Nueva Revista 011 > 20 títulos y un relevo

20 títulos y un relevo

Jaume Subirana

Sobre la paulatina proliferación de autores jóvenes que, sin mediar premio alguno, consiguen intereser a un editor más o menos importante.

File: 20 títulos y un relevo.pdf

Referencia

Jaume Subirana, “20 títulos y un relevo,” accessed December 10, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2049.

Dublin Core

Title

20 títulos y un relevo

Subject

Conversaciones

Description

Sobre la paulatina proliferación de autores jóvenes que, sin mediar premio alguno, consiguen intereser a un editor más o menos importante.

Creator

Jaume Subirana

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

En este contexto, editores e instituciones no acaban de conseguir la definición de un modelo cultural y editorial, y de una polítiLa narrativa en catalán en los últimos años ca eficaz para realizarlo. Los modelos practicados hasta hoy pecaban o bien de falta de definición y de contundencia —por mie20 TITULOS do a excluir, a incomodar o al fracaso—, o bien de falta de contacto con la realidad — porque han seguido haciendo planteamientos propios de los años de dictadura y cataY UN RELEYO cumbismo o porque se supeditaban a utopías políticas románticas tanto desde el Por Jaume Subirana punto de vista social como nacional—. Además, la pasividad en general del público ante cualquier oferta de consumo cultural, sobre todo si llega en forma de libro, fomenta falacias como la contraposición de la política comercial a la política cultural. Vender se convierte en una obsesión, y en nombre de la venta se llega a prescindir de la trascendencia cultural del papel del editor; a menudo el resultado no es un aumento de las ventas, sino que se acrece la desorientación. Final: Carta de navegación El peso de la historia reciente, la coexistencia con la industria castellana, el papel tutelar de las instituciones y la dificultad para definir y realizar un modelo son los cuatro vectores presentes, más allá de la realidad optimista del aumento esperanzador de títulos publicados por año, en el marasmo de la edición catalana. Pequeñas editoriales —ya sean empresas semejantes a lujos deportivos, o bien altamente especializadas—, editoriales medianas —en lucha por crecer o aliarse, o morir— y editoriales Monserrat Roig grandes —fundamentalmente dos, Edicions 62 y Enciclopedia Catalana, ambas sostenidas por una importante división de venta a crédito, seguidas de lejos por el cuapor ampliar la conexión con el público a trasi espejismo que es Columna, un fenómeno i bien es cierto que la literatura vés de otra docena de libros más o menos atípico para la década de los 80— ven, con es sólo literatura y que un autor importantes pero que tienen el mérito de mayor o menor pasividad, cómo el campo trabaja autónomamente como haber sido reiteradamente reeditados (y con de la edición en catalán, que les estaba reautor (como artista) escriba en ello haber alimentado la ilusión de un merservado, empieza a ser invadido por emprela lengua que escriba, también cado autóctono y autónomo) y, finalmente, sas castellanas y extranjeras con necesidad lo es que desde el punto de vista sociocultuha visto llegar a los boletines de novedades de expansión. Su interés, si es que no les ral una literatura con un mercado potencial y a las mesas de las librerías un sinfín de mueve una simple cuestión de prestigio, dede tan sólo seis millones de lectores se ve nombres y apellidos nuevos, mayoritariabería hacer creer que para el futuro sólo obligada a un eterno revisionismo: ¿Editamente jóvenes, que a veces incluso han hecabe la esperanza. Pero mientras no se lomos más o menos? ¿Vendemos lo mismo? cho la competencia a «los de siempre». El gre aumentar el número de lectores y de ¿Ya se puede vivir de esto? ¿Qué hacer balance definitivo queda en manos de cada consumidores de papel impreso... • para que nos conozcan y nos reconozcan cual, pues también es verdad que lentamenfuera? ¿Estamos a la altura de...? te desaparecen los grandes nombres (la década empezó llevándose a Llorenç VillalonVolviendo la vista atrás, la narrativa en ga, en 1981 murió Josep Pla, en 1983 Mercé catatán ha dado durante los últimos años Oriol Izquierdo es director literario de Edicions Proa y Rodoreda y en 1990 Manuel de Pedrolo) y una docena de títulos altamente recomencolabora como crítico literario en Im Vanguardia y otras publicaciones. que no dejan herederos claros, que ha crecidables, ha sabido mantener y ha luchado 35 NUEVA REVISTA • FEBRERO 1991 do mucho el número de títulos pero muy de los títulos de ese gran comunicador que poco el promedio de ejemplares vendidos, es Josep Maria Espinàs. que falta una mayor estructura de divulgación y estímulo de nuestras letras en revistas, radio y televisión. El relevo Al principio ya hemos dicho que, junto a Los títulos un puñado de excelentes títulos y a otros más que han sabido conectar con el público, el tercer factor que hay que tener en cuenta Pero vamos a los títulos. Decíamos sque en un repaso de la narrativa catalana de esuna docena de libros más que recomendatos últimos años es la paulatina proliferables validan la narrativa en catalán en los ción de (autores 1 jóvenes que, sin | mediar últimos años. De entre ellas, las más recienpremio alguno, consiguen interesar a un tes son el millar de páginas de Miquel de editor más o menos importante y publican Palo! y su muítipremiado El ardí deis set primeros y segundos libros en algunos casos crepuscles, el hercúleo recorrido por la Vafrancamente interesantes. El fenómeno (de lencia intramuros de la mano de Joan Franhecho, un simple relevo generacional que cesc Mira en Els treballs perduís y el premio llegaba, eso sí, con algo de retraso, bastante Josep Pía 1990: Illa Flaubert, del mallorquín Miquel Ángel Riera, recientemente aparefuerza y un poco de descaro) llegó a adquiay que tener en cuenta cida en castellano. De hecho, la mayoría de rir cierto volumen, se te han dedicado cola paulatina proliferación de ¡as obras de este apartado han sido o están mentarios, pullas, artículos e incluso un esautores jóvenes que, sin siendo vertidas al castellano, y ello constitutudio (Fahrenheit 212. Una aproximació a mediar premio alguno, ye por sí mismo una importante novedad. la literatura catalana recent) y de momento De momento, sin embargo, la receptividad ha creado debate y ha promovido la presenconsiguen interesar a un por parte de un mercado enamorado de su cia de algunos de estos nombres en las nóeditor más o menos «nueva narrativa» parece más bien escasa. minas del gremio y en los medios de comuimportante Pero continuemos. Hay que retener tamnicación, así como su consolidación como bién títulos excelentes como Camí de Sirga, «jóvenes promesas». de Jesús Moneada, éxito por una vez de críDe entre lo leído, apostemos de momentica y público; Retrat dun assasí docells, de to como escritores por LluísAnton BauleEmili Teixidor, y hace ya algo más de tiemnas (Qui al cel escup...), Josep M, Fonatlepo el esencial Fra Junoy o ¡agonía deis ras (Botxenski i companhia), Sergi Pámies sons, de Jaume Cabré, o los cuentos de (con dos libros de cuentos y la recientísima Quim Monzó en Lilla de Maians (aunque La primera pedra) y Márius Serra (relatos algunos de sus admiradores quizá preferien Línea y una ambiciosa novela: Lhome rían su última novela, La magnitud de la del sac). Aunque sin olvidar a Josep Bras, tragédia). Jaume Capó, Joan Carreras, Toni Cucarella, Gabriel Galmés, Maria Jaén, Maria de Justo tras los libros hasta aquí citados hala Pau Janer, Caries Mengual, Viceng Pabría que situar un grupo de buenas novelas gés, Pere Saborit o Rafael Vallbona, todos que dan continuidad y solidez al género, con obra publicada. Muchos de ellos aparevisto en perspectiva; son obras como Els cocieron ya en La profegia, volumen que reúlors de laigua, de Isidre Grau; Les primavene quince relatos de los nuevos autores y res y les tardors, de Baltasar Porcel; Memoque ha tenido una especie de continuación rial de Claudi M. Broch, de Robert Saladrien distintas antologías aparecidas posteriorgas; Figures de calidoscopi, de Ramón Solhan sido La veu melodiosa y los bellos cuenmente con autores de Lleida, Tarragona y sona; las prosas de Alfabet, de Josep Palatos de El cani de ¡a joventut), como le ocuGirona. La nómina crece así en progresión cios, o, al principio de la década, Cercarre a Carme Riera, que monopolizó durante mon, de Lluis Racionero, y el Fortuny, de geométrica, todo va muy aprisa, y eso, claseis meses el primer lugar del hit parade con Pere Gimferrer. Tras todas ellas, otro bloro, tiene poco que ver con la literatura. Qüestió damor propi y recientemente ha que igualmente importante: el de los libros Pero es evidente que algo se mueve, y a taneditado Joc de Miralls; Maria Jaén sorprende narrativa que se han mantenido meses y to nombre inédito, los ojos puestos en el dió a propios y extraños ahora hace un lusmeses encaramados en lo alto de las listas futuro, no parece amedrentarle la perspectitro con el atrevimiento y los veinte mil de ventas, sin menoscabo de su calidad liteva de un mercado exiguo ni de un mundillo ejemplares de Amorrada al piló... Pero el raria, que en muchos casos los llevaría a ser literario exangüe... Dicen que la ilusión es éxito de esta temporada, Mossén Tronxo, incluidos en uno de los dos grupos anteriolo que más tarda en perderse. • una elegía a los curas rurales, lo ha escrito res. Respecto a estos libros llamémosles mossén Josep Maria Bailarín, que vive reti«comerciales», destaca la alta proporción de jaume Subirán« (Barcelona, 1963) es poeta y crítico rado en un santuario en la montaña. Y enmujeres que los firman: Maria Barbal ha suliterario. Con Final de festa (seleccionado para el Pretre los hombres, subrayar las novelas del vaperado las treinta ediciones de Pedra de tarmio Nacional de Poesía 1989) obtuvo el Caries Riba lenciano Ferran Torrent (Penja els guants, tera, una pequeña joya; Montserrat Roig 1588. Colabora semanalmente en el «Quadem de El Butxana y las otras de la serie) y cualquiera País en Barcelona. vende siempre bien (sus dos últimos libros