Nueva Revista 011 > Un sueño por definir

Un sueño por definir

Oriol Izquierdo

El autor hace referencia a apuntes sobre la infraestructura editorial catalana.

File: Un sueño por definir.pdf

Referencia

Oriol Izquierdo, “Un sueño por definir,” accessed November 14, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2048.

Dublin Core

Title

Un sueño por definir

Subject

Conversaciones

Description

El autor hace referencia a apuntes sobre la infraestructura editorial catalana.

Creator

Oriol Izquierdo

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

urante los anos de la primera Apuntes sobre la infraestructura editorial catalana transición, Cataluña dio, en todos los órdenes, pasos de gigante para rellenar, a menudo sin mejores armas que la intuiUN SUEÑO ción y la buena voluntad, el vacío irreparable que supuso para el país una interrupción de cuatro décadas en su libre evolución. Se arropó tal necesidad de actualización con un POR DEFINIR discurso sobre la «normalidad», aquella situación óptima que se presentaba como obPor Oriol Izquierdo jetivo común. A quince años de 1975, se debe afirmar que, en lo que cabe, la realidad efectivamente se ha «normalizado». Así, en el ámbito de lo editorial, la producdad— e incluso como recurso para obtener ción anual se ha incrementado espectacularun rápido prestigio, han llegado a ser tantos mente desde las cifras simbólicas de entre que no hay suficientes obras con méritos a política de apoyo los años cincuenta y setenta hasta tos más para obtenerlos. Para muestra, un botón: el de 4.000 títulos por año del presente. Pero estatal puede llegar a pasado año se convocaron ocho millonarios ¿en qué contexto son publicados estos títupremios sólo de novela; y bien, ¿qué literafavorecer la pereza del sector los? Veamos algunos apuntes sobre las contura puede producir cada doce meses y sin privado a la hora de hacer diciones y los principales condicionantes del interrupción tal cantidad de obras tan notafrente con criterio e sector editorial catalán. bles? imaginación a la realidad del mercado Apunte segundo: Apunte primero: Convivencia y competencia Unas consideraciones de dos realidades culturales sobre la historia reciente tura cultural catalana, por un lado, y la difíEn primer lugar, se debe señalar que el cil competencia, en evidente inferioridad de Puede parecer ocioso recordar que la reamercado catalán es un mercado reducido, condiciones, con la industria castellana, por lidad cultural catalana del presente, y la edicomo pueden serlo el mercado holandés o el otro, ha sido la creación por parte de la torial en particular, nació y se formó durandanés, en relación con los mercados culturaCeneralitat de toda una red de instrumente el franquismo. Pero, por el contrario, es les inglés, francés o español. En segundo lutos de apoyo —desde ei llamado soporte geútil hacerlo por cuanto ello ayuda a comgar, es preciso recordar que los productos nérico a la edición, que consiste en la comprender algunos desequilibrios o ciertos raculturales catalanes se dirigen a un público pra de un máximo de 300 ejemplares de toquitismos actuales, y la pervivencia de dosis que es, en el mejor de los casos, igualmente dos los libros que cumplan unos requisitos importantes de voluntarismo y otros mecaconsumidor de productos en castellano; a básicos, hasta ta refundación de la Instiiució nismos de funcionamiento tal vez más propesar de ello, los editores catalanes han sade les Lletres Catalanes, entidad para la pios de la resistencia. Todavía no es posible bido competir con dignidad —ofreciendo protección y la difusión de los escritores cacomprender el panorama actual haciendo unos precios similares aunque sea a costa talanes y su obra; y también la creación, por abstracción de los años de dictadura. del margen de beneficio, luchando porque su incidencia indirecta, demasiado indirecPor ejemplo, responde a la inquietud polas traducciones lleguen simultáneamente ta, en la formación de hábitos culturales en lítica y social que tuvo que expresarse tanen ambas lenguas—. En tercer lugar, tal docatalán, de TV3—. Considerar que estos gencialmente a través de manifestaciones ble oferta para un público único agrava la instrumentos puedan ser discriminatorios, culturales, la red de premios literarios hoy falta de hábito consumidor de productos cuando los recursos con los que cuentan de vigente, el alcance de cuya influencia —priculturales entre la población catalana, que por sí ¡a cultura y la edición en catalán son mero estrictamente literaria (¿cuántas obras a pesar de contarse entre los más altos del claramente deficitarios, no es más que una no han sido escritas tan sólo por necesidad Estado es todavía inferior a la media euromuestra de ignorancia o de mala fe. Por económica o por ansias de fama?), en sepea. otro lado, cabe señalar que tal política de gundo lugar para la evolución del sector apoyo también entraña sus riesgos, ya que editorial (publicar obras premiadas puede puede llegar a favorecer la pereza del sector entrañar un riesgo mínimo cuando la entiprivado a la hora de hacer frente con critedad convocante se hace cargo de los costes) Apunte tercero: rio e imaginación a la realidad del mercado; y también en la formación del público— prueba que ello alguna vez ha sido así, el El apoyo institucional aún debe ser analizado con rigor. Creados correctivo introducido en la normativa del por editoriales, instituciones y administrasoporte genérico, en un printipio tan geneciones de todo orden por un cierto espíritu El intento más efectivo de contrarrestar, rosa que era factible llegar a sacar las cuende suplencia y de servicio —palpable todaa conciencia o intuitivamente, los efectos tas de la edición de un título sin tener ni vía en los actos de proclamación, tradicionegativos del resistencialismo y el voluntaque ponerlo a la venta. nales fiestas literarias con cena de socierismo que están en la base de la infraestrucEn este contexto, editores e instituciones no acaban de conseguir la definición de un modelo cultural y editorial, y de una polítiLa narrativa en catalán en los últimos años ca eficaz para realizarlo. Los modelos practicados hasta hoy pecaban o bien de falta de definición y de contundencia —por mie20 TITULOS do a excluir, a incomodar o al fracaso—, o bien de falta de contacto con la realidad — porque han seguido haciendo planteamientos propios de los años de dictadura y cataY UN RELEYO cumbismo o porque se supeditaban a utopías políticas románticas tanto desde el Por Jaume Subirana punto de vista social como nacional—. Además, la pasividad en general del público ante cualquier oferta de consumo cultural, sobre todo si llega en forma de libro, fomenta falacias como la contraposición de la política comercial a la política cultural. Vender se convierte en una obsesión, y en nombre de la venta se llega a prescindir de la trascendencia cultural del papel del editor; a menudo el resultado no es un aumento de las ventas, sino que se acrece la desorientación. Final: Carta de navegación El peso de la historia reciente, la coexistencia con la industria castellana, el papel tutelar de las instituciones y la dificultad para definir y realizar un modelo son los cuatro vectores presentes, más allá de la realidad optimista del aumento esperanzador de títulos publicados por año, en el marasmo de la edición catalana. Pequeñas editoriales —ya sean empresas semejantes a lujos deportivos, o bien altamente especializadas—, editoriales medianas —en lucha por crecer o aliarse, o morir— y editoriales Monserrat Roig grandes —fundamentalmente dos, Edicions 62 y Enciclopedia Catalana, ambas sostenidas por una importante división de venta a crédito, seguidas de lejos por el cuapor ampliar la conexión con el público a trasi espejismo que es Columna, un fenómeno i bien es cierto que la literatura vés de otra docena de libros más o menos atípico para la década de los 80— ven, con es sólo literatura y que un autor importantes pero que tienen el mérito de mayor o menor pasividad, cómo el campo trabaja autónomamente como haber sido reiteradamente reeditados (y con de la edición en catalán, que les estaba reautor (como artista) escriba en ello haber alimentado la ilusión de un merservado, empieza a ser invadido por emprela lengua que escriba, también cado autóctono y autónomo) y, finalmente, sas castellanas y extranjeras con necesidad lo es que desde el punto de vista sociocultuha visto llegar a los boletines de novedades de expansión. Su interés, si es que no les ral una literatura con un mercado potencial y a las mesas de las librerías un sinfín de mueve una simple cuestión de prestigio, dede tan sólo seis millones de lectores se ve nombres y apellidos nuevos, mayoritariabería hacer creer que para el futuro sólo obligada a un eterno revisionismo: ¿Editamente jóvenes, que a veces incluso han hecabe la esperanza. Pero mientras no se lomos más o menos? ¿Vendemos lo mismo? cho la competencia a «los de siempre». El gre aumentar el número de lectores y de ¿Ya se puede vivir de esto? ¿Qué hacer balance definitivo queda en manos de cada consumidores de papel impreso... • para que nos conozcan y nos reconozcan cual, pues también es verdad que lentamenfuera? ¿Estamos a la altura de...? te desaparecen los grandes nombres (la década empezó llevándose a Llorenç VillalonVolviendo la vista atrás, la narrativa en ga, en 1981 murió Josep Pla, en 1983 Mercé catatán ha dado durante los últimos años Oriol Izquierdo es director literario de Edicions Proa y Rodoreda y en 1990 Manuel de Pedrolo) y una docena de títulos altamente recomencolabora como crítico literario en Im Vanguardia y otras publicaciones. que no dejan herederos claros, que ha crecidables, ha sabido mantener y ha luchado 35 NUEVA REVISTA • FEBRERO 1991