Nueva Revista 011 > La edad de los árboles

La edad de los árboles

José Alberto Pardos

Se sabe que la vida vegetal vive muchos más años que la vida humana. Ninguno de los animales hoy vivientes podría testimoniar la llegada de Colón a América, pero muchos de los árboles estaban allí y siguen estando siglos despues.

File: La edad de los árboles.pdf

Referencia

José Alberto Pardos, “La edad de los árboles,” accessed August 25, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2061.

Dublin Core

Title

La edad de los árboles

Subject

Naturaleza y Medio ambiente

Description

Se sabe que la vida vegetal vive muchos más años que la vida humana. Ninguno de los animales hoy vivientes podría testimoniar la llegada de Colón a América, pero muchos de los árboles estaban allí y siguen estando siglos despues.

Creator

José Alberto Pardos

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

existencia que aquellos otros que sufren situaciones más precarias? ¿O, por el contraLA EDAD __ rio, sucede al revés? ¿En qué medida el tamaño va ligado a la longevidad? ¿Y qué entendemos en tal caso por tamaDE LOS ÁRBOLES ño? ¿Simplemente la altura? ¿O el grosor del tronco y voluPor José Alberto Pardos Camón men de copa? En un árbol cuya vida pueda prolongarse muchos siglos, ¿persisten en La vida media del hombre no llega a los 100 años. Algunos animales se acercan igual medida todos sus elea los dos siglos. Ciertos vegetales viven mucho más y son los seres vivos más mentos estructurales y a tolongevos. Ninguno de los animales hoy vivientes podría testimonial la llegada dos los niveles de organizade Colón a América, pero muchos árboles estaban allí bastantes siglos antes y ción (órgano, tejido, célula) ¿O, por el contrario, se difesiguen estando. rencian sustancialmente? Cabe también preguntarse sobre qué medida superan las cifras a prolongación de la nes en que pueda desarrollarcuáles son las causas finales antes mencionadas? ¿Se da vida media del hombre se, no parece que, al decir de de la muerte de los árboles en una gran variación entre las de nuestro tiempo —aunque los gerontólogos, vaya a supeun bosque y qué significación especies respecto a la edad no siempie de su calidad— rarse el siglo y medio de vida. tiene ésta para el ecosistema máxima alcanzable? En caso constituye un carácter propio En el mundo animal, apedel que forman parte, afirmativo, ¿por qué se da y de la sociedad en que vivinas algunos especímenes, hasta qué grado? ¿Qué relamos, hecho al que no son ajecomo ciertas tortugas, alcanSin duda podría el lector ción, si alguna, guarda la esnos un mayor control de las zan esta última cifra, quedanagregar más preguntas a las peranza de vida con la tasa de enfermedades y de la higiene do muy rezagados de la misantes formuladas, cuya rescrecimiento? ¿Qué repercucorporal y una más equilibrama otros que, tal vez por su puesta conllevaría dificultasión tienen las condiciones da alimentación. En cualquier tamaño y aspecto extemo (el des adicionales a las inherendel medio? ¿Cabe pensar que caso, se consideran excepción elefante, el rinoceronte) nos tes a aquéllas. Vamos, en lo los mejor alimentados y mejor las personas que sobrepasan hacen ingenuamente creer que sigue, a reflexionar someprotegidos de los rigores clilos 100 años, y, en una suque sean muy longevos. ramente sobre el tema. máticos prolongan más su puesta mejora de las condicioPero, ¿y los árboles? ¿En El concepto de duración de Monumental troza da más da 3 m. de diámetro de una sequoia giganta («Sequoiadartdron gigantea•) milenaria del conjunto Calavera Graves», del parque cali• fomiano da San Estanislao. (Foto: J. A. Pardos.) La Sequoia aamparvlrans disputa a la gigantea la aptitud para alcanzar gran tamaño y longevidad, siendo frecuente verlas formando corros como los que muestra la fotografía tomada en el bosque de Moorwooda, en ia baja California. (Foto: J. A Pardos.) su edad, coincidente con divida inedia de una especie es cíes, lo estarán también la cho número; pero si se trata estadístico, derivado del anátasa de «consumo de energía de un Lupinus del Ártico, culisis de los datos de mortalivital« de que disponen, y, en yas semillas pueden permadad de las poblaciones que la consecuencia, las cifras obtenecer enterradas en el suelo componen, y existe todo un nidas pueden no corresponhelado muchos siglos, ¿qué amplio abanico, que va desde derse estrictamente con las vida, si nos atenemos estriclas 23 horas de vida de la que se den en la naturaleza. tamente a la definición antefase adulta de las «moscas de En cualquier caso, algunas rior, cabe asignarle a tal planmayo» o «efímeras» hasta los tortugas (Testudo elephantota? Las comunes setas — más de 4.500 años del Pinus pus) que alcanzan 180 años cuerpos fructíferos de hongos longaeva. En todo caso, hay de vida se consideran los anisuperiores— apenas son visique distinguir entre la muerte males más longevos. Entre los bles sobre el terreno unos pocausada por un factor extermamíferos, el caballo y el elecos días, cuando el sol sucede no, como un accidente, y la fante pueden superar el meuñosamente, los ara las lluvias; pero la red de fioriginada a consecuencia de dio siglo, al igual que algún bolea máa longevos vilamentos ocultos en el suelo un proceso de envejecimienreptil (el aligator), algún pájaven en condiciones muy —micelio— a partir del que to, controlado tanto ambienta) ro (Aramacao), y, entre los peduras aquéllas se forman, puede como genéticamente. Obviaces, el esturión. persistir hasta 400 años. mente, es esta acepción la En el reino vegetal el con¿Cuál es entonces su edad y que se tiene presente cuando cepto de duración de la vida cuál su posible longevidad? se habla de duración de la es, en algunos casos, más vida, y en este sentido el encomplejo, ya que no siempre Simplificando el tema, si envejecimiento supone para puede denominarse como tal tendemos por duración de la todo organismo «una mayor al intervalo de tiempo que vida el tiempo transcurrido probabilidad de morir». media entre el proceso reproentre la nascencia de una En el reino animal los datos ductivo, que da lugar al indiviplántula, tras la germinación de longevidad corresponden a duo, y su muerte. de la semilla, y la muerte «toanimales en cautividad, cirSi cortamos por la base del tal» del individuo, los manuacunstancia en que al quedar tronco un pino o un roble y les de botánica nos hablan de alteradas —favorecidos en alcontamos el número de aniespecies anuales, bianuales y gunos casos y perjudicados llos de crecimiento que confimultianuales. Para éstas últien otros— las condiciones naguran su madera, deduciremas, de condición leñosa, rige turales de vida de las espemos con bastante habilidad el criterio de contar los anillos $ El denominado «Sugar pin» («Pinus lambertiana») comparta su hábitat con las sequoias gigantes en los bosques de confieras del Pacífico de loa Estados Unidos. Aunque no alcanza su eded y dimensiones, se eleva majestuoso a su lado, contrastando la corteza de su tronco, más lisa y grisáceoplateada, con la profundamente agrietada y acusadamente rojiza de las sequoias. (Foto: J. A. Pardos.) Este arioso ejemplar de haya (Fagus sytvaticaj, al borde del Jarama, perteneciente al relicto de Montejo de la Sierra (Madrid), muestra la belleza del lugar en otoño. (Foto: J. A Pardos.) cisamente dichas condiciones le atribuye una longevidad de Pero volviendo a la pregunde crecimiento para la deter«limitantesn les hacen tener 4.000 años. Para las sequoias ta inicial, cabe afirmar que el minación de su edad. un crecimiento lento y «anárgigantes californianas (Seabanico de edades de las esquico», con períodos de letarquoiadendion giganteum y pecies arbóreas es muy amgo prolongados, con gran caSequoia superviiens) se han plio y se extiende desde unas Loa «ere« viviente» pacidad de resistencia al fueratificado 2,0002.300 años de decenas de años hasta varios más longevo« go y a los cambios climáticos. vida, cifras del mismo orden miles. Las coniferas incluyen Sometidos a la acción de de las asignadas a una fronlas especies más longevas co¿Y qué nos dice ese conteo agentes erosivos como el hiedosa africana, Ficus religiosa. nocidas : en las Montañas de anillos sobre la posible lo y la arena, que dejan «cicaEn estos casos, y particularBlancas de California, en su líedad de los árboles? En pritrices ii de la misma en los mente en el de las sequoias mite con Nevada, y también mer lugar, cabe resaltar que ejemplares más añosos, precalifornianas, la longevidad va en el Humboldt National Park no es necesario derribar un sentan frecuentemente una unida a un enorme desarrollo, de Nevada, existen relictos de árbol para, sobre su tocón, copa grande e irregular, con con alturas cercanas a los 100 Pinus longaeva en que se han contar los anillos de creciabundantes ramas secas, y un m., fustes rectos y copas recoregistrado pies con más de miento, pues cabe utilizar una tronco grueso, agrietado y regidas al crecer en espesura, 4.600 años. Su capacidad de barrena especial, que, introvirado, parcialmente «fosilizacaracteres que contrastan con alcanzar tan vetusta edad no ducida en el tronco, permite do», dando la imagen de seres los antes mencionados para el significa que presenten una obtener un delgado cilindro pertenecientes a tiempos rePinus longaeva. gran altura, pues apenas sode la madera en el que se llemotos. brepasan los 1012 m., aunva fácilmente a cabo aquél, En la flora europea, el eneque el tronco en su base suPueden incluso compararse bro común, el pino cembro, el A otra conifera, la Fitzroya pera en algunos casos los 20 muestras de madera proceroble pedunculado y la picea cupressoides. llamada alerce m. de circunferencia. Sus condentes de árboles cortados en común pueden sobrepasar los en Chile, su país de origen, se diciones de habitabilidad, a tiempos pasados, relacionar la más de 3.000 m. de altura soanchura secuencial de dichos bre el nivel del mar, con unas anillos con el clima, inferir vaprecipitaciones anuales que riaciones de éste y llegar a esno llegan a los 150 mm., distablecer la datación de la mapersos sobre un suelo de calidera utilizada, por ejemplo, en zas dolomiticas, pobre y rocomonumentos históricos o so, no son, aparentemente, construcciones civiles: estapropicias a que alcancen tal mos en el ámbito de la denlongevidad. Sin embargo, predrocronologia. 1.000 años, edad que sin emuna semana de la maduración de tejidos de naturaleza emde las semillas, en otras espebargo no parece que alcanbriónica —los meristemos— cies éstas se mantienen vivas zan, al menos con datos verificuyas células son capaces de durante cientos de años. Auncados, especies tenidas por seguir dividiéndose sine die. que dicha longevidad no almuy longevas como son el Dicha capacidad se ajusta al canza a la atribuida —y no vetejo, el olivo y el drago de Caritmo marcado por el paso de rificada científicamente— a narias. En este sentido, tamlas estaciones que condicio¡os cereales, cuyos granos poco parecen confirmados los nan la alternancia de periodos acompañaban a las tumbas 6,000 años de edad asignados de actividad (con bonanza térde los altos dignatarios egipal ciprés calvo (Taxodium dísmica y humedad del suelo} y cios en los tiempos faraónios árboles muertos sitichum) o árbol de Moctezude reposo (temperaturas excos. guen siendo muy imporma, descrito por Hernán Cortremas y sequía edáfica). Este tantes para el ecosistetés en Santa María de Tule ritmo estacional, muy marcama en que vivían (México), cuya majestuosa do en nuestras latitudes, perSignificación ecológica mole ha servido de marco fomite diferenciar los anillos de de la muerte de los árboles tográfico a tantos turistas. crecimiento, pues las células de la madera formadas al final La muerte de los árboles es un proceso gradual en el esdel periodo vegetativo se difeLoa árboles crecen pacio —puede decirse que el rencian, incluso visualmente, y mantienen estructuras árbol «se muere a trozos»— y de las formadas al año side edades diversa« en el tiempo, en el que interguiente, lo que configura un basta su musrto vienen factores bióticos (la límite preciso entre unas y 1 abanico de edades Mientras que en los animaedad, las enfermedades y plaotras. Este fenómeno no es en los seres vivos va desles superiores la edad del ingas, la desnutrición, la comtan aparente en especies de de 2*3 horas a 4.500 años dividuo lo es también de sus petencia por el espacio vital, «crecimiento rápido», como órganos, y éstos dejan de creel desequilibrio mecánico de los chopos o los eucaliptos, y cer, con lo que aquél alcanza copafuste, la acción del homtampoco lo es en las especies su tamaño definitivo a edad bre) y factores abióticos (el tropicales, dada la escasa varelativamente temprana, por fuego, los rayos, la contamiriabilidad climática estacional contra los árboles mantienen nación, la sequía, las inundaen que habitan. hasta su muerte la capacidad ciones, etc.). Por otra parte, los diferende desarrollarse y seguir creEl árbol muerto continúa jutes órganos de un árbol preciendo. Ello merced a la exisgando papeles muy importansentan un amplio abanico de tencia durante toda su vida tes en el ecosistema, conduedades que da lugar a la coeciendo a cambios en el mismo, xistencia de órganos jóvenes como son la alteración de la 5y 6 (una raicilla de un ejemplar estructura de la comunidad a viejo de roble puede no supeEn la Sierra Blanca colrfomiana la que ha pertenecido, el camrar el mes de vida, algunas se encuentran unos bosquetes bio brusco de la biomasa en porciones florales apenas vide una especie de pino («Pinus necromasa, la liberación de ven más de una semana, las longaeva») que puede superar los nutrientes y la entrada de luz 4.000 años de vida. No alcanzan propias hojas de muchas fronque permiten el desarrollo de gran altura, aunque presentan dosas no alcanzan el medio plantas situadas en estratos copas grandes e irregulares. En año) junto con otros extremasus troncos, frecuentemente muinferiores. Constituye, en damente viejos como la métilados y ramificados desde su suma, una fuente de recursos dula del tronco en su base o base, con la corteza parcialmenpara el ecosistema, además la de la raíz principal. te desgarrada, aflora al exterior de influenciar los procesos la madera, dándoles un aspecto También para un mismo órgeomórficos y desarrollar, con de fúsiles vivientes». (Fotos: L. gano, la variación entre espesu caída, un nada despreciaGil y J. A. Pardos.) cies, incluso dentro del mismo ble trabajo mecánico. Degénero, es enorme: el citado muestra, por último, que la pino longaeva mantiene sus mayoría de los procesos ecoacículas más de 20 años, frenlógicos están dirigidos por te a la mayoría de sus congémecanismos múltiples cuya neres, en los que éstas no suimportancia relativa cambia 7 peran los 2 a 3 años. Si granen el tiempo y en el espacio. des son estas diferencias, maEl ejemplar de ciprés calvo (•Tayores lo son las encontradas xodium mucronatum») de Santa en la longevidad de las semiMaría de Tule, en Oaxaca (MéxiJosé Alberto Pardos es catedrático de Fico), está considerado el árbol de llas de los árboles; mientras siología Vegetal en la E.T.S. de Ingeniemayor diámetro del mundo. algunos sauces no son caparos de Montes de la Universidad Politéc(Foto: C. Moría.) ces de germinar transcurrida nica Je Madrid