Nueva Revista 124 > Del anglicanismo al Concilio Vaticano I

Del anglicanismo al Concilio Vaticano I

Josep Ignasi Saranyana

Reseña del libro "El cardenal Manning. Una biografía intelectual" de James Pereiro.

File: Del anglicanismo.pdf

Referencia

Josep Ignasi Saranyana, “Del anglicanismo al Concilio Vaticano I,” accessed December 10, 2018, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1901.

Dublin Core

Title

Del anglicanismo al Concilio Vaticano I

Subject

Libros

Description

Reseña del libro "El cardenal Manning. Una biografía intelectual" de James Pereiro.

Creator

Josep Ignasi Saranyana

Source

Nueva Revista 124 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Del anglicanismo al Concilio Vaticano IJOSEPIGNASISARANYANAPROFESORDETEOLOGÍAEl doctor James Pereiro, capellán de Grandpont House en la Universidadde Oxford, publicó en 1998, en Oxford University Press, el libro que ahoraaparece en lengua castellana. En la contraportada se describe al personaje biografiado con las siguientes palabras: «El cardenal Manning pertenece a la gran generación de conversos británicos que, procedentes del anglicanismo, se incorporaron a la Iglesia católica en las últimas décadasdel sigloXIX». En efecto, Manning, que nació en 1808, fue primero arcediano de Chichester y, en la última etapa de su vida, segundo arzobispo católico de Westminster. Hijo de una familia de comerciantes y banqueros,estudió en Oxford y se ordenó como pastor anglicano en 1832. Abandonó el anglicanismo en 1851, fue ordenado sacerdote, consagrado obispo ycreado cardenal en 1875. Falleció en 1892.Los principales trazos de su vida pública eran conocidos: primero destacado pastor anglicano y después eclesiástico católico de gran relieve(con una intervención infalibilista sobresaliente en el Concilio Vaticano Iy en una tenaz lucha por la causa de los ingleses más desfavorecidos). Era,sin embargo, poco familiar a los historiadores su auténtico carácter, deformado quizá por algunos biógrafos, que lo habían presentado injustamente como un intrigante ambicioso, autoritario y sin escrúpulos. Y eracompletamente ignorado su itinerario espiritual, en particular su evoluciónintelectual dentro del anglicanismo hacia el catolicismo, e incluso dentrodel propio catolicismo.El doctor Pereiro cubre esta última laguna con su minuciosa y rica investigación, a partir de fuentes primarias y, sobre todo, con una originalinterpretación de las fuentes. Su método de trabajo se ha inspirado en elprincipio de la contextualización, muy corriente ahora entre los historiadores. Según este principio, vida e ideas van de la mano, de modo que161JULIOSEPTIEMBRE 2009JOSEP IGNASI SARANYANAtodo intelectual tiene su Sitz im Lebeny depende de él y sobre él influye.No es posible descontextualizar laforma del pensamiento: Kant no habría sido lo que fue si no hubiese crecido en el apogeo de la Ilustración yen pleno desarrollo de las cienciassobre la naturaleza. Esta forma de historiar hace justicia al principio de lahermenéutica existencial y, al mismotiempo, no sucumbe a él.ELCARDENALMANNING.Manning vivió en las coordenadasUNABIOGRAFÍAde una gran crisis del anglicanismo,INTELECTUALprovocada por causas religiosas (unaJAMESPEREIROla excesiva politización de la vida anEdiciones Cristiandad, glicana y el enfriamiento de la devoMadrid, 2007ción o contemplación) y por el histo406 páginasricismo romántico (la mirada vuelta alos orígenes). En ese marco se produjo su evolución (o maduración)espiritual, en busca de la regla de fe (y su garantía). Por este camino descubrió la Iglesia fundada por Cristo y superó la teoría de las ramas, queconsideraba que la verdadera Iglesia de Cristo subsistía en las distintasconfesiones, sin que ninguna la realizase del modo más conveniente.Desde el punto de vista teológico, Manning fue también hijo de sutiempo, tanto en su etapa anglicana como en la católicoromana. Por sumente y su pluma desfilaron los temas habituales del momento, la mayoría suscitados por la teología protestante, como: la integridad material dela Revelación en la Sagrada Escritura (derivado de la sola Scriptura); la anterioridad históricogenética de la tradición apostólica con respecto alNuevo Testamento; la dialéctica entre Iglesias locales e Iglesia (y, por consiguiente, el «problema» de la jurisdicción universal del Romano Pontífice);la contraposición entre Iglesia «pueblo de Dios» y la Iglesia «Cuerpo Místico de Cristo»; la presencia (y asistencia) del Espíritu Santo a la Iglesia y laevolución de ésta; etc. Las intervenciones de Manning en el aula conciliar del162NUEVA REVISTA 124DEL ANGLICANISMO AL CONCILIO VATICANO IVaticano I (y en los pasillos), comprometiéndose incluso por medio de unManning fue la perfecta expresiónvoto religioso a promover la infalibilide una coherencia intelectual sin fidad papal, fueron coherentes con susuras. Incluso sus dudas y resistentemperamento y su itinerario vital; ycias fueron lógicas.cualquier lector familiarizado con lahistoria de la teología del sigloXIXpodría haberlas adivinado, sin necesidad de que Pereiro nos las contase. Pereiro, con todo, lo hace magistralmente, siguiéndole casi al día. Manning fue, endefinitiva, la perfecta expresión de una coherencia intelectual sin fisuras. Incluso sus dudas y resistencias fueron lógicas (supuesta su educación, susamigos y su rango familiar en Inglaterra), y sólo pudieron ser superadas conla ayuda de la gracia divina y con una extraordinaria fortaleza interior.Por todo lo que acabo de señalar este libro no resulta fácil de leer, puesexige bastantes conocimientos de historia de la teología y del dogma. Elritmo es lento y pausado (nunca reiterativo), como conviene a una obraque no hace ninguna afirmación gratuita. En consecuencia, esta monografía no va a ser un bestseller, ni siquiera en el ámbito teológico pero esya, sin duda, una obra de referencia obligada y una verdadera novedadhistoriográfica.163JULIOSEPTIEMBRE 2009