para convertir en verosímil la A través del conflicto dramáactual cartelera es indicativa de imaginaria escenificación. tico que ambas parejas viven duque los tiros van más bien por rante una noche, la escritora El perfil humano de uno de lo tosco que por lo estético. Lo muestra rasgos muy característilos personajes permite dar una de «Oportunidad; bonito chalet cos del entorno y los condicionavuelta de tornillo al sentid o del familiar» no resulta tampoco mientos morales de la sociedad conflicto. De lo descriptivo — muy atractivo, y como eslogan actual, la generación joven y la una pareja en su noche de bopublicitario suena a deliberadaque podríamos calificar de madas, un profesional en su noche mente disuasivo. Pero se trata dura. No sería procedente ende aventura— se pasa diestrade una obra de Alonso Millán trar en más detalles que acabamente al plano de la critica sosobre la que ya ha habido oporrían desvelando al lector aspeccial, e, incluso, la denuncia polítunidad de hablar. tos de la trama que constituyen tica —una pareja condicionada, Todavía hay ejemplos más parte correspondiente a la intriuna aventura que se nutre de codeliberadamente zafios, como el ga. Pero se pueden ofrecer juirrupción y tráfico de influende «Makinavaja, el último chocios de valor orientativos sobre cias—. Pero Diosdado trata de riso», en los que la estética del el marco genérico de condiciodar un paso adelante y convertir feísmo pretende ser vehículo de nes descrito por Ja autora, sin Ja critica en instrumento de un una ética de) marginalismo. necesidad de descubrir esos asmensaje moral. Para ello ha de Pero ya hablaremos de ello en pectos. revestir a uno de los personajes otra ocasión. de condiciones virtuosas que Literaria y descriptivamente van más allá de las medidas de la obra funciona tanto en su un realismo asimilable. Ahí, en Un doble conflicto planteamiento como en lo que, el concepto de ese cuarto persoen terminología clásica, se denaje cuya personalidad condiLo de «Trescientos veintiunomina su nudo. Lo más discuticiona el desenlace, la obra se reno... trescientos veintidós...» se ble sería el desenlace, en cierto siente y muestra su aspecto más explica fácilmente a partir de la modo determinado por el convulnerable y menos verosímil. propia trama narrativa. Se trata cepto, en gran parte falso o exdel número de dos habitaciones Por lo demás, todo bien. El cesivamente risueño, que la aucontiguas en un hotel de lujo diálogo, fluido, convincente y tora ha formado de uno de los donde simultáneamente se desaponderado, se sigue con interés; cuatro personajes: aquel cuya FestivaI de teatro rrollan dos acciones o historias la acción escénica conjuga elepersonalidad verdadera se va mentos imaginativos con ingenio descubriendo a medida que va y desenvoltura. Los personajes desarrollándose la acción y sose mueven con soltura en un esbre el que descansa el centro de cenario amplio, llevados de la la intriga. mano invisible de Carlos LarraCon gran habilidad, la autora ñaga, que. hay que decirlo, tamconjuga el espacio de las dos hapoco encuentra dificultades en bitaciones, indiferenciado en la el sencillo texto. Hay rasgos de escena, con el tiempo de la trahumor que el espectador agrama, alternando secuencias de dece. María Luisa Merlo, imlos dos conflictos narrativos repuesta en su papel, demuestra presentados. También con habisu oficio. Manuel Tejada resulta lidad, la autora imagina un proeficaz y convincente. La pareja cedimiento para juzgar el premenor tiene poco que aprender, sente a la luz de un devenir que por no decir nada, de la madutodavía no ha ocurrido. Ficción ra. Luis Merlo, bien. Es un proy realidad se combinan con efifesional que cumple con exacticacia y se convierten en mecatud y precisión las exigencias del nismo dramático. guión y las indicaciones del director. Eva Isanta, aún mejor. Todo funciona correctamente para que el espectador no se Trasfondo moral sienta decepcionado y salga del recinto con mejores ideas acerca El juego de la ficción surte su de la condición humana que con efecto como recurso que permilas que entró. Al fina!, sólo quete avanzar la trama de la realida la desazón de que la regla no dad. Nada hay que reprochar a confirma la excepción. • HUEVA REVISTA MAYO 1901 «3