Nueva Revista 011 > La antesala del paraíso

La antesala del paraíso

Joan-Anton Benach

De cómo en Cataluña se fabrica un teatro interesante, innovador y con unos planteamientos ideológicos y estéticos que revelan una vitalidad incuestionable.

File: La antesala del paraíso.pdf

Referencia

Joan-Anton Benach, “La antesala del paraíso,” accessed October 21, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/2047.

Dublin Core

Title

La antesala del paraíso

Subject

Conversaciones

Description

De cómo en Cataluña se fabrica un teatro interesante, innovador y con unos planteamientos ideológicos y estéticos que revelan una vitalidad incuestionable.

Creator

Joan-Anton Benach

Source

Nueva Revista 011 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Els Comediante berse parte de un sistema capaz de asegurar que la mayor parte de su trabajo pudiera entrar en los mecanismos de producción y exhibición, de forma regular y dentro de unos plazos razonables. Sobra decir que, en el pasado inmediato, tal perspectiva se ha visto amargamente desmentida y que sólo hasta fechas muy recientes parecen soplar aires de cambio más benévolos, para algunos francamente halagüeños. Con ocasión de) montaje de Indian Summer, del valenciano Rodolf Sirera, presentado a mediados de enero en el Centre Dramatic de la Generalitat de Catalunya, Guillermo Heras, el hombre de Tábano, actual cabeza visible del Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas (CNNTE), declaraba al diario La Vanguardia (7191); «Está claro que el teatro más importante e interesante que se está haciendo en España a todos los niveles es, desde hace mucho tiempo, el teatro catalán. El más importante, pienso, incluso, de toda el área mediterránea». El piropo es de una contundencia fantástica y viene inspirado por la propia experiencia de Heras. En teatro, al igual que en los espectáculos de danza, el setenta por ciento de la programación y de la coCreadores y autores del Teatro Catalán producción del CNNTE se basa en creadores de Cataluña y Valencia, Sin tratar de desmentir testimonio tan neutrai como éste de Guillermo Heras, director de teatro y gestor ubicado en el organigrama del LA ANTESALA INAEM. del Ministerio de Cultura, parece oportuna alguna observación complementaria que contribuya a comprender mejor los elementos de ese panorama, en ciertos asDEL PARAISO pectos esplendoroso. Por JoanAnton Benach Originalidad En Cataluña, efectivamente, «se fabrica» o sé lo que resistirá el tópico o un teatro interesante, innovador y con unos que en su propio planteamiento surgen actisi éste tal vez feneció ya por la planteamientos ideológicos y estéticos que tudes maximalistas o catastrofistas y un sin bonanza de un tiempo de vacas revelan una vitalidad incuestionable, Albert fin de malentendidos. En ocasiones, la culmenos magras, pero si en este Boadella, con Els Joglars; Joan Font con tura catalana es como un gato escaldado país escribir es llorar, escribir Comediants; el Teatre Lliure, con Fabiá que intenta escapar de fantasmas y verduteatro sería un gran desconsuelo, y escribir Puigserver y Lluís Pasqual, este último pregos, sin atender realidades tan elementales teatro catalán, el lloro continuo, la desespecoz director del Théátre de lEuropecomo, por ejemplo, la ley de la oferta y la ranza sin remedio y, al fin, la pura resignaOdéon; Dagoll Dagom, La Fura deis Baus, demanda; se diría que persisten aún ingeción. Sin embargo, y dado que muchas voLa Cubana... son nombres que revalidan en nuas actitudes militantes confiadas en que caciones se distinguen por un fuerte compocada una de sus propuestas la categoría de el teatro llegue a provocar los mismos entunente masoquista, en Cataluña se mantiene unos productos dramáticos, homologables siasmos y fervores que el Barça. ¿Cómo en pie de guerra una nómina de autores yo en muchos casos a la mejor producción teaeludir las interpretaciones variopintas que creadores dramáticos nada desdeñable, emtral contemporánea que puede verse en las el término «normalización» viene provocanpecinada en demostrar que el teatro puede regulares convocatorias de los festivalesesdo en el largo y duro proceso reivindicador ser una actividad suficientemente normalicaparate de mayor prestigio internacional y de una identidad nacional y cultural? Sospezada. que luego opera, preferentemente, fuera de cho que el creadorautor dramático se conlos circuitos comerciales. No es casualidad. formaría con aquella «normalidad» de saLa cuestión no es nada simple, puesto que justificar mediocridades. La proíesionaademás, que los dos grupos con una más lización responsable se convertiría en un amplia y más constante proyección a escala objetivo apremiante. Así lo entendió el planetaria que existen en España sean CoTeatre Lliure, que se fundaba en 1976: así mediants y La Fura deis Baus. lo entendería pronto Dagoll Dagom, un La originalidad y el notable grado de magrupo que nacía con un sorprendente y sudurez que presentan muchos colectivos de gestivo ejercicio titulado No hablaré en clateatro es probable que tenga sus raíces más se (1977) y hoy lanzado al campo de los hondas en una práctica escénica enorme«musicales» de éxito multitudinario; así lo mente extendida en Cataluña y emparentavenían entendiendo Els Joglars, cuyo direcda con la vocación asociativa de una colectitor, Boadella, es, creo yo, uno de los homvidad que contrapone a los tópicos indivibres más meticulosos y. al tiempo, más amdualistas y mercantilistas una constelación biciosos a ia hora de pedir el máximo rendide actividades «gratuitas», lúdicas y culturamiento a sus actores... Y así lo han entendiles realmente asombrosa. Sólo la Federado do también grupos modestos que operan de Teatre Amateur de Catalunya —en la fuera de la capital barcelonesa, como son que no están los aficionados de las tardes La Gábia de Vic o El Talleret de Salt, en dominicales o con trabajos esporádicos ni Gerona, o el G.A.T, de lHospitalet del los que acceden a las subvenciones públicas Llobregat, cuyos montajes suelen llevar el mínimas— reúne a más de 250 grupos, ordistintivo de una dramaturgia muy meditaganiza anualmente una treintena de encuenda e, invariablemente, el destello de una intros y certámenes y cuenta con ocho circuinovación nunca confundida con la pirueta tos de teatro comarcal. Pero al margen de banal. esta referencia, de un alcance sociológico no estudiado aún en profundidad, cabe rea originalidad y el Ta! vez las dificultades añadidas que cocordar la circunstancia del histórico papel notable grado de madurez que noció la gente de teatro, por un lado, y, por que jugó el llamado «teatro independiente» presentan muchos colectivos otro, un juego de complicidades y de dedesde los primeros años sesenta, y que en mandas especialmente dinámico, explique de teatro es probable que Cataluña actuó en un frente social y político la situación actual. En cualquier caso, es tenga sus raíces más hondas que contaba siempre con «otra» trinchera cierto: de Cataluña probablemente surge el desde la que vigorizar un signo de identidad en una práctica escénica teatro con mayores y mejores rasgos de imprescindible. Se proponía, en efecto, un enormemente extendida en contemporaneidad que hoy se produce en nuevo teatro como respuesta y alternativa a Cataluña, emparentada con la España. A favor de ta! fenómeno está el heuna depauperada escena comercial, y este cho de un proceso relativamente activo y vocación asociativa de una nuevo teatro era catalán, es decir, con unos cambiante, que hace que los resultados sean colectividad que contrapone a ingredientes artísticos y técnicos, autorales fácilmente contrastables. Algunos creadores los tópicos individualistas y a veces, autóctonos, y un teatro «en» cata—directores, escenógrafos, colectivos más o lán. En resumen: una acción cultural que mercantilistas una menos cohesionados y estables— tienen se planteaba a partir de una militancia cíviconstelación de actividades «colocado» el producto desde el momento ca e idiomática inequívoca. «gratuitas», lúdicas y mismo de proponerlo, bien por cuanto disponen del escenario o mecanismo de districulturales realmente La Agrupació Dramática de Barcelona, bución que hará posible exhibirlo, bien porla fecunda y célebre ADB, que funcionó de asombrosa que cuentan con la asistencia pública reque1955 a 1963, había preparado el terreno a rida para que cualquier proyecto acabe intelos «independientes» y la conciencia de que grado a una programación regular, o, en éstos estaban cimentando uno de los elefin, porque se benefician de ambas cosas a mentos de identificación fundamentales en la vez, Pero, ¿queda explicado así todo el toda sociedad adulta —aun con los espacios vigor creativo de un teatro autóctono que acotados que de hace tiempo tiene el lengoza de un crédito en aumento y en el que guaje dramático—, contribuyó a un acelerafijan su atención e interés muchos centros do proceso de autoexigencia, rigor e imagide producción españoles e internacionales? nación que daría resultados visibles con la llegada de la democracia. La generosidad y buena fe del luchador, la causa común que se establecía entre éste y su público, había El autor local facilitado el perdón o ta tolerancia de muchos fallos y precariedades inevitables. Con la democracia, no obstante, ya no bastaba Un capítulo siempre abierto, siempre el enmascaramiento de la farsa, el paseo problemático y que suele leerse con la boca por las analogías que podían sugerir los sepequeña a fin de no malograr tanta dicha, ñores Gorki, Wesker o Brecht, las estrataviene constituido, como se apuntaba, por el gemas elípticas con las que dar por bueno discreto papel que tradicionalmente juega un teatro elaborado desde la oposición, que el autor local en este espectacular despegue aunaba a cómicos y espectadores. Sin la dicde la escena catalana contemporánea. El tadura ya no iba a existir la coartada con autor, el escritor de teatro que inventa histonas oe noy para un público de hoy, ha profesional, pero la materia primera con la estado y está aún, en gran medida, en la que elaborar ese teatro debe cosecharse, antesala del paraíso, aguardando discretapiensa, en tierras más feraces. Y, mientras, mente su oportunidad. Hablo en términos una docena larga de autores estaría en la generales y con los elementos de juicio que sala de espera de un paraíso, el Poliorama, aporta una historia reciente básicamente en este caso dotado de poderosos recursos adversa para el pensador solitario de draeconómicos. Es sumamente revelador, no mas, tragedias o comedias. En esa historia obstante, que en el proyecto del llamado inmediata se aprecia, con una elocuencia Teatre Nacional de Catalunya que Flotats abrumadora, la inclinación que el «fabricanpresentó a principios de 1990 constara como te» de un teatro de texto —el imperio del uno de los objetivos prioritarios de ¡a futura director o realizador ha tenido también su institución el de constituir el fondo de reparticular versión en Cataluña— ha demospertorio de un teatro catalán, clásico y contrado por la apuesta segura, por el clásico temporáneo, remitiendo, pues, a un mañauniversal, por la obra de calité homologada, na impreciso la rectificación de una política así como el consiguiente olvido de tas posiprogramador difícilmente justificable. bilidades que podía encerrar la escritura dramática autóctona. La renuncia a indagar en dichas posibilidades suponía, claro está, y simultáneamente, eludir riesgos demasiado incómodos. Teatre Lliure La obsesión por el éxito o por el producto En 1979 se levantó en los medios teatrasimplemente llamativo ha contagiado a las les barceloneses una polémica en tomo a los instituciones, que hasta fechas muy próxicriterios de actuación del Lliure —uno de mas no han aportado apenas indicios de alBis Joglars los colectivos más solventes y el más preguna preocupación por el escritor de teatro miado de España—, según los cuales el auy sí, en cambio, todos los que se quiera del tor local se veta asimismo desterrado de las interés por el previsible resultado final de temporadas ordinarias de la compañía. De la oferta en la que se jugaban los cuartos. hecho, el Teatre Lliure se había inaugurado Hasta la temporada 19891990, el propio con una obra, Camí de nit, concebida y esCentre Dramátic de la Generalitat de Catacrita por Lluís Pasqual e inspirada en una lunya no se planteó una opción clara al reslucha obrera del siglo XIX. Acto seguido, pecto, de modo que el espectáculo de autosin embargo, la atención del grupo se centró ría indígena navegaba en un mar de ensayos en la elaboración de espectáculos en los que difusos con sabor a cocina internacional, la dramaturgia, el rigor metodológico, la eso sí, mediterránea. Por su parte, Josep concepción del espacio escénico, la técnica María Flotats, ese eminente profesional que y el lenguaje interpretativo pudieran conllegaba a Barcelona en [984 desde la Comefluir en productos ubicables por encima de die, presentando su «operación rescate» un los estándar medios de calidad, susceptibles curioso carácter salvífico para el teatro catade arrinconar cualquier aceptación condeslán, ofrecía como primicia del reencuentro cendiente y de provocar, por contra, una con su público la pieza italiana Una jornada gratificación cierta, desconocida tanto por particular, Y cabe recordar también que el espectador errante de la apelillada escena tras su legendario, espléndido, Cyrano, en comercial como por la clientela de las barrininguna de las temporadas que Flotats ha cadas de los independientes. El Lliure necedirigido en el Poliorama, los autores catalasitaba apoyarse en textos sólidos, «probanes han ocupado un puesto de mínimo redos», aunque a menudo difíciles, Shakeslieve; esa renuncia olímpica, o preolímpica, peare y Chéjov, Moliére y Brecht, Ibsen y a programar autores locales ha tenido el paGenet... entraban en una suerte de escuelasado otoño una excepción en cierto modo delaobrabienhecha que el momento hissarcástica. El actordirector se sacó de la tórico —recuérdese, 1976— reclamaba con manga Ara que els ametllers ja están batuts, urgencia. Ciertamente, las razones del Lliuun montaje a partir de textos de... Josep re por tas que el autor catalán no tendría Pía. Ha sido como decir: «Nada tengo conuna presencia activa en el nuevo teatro metra los escritores del país, pero dado que recieron serias discrepancias; pero también ninguno de sus textos para el teatro merece es verdad que una vez consolidado el prestimi confianza, ahí va un espectáculo con la gio de la compañía y abierta ésta a mayores palabra de uno de los más grandes prosistas ámbitos de proyección en la colectividad — que ha tenido Cataluña a lo largo de este su nueva sede en el Palacio de la Agricultusiglo». ra de la Exposición de 1929 es ya un proyecJosep Maria Flotats es también eso: un to firme y a plazo fijo—, la dramaturgia cafabricante, a menudo un gran fabricante de talana se abre paso desde mediados de los teatro, meticuloso, con un altísimo nivel media la que ha podido plantear una sosteochenta en las temporadas del grupo, proTeixidor —el de El retaule del flautista—, nida reivindicación por su anómala condigramando una Operació Ubú de Boadella o Melendres, Alexandre Ballester, Josep M. ción periférica respecto al teatro producido el activísimo escritor Josep M. Benet, reenMuñoz Pujol,.., generación intermedia enen Cataluña, Algunos de sus miembros decontrando a otro contemporáneo valioso tre los Soldevila, Salvador Espriu, Joan Olicomo Ramón Gomis (Capvespre al jardí), sertaron en el camino, Benet i Jornet es el ver, la vigencia de cuyo teatro fue contrasrepescando a un Joan Oliver olvidado (El que ha sido representado con más asiduitada por la ADB y, posteriormente, tomada 30 dabri!) o, en fin, ofreciendo ahora misdad. Teixidor habría necesitado un tratacomo ejempio de un teatro cívico que algumo una de las revisiones más sugestivas que miento escénico más fluido de sus trabajos, nos independientes con aspiraciones profese han hecho de Terra baixa. de Guimerá, sustentados en un oficio seguro, y lo mismo sionales asumieron con positiva eficacia. la obra más universal del repertorio clásico cabe decir de Muñoz Pujol —Valor y Alfons Tal vez la creatividad de que hoy se habla catalán. IV entre sus últimas obras—, dramaturgo no sería la misma sin la influencia que ejercuya sensibilidad le lleva a indagar en el anNo se trata, sin embargo, de ponerle pació, entre otros muchos colectivos, la Escola ticonvencionalismo de ¡as situaciones draños calientes a una crónica que, también en dArt Dramátic Adriá Gual, que. con las máticas pero que precisa la «prueba» definiel caso del Lliure, se ha escrito, básicamenobras de Espriu Primera historia dEsther y tiva y más constante del escenario, que, a te. sin el concurso de los autores locales. Ronda de mort a Si ñera, elevó el tono de fin de cuentas, es de donde surge la real caTiempo atrás, Jordi Coca, el actual director una actividad dramática en tiempos aún de de! Institut del Teatre, trabajó en una cuipacidad de comunicación con el público. emergencia, marginada por ios poderes fácdadosa historia de la citada ADB, sugirienPor ese lado hay un vacío qur urge llenar ticos de la época. do que fue aquella experiencia el anticipado para establecer un continuum de la producmodelo de un Teatro Nacional de Catalución dramática catalana contemporánea. nya que combinaba clasicismo y contempoSería, creo, una insensatez pensar que la raneidad, textos europeos y textos catalaVacío historia ha detenido el reloj para autores nes. La ADB desapareció en 1963, el misque vienen escribiendo teatro desde hace 20 mo año en que se instituía el Premio Josep o 25 años, con una aportación efectiva todaDe esta veloz y tan incompleta panorámiMaria de Sagarra, que dio nombre a toda vía, en gran parte por descubrir. Sin una ca se deriva la evidencia de que justamente una generación de autores: Benet, Jordi atención en esta línea, dudo que las fascinaes aquella generación que califico de interciones fulgurantes por los novísimos sirvan para recuperar el tiempo perdido. GuillerEls Comedtants mo Heras extiende su afecto por el teatro catalán a los jóvenes autores; él mismo contribuyó al descubrimiento de Sergi Belbel, repentino fenómeno de autoría deslumbrante y original, de quien, ahora mismo, se va a representar en la Sala Olimpia de Madrid su pieza Tálem. traducida al castellano. Y al de Belbel se añaden los nombres de Joan Barbero, Joan Cavallé. Rodríguez Pereira, Joan Casas... una nueva hornada que estimula probablemente la nueva cotización que parece alcanzar la escritura teatral, y a la que se incorporan narradores tan consagrados como Vázquez Morualbán o Eduardo Mendoza, El paisaje, sin duda, cambia de color, y el Centre Dramátic de la Generalitat, en las dos últimas temporadas, dedica por vez primera más del 80 por 100 de su programación a autores catalanes, con una esperanzadora distribución de protagonismos que, se diría, quiere atender más a la categoría específica de los textos que a otras consideraciones aleatorias. Si la experiencia no resulta efímera y provoca, al propio tiempo, efectos inducidos que permitan redescubrir el papel primordial del escritor de teatro, quizá se alcance aquella normalización cultural que tantos ríos de tinta hace correr en vano. • Jo»nAnton Bmaih es periodista, endelegado de Servicios de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona (19791983) y critico de teatro de La Vanguardia.