Nueva Revista 123 > Las razones de Steven Pinker II

Las razones de Steven Pinker II

Marciano Escutia

Reproducción del ensayo "Las razones de Steven Pinker (II)" del profesor Marciano Escutia.

File: Las razones de Steven Pinker II.pdf

Referencia

Marciano Escutia, “Las razones de Steven Pinker II,” accessed July 1, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1888.

Dublin Core

Title

Las razones de Steven Pinker II

Subject

Ensayo, humanismo

Description

Reproducción del ensayo "Las razones de Steven Pinker (II)" del profesor Marciano Escutia.

Creator

Marciano Escutia

Source

Nueva Revista 123 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Las razones de Steven Pinker (II)A continuación reproducimos la segunda parte del ensayo sobre Steven Pinker elaborado por el profesor Marciano Escutiacuyo inicio fue publicado en elnúmero 119 de Nueva Revistacorrespondiente al mes de octubre de 2008.Hemos comprobado tanto a lo largo de El mundo de las palabras(analizado en el número 119 de Nueva Revista), como de sus otros libros, queSteven Pinker es un defensor acérrimo de la existencia de una naturalezahumana estable detrás de una serie de propiedades cognitivas, en contradel modelo estándar de las Ciencias Sociales, el predominante en los ambientes académicos norteamericanos y que, básicamente, postula que, adiferencia de la animal, rígidamente controlada por la biología, la conducta humana viene determinada por las distintas culturas, sistemas autónomos de símbolos y valores que varían entre sí arbitrariamente y sin límite alguno y que se adquieren a través de modelos de comportamiento.Según éste, los niños vienen al mundo cual tabla rasa, en expresión atribuida al filósofo inglés Locke, equipados solamente con algunos reflejosy una capacidad ilimitada de aprendizaje, proceso este no especializado ycomún a todos los ámbitos del conocimiento.Denuncia Pinker en el Instinto del lenguaje(IL) que estas ideas constituyen la ideología secular contemporánea políticamente correcta, la postura sobre la naturaleza humana que una persona decente debe mantener. Laalternativa, conocida por determinismo biológico, inmovilizaría a la gentedentro de la escala sociopolíticoeconómica y sería culpable de la mayoríade los horrores de épocas recientes: la esclavitud, el colonialismo y la discriminación racial, así como el origen de las castas sociales y económicas,la esterilización forzosa, el machismo y los genocidios. Pinker ha sufrido ensu propia carne la censura por su incorrección política cuando defendió aLawrence Summers, ex presidente de la Universidad de Harvard, quien señaló las diferencias innatas asociadas al sexo como posible explicaciónpara la escasez de mujeres en las ciencias.108NUEVA REVISTA 123LA NATURALEZA HUMANA SEGÚN LA PSICOLOGÍA EVOLUTIVALa naturaleza humana que Pinker abandera responde a los postulados dela psicología evolutiva, su propia especialidad. Entre otros incluye: 1) undiseño universal de la mente, resultado de las complejas interaccionesentre la naturaleza humana instalada en un cuerpo como el nuestro y connuestras condiciones de vida, conocimiento radicado en la biología evolutiva y la genética: por ejemplo, D. Brown en su libro Human Universals(McGrawHill, 1991) ha escrutado en profundidad modelos etnográficosuniversales subyacentes a todas las culturas documentadas y ha identificado más de trescientas pautas de pensamiento, instintos, sentimientos ytendencias comunes a todos los humanos; 2) el aprendizaje no es una alternativa al innatismo puesto que aquél no puede darse sin un mecanismo hereditario que lo regule, ni se realiza siguiendo un procedimientoúnico e indiferenciado sino que es modular, dependiente de distintos módulos mentales adaptados a la lógica y leyes de cada ámbito; 3) el complejo diseño de los sistemas biológicos procede de la selección natural, node la casualidad o accidente, y, por tanto, han de estar encaminados a lareproducción y supervivencia de la especie; 4) la cultura no es una fuerza oculta de la naturaleza sino el proceso por el que en una comunidadse extienden contagiosamente unos tipos particulares de aprendizaje.La psicología evolutiva parte de la antropología biológica, y se planteasituaciones a las que nuestros antepasados hubieran de enfrentarse en suhábitat como, por ejemplo, la comunicación lingüística y el reconocimiento facial. Cuando los niños resuelven problemas para los que se han desarrollado evolutivamente módulos mentales, adquieren conocimientos alos que no han estado expuestos, mientras que cuando se enfrentan aotros para los que no los tienen, el coste es mucho mayor. Si existe un módulo determinado, la neurociencia acabará descubriendo que el tejido cerebral que procesa esas tareas especializadas posee cierta cohesión psicológica. Pinker apostilla con Leibnitz a la afirmación de Locke de que nohay nada en el intelecto que antes no estuviera en los sentidos: «exceptoel propio intelecto», con toda esta carga de organización sicológica resultado de la evolución.La psicología evolutiva ha desacreditado la teoría de la tabla rasa al mostrar que muchas tendencias humanas no sirven para potenciar la 109JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIAfelicidad y el bienestar sino que más bien parecen adaptaciones a un ambiente ancestral preparado para evolucionar. Por ejemplo, señala Pinkeren La tabla rasa(TR), que nuestro gusto innato por el azúcar y las grasasconstituye una adaptación a un hábitat en el que ambos escaseaban, paraasegurar así la ingesta necesaria, y aunque en épocas recientes hemos sidocapaces de producirlos industrialmente, nuestro instinto ha ido a la zaga,por lo que ingerimos más de lo saludable,Las ciencias del cerebro y la genética han socavado igualmente la ideade la tabla rasa al mostrar, por ejemplo, cómo los genes determinan loscomplejos circuitos neuronales que se establecen en el cerebro para la visión, que en absoluto dependen de la estimulación externa, o la distribución de la masa gris cerebral, estadísticamente correlativa en mellizos yaún más en gemelos, y que hace que los hermanos gemelos separados alnacer y reunidos en edad adulta sean mucho más parecidos entre sí, psicológica y conductualmente, que los mellizos, los simplemente hermanos, o los hermanastros que han convivido siempre y han estado expuestos a los mismos ambientes. La neurociencia ha demostrado también quehay mecanismos cerebrales ligados a la agresión y a la conducta violentaregulados genéticamente y, que son. por tanto, hereditarios.Pinker, pues, desdeña la idea de la tabla rasa y asegura a la vez queello no nos aboca al determinismo biológico ni a desistir de buscar laigualdad de oportunidades para todos. Tanto en IL como en TRafirmaque no hay nada por descubrir en psicología que detraiga de la verdadobvia —y esto lo toma del preámbulo de la Constitución americana (precisamente destilado de Locke a través de Jefferson)— de que, ética y políticamente, todos somos iguales y tenemos los mismos derechos inalienables, entre los que se encuentran el derecho a la vida, la libertad y labúsqueda de la felicidad. El empirismo radical de la tabla rasa, por otrolado, no es necesariamente progresista, añade Pinker, sino que constituye más bien el sueño de todo dictador para modelar las mentes de sussubordinados y ha dado lugar a muchas tragedias en nuestro pasado reciente (nazismo, stalinismo, jemeres, etc). Es más correcto pensar quetodos los individuos normales nacen con mentes ricamente estructuradas y las diferencias provienen del conocimiento experiencial que se adquiere a lo largo de la vida. El estudio de los módulos mentales se ocupa110NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)precisamente de todo lo que tenemos en común los humanos, lo que nosiguala, nuestra naturaleza.Emerge, pues, una imagen de la naturaleza humana esencialmente biológica y adaptativa, que se manifiesta en un conjunto de emociones, patrones de pensamiento y aprendizaje universales. Pinker ha enumerado aveces esas manifestaciones en declaraciones como las siguientes (del programa de radio Point of Inquiry, 23II07): aunque seamos natural o cualitativamente iguales, los sexos (nuestro autor insiste en que no es científico hablar de género en este contexto) no lo son, sino que poseen unadivisión complementaria de talentos e intereses, que naturalmente resultaen una distribución distinta de profesiones, por ejemplo; las personas sediferencian individual e intelectivamente, por lo que incluso un sistemaeconómico idealmente justo no dará lugar a una equitativa distribución dela riqueza; tendemos a favorecernos a nosotros mismos y a los nuestrosantes que a la sociedad, a nuestro grupo tribal o a la humanidad en suconjunto; todos nos engañamos sistemáticamente, creyéndonos más competentes de lo que en realidad somos y experimentamos una ambicióndesmesurada de estatus y poder. En otros lugares se ha referido tambiéna la tendencia al libertinaje sexual. En fin, es la de Pinker una descripciónlaica de una naturaleza marcada por una imperfección anhelante del bien.EL NATURALISMO PINKERIANOLa caracterización que hace Pinker de la naturaleza humana en sus libros,peca de excesivo naturalismo, además de postular algunas tesis que no soncomprobables científicamente. Todo se reduce a mera evolución psicológica y en último término a la complejidad orgánica alcanzada por nuestramasa encefálica: las manifestaciones más abstractas y espirituales del intelecto se reducen a la actividad de sus cien billones de neuronas y cien trillones de sinapsis. La mente no es otra cosa que la actividad del cerebro ypor eso aboga por la unificación de la neurociencia y la psicología. La autoconciencia o experiencia subjetiva —y por ende la libertad— explica enCómo funciona la mente, es un epifenómeno inesperado e inexplicable,probablemente un artefacto, pues no hay un yo detrás de toda esa actividad cerebral, es pura ilusión (habría que preguntarle por qué firma entonces todas sus obras). En El mundo de las palabras, admite que cuando111JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIApensamos en un cuerpo humano no podemos dejar de concebirlo como persona, alguien que es y posee sus atributos corporales, además de sus pertenencias e ideas, pero eso solamente responde a nuestra percepción intuitiva, que ha de ser corregida por el conocimiento científico.Pinker resuelve el complejo «problema difícil» (en expresión del filósofo australiano David Chalmers) de la autoconciencia —al igual que subuen amigo, el filósofo evolucionista Daniel Denett, profesor de la universidad de Tufts— atribuyéndolo a una serie de representaciones internas complejísimas que evolucionaron por selección natural, una de lasconsecuencias de nuestra capacidad intelectiva, de la que somos víctimas,al hacernos creer que tenemos el control de la nave. Nuestra limitadamente está diseñada para llevar a cabo unas tareas concretas en un planeta concreto, no para contestar a cualquier pregunta que podamos plantearnos. Si tuviéramos cerebros no confinados a discretos razonamientoscombinatorios como los nuestros sería muy fácil explicar desde fueracómo las descargas neuronales dan lugar a esas sensaciones internas subjetivas. Se entiende que mientras tanto hemos de conformarnos con estefenómeno accidental sin hacernos preguntas como la del porqué nuestroorganismo ha dado lugar a algo tan poco económico como la autoconciencia.Con la misma lógica, se liquida la cuestión sobre el sentido de lascosas, que no es más que un ente de razón. Las preguntas por los porquésúltimos no se pueden responder por definición ya que se sucederían interminablemente. Las opciones humanas no son predecibles debido a lagran complejidad de neuronas y sinapsis que intervienen en su elaboración, que lleva a los lóbulos frontales del cerebro a procesar cantidadesenormes de información para causar la conducta, que resulta así imprevisible e inanalizable, y daría lugar a esa apariencia de libertad, según losneodarwinistas. No se comprende cómo pueden hacer ciencia sin una verdadera libertad conscientemente empeñada en descubrir algo: debe sertambién ciencia «aparente».Pinker decide ignorar que aunque las propiedades psíquicas correspondan orgánicamente a fenómenos bioquímicos, éstos solos no puedenexplicar la experiencia subjetiva, el entendimiento y la voluntad. Esta visión tan reductivista es consecuencia de una opción que rechaza como112NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)fuente de conocimiento todo lo que no sea evidencia experimental. Habría que preguntarle qué función evolutiva tiene que nos planteamos de entrada dichas cuestiones. Autores como Pinker y Dennett requieren de nosotros un acto de fe en vez de admitir que no tienen explicación paranuestra actuación consciente y libre. Desde luego lo que no van a aceptar nunca, por sistema, es la existencia del espíritu humano, de una persona con inteligencia y libertad que pueda estar en control de sus sentimientos y deseos, aunque sí la de unos lóbulos frontales que lo hacenpor nosotros, queramos o no...MORALIDAD Y TELEOLOGÍA EVOLUCIONISTASOtro problema que se le presenta a Pinker es el de la motivación en lasrelaciones sociales. Acude al concepto del Altruismo Recíproco, términoacuñado por Robert Trivers, sociobiólogo evolucionista de la universidadRutgers, para explicar las relaciones sociales y nuestro interés por aquellosindividuos con quienes no compartimos genes, a diferencia de otros animales. En el caso de nuestros parientes, se explica por la teoría del «genegoísta», del biólogo neodarwinista británico Richard Dawkins: nuestrosgenes buscan extenderse y perpetuarse, y, por tanto, nos solidarizamoscon nosotros mismos totalmente, al compartir un 100% de ellos, y algomenos con nuestros hermanos o hijos, con quienes compartimos un 50%,lo que deja lugar para el conflicto. Ante el determinismo genético, quelógicamente nos llevaría a querer a nuestros parientes por motivos incons cientemente egoístas, de autopropagación, señala Pinker que cabe la rectitud de intención en un nivel de análisis distinto e individual. Responsabiliza a nuestro enorme cerebro de la obsesión por la buena fama y porllevar cuenta de lo realizado en favor de otros, y viceversa, y de que formemos, a diferencia de otros organismos, sociedades complejas.Todo esto conecta con el sentido de la moralidad, que Pinker vuelve asituar en los lóbulos frontales del cerebro, que nos permiten ir en contradel imperativo genético egoísta, corriendo así, en metáfora de Peter Singer, autor de The Expanding Circle(Farrar Straus & Giroux, 1981), el control deslizante de la posición por defecto de la que partimos (aquellos conquienes compartimos genes), para incluir círculos de personas cada vezmás amplios, y nos proporcionan sabiduría y previsión (de hecho, Singer,113JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIAcatedrático de bioética de la Universidad de Princeton y uno de los grandes impulsores del proyecto Gran Simio, extendería el círculo también alos primates). La actividad de esta zona cerebral converge con el imperativo categórico de Kant o regla de oro de la moralidad: tratar a los demáscomo queremos que nos traten a nosotros, principio que ha evolucionado para beneficiar a todos aquellos que lo adoptan simultáneamente (yque ya figura en el evangelio de San Lucas —Lc 6, 31— y en otras tradiciones filosóficas y religiosas). La esencia de la moralidad —ha declaradorecientemente en una entrevistadebate organizado por la Fundación Templeton («¿La creencia en Dios ha sido superada por la ciencia?». Phillips vsPinker, mayo 2008, www.templeton.orgbelief)— radica en la capacidadde intercambiar puntos de vista: cuando pido que se me trate de ciertamanera, debo estar dispuesto a corresponder de igual modo, si quiero queme tomen en serio. Al igual que el sentido de la visión evolucionó haciala percepción de la geometría euclidiana de tres dimensiones, anterior enel tiempo y correspondiente a la realidad circundante, nuestra psique haevolucionado —por selección natural y sin teleología alguna que valga—hacia este tipo de reciprocidad, que beneficia a quienes la adoptan simultáneamente.En esta línea, declara Pinker a la revista Time(12022007, traduccióndel autor): «La biología de la consciencia puede obligarnos a reconocer losintereses de los demás, que es el núcleo de la moralidad [...]. Cuando reconocemos que nuestra consciencia es un producto de nuestro cerebro yque los demás tienen cerebros como los nuestros, se vuelve absurda la negación de la capacidad de sentir de los otros. El hecho evidente de quetodos compartimos el mismo tejido nervioso nos impide negar nuestracomún capacidad de sufrir». Es decir, que nuestros conocimientos neurológicos nos enriquecen éticamente. Y ésta es la razón, señala Pinker, delprogreso moral en Occidente a lo largo del último milenio, que nos llevaa considerar inaceptable la tortura, castigar con la muerte a un ladrón,justificar las violaciones durante la guerra o utilizar el infanticidio paracontrolar la natalidad. Habría que preguntarle, por un lado, si no habrátenido nada que ver en esto último la difusión del cristianismo a lo largode estos dos mil años y, por otro, por qué las tiranías que citó anteriormente en la TR(nazismo, stalinismo, jemeres) persiguieron a sus víctimas:114NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)¿fue porque desconocían su capacidad de sufrir, sus intereses y sentimientos o porque querían más bien imponer los suyos?Y es que para los neodarwinistas, la finalidad no precede, sino que seva haciendo, como «el camino al andar» del poeta. El sentido de la vida esel del cerebro, con su propio devenir, aunque tengamos la ilusión (literalmente) de ponerlo nosotros. Poseemos un instinto moral latente que procede de la evolución y su ámbito de aplicación se ha incrementado conel tiempo por medio de la razón, el conocimiento y la empatía solidaria,moderados e integrados por los lóbulos frontales del cerebro, a los quetanto debemos. Para Pinker, pensar que la psicología evolutiva priva a lavida de sentido es confundir la causa última (por qué algo ha evolucionado por selección natural) con la inmediata (cómo funciona aquí y ahora).La «motivación» de los genes no corresponde a los motivos reales de lagente, que son ilusiones que inconscientemente colaboran con aquélla.Pinker compara el instinto moral al numérico en el sentido de que ambospueden haber evolucionado para alcanzar verdades abstractas del mundoque acaso existan —quién lo sabe— fuera de las mentes que las captan yconcluye que si estamos hechos de tal modo que no podemos prescindirde conceptos y preceptos morales, quizá éstos sean más reales para nosotros que si los hubiera decretado el Todopoderoso o estuvieran escritosen el cielo.RETOS LINGÜÍSTICOFILOSÓFICOS AL REDUCTIVISMO EVOLUCIONISTAEn la TR, Pinker se las ve con el llamado mito del «Fantasma de la Máquina»; es decir, la teoría de la dualidad de principios, tradición filosófica queva desde Platón hasta Descartes, según la cual el cuerpo está habitado porun espíritu depositario de nuestras facultades mentales y morales. Ya conocemos su postura: la inteligencia se explica en términos mecanicistas,de procesamiento de información: de hecho hay máquinas que puedenllevar a cabo conducta inteligente; las emociones constituyen mecanismos de retroalimentación y control; todos los fenómenos psíquicos no sonotra cosa que la actividad fisiológica del cerebro, que se puede detectarintroduciendo electrodos para estimular aquellas partes que pueden producir alucinaciones; la neurociencia nos dice si una persona está pensando en algo determinado por el consumo de glucosa u oxígeno, tal como115JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIAse revela en las tomografías de emisión de positrones o en las imágenescerebrales obtenidas por resonancia magnética funcional; se puede hastareordenar la realidad, o adquirir una personalidad esquizofrénica —comosi se tuvieran dos almas— al seccionar el cuerpo calloso, que une los doshemisferios cerebrales... Además, termina Pinker, los intentos serios decontactar con las almas de los muertos han fallado. Todos estos factores,aunque no constituyan pruebas en contra del alma, apoyan su inexistencia debido a su ausencia de necesidad.Sin embargo, apuntaba Pinker más arriba que aparentemente no podemos prescindir de los conceptos morales. Y esto es así también desde elpunto de vista lingüístico: necesitamos vocablos tales como dolor, amor,libertad, voluntad, intención, maldad, bondad, envidia, traición... u otrostales como inteligencia, creatividad, estructura, propósito, etc. Es decir, sinellos no podríamos expresar nada acerca de muchas ideas y realidades.De hecho, el propio Pinker —aparte de la autoconciencia— mencionaotros subproductos inexplicables de la evolución del cerebro, como la música, el sentimiento religioso, el amor espiritual y los sueños. Y es quenuestro mundo interior es inexpresable de otra manera, como ha demostrado la fenomenología. El hombre es capaz de trascender su propia naturaleza por medio de la creatividad de su inteligencia, porque aunque lafisiología humana es comparable a la del resto de los mamíferos, su psicología escapa a la experimentación científica y es la que nos hace ser «alguien», con una biografía, cultura y singularidad especiales, en contrastecon los animales. Es decir, aquí el vocabulario de la física desaparece porcompleto, como si le faltaran variables o como si existieran realidades queno son de naturaleza física, tal como apunta Lorda (Para una idea cristiana del hombre, Rialp 2001).Las posturas neodarwinistas son reductivistas al postular que, aunqueno se pueda comprobar, las manifestaciones superiores de la conducta humana, resultado de una libertad que en el fondo niegan, deben ser explicadas por principios de orden inferior (mayor complejidad neuronal y sináptica), que aceptan como verdad de fe. No obstante, cuanto más se bajaen la escala física, la realidad parece estar hecha de constituyentes no materiales, de puras potencialidades de materia y energía a la vez. La mecánica cuántica ha descubierto un flujo de ondas y partículas a nivel sub116NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)atómico, lo que sugiere que lo único físico a esos niveles procede de laobservación de instantáneas del objeto en alguna de las fases de su existencia. Por otro lado, suponer que en la realidad solamente existe lo físico es una pura creencia indemostrable. Reconocer que en el hombrepuede haber manifestaciones de otra realidad es abrirse al mundo del espíritu, y la fenomenología, al tratar de describir el mundo interior de lasexperiencias conscientes, ha demostrado que hay indicios de otro ámbitode experiencia con sus leyes y vocabulario propio.Desde el punto de vista de la filosofía del lenguaje, Philip Clayton, catedrático de Filosofía de la escuela de postgrado Claremont y autor deMind and Emergence: From Quantum to Consciousness(Oxford University Press, 2004), señala que la mente es mucho más que la simple sumade sus partes puesto que, además de ser una máquina de procesamientosintáctico, como afirman Pinker y Dennett, lo es también de computaciónsemántica. No responde simplemente a estímulos externos o a factores físicos internos. Lo que se denomina consciencia de orden superior estámuy implicada en la creación de significado, sobre todo por su capacidadde afirmar la existencia de objetos por medio de la lengua. La conscienciaes mucho más que un sofisticado mecanismo de supervivencia o un ordenador rapidísimo. La propia resistencia de la mente a simples explicaciones reductivistas apunta a que es un sistema emergente muy complejocuya creatividad y capacidad para actuar intencionalmente la pone encontacto con un orden subyacente a la realidad, análogo al mundo de lasideas de Platón, que hay detrás de nuestro efímero mundo de aparienciasy al que alude también Pinker en su último libro.Otro filósofo del lenguaje, Mortimer Adler, en su obra Some Questionsabout Language: a Theory of Human Discourse and its objects(OpenCourt Publishing Company, 1976), después de criticar la teoría dualista delos coprincipios separables cuerpo y alma, según la cual, del mismo modoque la mente es independiente del cuerpo, también lo son la ética, el librealbedrío y Dios, con argumentos semejantes a los de Pinker, arremete también contra el monismo radical, como el de nuestro autor, según el cual,al igual que el cerebro produce la mente, la ética, el libre albedrío y Diosson solamente productos encefálicos. Sostiene Adler que aunque menteycerebro sean inseparables existencialmente, lo mental y lo físico son117JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIA aspectos analíticamente distintos, lo que ilustra con el ejemplo del cirujano que está dictando a un secretario lo que observa en el centro de la visión del cerebro expuesto, a cráneo abierto, de un paciente que está a suvez dictándole a otro una descripción de las paredes de la habitación enque se encuentran, y hace notar que el lenguaje usado por paciente y cirujano es necesariamente distinto: el del primero contiene palabras referidas a experiencias conscientes sobre la habitación y el del segundo a fenómenos físicos corticales.Argumenta Adler que el cerebro es condición necesaria pero no suficiente del pensamiento conceptual, al requerir éste igualmente un intelecto inmaterial, y que la conducta humana y la animal son radicalmentedistintas pues nuestras facultades sensoriales no pueden captar conceptosuniversales ya que su alcance cognitivo no va más allá de lo concreto yparticular. Es decir, no podríamos aprehender conceptos universales si notuviéramos otra capacidad cognitiva cualitativamente distinta, el intelecto.Nuestros conceptos son universales, al significar objetos que son tipos decosas, no ejemplares individuales, y esa universalidad indica que no pueden existir físicamente o encarnarse en la materia. Esos conceptos existenen nuestras mentes como actos de nuestra capacidad intelectual, por loque ésta ha de ser inmaterial, no encarnada en un órgano material. ParaAdler, pues, la actividad cerebral, aunque necesaria, ya que nuestra capacidad de abstracción precisa a su vez de las neurosensoriales de la percepción, memoria e imaginación, no es condición suficiente del conocimiento conceptual: conocemos el concepto gato, lo que es ser un gato, nosolamente el gato siamés que estamos viendo en un momento determinado, que es hasta donde llegan los animales. Solamente, concluye Adler, siel cerebro no es condición suficiente de la actividad intelectual y el desarrollo conceptual, podremos concluir que la diferencia entre la mente humana y la de los animales, y entre la conducta humana y la animal, esverdaderamente radical y no meramente superficial. No cabe explicarlapor medio de una mayor complejidad fisiológica por parte de los humanos, que equivale a no dar explicación alguna. Es decir, solamente si el intelecto, que es parte de la mente humana y no se encuentra en otras especies, es el factor inmaterial con el que cuenta el cerebro para suactividad se puede hablar de condición suficiente y necesaria a la vez.118NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)Desde una perspectiva más amplia, pues tratamos aquí con aspectosdistintos del conocimiento, algo que los neodarwinistas no alcanzan a ver,señalan Artigas y Turbón (Origen del hombre: ciencia, filosofía y religión,Eunsa, 2.ª ed., 2008) que no podemos ignorar nuestra capacidad de autorreflexión, aspecto de nuestra experiencia subjetiva, y que nos permite conocer y reflexionar sobre nuestros propios pensamientos para comprobarsi son o no verdaderos. Somos capaces de representarnos el mundo comoobjeto y estudiar aspectos concretos de éste, lo que requiere capacidad deabstracción y creatividad al mismo tiempo. Nuestra actividad intelectualnos permite crear modelos teóricos e idear experimentos para comprobarsi los resultados confirman nuestras teorías. Todo esto depende de nuestra capacidad de razonar y argumentar y refleja una curiosidad intelectualinagotable y un afán más general por alcanzar la verdad. Aunque estascapacidades se basan físicamente en el cerebro y en los órganos de lossentidos, pertenecen a todo nuestro organismo, porque nuestro conocimiento es unitario.La idea que desarrollan estos autores es que la persona humana pertenece a la naturaleza a la vez que la trasciende. Señalan que la peculiarforma de organización de la vida por parte del Homo Sapiens Sapiensdebe mucho a la capacidad del lenguaje, y aunque ésta depende en suuso de la evolución de los correspondientes órganos fonadores, éstossolos no bastan si la inteligencia no tiene nada que decir, ya que es éstala que nos permite conocer la realidad circundante en sí misma, tal comoapuntaba Adler. Nuestra mente nos facilita enfrentarnos a la realidad totalsin estar determinados en nuestros actos, de los que somos dueños, nocomo los animales. Esta libertad de la interioridad o espíritu humano, tanprofundamente rica, que nos permite querer algo y hacerlo, es la que creacultura e historia y es capaz de transformar el mundo e incluso crear entornos artificiales. Por eso el emergentismo materialista del espíritu, quesostienen los neodarwinistas para fundamentar la singularidad humana,no va a ninguna parte, pues es muy cómodo e inútil responsabilizar de laracionalidad a la inmensa complejidad orgánica y bioquímica de nuestrocerebro, que lo destilaría como propiedad nueva. El postulado emergentista contiene dos supuestos nada claros: por un lado, el reductivismo desuponer que si el hombre proviene de los animales es un animal más,119JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIA cerrándose así a la novedad esencial del ser humano, y, por otro, el de quelo anterior es más fundamental que lo posterior, no llegando así a entender que si bien el cerebro es la base física de las operaciones intelectuales del hombre, éstas le llevan a trascender las condiciones materiales.Habría que referirse también, brevemente, a ese otro aspecto de nuestra experiencia subjetiva de la libre elección, que radica en la voluntad.Aunque podamos detectar nuestras tendencias antes de que puedan darlugar a una elección concreta por medio de electrodos, no tenemos porqué actuar de acuerdo con ellas y, de hecho, muchas veces no lo hacemos, como cuando, por ejemplo, decidimos superar un estado de ánimodeterminado o perdonar a alguien con quien nos hemos enfadado. Esdecir, podemos voluntariamente intervenir en el curso de los acontecimientos, que así «acontecen» no simplemente como parte de un ciego devenir evolutivo.DIOS, RELIGIÓN, MUERTE Y ESPÍRITUCon los antecedentes expuestos, se puede anticipar que Pinker es ateo,como él mismo declara sin ambages siempre que se le pregunta. Afirmanuestro autor que lo que hay después de la vida es la muerte, no al revés,no hay otra vida después de la muerte cerebral, que, afirma, devaluaría lapresente al poner la esperanza en otra futura, en la recompensa que esperan tantos fanáticos religiosos, y que inspira fechorías como la del 11 deseptiembre, por citar solamente una reciente, o que lleva a la irracionalidad de oponerse a la investigación con células madre embrionarias. Habría que preguntar a Pinker: ¿es que muchos de los voluntarios que arriesgaron su vida para rescatar gente en la tragedia referida no lo hicieron enparte apoyados por esa misma esperanza (además de por la acción regulatoria de sus lóbulos frontales)? Reconoce Pinker que esta visión materialista de la muerte choca contra nuestro instinto, pero es de esas cosasque, al igual que la visión intuitiva del espacio, ha de ser constantementecorregida por la ciencia escéptica.Con este bagaje, Pinker no sabe cómo enfrentarse a la cuestión sobrela igualdad o diferencia de derechos entre humanos y animales (entrevista con Dan Schneider, 25807, en http:www.cosmoetica.comdsi4.htm).Argumenta que matar a un animal no es moralmente tan malo como a un120NUEVA REVISTA 123LAS RAZONES DE STEVEN PINKER (II)hombre porque los humanos, debido a sus relaciones sociales, autoconciencia y capacidad de anticipación del futuro sufrimos más, por ejemplo,la muerte y la esclavitud que los animales, aunque cree que esto no justifica comer carne o vestir sus pieles. La ve como un problema difícil de resolver y que requiere mayor consideración. No es extraño que Pinker nocomprenda la idea de la dignidad humana. Recientemente ha publicadoun artículo (The New Republic, 28V2008) titulado «La estupidez del concepto dignidad, la última y más peligrosa ardid de la bioética conservadora»), en el que, a pesar de su innegable valía científica, demuestra noentender dicha noción pues la concibe de un modo totalmente ajeno a suesencia. Al tratar de caracterizarla, la asimila torpemente a la solemnidad,la categoría social, la soberbia, la compostura, la pulcritud, la madurez oel atractivo físico, y en último término, cuando la considera algo más profundamente, la hace radicar de nuevo en la regla de oro de la moralidad,tratar a los demás como deseamos ser tratados.Verdaderamente, si no se cree que el hombre es la única especie queposee inteligencia y voluntad, y por tanto libertad, o que éstas son meros artefactos o ilusiones derivados de la evolución del cerebro (y, aparte y además, que estos atributos nos asemejan a Dios), es muy difícil entender elconcepto de dignidad, que es algo entitativo. No hay que olvidar que Pinker piensa que no se puede distinguir entre ciencia y filosofía, por un lado,y religión, por otro: solamente existen las dos primeras y como la filosofía,al igual que la religión, se ocuparía de aquellos problemas que aún no haresuelto la ciencia, ambas acabarán confluyendo en la pura ciencia experimental. Pinker no entiende que la fe sea un modo de conocimiento basadoen la autoridad de quien revela sino que la considera una creencia irracional al nivel de la astrología o la alquimia (entrevista con Steve Pinker y Rebecca Goldstein en Proud atheists, www.salon.combooksfeature20071015pinker_goldstein).También ha declarado Pinker en Proud atheistsque lo único que noshace poco corrientes en el mundo natural es la tríada compuesta por ellenguaje, la cooperación social y la pericia tecnológica. No es poco, habríaque añadir. Sin embargo, esta tríada carece de sentido si, efectivamente,la autoconciencia es un mero accidente que emerge de nuestra complejidad neuronal, con un subproducto llamado libertad, pero que en realidad121JUNIO 2009MARCIANO ESCUTIAes tan ilusión como aquélla; y si nuestros logros y mejores sentimientos eintenciones están de hecho inconscientemente determinados por losgenes y la interacción con el ambiente, aunque subjetivamente los experimentemos como si nos pertenecieran. Los tres elementos de la tríada requieren una toma de conciencia del yo que nuestro autor considera unaficción y que haría de esas tres características las propias de un hormiguero muy sofisticado, de hormigas que se creen algo. Qué pena daríaesta visión de la autoconciencia vacía al protagonista de la película Candilejas, quien le dice a la protagonista aspirante a bailarina, que intentasuicidarse, para convencerla de su locura: «¿Es que no eres consciente?¿Acaso el sol puede decir lo mismo que tú?».Si nuestras nociones intuitivas son sospechosas y han de ser experimentalmente revisadas, únicamente los ilustrados alcanzarían su auténtica realización como seres humanos. Sabemos (intuitivamente), que no es así, quehay multitud de personas en este mundo que solamente pueden recurrir aellas y son plenamente humanos. No en balde, entre esos conocimientos,está el más asequible y el más importante de todos, la existencia de Dios,alcanzable también por medio de la razón, aunque no empíricamente. Noobstante, solamente lo experimentan los sencillos, los que se hacen comoniños y no se dejan hinchar por la mucha ciencia, por muy evolutiva queésta sea, porque saben (intuitivamente) que «el hombre no es una equivocación, ha sido deseado, es fruto de un amor. Puede en sí mismo, en elatrevido proyecto que es, descubrir el lenguaje del Espíritu Creador que lehabla a él y le anima a decir: Sí, Padre, Tú me has querido» (J. Ratzinger,Creación y pecado, Eunsa, Pamplona, 2005, pp. 8283). 122NUEVA REVISTA 123