Nueva Revista 122 > Corrupción y ayuda al desarrollo: una relación biunívoca

Corrupción y ayuda al desarrollo: una relación biunívoca

José María Larrú

Análisis de la corrupción en algunos países y cómo se refleja en su crecimiento y desarrollo, en el plano político, social, económico, etc.

File: Corrupcion.pdf

Archivos

Referencia

José María Larrú, “Corrupción y ayuda al desarrollo: una relación biunívoca,” accessed May 24, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1850.

Dublin Core

Title

Corrupción y ayuda al desarrollo: una relación biunívoca

Subject

Mejor una buena gestión que la corrupción

Description

Análisis de la corrupción en algunos países y cómo se refleja en su crecimiento y desarrollo, en el plano político, social, económico, etc.

Creator

José María Larrú

Source

Nueva Revista 122 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Corrupción y ayudaaldesarrollo: una relación biunívocaJOSÉMARÍALARRÚUNIVERSIDADSANPABLOCEUYCECODLa corrupción es definida, de manera amplia, como la utilización de los cargos de servicio (público o privados) para la obtención de beneficios privados ilegítimos, ya sea por la oferta y aceptación de sobornos, extorsiones ocobros por servicios que legalmente son gratuitos, dado su carácter de bienpúblico. La corrupción es una relación interpersonal en la que siempre estarán involucradas dos partes: el corruptor y el corrupto. La corrupción es unobstáculo conocido y probado para el desarrollo humano.En el plano económico, se sabe que los países más corruptos crecenmenos, dejan de atraer inversión y ahorro exterior, tienen menores tasas deinversión nacional, promueven la inflación, tienden a depreciar sus monedas, presentan menores gastos en educación y salud y mayores gastos militares. En esos países es más costoso emprender negocios y los recursos nose localizan de forma eficiente, acentuando los fallos del mercado. Tambiénson países que suelen tener grandes desigualdades de renta y sociales.En el plano político, la corrupción debilita la legitimidad de los gobiernos y el sentido democrático, desincentiva la participación política activa, reduce la presión para luchar contra la pobreza debido a la captura de las instituciones clave por las élites.En el plano social, se ha comprobado que los países percibidos comomás corruptos presentan mayores tasas de mortalidad infantil y menor potenciación de la igualdad de género. En definitiva, existe una estrecha relación125ABRIL 2009entre pobreza y corrupción. Además, los países más pobres son los más perjudicados por las prácticas corruptas, porque —a diferencia de los paísesricos, en los que la corrupción convive con la decencia y eficacia de muchas de sus instituciones— la corrupción en el mundo de los pobres se convierte en sistémica, invade todo el tejido social, económico y político, conlo que el desarrollo humano se detiene y se perpetúan la pobreza, la desigualdad extrema y la exclusión social.Una de las principales quejas de los pobres no es la de carecer de dinero, sino la de ser tratados de forma humillante y no poder participar en losprocesos de toma de decisiones que afectan directamente. Gracias a las evaluaciones con participación de la gente, realizadas por el Banco Mundial yrecogidas en la colección titulada La Voz de los Pobres, sabemos que perciben a las instituciones formales como ineficaces y de poca relevancia parasu vida, que la corrupción les afecta directamente, que se sienten humillados y privados de poder, que el descalabro del Estado aumenta mucho suvulnerabilidad, que se enfrentan a muchos obstáculos cuando tratan de lograr acceso a los servicios públicos y, por último, que denuncian la superposición de intereses o colusión entre el gobierno local y la élite.Sus testimonios expresan una realidad que reta directamente a todos losinvolucrados en la investigación y práctica de la ayuda al desarrollo. Porejemplo, denuncian la corrupción en la entrega de ayuda alimentaria diciendo que «vimos que llegaba el camión con alimentos y quince días mástarde el jefe nos dijo que se había recibido una bolsa y media para distribuir entre 116 casas (Kenia)», o que «no hace falta ser pobre para recibir beneficios sociales, sólo hay que mover algunos hilos (Macedonia)». Conoceny se quejan del absentismo del profesorado: «Los maestros no asisten a la escuela salvo cuando les toca cobrar el sueldo (Nigeria)». Sufren la humillación, intimidación e insultos: «Aun cuando se sabe mucho sobre la falta dehasta los medicamentos más comunes en las clínicas, los malos modales generalizados del personal sanitario no habían surgido hasta ahora como problema importante. En todas partes, la gente se queja del maltrato que recibe126NUEVA REVISTA 122JOSÉ MARÍA LARRÚen las clínicas y la única razón por la que sigue yendo es que necesitamosel servicio y no tenemos otra posibilidad». Hombres, mujeres y jóvenes declaran una y otra vez que los tratan como animales, «peor que a los perros».Expresan que aun antes de explicar sus síntomas, les gritan, les dicen que huelen mal y que son unos haraganes inservibles. Un señor de edad, que de sesperadamente necesitaba gafas, toleró el maltrato de una enfermera durante dos días hasta que consiguió sus gafas, pero salió diciendo que no1.volvería nunca más a someterse a semejante humillación (Tanzania)»La revisión de la literatura especializada muestra que la corrupción estáasociada a menor crecimiento de la renta per cápita, menor inversión, menorgasto público en educación y salud, mayor desigualdad de ingresos, menorcrecimiento de la renta de los pobres, menor recaudación fiscal, mayor gastomilitar, mayor mortalidad infantil, mayor abandono escolar, mayor inversiónPIB, menor porcentaje de carreteras asfaltadas y en buenaspública sobre el condiciones y menor inversión directa extranjera.AYUDA AL DESARROLLO Y CORRUPCIÓNMenos estudiado ha sido el efecto de la ayuda al desarrollo sobre la corrupción. Teóricamente esta relación es biunívoca. Por una parte la ayuda, al añadirse a los fondos públicos del país receptor, puede financiar inversionesproductivas que generen empleo, crecimiento económico y elevación del ingreso de los pobres, reduciéndose así una dimensión de la pobreza (la económica) y puede financiar programas y estrategias contra la corrupción. Porotra parte, la ayuda es un flujo corrompible. Puede ser utilizada como mecanismo para financiar gobiernos que, aunque no promuevan ni respeten laslibertades necesarias para el desarrollo humano, convengan al donante porvarios motivos (afinidad ideológica, intereses comerciales...) aunque la corrupción en ese país sea muy alta.Hay estudios que prueban que ser corrupto no es un obstáculo para que unpaís haya recibido grandes cantidades de ayuda de muchos donantes. Tambiénla ayuda puede ser usada por el gobierno receptor (o las élites locales) para127ABRIL 2009CORRUPCIÓN Y AYUDA ALDESARROLLO: UNA RELACIÓN BIUNÍVOCAGRÁFICO1Relación inversa entre ayuda y corrupción.Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Mundial, Governance Matters VI.reforzar su poder, mantenerse en él, financiar campañas electorales populistasque no supongan cambios reales para los pobres, aumentar la desigualdad interna del país, renunciar a una rendición de las cuentas propias (a sus ciudadanos) por satisfacer la del donante, realizar las políticas que desea el donanteaunque no sean las prioritarias del receptor (lo que técnicamente se denominacondicionalidad sin apropiación). Como mencionaba un representante de unaONGafricana, mientras los donantes no se den cuenta de que financian a los gobiernos dictatoriales con su ayuda, el discurso sobre la ayuda al desarrollo carecerá de toda credibilidad para los pobres.El gráfico 1 confirma la relación negativa entre la ayuda al desarrollo yla corrupción de los países.Empleando el indicador del Banco Mundial, que está construido en unaescala entre 2 (menor grado de control de la corrupción) y +2 (mayor con128NUEVA REVISTA 122JOSÉ MARÍA LARRÚtrol de la corrupción), el gráfico muestra cómo el país con peor calificación(1,79), Guinea Ecuatorial, recibió 38,5 millones de dólares de ayuda en 2005.El caso de Guinea Ecuatorial es relevante porque España es su principaldonante. Las aportaciones españolas representaron en promedio el 55%(unos 18,5 millones de dólares anuales) de la ayuda total recibida por Guinea en el periodo 19972006 (gráfico 2).De los 187,32 millones de dólares destinados por España a Guinea Ecuatorial en el decenio 19962006, todos en forma de donaciones, únicamente3,8 millones fueron para el sector de buen gobierno y sociedad civil.AOD) bilateral recibida por GuiEl 55% de la Ayuda Oficial al Desarrollo (nea Ecuatorial en 200506 procedente de todos los donantes, fue condona2ción de deuda externa, generada por anteriores préstamos de ayuda. Cabela pregunta de si los donantes internacionales son consistentes al ayudar primero generando deuda externa a países tan poco democráticos comoGRÁFICO2Ayuda recibida por Guinea Ecuatorial.Fuente: Elaboración propia con datos del DACCRSOn line.129ABRIL 2009CORRUPCIÓN Y AYUDA ALDESARROLLO: UNA RELACIÓN BIUNÍVOCAGuinea Ecuatorial para, años más tarde, volver a «ayudarles» condonandolas deudas que no pueden pagar a sus propios donantesacreedores.Existen estudios que denuncian corrupción provocada (o alimentada) porla ayuda. Los casos más conocidos son las ayudas al Zaire de Mobutu. W. Easterly en su obra The White’s Man Burdenlos documenta con amplitud cuantificando en 20 millones de dólares la ayuda recibida por un presidente quedurante su mandato extrajo de las arcas públicas 5.000 millones de dólarespara sus cuentas personales, una cifra equivalente a la deuda externa zaireña en 1997, año en el que fue depuesto. Svensson cita un informe interno delFMIen el que se estima en casi mil millones de dólares lo desaparecido de lasarcas públicas en 2001 en Angola, tres veces más de lo que recibió en ayudahumanitaria ese mismo año.Otros casos muy conocidos son los de Ruanda, las Filipinas de Marcos(10.000 millones de dólares), la Indonesia de Suharto (35.000 millones), elHaití de Duvalier o Camerún (el dictador Paul Biya obtiene el 41% de sus ingresos públicos de la ayuda internacional) como muestra del conjunto deayuda (bilateral o multilateral) que no llega a su destino sino que es capturada por los dirigentes de los países pobres, siendo ingresada en cuentasparticulares de bancos exteriores de países ricos. Este hecho ha conducidoa afirmar que la AODpuede ser una maldición análoga o peor a la que setiene por abundantes recursos naturales.Los trabajos de Reinikka y Svensson (2004, 2005) encontraron que delos fondos de ayuda destinados a la construcción de escuelas eran capturados en Uganda y Tanzania llegando a su destino sólo un 13 y un 20%, respectivamente. Los fondos en Ghana para educación primaria distintos alsueldo de los profesores eran capturados en un 49%, un 57% en Tanzania yun 76% en Zambia. En Uganda las becas sufrían una merma de hasta el 78%desde el gobierno hasta su destino final. La evaluación de Olken (2006) encontró que aproximadamente el 18% del arroz asignado como ayuda a Indonesia «desaparecía» por el camino de la ayuda y que en los programas deconstrucción de carreteras, la corrupción alcanzaba el 28%. Bertrand y otros130NUEVA REVISTA 122JOSÉ MARÍA LARRÚ(2006) encuentran que la corrupción entre agentes y burócratas a la horade obtener el carné de conducir, producía que los que se servían del agente lo obtuvieran un 40% más rápido y con una puntuación de un 20% másalta que los que no se servían de un agente mediador, aunque un 69% de losque obtuvieron el carné fracasaron en una prueba independiente de conducción, nada más obtenido el permiso de conducir.La Declaración de París de marzo de 2005 sobre una ayuda eficaz y laAgenda para Acción de Accra (septiembre 2008), vuelven a poner el acentoen la dispersión de los donantes y la falta de una verdadera rendición decuentas mutua entre donantes y receptores. La comunidad internacional estátratando de orientar la ayuda no tanto a la colocación de fondos muy dispersos, sino a resultados concretos. Es otra forma de abordar los problemas defalta de confianza entre el donante y el socio. En vez de centrarse en los controles, trata de incentivar la buena gestión premiando o remunerando enfunción de los resultados concretos conseguidos. De aquí puede surgir unanueva práctica que aún no se emplea en España. Que nuevas colocacionesde fondos de ayuda estén premiadas por evaluaciones creíbles (no necesariamente externas, aunque eso ayude mucho) que muestren resultados positivos (no sólo los productos conseguidos por el cumplimiento de actividades programadas).Muchas de las acciones que se aprueban son segundas (o enésimas)fases de proyectos o programas muy similares que no han mostrado su efi«precacia en términos de resultados sostenibles. Introducir esta práctica del mio»tras una evaluación positiva, incentivará la buena gestión, la transparencia, la eficacia y no la corrupción.NOTAS1Los testimonios proceden de Narayan et al., 2002, págs. 93, 95 y 97.2Este no es el caso de España que, por ejemplo, no ha concedido préstamos a Guinea EcuaFADreembolsables (en 1979, 1980 y 1988) por un monto detorial y sólo otorgó tres créditos 18.270 euros.131ABRIL 2009CORRUPCIÓN Y AYUDA ALDESARROLLO: UNA RELACIÓN BIUNÍVOCA