Nueva Revista 011 > El modernismo catalán

El modernismo catalán

Fernando Chueca Goitia

El art nouveau se instala justo entre dos siglos con cierta simetría, se considera un intermedio en la historia de la arquitectura. La obra arquitectónica de Gaudí en Barcelona.

File: El modernismo catalán.pdf

Referencia

Fernando Chueca Goitia, “El modernismo catalán,” accessed September 18, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2062.

Dublin Core

Title

El modernismo catalán

Subject

Artes y Letras

Description

El art nouveau se instala justo entre dos siglos con cierta simetría, se considera un intermedio en la historia de la arquitectura. La obra arquitectónica de Gaudí en Barcelona.

Creator

Fernando Chueca Goitia

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Artes y Letras MODERNISMO CATALAN Por Fernanda Chueca Goitia igfried Giedion, el imporya no es un hombre como Horta el que define casi completamentante crítico suizo que es te lo mejor del movimiento, sino una verdadera autoridad en matres arquitectos a cual más imteria de historia de la arquitectuportante, que forman una espera, ha llamado al ari nouveau un cie de trilogía, como sucederá interesante intermezzo entre el en Barcelona, según veremos a siglo XIX y el XX. Es evidente continuación. En esta trilogía que este movimiento se instala sobresalen los arquitectos Otto cronológicamente justo en el Wagner, José María Olbrich y, gozne entre los dos siglos y casi por último, Joseph Hoffmann. con cierta simetría, pues ocupa, Los tres son maestros importandel primero y de! segundo, años tes. Otto Wagner quizá es el aproximadamente iguales. Si en más clasicista entre los premola casa de la calle Turín de Vícdernístas. Olbrich es el más oritor Horta, de 1893, está el moviginal, temperamental y atrevimiento ya granado, su efímera do. Hoffman bascula ya hacia vida sólo le permite llegar debiun racionalismo que anuncia el litado a los albores de las catásmovimiento moderno precubistrofes de 1914. Pero tampoco ta. nos engañemos. Ni pensemos que esta condición de paréntesis que tiene el modernismo le resta Gaudí interés, ni cualidades permanentes, ni influencia, en las etapas ¿Qué pasa en Barcelona? posteriores. Cada vez nos daPues que también aquí nos enmos cuenta del papel que ha jucontramos con tres formidables gado el modernismo al alumbrar representantes de un estilo que tas fuentes del arte moderno en se va a convertir no sólo en un Gandí. Sagrada Familia. Exterior toda la extensión de la palabra episodio del arte catalán, sino y en qué medida ha servido de propio Picasso también hunde acaso, después de tos siglos XIV precedente a lo que hemos consus raices en el clima modernista y XV, lo más representativo del siderado más genuino del arte de Barcelona y en sus primeros espíritu de Cataluña en las arde nuestra época. pasos transita por cauces más tes, y especialmente en la arquipróximos a este movimiento. tectura. Aquí volvemos a enEn literatura, Rimbaud, Laucontrarnos con tres figuras reletréemont, Verlaine, preparan el El modernismo en Europa vantes, relevantísimas, que son: nacimiento del simbolismo de tuvo tres capitales donde reinó Antonio Gaudí, el primero; desMallarmé y su escuela, que incontestable: Bruselas, Viena y pués, a continuación y también Barcelona. En Bruselas está retanto influirá en la literatura con dimensión extraordinaria, presentado admirablemente por modernista. Hombres como RuDomenech y Montaner y Puig i Víctor Horta (18611947), que, bén Darío pertenecen de lleno Cadafalch. sin ser tan genial como Gaudí, al modernismo, sin el cual no se es acaso más representativo, el Son también tres maestros comprendería la renovación de que mejor responde a la ornaque representan la arquitectura la lírica hispanoamericana conmentación lánguida y sinuosa, modernista, cada uno a su temporánea. Exceden del moespecialmente característica del modo, sin que su personalidad dernismo pero toman en él su art nouveau, que dio lugar a lo se difumine en un movimiento punto de partida escritores que se llamó el coup de fouei. más colectivo. Todos ellos son como Marcel Proust y pintores realmente originalísimos creaViena es otra de las capitales como Gauguin, Munch, el misdores, aunque no lleguen a la tadonde triunfa este arte con mamo Van Gogh, Félix Vallotton lla de Gaudí. Yo mismo he reyor fuerza y vigor. En este caso o Toulouse Lautrec. Hasta el petido muchas veces que, en el Instituto Amaffler. Puig i Cadafalch arte español, entre Francisco de Goya y Pablo Picasso, la figura de mayor trascendencia, de mado comienza su relación con don yor originalidad y espíritu creaEusébio Giiel, que empezó a dor, es, sin duda. Antonio Gauencargarle obras muy importandí. Son muchos los artistas de tes, lo que hizo que creciera su toda esta época que rayan a mutua amistad, Gaudí es, entre gran altura, tanto pintores como otras cosas, un fenómeno social, escultores, pero sin embargo, como lo es la explosión del arte para medirse con Goya y con Pimodernista catalán, fruto sin casso, sólo hay una persona que duda de una aristocracia meres capaz: Gaudí. cantilista de la que don Eusébio, primer Conde de Giiell, empaAntonio Gaudí era hijo de un rentado con los Marqueses de calderero de Reus y nació el año Comillas, familia de financieros 1852; pronto ingresó en la Esde origen santanderino, es uno cuela de Arquitectura de Barcede los más altos representantes. lona, que dirigía Elias Rogent, El auge del modernismo comenel más importante de los arquizó con la Exposición Universal tectos medievalistas catalanes, de 1888, en la que Barcelona deautor del edificio neorrománico mostró la pujanza que había alde la Universidad de Barcelona. canzado su industria, especialNo vamos a detenernos en quiémente la textil, y su floreciente nes fueron, aparte de Rogent, comercio. sus maestros, pero sí diremos que le influyeron hombres como Después de muchos sabrosos Oriol Mestres, Juan Martorell, prolegómenos, Gaudí construye autor de la iglesia de las Salesas y proyecta su primera casa en de Barcelona y diferentes obras 1883: es la Casa Vicens, intereen Comillas, e, indirectamente, sante ejemplo de interpretación ViolletleDuc. Su actividad se modernista dentro del espíritu desenvuelve especialmente cuanmudejar. Luego, obra cumbre de esta época es el Palacio Uüell, en !a calle del Conde de Asalto en Barcelona, obra curiosísima que hubiera hecho las delicias de Ricardo Wagner, ídolo de la sociedad catalana finisecular. Otras obras interesantes fueron el Colegio de las Teresas, de la calle Ganduxer, en San Gervasio, Barcelona; las Casa de Botines, en León; el Palacio Episcopal de Astorga, el Parque Güel! y dos casas enormemente significativas en el Paseo de Gracia de Barcelona, la Casa Batlló y la Casa Milá, ambas construidas en torno a 1906. La Sagrada Familia Poco a poco, y esto es otra historia, se va interesando por la Sagrada Familia. Este templo tiene una historia curiosa. Surge a iniciativa de un devoto de San José, don José M.a Bocabella y Verdaguer, que quería levantar en Barcelona un templo expiatorio a la Sagrada Familia. ¿Expiatorio por qué? Pues, sencillamente, porque Barcelona había vivido y estaba viviendo horas convulsas de revuelta social, donde no faltaban huelgas, agitación, atentados y ofensas a la religión. Entonces, como expiación de todas estas culpas, que parecían recaer sobre la Ciudad Condal, el librero Bocabella alimentó la idea de un templo para lavar todas estas culpas. El primer arquitecto de la Sagrada Familia fue don Francisco del Villar, pero, pareciendo su proyecto falto de brío, Juan Martorell recomendó a BocabeGaudi. Belles Guard. Exterior lla que encargara su obra al jopara el que dejó innumerables ven Gaudí, que se entregó a la dibujos, maquetas, detalles, con Sagrada Familia con toda la paobjeto de servir de guía para los sión que anidaba en su alma. que habían de sucederle. Hemos visto que en un momenDe la Sagrada Familia podría to era un arquitecto mundano, hablarse interminablemente, relacionado con la mejor sociepero en eí cono espacio de un dad barcelonesa, pero la Sagraartículo de revista nos vemos da Familia lo convirtió en un obligados a reducirnos. Yo voy anacoreta, en un ermitaño, en a tratar de algo que me parece un hombre devorado por su proprimordial y a la larga contradicpio ideal. Ya no tuvo otra mitorio. sión en la vida que unirse a su Yo pienso que la Sagrada Fatemplo y llevarlo a su fin; fin milia es el intento más atrevido muy lejano, por cierto, pero Gaudi. Casa MilaPedrera que se ha llevado a cabo de hacer arquitectura sin arquitectura, de huir de la arquitectura lo más posible. Si Menéndez y Pelayo dijo de Juan de Herrera que era hombre de cartabón y pfomada, como fo demuestra su geométrico monumento escurialense, Gaudí es el polo opuesto. Nada hay recto, rigurosamente simétrico, trazado con regla y compás en la Sagrada Familia. Esta obra es como una explosión controlada de un mundo naturalista y fantástico creado por un espíritu panteísta, que se complace en bucear en las formas naturales. Naturalismo arquitectónico La Sagrada Familia es !a obra máxima de! naturalismo arquitectónico. Si penetráramos en el interior del templo, ¡ay!, una vez acabado, no veríamos unas naves de iglesia con sus pilares y sus bóvedas; lo que veríamos es un bosque, los pitares serán como árboles inclinados por el viento, que en lo alto se ramifican en diversos tallos penetrando en bóvedas cueviformes. La fachada del Nacimiento, la que conservamos íntegramente gaudiana, es como la solidificación de una espelunca o gruta, con sus profundas concavidades, donde tuvo lugar la Natividad y la Epifanía. Espelunca que parece tallada en una montana cuya morfología geológica recuerda la de Montserrat. Para que todo sea de procedencia oscura e inopinada, las torres cónicas, como panes de azúcar, trasladadas al cielo de una ciudad industrial y moderna, vienen del soleado, árido y seco desierto que se extiende más allá de la cadena del Atlas africano. En su viejo proyecto para un convento franciscano en Tánger, que parece un ribat o castillo marroquí, ya concibió torres así, cuya imagen no iba a abandonarle nunca. Todo es nuevo, todo es insólito, todos es producto de visiones soñadas que en su cabeza de arDomenech. tista iban encadenándose con la Palacio de la Musica Mosaico y cúpulas tán, fue también una figura sobresaliente del regionalismo. Figuró en el movimiento de la Renaixenga y en el grupo que fundó La Veu de Catalunya. Fue diputado a Cortes y miembro de la Mancomunidad Catalana, que presidió a la muerte de Prat de la Riva. Por lo tanto, como digo, pertenece con Domenech a esos arquitectos barceloneses que tanto tuvieron que ver con la vida social de su ciudad. Sus obras son muchas y muy interesantes, distintas de las de Domenech. El autor del Palacio de la Música es exuberante, está lleno de intuiciones geniales, maneja unos estilos híbridos, pero llenos de fuerza; en cambio, Puig y Cadafalch es más refinado, más exquisito; su formación se debe mucho a lo que entonces se hacía en Europa. Viajó por todo el mundo, conoció la obra de Wagner, Olbricht, Hoffmann, Van de Veide y Horta, y de todo, sin abdicar de su manera propia, obtuvo elegantes sugerencias. No cabe duda que sus obras son más ponderadas, más equilibradas, que las de otros maestros del modernismo. Siempre fue el más historicista de los modernistas y no se misma forma con que se tejen bién el Palacio de la Música de despegó demasiado de las senPalacio Güel los sueños, Barcelona, un auditorio verdadas de un gótico vernacular. Sus deramente genial, representatiobras más valiosas son la Casa vo de un mundo muy vinculado eos de considerable envergaduDomenech y Puig Martí o de les Quatre Gats, en a la sociedad de entonces, con ra. la calle Montesión; la Villa una sala espléndidamente decoLuis Domenech y Montaner Junto a Gaudí, figuran en el Garí, en Argentona; la Casa rada, con unas fachadas originanos dejó obras muy notables en modernismo catalán dos exAmatller, en el Paseo de Gralísimas y con una contribución la Exposición catalana de 1888. traordinarios arquitectos, Luis cia, justo medianera con la Casa de la escultura verdaderamente Allí construyó el Museo de Domenech y Montaner (1850Batlló de Gaudí y en competenespléndida en todos los aspecCiencias Naturales, que había 1923) y José Puig y Cadafalch cia con ella; la Casa Tenadas, o tos, gracias a tos maestros Blay sido previamente el gran restau(18671956), En realidad, nos de Les Punxes, en la Diagonal, y Gargallo, creadores de una atrante de la Exposición y que se encontramos aquí con algo así y otras que se intercalan en la mósfera plenamente wagneríapuede considerar uno de los edicomo la tríada que hemos señaurbanización de una Barcelona na, como lo demuestra la fogosa ficios más originales del moderlado en Viena. El primero de progresiva y llena de poderío y cabalgata de las walkirias en la nismo en todas sus fases. Con ellos, lo repetiremos hasta la saenergía latentes. embocadura del escenario. mayor superabundancia de meciedad, Gaudí; pero si Gaudí no No cabe duda que estos tres dios y con mayor riqueza ornahubiera existido, tanto DomeSi esto es lo suficiente para maestros, Gaudí, Domenech y mental, otro edificio notable de nech como Puig y Cadafalch hullevar a Luis Domenech y MonPuig y Cadafalch, son las tres luDomenech es el Hospital de San bieran sido por sí mismos figutaner a la zaga, pero a pocos paminarias de un modernismo que Pablo de Barcelona, que aparte ras trascendentes de este movisos del maestro Gaudí, no es diposiblemente, y sin desdeñar lo de su buen sentido como obra miento modernista y catalanista ferente, aunque con otro sentique pasaba en Bruselas y sobre de arquitectura sanitaria, es una a la vez. Y es curioso: si bien do, el caso de José Puig y Cadatodo en Viena, rayó a una altura verdadera creación monumental Gaudí fue un artífice puro, sus falch, que. además de ser un arque el arte catalán no había aly valiente, que siempre figurará dos acompañantes en esta avenquitecto distinguido e inspiradícanzado en muchos años. • entre los mejores ejemplos artura fueron, además de arquisimo y un historiador notable, quitectónicos de este período, y, tectos, eruditos escritores, histocomo acredita su obra monupor si fuera poco, nos dejó tamriadores notables y hasta polítimental sobre el románico cataFerrando Chucea GoJtia es arquitecto. Fotografías: Oronoz