Nueva Revista 122 > Bicentenarios: una oportunidadpara construir la comunidad iberoamericana

Bicentenarios: una oportunidadpara construir la comunidad iberoamericana

Enrique V. Iglesias

De cómo la independencia de nuestros países constituye en esencia un elemento conformador de la comunidad iberoamericana.

File: Bicentenarios.pdf

Referencia

Enrique V. Iglesias, “Bicentenarios: una oportunidadpara construir la comunidad iberoamericana,” accessed January 22, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1845.

Dublin Core

Title

Bicentenarios: una oportunidadpara construir la comunidad iberoamericana

Subject

Latinoamérica de hoy

Description

De cómo la independencia de nuestros países constituye en esencia un elemento conformador de la comunidad iberoamericana.

Creator

Enrique V. Iglesias

Source

Nueva Revista 122 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Bicentenarios: una oportunidadpara construir la comunidadiberoamericanaENRIQUEV. IGLESIASSECRETARIOGENERALIBEROAMERICANOHace doscientos años se puso en marcha un proceso político, social, cultural y económico que trajo como consecuencia inmediata la terminación delos imperios español y portugués en América, y la creación de las nuevas repúblicas soberanas en lo que hoy denominamos América Latina. La independencia de nuestros países constituye en esencia un elemento conformadorde la comunidad iberoamericana en tanto que comunidad de nacioneslibres, soberanas e iguales. Por ello, la ocasión de los bicentenarios representa una nueva oportunidad para continuar impulsando la construcción de lacomunidad iberoamericana.El presente texto corresponde a la conferencia pronunciada por el secretario general iberoamericano, Enrique V. Iglesias, con ocasión de la mesa redonda sobre los bicentenarios de lasindependencias iberoamericanas realizada el día 27 de noviembre de 2008 en la sede de la Secretaría General Iberoamericana.50NUEVA REVISTA 122ENRIQUE V. IGLESIASEn las últimas cumbres iberoamericanas los jefes de Estado y de gobierno han resaltado la gran importancia de la efeméride y la necesidad de abordarla con rigor, generosidad, grandeza y altura de miras. La Secretaría General Iberoamericana, como organismo intergubernamental de apoyoinstitucional y técnico de la Conferencia Iberoamericana, se pone a disposición de los países iberoamericanos para apoyar la recuperación de un legado compartido y la conmemoración, con pragmatismo y visión de futuro,de unos hechos y procesos históricos que están en las raíces de nuestraidentidad y de nuestra realidad actual.En 2007 se inició el bicentenario del traslado de la corte portuguesa aBrasil; en 2008 el del inicio de la guerra peninsular en España y Portugal;en 2009 tendrán lugar los bicentenarios de los primeros gritos libertadoresen Bolivia y Ecuador, y en 2010 el de la proclamación del primer gobiernopatrio argentino. En 2012 habrán pasado doscientos años desde la aprobación de la Constitución de Cádiz.Precisamente la ciudad de Cádiz, una ciudad bastión del liberalismo espaXIXñol que gestó entre sus muros una Constitución que en los inicios del siglo ya supo disponer la libertad de prensa, la abolición de la tortura y la supresiónde las jurisdicciones señoriales. La «Pepa», primera Constitución española, yprimera y última que contempló como ámbito de aplicación el espacio transcontinental hispanoamericano, había sido elaborada con el concurso de representantes de toda la monarquía. Traía un mensaje revolucionario de rupturacon el absolutismo y el Antiguo Régimen, y de creación del embrión del Estado moderno, liberal y democrático. Su confección respondía a unos hechos ycircunstancias históricos extraordinarios y bien conocidos que traerían comoconsecuencia y como desenlace la independencia de los territorios americanos de las monarquías ibéricas de España y Portugal.La historiografía iberoamericana más reciente nos viene recordando quelas llamadas «Revoluciones liberales», o «Revoluciones Atlánticas», referidasgeneralmente a la Revolución Norteamericana y a la Revolución Francesa,completan su ciclo con las «Revoluciones Iberoamericanas» las cuales incluyen51ABRIL 2009UNA OPORTUNIDAD PARA CONSTRUIR LA COMUNIDAD IBEROAMERICANAtanto a los procesos emancipadores y revolucionarios de la América hispánica como al singular trayecto lusobrasileño que, con otras pautas y ritmos,se vio inmerso en el mismo proceso general. Como han señalado diversoshistoriadores, «son las revoluciones iberoamericanas, tanto por su carácter bicontinental como por su enorme alcance territorial y humano, e incluso porsu propia dimensión como experimento constitucional y republicano de unaextensión sin precedentes, las que constituyen en rigor el ciclo más propiamente “atlántico” o euroamericano de los tres».De todo ello —del inicio de aquel proceso con el traslado en 1807 de lacorte portuguesa a Brasil, el confinamiento en 1808 de la familia real española en Bayona, la asunción de la soberanía por el pueblo y el estallido dela guerra peninsular— se cumplen ahora dos siglos. Las independenciasconstituyeron los actos fundacionales de los nuevos Estados latinoamericanos y, como tales, han pasado a ocupar un lugar de honor en nuestros imaginarios nacionales. Se trató, pues, de un fenómeno histórico de fondo, ámbito y definición plenamente iberoamericanos y fue un fenómeno complejoy multidireccional. Mi país, Uruguay, se independizó finalmente tanto deBrasil como de Portugal y de España. Centroamérica alcanza su soberaníaseparándose de México. Panamá nace mucho después como una escisión deColombia. La variedad de procesos fue tan grande como diversa es hoy díanuestra región.Doscientos años después las conmemoraciones son un elemento ineludible en las agendas de nuestras naciones, las cuales se disponen a celebrarsus correspondientes actas de nacimiento. Pero al mismo tiempo existe espacio y plena justificación para impulsar una conmemoración a nivel iberoamericano en la que participen también Portugal y España. Porque, históricamente, se trató de un proceso que involucró a sujetos y actores deAmérica Latina y la Península Ibérica, porque las independencias dan sentido a nuestra comunidad, y porque, como he adelantado, los bicentenariosrepresentan una nueva oportunidad para avanzar en la construcción de lacomunidad iberoamericana de naciones. Por eso debemos:52NUEVA REVISTA 122ENRIQUE V. IGLESIAS·Avanzar en el reforzamiento de la vigencia de la democracia y los derechos humanos en todos los países de nuestra región.·Avanzar igualmente en una muestra de positiva práctica multilateral quesirva al enriquecimiento del diálogo entre pueblos y como ejemplopara otros espacios geográficos internacionales donde la situación actual es más compleja.·Aprovechar asimismo esta oportunidad para abordar algunas de lasgrandes deudas que aún tiene contraídas América Latina, como sonlas comunidades indígenas y afrodescendientes, que no siempre hanpodido participar e integrarse plenamente en los procesos de construcción nacional.·Trabajar en el reforzamiento de la identidad iberoamericana en todoslos campos, celebrando la extraordinaria diversidad, étnica, lingüísticay cultural desde el reconocimiento de nuestros elementos compartidoscomo el mestizaje y nuestras dos grandes lenguas vehiculares, el español y el portugués.El sentido de la conmemoración de las independencias reside, en definitiva,en la capacidad de construir hacia el futuro desde el mejor conocimientode nuestro pasado compartido. Por ello, resulta fundamental que los bicentenarios nos cohesionen y no nos fragmenten ad intra, en el seno de cadasociedad nacional, o ad extra, como comunidad de naciones, evitando asíresucitar querellas estériles que distraigan recursos y nos aparten de la dirección y el sentido de nuestros esfuerzos, encaminados a conseguir un futuroen democracia y desarrollo, con respeto a la diversidad étnica, cultural ylingüística.Los bicentenarios deben constituir una idea que impulse con espíritu positivo todos nuestros proyectos comunes, desde los programas de cooperación aprobados para nuestro concepto de una iberoamérica solidaria y vigorosa en el mundo. Una visión amplia y compartida de los bicentenariosdebe servir como instrumento facilitador de la convergencia entre nuestros55ABRIL 2009UNA OPORTUNIDAD PARA CONSTRUIR LA COMUNIDAD IBEROAMERICANApueblos. Desde esa perspectiva, hemos identificado varios ejes principalesde actuación:·Promoción de la «Generación del bicentenario»: es un objetivo estratégico de naturaleza educativa, conseguir que la generación de 2030 seala más preparada de la historia de Iberoamérica. A esta misión está dirigido el proyecto «Metas 2021: la educación que queremos para los jóvenes de los bicentenarios», de la Organización de Estados IberoameriOEI).canos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (·Diseño de proyectos de innovación tecnológica y sociedad del conocimiento.Este será el tema central de la XIX Cumbre Iberoamericana deJefes de Estado y de Gobierno, que tendrá lugar en noviembre de 2009en Lisboa.·Afirmación y proyección de la identidad iberoamericana:consideración de nuestros tres principales orígenes —indígena, ibérico y afrodescendiente—, haciendo hincapié en el mestizaje generalizado, la historia compartida y en la necesidad de reducción de los déficits socialesde los sectores más desfavorecidos. La «Cátedra Iberoamericana» y laprogramación de la Televisión Educativa Iberoamericana pueden apoyar esta línea de trabajo.·Dimensión cultural. Se instrumenta en torno a proyectos como «LasRutas de la Libertad» y el «Programa de Educación artística, cultura yOEI, y la serie «Libertadores», que dará a conocer alciudadanía» de la público la vida y realizaciones de los próceres de las independencias.·Cohesión social.Se articula a partir de proyectos centrados en:·Compensar a los sectores sociales y étnicos más rezagados, comolos afrodescendientes.·Aplicación y desarrollo del convenio iberoamericano de seguridadsocial promovido por la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS), y que, relativo a la portabilidad de las pensiones,podrá beneficiar a cinco millones de personas en sus tres primerosaños de aplicación.56NUEVA REVISTA 122ENRIQUE V. IGLESIAS·Plan iberoamericano de cooperación e integración de la juventud20092015, promovido por la Organización Iberoamericana de JuOIJ). Éste ha sido, junto con la crisis financiera internacional,ventud (el tema principal de la reciente XVIII Cumbre Iberoamericana celebrada en San Salvador, El Salvador, en octubre de 2008.·Valores iberoamericanos:promoción de principios y valores del patrimonio iberoamericano como: igualdad, diversidad, democracia, desarrollo y la consecución de los objetivos del milenio, multilateralismo eficaz, respeto al derecho internacional y una cultura de paz.·Proyección de Iberoamérica en el mundo:Iberoamérica como comunidad plural y diversa, pero unida sobre la base de elementos identitarios compartidos y cohesionada en materia de los principios y valorescomunes del patrimonio iberoamericano. Una comunidad que se proyecta hacia el resto del mundo como región que puede realizar significativas aportaciones en los diferentes escenarios internacionales. Elestatuto sobre las modalidades de participación en la Conferencia Iberoamericana, aprobado en la Cumbre de San Salvador, abre Iberoamérica a los países y espacios afines lingüística y culturalmente, y aaquellos otros que deseen realizar aportaciones sustantivas a nuestracomunidad.·Grandes voluntariados en torno a los bicentenarios,como enseñanzaa gran escala de la lengua española en Brasil, y de la portuguesa enlos países hispanohablantes de América.·Establecer y promover una agenda iberoamericana positiva en migración y desarrolloque, basada en el Compromiso de Montevideo y en elPlan de Acción de Cuenca, contribuya a la humanización y gobernabilidad de las migraciones, luchando contra la trata y el tráfico de personas, promoviendo los derechos humanos de los migrantes cualquieraque sea su condición, y actuando en ámbitos como la reducción de loscostes de las remesas, el codesarrollo, la migración laboral temporal, lavinculación con los países de origen y la reinserción de los inmigrantes57ABRIL 2009UNA OPORTUNIDAD PARA CONSTRUIR LA COMUNIDAD IBEROAMERICANAen los países de destino. Una visión de las migraciones que hace que losseres humanos no puedan ser considerados «ilegales» en la búsquedade una vida mejor.Los bicentenarios, pues, representan esa idea que va a continuar informando positivamente en los próximos lustros el proceso de construcción de lacomunidad iberoamericana. La XX Cumbre Iberoamericana tendrá lugar enBuenos Aires en 2010, coincidiendo precisamente con el bicentenario de laformación del primer gobierno patrio argentino. Y en 2012, en la ciudad deCádiz, coincidiendo asimismo con el segundo centenario de la proclamaciónde la Constitución de 1812, celebraremos la correspondiente Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.No se trata de coincidencias en la agenda multilateral de nuestros países, sino de la constatación de que el acceso a las independencias y lasuperación del Antiguo Régimen marcaron el punto de inicio de una comunidad iberoamericana fundamentada en los valores de la democracia, la solidaridad y la igualdad entre todos sus miembros. Otros eventos de gran relevancia para la región, como la VI Cumbre América Latina y el CaribeUniónEuropea que tendrá lugar bajo presidencia española de la Unión Europea enEspaña en 2010, o el V Congreso Internacional de la Lengua Española queserá celebrado en Chile también en el mismo año, se verán sin duda imbuidos por el espíritu constructivo de los bicentenarios. 58NUEVA REVISTA 122ENRIQUE V. IGLESIAS