Nueva Revista 011 > Cataluña y su proceso de integración en el conjunto español

Cataluña y su proceso de integración en el conjunto español

Eugenio Domingo Solans

De cómo el proceso de integración de Cataluña con el resto de España no ha tenido exclusivamente una base estrictamente mercantil, ni siquiera una base socioeconómica.

File: Cataluña y su proceso de integración en el conjunto español.pdf

Referencia

Eugenio Domingo Solans, “Cataluña y su proceso de integración en el conjunto español,” accessed December 9, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2054.

Dublin Core

Title

Cataluña y su proceso de integración en el conjunto español

Subject

Panorama

Description

De cómo el proceso de integración de Cataluña con el resto de España no ha tenido exclusivamente una base estrictamente mercantil, ni siquiera una base socioeconómica.

Creator

Eugenio Domingo Solans

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

el que el enaeuoamienio conuestra identidad no ha de ser mienza a ser una losa, con un obstáculo para sentirnos parte predominio crónico del gasto de la empresa común española y participar activamente en la corriente sobre la inversión, una Cataluña y su proceso maTcha del Estado. Hablar, esLey de Sanidad que consagra un cribir y soñar en nuestra lengua modelo rígidamente burocraticatalana no significa que en el zado o un documento de estratefondo de nuestras almas no regia que recomienda, entre otras de integración en suene también como propia la minucias, colocar personas adiclengua castellana, que nos hertas en puestos claves de los memana con otros muchos pueblos dios de comunicación, de los code pasado grandioso y compartilegios profesionales o de las uniel conjunto español do. versidades, no sugieren precisamente un clima de respeto a las La obsesión por la diferencia Por Eugenio Domingo Solans libertades. es mala consejera, y la preocupación constante por el continente nos hace descuidar lo realmente importante, que es el Los grandes teóricos de la dilos pueblos como a los contenido. Tal como recomiennámica del federalismo, en sus individuos —escribió el Dualidad da ingeniosamente uno de nuesdiferentes manifestaciones — gran filósofo catalán Jaitros pensadores contemporáBryce, Popitz, Peacock—. han me Balmes. a propósito de Caneos, hemos de hacer un esfuersostenido que los distintos factoEn cierta ocasión, ante un eritaluña— no los salvan los furiores que promueven el progreso zo para olvidar un poco a Catazado consejero de Cultura — sos arrebatos de cólera con que económico (desarrollo tecnolópersona educada y agradabilísiluña si deseamos que nos quede ciegos de venganza se arrojan a gico, crecientes economías de ma. me complace reconocerlo, la violencia y al crimen, sino la tiempo y energías para trabajar escala, mayor facilidad de comucuando no está ejerciendo de firmeza en sostener con el copor ella. nicación) sientan las bases de nacionalista—, utilicé en el Parrrespondiente decoro los intereSer un caballero no significa una tendencia a la centralizalamento un símil extraído de la ses de su causa, y aquella inaltesiempre saber griego, esgrima y ción. No creo que sea así, y no física que ilustra claramente la rable constancia nacida de la equitación, sino, en ocasiones, lo ha sido, desde luego, bajo la senda por la que, a mi entender, profunda convicción de que la haberlos olvidado. Hagamos, óptica de la experiencia españolos catalanes debemos buscar en razón los asiste y de que tarde o pues, este ejercicio purificador la. El progreso económico es el futuro nuestro equilibrio intetemprano llegará el día de la de olvidar ligeramente a Catalufuente de integración y de coherior como pueblo. De la misma justicia»1. ña para mejor servirla. sión, pero no necesariamente de forma, dije, que la luz se comEn una carta que el actual y Parece claro, a ta vista de lo centralización, como lo prueba porta en determinados fenómeacontecido en el siglo y medio carismático presidente de la Geel hecho de que los países más nos, tales como la difracción, de transcurrido desde que el pensaneralitat escribía en abril de desarrollados del mundo pomanera ondulatoria, aparece en dor de Vic efectuó la anterior 1981 al entonces presidente del sean, en general, una estructura otros, tales como el efecto foafirmación y, sobre todo, a la Gobierno, el nada carismático federal. toeléctrico, como un conjunto luz de la posición que Cataluña pero agudamente inteligente de corpúsculos, y es imposible ocupa y defiende en la España Leopoldo Calvo Sotelo, le deEn el caso de la relación entre afirmar, sin cercenar la realidad, actual, que los catalanes le hecía: «Reiteramos nuestro deseo Cataluña y el resto de España es que la luz es una onda o un haz mos hecho caso a nuestro filósode aplicar la política que nos indudable que ha habido dos de corpúsculos. Es las dos cosas fo. Y que. haciéndole caso, tas factores que se han potenciado marcó Cambó: querer para Caa la vez, y por ello la física se cosas no nos han ido mal. mutuamente: integración y protaluña la libertad y para España vio obligada a introducir una Sin duda alguna. Cataluña y greso. Cataluña ha progresado la grandeza». Tengo la convicnueva idea que describiese este los catalanes estamos ahora conmás a medida que se ha integración —o, si se quiere, la sospehecho inasumible por el sentido siderablemente más integrados do económicamente en el concha— de que ya es hora de incomún ordinario. Hoy en día en la sociedad española de lo junto español. Y, a su vez, dicho vertir los términos de esta ecuaningún físico se altera cuando que lo estábamos en la década progreso ha sido fuente de mación. Como catalanes, y desde emplea el concepto de dualidad de 1840. Somos, desde luego, yor integración, no sólo en el Cataluña, sería bueno empezar ondacorpúsculo. También los más prósperos y cultos, no sólo, plano económico, sino también a concentrar sin reservas nuescatalanes somos duales, y debepor supuesto, en términos absoen el social y en el cultural. Y, tros esfuerzos en el impulso de mos hacer simultáneas, compatilutos, sino también en términos desde luego, todo lo anterior no las libertades en España, gananbles y complementarias dos rearelativos, descontando el proceha conducido ni a una pérdida o do al mismo tiempo para nueslidades igualmente presentes en so general de progreso que han difuminación de los valores sotros colores una pátina de grannuestra estructura espiritual. experimentado, con inevitables cioculturales propios de Cataludeza. • Podemos ser, y es bueno que vaivenes, las sociedades occiña ni a una imposibilidad de auseamos, catalanes y españoles, dentales en el último siglo y metogobierno en un grado que a alde la misma forma que la luz es Akl* VldalOuadraí es catedrático de dio. Y gozamos, en fin, de magunos les parecerá exiguo y a ondulatoria y corpuscular. ReFísica Atómica y Nuclear de la Universiyor libertad, tanto en el plano otros excesivo, pero que. desde clamar o incluso exigir nuestro dad Autónoma de Barcelona. Desde estrictamente individual como luego, no admite comparación 1ÍÍ88 preside el Grupo Parlamentario Poautogobierno y el ejercicio de en el plano colectivo. con lo experimentado en los úlpular en el Parlamento de Cataluña. entre Cataluña y el resto de España sugiere dos reflexiones. La primera es que tiene un límite, lo cual es importante que lo entiendan el resto de los españoles. Existen unos valores propios de la colectividad catalana que siempre serán distintos de los del resto de España y que, por supuesto, deben respetarse y potenciarse. El paso que falta dar es que se acepte en todos los niveles de la sociedad española, incluida la sociedad catalana, que dichos valores propios de Cataluña forman plenamente parte de «lo español». La segunda reflexión a propósito de la aproximación entre Cataluña y el resto de España es la de que quizá en este acercamiento se ha movido más el ciudadano no catalán que el catalán. No es que se haya catalanizado más España que españolizado Cataluña, pero sí, seguramente, España, en su conjunto, se ha movido hacia una dirección a la que la sociedad catalana ya apuntaba desde hace más tiempo. El amargo Gaziel de la postguerra y del exilio, en un comentario titulado La tragedia de Cataluña, firmado el 13 de enero de 1951 afirma que «Cataluña podría sentirse plenamente española dentro de una España que se pareciera a Suiza: trabajadora, burguesa, ordenada, pacífica, hogareña (casolana) y de composición política federal». Si Gaziel tiene razón, a la vista de esta lista de atributos, yo pienso que los argumentos de Jaime Batmes, en ta galeria de catalanes ilustres Cataluña para no sentirse española son ya, felizmente, inexisña, sino de todo el continente timos tres siglos. «esfuerzo por convertirse en tentes. • europeo. provincia», se fueron recogienMás aún: el catalán, que. desdo tos frutos del intercambio, inEl proceso de integración de de luego, antepone el individuo cluido el comercio con ultramar, Cataluña con el resto de España a la colectividad y, por supuesy se fue soltando el lastre que no ha tenido exclusivamente to, la colectividad al Estado (o NOTAS inherente a cualquier posición una base estrictamente mercansea, que tiene ideas claras al resaislacionista o autárquica. Es til, ni siquiera una base socioepecto), a pesar de que ve lejos 1 Ctiaiiiina socialts: Cataluña. Obras completas, vot. II Editorial Se lefia, curioso constatar cómo a partir conómica. Lo que realmente se al Estado, posiblemente nunca Barcelona I94Ü. p. 1.162. del Decreto de Nueva Planta, en ha producido es un acercamiense ha sentido tan próximo a él Medilacions en el deserl f19461^53), el ambiente ciertamente propito en la concepción general de como ahora. Lo cual, seguraEdickms Catalanes de París. 1974, p. cio que fue el setecientos espala sociedad, en lo que los alemamente, le pasa también al resto 223. ñol, Cataluña puso ios fundanes llaman la Weltanschaumg, de los españoles. mentos de una brillante realidad la manera de concebir el munYa en el siglo XVIII, a partir actual que la ha conducido a ser do, dicho de forma grandilode la derrota de 1714 y a medida F.ugenio Domingo Solans es catedrático una de las regiones más próspecuente. que, en dura expresión de V¡de Economía Aplicada de !a Universiras y dinámicas no ya de Espacens Vives, Cataluña hizo un Este proceso de aproximación dad Autónoma de Madrid.