Nueva Revista 061 > Internet, por donde sigue la Historia

Internet, por donde sigue la Historia

Esteban González Pons

De como las nuevas tecnologías suponen los cimientos para la sociedad porvenir y la incapacidad de extraer conclusiones políticas de esta afirmación. La globalización, la falta de organización mundial para resolver problemas, la secesión radical entre la apariencia de poder y el poder efectivo, etc.

File: Internet, por donde sigue la Historia.pdf

Referencia

Esteban González Pons, “Internet, por donde sigue la Historia,” accessed September 15, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1301.

Dublin Core

Title

Internet, por donde sigue la Historia

Subject

Sociedad multimedia

Description

De como las nuevas tecnologías suponen los cimientos para la sociedad porvenir y la incapacidad de extraer conclusiones políticas de esta afirmación. La globalización, la falta de organización mundial para resolver problemas, la secesión radical entre la apariencia de poder y el poder efectivo, etc.

Creator

Esteban González Pons

Source

Nueva Revista 061 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Internet, por donde sigue la Historia ESTEBAN GONZÁLEZ PONS «En el centro de las tinieblas medievales, el Año Mil, antítesis del Renacimiento, ofrecía el espectáculo de la muerte y de la estúpida prostemación... Por consiguiente, la historia del Año Mi¡ es posible. Pero es la historia de una primera infancia, que balbucea, inventa». Georges Duby Todo el mundo aparenta dar por cierto que las nuevas tecnologías de la comunicación componen los cimientos de la sociedad del porvenir y, sin embargo, casi nadie parece preparado para extraer conclusiones políticas de tal afirmación. En términos generales, suele mantenerse un discurso político invariable para un tiempo histórico que ya ha cambiado o que, al menos, está cambiando mucho y rápido. LAS IDEAS POLÍTICAS O QUE OCURRE es que seguimos TAMBIÉN TIENEN FUTURO utilizando viejos conceptos e Lintentamos que la nueva realidad Las grandes cuestiones que debereencaje en esos conceptos viejos, mos afrontar en el siglo XXI (como la como quien culpa al pie crecido por quiebra del equilibrio ecológico de no caber en el zapato del invierno la Tierra, las migraciones humanas a anterior, sin comprender que necesigran escala, la crisis del concepto tamos ideas renovadas para ordenar de Estadonación, la aparición de un tiempo renovado. Si el futuro será ejércitos privados y monedas privadistinto del presente, parece lógico das, el movimiento masivo de capitasuponer que vendrá con exigencias les o el renacimiento de las «guerras políticas diferentes y que nuestras santas») no pudieron ser ni sospecharéplicas tendrán también que ser das por los filósofos clásicos. Son diferentes. nuevas. Realmente, la historia del bamos que está sucediendo lo contrapensamiento político no ha terminario, que las prácticas civiles y sociales do como alguien quiso suponer hace pueden preceder a las hipótesis menmuy poco, pero tampoco ha llegado a tales que las justifican. Que, más o sus conclusiones definitivas, como menos, siempre ha debido de ser así. intuyeron muchísimos más. Puede ¡Menudo chasco! darnos la sensación de que presenciamos el final de la historia de la sabiduEl pensamiento ideológico lo solría, como pudo pasarles a los europeos ventaba todo (explicaba el pasado, del Año Mil, porque no se nos ocurre justificaba el presente y preveía el fácilmente por dónde sigue su curso. futuro) y lo hemos perdido, se ha desPorque asistimos a metamorfosis tan hecho. Más grave, hemos comprobaprofundas, que nuestro presente do que no siempre acertaba. Como adopta la incierta expresión de un alguien dijo, las ideologías fueron porvenir. Porque nos ha tocado vivir como un par de gafas o como unos el punto en el que se bifurcan los anteojos que hacían ver el mundo tal caminos de la historia prevista y de la y como resultaba filtrado por sus crishistoria real. Sólo por eso, porque tales. Lo que ahora nos sucede es que, sentimos una honda destemplanza liberados de tales lentes, cuando la cuando nos sentimos desfasados e tozuda realidad ha desbordado los incapaces de imaginar la idea siguienestrechos cauces de las previsiones te, ineptos para formular algo más en ideológicas, somos todavía incapaces política. Sin embargo, ese desasosiego de reconocer el paisaje. Mantenemos será sólo momentáneo. La historia las mismas nociones, las mismas discontinúa (¿porqué no iba a hacerlo?) cusiones, las mismas separaciones, los y el problema es, y será, si disponemos mismos términos, las mismas clasifide los instrumentos teóricos adecuacaciones y el mismo lenguaje que utidos para afrontar tal continuación. lizábamos cuando mirábamos a la sociedad desde las ideologías preconEl modo ideológico de pensar nos cebidas, pero el cuadro ya no es el convenció de que la teoría política mismo. Insisto, no es que la historia debía anteceder siempre a la realidad, de la filosofía política haya acabado, imaginarla, programarla o prefigurarsino que ha variado radicalmente su la, de manera que la acción política se rumbo, que se ha ido por donde nadie limitara a la transformación y converesperaba. Principalmente, es que han sión del universo palpable en otro cambiado las preguntas y, por eso, universo antes imaginado, programasuenan anacrónicas y oxidadas las do o prefigurado. Por eso, hoy cunde respuestas. tanto desconcierto cuando comprocer mundo, de fondos monetarios y de En este momento, por poner un solidaridad pactada por jefes de Estaejemplo, cualquier crisis financiera do, a un planeta habitado por emprepuede destruir cientos de millones de sarios tan poderosos como monarcas y dólares (o mejor, millones de euros, políticos, votados por millones de que aún es una divisa virtual que personas, que tienen menos influennadie usa para comprar sus naranjas o cia en las condiciones de vida de esas sus coles) que nunca existieron más personas que el responsable de ventas que en la imaginación de los analistas de cualquier multinacional mediabursátiles y, lo que es peor, tal «pérdina; a un planeta habitado por trabada» es capaz de arruinar regiones jadores ricos, trabajadores pobres de enteras. ¿Es eso capitalismo? ¿Dónde lugares ricos, trabajadores sin trabajo queda aquello de que unos aportan los y trabajadores pobres y sin trabajo de fondos y otros el trabajo, cuando el lugares pobres; a un planeta que plandinero ya puede ser sólo expectativa tea preguntas generales y sólo obtiene de una expectativa de algún título contestaciones nacionales, que tiene intercambiable como si fuera dinero? problemas generales y sólo recibe ¿Dónde queda aquello, cuando los soluciones nacionales, regionales o operarios dejan de vender su trabajo locales, sólo soluciones pequeñas y para intercambiar su conocimiento o parciales. cuando reciben su salario por aportar sólo información? ¿Dónde, cuando Encarar esos retos, los nuevos algunas empresas tienen presupuestos retos, es la misión de cualquier prosuperiores al de la mayoría de los Estapuesta política que pretenda ser dos, cuando la sociedad anónima actual, útil y factible. Ahora bien, mejor valorada puede carecer casi por aunque resulte cierto que la aparición completo de patrimonio empresarial de nuevas cuestiones asegura y garano cuando algunas compañías reparten tiza la pervivencia histórica de la filoentre sus clientes «puntos canjeasofía política, también es verdad que, bles» por bienes y servicios que son para poder volver a pensar bien, primás apreciados que muchas monedas mero habrá que examinar y describir nacionales? una realidad que ha cambiado tanto como para vaciar nuestros discursos Es así, seguimos hablando de sobeanteriores. Primero habrá que mirar ranías territoriales y de separación de otra vez, y otra vez comprender antes poderes públicos, de derechas y de de retomar nuestra reflexión. Primero nuevas izquierdas, de burgueses comhabrá que reanudar la recogida de prometidos y de cuarto poder indemuestras, abandonar los prejuicios y pendiente, de deuda externa y de teresforzarse por observar ese mundo que «vuelta a inventar», para cambiar su ha resultado ser como es, y no como propio rumbo. Pues bien, esto sucede los principios ideológicos decían que también con Internet. debía ser. Primero habrá que explorar. Internet, en pocas palabras, es la conjunción de una gran red de interInternet, en este sentido, será uno conexión de otras redes informáticas de los territorios inéditos para nuestra menores con un lenguaje común, lo contemplación, como otra primera que permite a todas las computadoras infancia que balbucea, que inventa conectadas comunicarse directamenlos signos del tiempo que puede venir. te. Una tecnología que posibilita que cualquiera se encuentre con cualquieUN ESCENARIO PARA INTERNET ra, en cualquier momento y con independencia del lugar del mundo en el Muchas veces se ha puesto de relieve que cada uno esté, para intercambiar que la imprenta no es más que un imágenes, sonidos o datos, en tiempo desarrollo tecnológico que permite real. Pero, con todo, Internet no es reproducir, rápida y abundantemenuna novedad, no es un descubrimiente, un texto, y que lo que resultó to inesperado. En algún sentido, no es auténticamente revolucionario en el más que la fusión en un solo instrusiglo XV no fue su invención, sino su mento de todos los avances tecnológipresentación a una sociedad que la cos (televisión, radio, teléfono, ordenecesitaba, que la estaba esperando. nador...) que, a lo largo del siglo XX, De hecho, sabemos que la impresión han mejorado nuestra capacidad de mediante tipos móviles (es decir, convivencia, nuestras condiciones de caracteres sueltos dispuestos en fila) trabajo y nuestras oportunidades culfue descubierta por los chinos y los turales y de ocio. Por eso, lo que sucecoreanos antes que los europeos y que de con Internet, lo que convierte a los fundamentos de esta técnica ya Internet en un avance revolucionario habían sido utilizados por nuestros (como ocurrió con la imprenta), no es artesanos textiles para estampar sus su naturaleza espectacular sino el tejidos, al menos un siglo antes de que marco político, económico y social, viese la luz la Biblia de Gutenberg. La en el que aparece. No produce el imprenta, por lo tanto, no cambió la mismo efecto la llegada de Internet a dirección de la Historia; podría Chicago que a Tanzania, porque, haberla cambiado cada vez que fue obviamente, las condiciones genera«inventada» con anterioridad a 1450; les de Chicago no son las de Tanzania fue la Historia quien utilizó, cuando y, por lo tanto, la exigencia civil de le convino, la fuerza de una imprenta sente tendencia a la fusión de cultuuna tecnología como Internet no es ras y que de la fusión está surgiendo, y igual en Chicago que en Tanzania. surgirá con más fuerza en el futuro, la Internet no es, por lo tanto, la pieidea de la asociación de todos en un dra filosofal sino la piedra angular que mundo común. La Red, en este sentile faltaba al marco de nuestra edad, y do, sería la conclusión lógica de un la hemos encontrado. Por decirlo con proceso de aproximación (¿de comotras palabras, la conmoción que propresión?) universal iniciado hace ya voca el caso no está causada por la mucho. En términos arquitectóniRed sino por la mezcla de la Red con cos, la gran vía de la comunicación la civilización que la aguardaba. Por general en un planeta que ha reducieso, antes que intentar analizar y do su tamaño y que ha minimizado atender algunas necesidades políticas sus dimensiones1. provocadas por ese fenómeno al que llamamos Internet, bueno será que De alguna forma, Internet és el nos detengamos un instante ante el patio interior del gran edificio de escenario en el que se está desarrovecinos en el que se ha convertido la llando, que atendamos un segundo al Tierra: un espacio libre al que todos panorama social y cultural en el que los moradores de la casa pueden acceestá creciendo. Y, en síntesis, tales der sólo con abrir su ventana y ensecondiciones de escena, sin ánimo de ñar un poco la nariz, para sumarse a agotarlas, podrían consistir en las esa conversación permanente, coral y siguientes: de contertulios volubles, que el ojo del patio distribuye gratis por entre Primera. La concepción, cada vez sus esquinas y sus sombras. Allí, como más extendida, de la globalidad plaen la Red, de ventana a ventana, de netaria como una nueva sociedad, pantalla a pantalla, puede hacerse como una sociedad emergente que casi todo sin moverse del sitio (desde surge ante nuestros propios ojos. No recuperar un calcetín hasta conversar debería ser necesario insistir mucho con las amigas, o enviar recados en esto. Sin embargo, recordaremos galantes, o cotillear los secretos ajeque, en los últimos siglos, la expannos, o vender pan, o cambiar cromos, sión de los medios de comunicación y o consultar alguna duda médica, o de transporte hizo desaparecer las pedir prestado un libro o un poco de distancias entre los pueblos, que la aceite, o, con las mejores intenciones, desaparición de las distancias trajo iniciar una campaña destinada a consigo el desplazamiento frecuente obtener el silencio de los niños en la de personas, de bienes y de ideas, que hora de la siesta)2. de aquellos viajes ha venido la preSi nuestro universo tiene hoy la nacionales, y sus respuestas eran siemproporción de una aldea, era lógico pre individualizadas por las naciones suponer que buscaría los caminos participantes en el planteamiento, para que la conexión de unos con desde su máxima soberanía y libertad. otros fuera tan fluida como la de los Ahora nos enfrentamos a problemas aldeanos y, una vez obtenida esa colectivos (como la destrucción de la conexión a través de Internet, no naturaleza, el tráfico ilegal de drogas o debe sorprendernos que la idea de la la separación entre la opulencia y la sociedad planetaria se promocione miseria, por ejemplo) que no admiten con tanta eficacia y rapidez. La gran soluciones polifónicas, problemas malla mundial no es la causante de generales que exigen salidas compartiaquel proceso que conocemos como das y coordinadas por todos los países giobalización, pero tampoco su consede la Tierra, y descubrimos, con tanta cuencia. Sin Internet, la giobalizaincapacidad de reacción como asomción se produciría igual, pero con bro, que no sabemos, no podemos o no Internet se está produciendo mucho queremos organizar la diversidad en más deprisa. Tan deprisa, que es fácil beneficio del interés planetario. distraerse y no darse cuenta. De Internet, ya se ha dicho, es el espahecho, aquello que hoy conocemos cio por el que crece la giobalización, su como Internet, la triple u>, empezó a motor, y, por eso, el espacio global. Por funcionar hace sólo cuatro años, en un lado, al ser un terreno comunal, es 1994, y en esos cuatro años ya ha reuun territorio imposible de ser regulado nido 130 millones de usuarios en todo por un solo Estado, o por un conjunto el planeta. Ninguna innovación tecde Estados concretos3 y, por otro lado, nológica o social ha tenido nunca un al ser un campo libre de jurisdicción, crecimiento tan espectacular. Interresulta ser el hueco por el que se net, por lo tanto, no es la causa ni el expansiona todo aquello cuya naturaefecto de la giobalización, simpleleza le exige un grado tal de pluralizamente es su motor. ción que necesita saltarse las fronteras humanas. Resulta, así, que Internet Segunda. La falta de una organizapodría ser el cauce adecuado para dar ción mundial capaz de afrontar y remedios universales a las incertidumresolver los problemas mundiales. bres universales (aquéllas que las Hasta hace bien paco, lo internanaciones no resuelven de forma unácional era el resultado de la suma nime). Y, al mismo tiempo, al resulde todo lo nacional, las cuestiones tar un lugar indivisible que ningucomunes provenían de la agregación na nación puede hacer suyo, podría de intereses particulares, intereses y en virtud de la regla del imperio de constituir el espacio donde empieza a la Ley, cualquier poder particular queorganizarse un orbe sin países. daba siempre justamente sometido a En parte por esto existe la Red, ese poder público y democrático. De porque no ha habido ninguna autorieste modo, una certeza intuitiva resdad mundial que la haya podido propecto de la supremacía máxima del gramar o gobernar4, y quizá por eso sea poder público, construida y asentada la propia Red la que ayude a que apaa lo largo de muchos años de lucha rezca semejante autoridad mundial. ideológica, se acomodó en el inconsQuizá, como siempre, algún día futuciente contemporáneo y nos llevó ro nos parecerá que Internet llegó en a creer que, al amparo de los Estados el momento oportuno o que su desademocráticos, no existía otro poder rrollo se produjo en un terreno abocon auténtica trascendencia política nado. En definitiva, lo seguro es que que no fuera un poder público. Y los primeros metros del camino que así era, al menos mientras hubiera deberían buscar nuestros pasos en el fronteras. próximo milenio hoy se recorren por empedrados digitales. Últimamente, sin embargo, la situación, de hecho, ha cambiado Tercera. La secesión radical entre mucho. La globalización de la econola apariencia de poder y el poder efecmía, la aplicación de las nuevas tecnotivo. En realidad, siempre ha sido logías de la comunicación al interposible distinguir el poder cierto del cambio de bienes y servicios, y la poder aparente. Lo que es caracterísausencia de una autoridad democrátitico de nuestro tiempo es que ambos ca universal, han provocado la aparise encuentran muy distanciados. ción de grandes potencias privadas Durante los siglos XVIII, XIX y XX, capaces de operar de forma alegal en el hemos dirigido la reflexión democráespacio internacional y de eludir, por tica acerca de la naturaleza del poder, lo tanto, cualquier tipo de sometiprincipalmente hacia la limitación y miento a ningún poder público con el control del poder público. Primero, límites territoriales. Estas potencias porque resultaba ser el único legitiprivadas tienen aptitud para tomar mado en última instancia por el prindecisiones que afectan a las vidas de cipio democrático. Segundo, porque las personas, con independencia de lo la organización de los pueblos y las que los poderes públicos representatinaciones humanas en Estados presuvos digan al respecto. Es decir, ejercen ponía la delegación teórica de toda la un auténtico poder de trascendencia fuerza privada en ellos. Y tercero, porpública pero de origen privado y, lo que, establecido el Estado de Derecho que resulta más alarmante, nos han para quien lo quiera ver. Los Estados sorprendido sin una doctrina política, democráticos (que son quienes tiecoherente y útil sobre la legitimación nen la legitimidad suficiente como democrática del poder privado. para regular las condiciones en que se desarrolla la vida de las personas) no Aparentemente, el poder público pueden, aunque quieran, actuar fuera de los Estados sigue siendo el único de su circunscripción. No tienen poder definitivo sobre sus territorios poder, por lo tanto, para actuar en la y, sin embargo, la realidad demuestra Red. Las compañías privadas que han que la globalización reclama poderes desarrollado y mantienen Internet, globales y que, al no prestarse las por su parte, podrían impedir, dificulnaciones a componer una autoridad tar o colapsar, técnicamente la exisefectiva de semejante dimensión, los tencia de la Red. Tienen poder, por lo grandes poderes privados están eretanto, sobre la Red. Luego, la pregunciendo más que los controles públicos ta básica sobre cómo organizaremos que podrían democratizarlos. De Internet tiene el mismo fondo que hecho, con la inestimable colaboraotra que apenas ha sido planteada por ción de los debates abiertos por los ahora y que reza así: «¿Cómo demonacionalismos y los localismos5, lo cratizaremos la globalidad?». Y entre cierto es que vemos los poderes públilas dos componen una parte fundacos cada vez más separados, confronmental de la continuación de la histados y debilitados, en tanto que los toria del pensamiento político. poderes privados se fusionan, se agrupan o se funden para encarar eficazmente el proceso de unificación de ¿EL COMIENZO economías y costumbres que vivimos. DE LA DEMOCRACIA GLOBAL? Los poderes públicos nacionales, democráticos y representativos apaEstá claro que Internet ha introducido rentan seguir controlando todas las un cambio en nuestro modo de vivir y decisiones que afectan a la vida de las en nuestro modo de relacionarnos, y personas, pero la verdad es que ese es obvio que tal cambio ha de tener tipo de decisiones, cada día que pasa, consecuencias políticas (por más que son tomadas o condicionadas más frela mayoría de los políticos crea que por cuentemente por grandes potencias no saber lo que es Internet se encuenprivadas y transnacionales. tra a salvo de sus efectos). La duda que puede quedarnos afectaría al optimisInternet es ejemplo y consecuenmo o al pesimismo con el que contemcia de este dilema político de poderes plemos el porvenir digital, pero no a la que, por ahora, sólo está planteado poder exclusivo de las corporaciones condición digital de ese porvenir. En privadas. La aplicación o inaplicaotras palabras, podemos discutir sobre ción que se hace de la ciencia y de la cuáles serán las ventajas e inconvetecnología tiene mucho que ver con nientes políticos que Internet provolos principios democráticos. Hemos cará, pero resulta indiscutible que tenaceptado con demasiada confianza el drá ventajas e inconvenientes en el dogma según el cual la ciencia y la campo político. Pondré dos ejemplos tecnología son neutrales y, sin embaractuales. go, esto resulta cada vez más falso. Por Para Nicholas Negroponte, «mieneso, se puede ser pesimista u optimistras los políticos tienen que cargar con ta, pero no se puede ignorar que el la historia, emerge en el paisaje digital desarrollo tecnológico va a influir y una nueva generación liberada de transformar nuestras convicciones muchos de los viejos prejuicios. Estos políticas más profundas. niños digitales están libres de limitaciones tales como la situación geográPese a la tranquilidad con que fica como condición para la amistad, algunos contemplan el porvenir, la colaboración, el juego o la comuniInternet nos plantea tres grandes dad. La tecnología digital puede ser encrucijadas a las que urge encontrar una fuerza natural que propicie un una salida filosófica y política. Son las mundo más armónico»6. En sentido siguientes: contrario, Sartori ha señalado que Primera. La posibilidad de que «nuestra libre participación activa tercaminemos hacia una separación mina, o corre el riesgo de terminar, radical entre un mundo conectado a la del siguiente modo: los locuaces acaRed, con más y mejores oportunidades barán por obstruir Internet con su educativas, comerciales, laborales, necesidad de expresarse (sus graffiti), sanitarias, etc., y otro mundo descoy los demás se dedicarán a los videonectado por causas geográficas, ecojuegos, al vídeojugar. Es verdad que nómicas o culturales. La facultad de el vídeoniño podría saber y pregunacceso a Internet debería configurarse tar cuántos discursos pronuncia como un nuevo derecho fundamental el Papa cada día. Pero esto no le inteen el futuro. resa y ni tan siquiera sabe quién es Segunda. La posibilidad de que el Papa»7. hayamos perdido toda capacidad de La ciencia y la tecnología puede decisión sobre el proceso que seguirá que sean neutrales en el laboratorio, el desarrollo tecnológico, de modo pero no lo son, en absoluto, en manos que lo que haya de venir no sea ya la de un sólo Estado, y mucho menos en consecuencia de una opción nuestra, sino la obvia continuación de una Red puede facilitar en el futuro el aplicación tecnológica anterior. Que imperio de la fuerza en la Red. algo pueda hacerse técnicamente Si queremos elaborar un discurso podría llegar a ser un argumento sufipolítico que sirva al tiempo que viviciente para que, sin más, se hiciera, mos, necesariamente tendremos que sin atender otras consideraciones de contemplar el tiempo que vivimos, utioportunidad, conveniencia o legitilizar su lenguaje y atender a sus preocumidad. Las nuevas tecnologías nos paciones. Los antiguos griegos formupermiten hacer muchas más cosas de laron una teoría de la democracia para las que, probablemente, nosotros la ciudad; los filósofos europeos queremos hacer. ampliaron el ideal democrático al tamaño de la nación; ahora nos corresTercera. Si Internet sigue crecienponde a nosotros empezar a pensar en do al ritmo que lo hace, si sigue crela relación que une al principio demociendo el montante del comercio eleccrático con la globalidad. La Historia trónico, si sigue creciendo el número no se detiene y la política tampoco. Por de comunidades virtuales o si sigue eso, estoy convencido de que, algún creciendo la cantidad de teletrabajadía, los historiadores nos contempladores, por ejemplo, habrá que organirán y dirán: «A finales del siglo XX, con zar la Red democráticamente, antes la caída del Muro de Berlín, el cambio de que se ordene desde los grandes de milenio e Internet, podemos fijar el poderes privados, los propietarios de final de la Edad Contemporánea y el las calles y los portales de la aldea principio de la Edad...» Om digital. La ausencia de autoridad en la NOTAS político. Los internautas serían los nuevos ciudadanos de esta nación compuesta por todos 1 En términos políticos, ¿quizá la Vía Apia del aquéllos que, huyendo del aislamiento y la nuevo imperio? brutalidad del estado de naturaleza, han decidido asociarse para constituir un conjunto 2 Son muchos los autores que hablan de la fuerte y autosuficiente. Rousseau no andaría misma Red como la sociedad nueva, que entonces muy lejos del planteamiento de alguconciben Internet como una gigantesca comunas colectividades del mundo virtual, cuando nidad virtual compuesta por millones de adhereducía todas las cláusulas del contrato social a siones voluntarias. Esta idea resulta muy sugeuna sola, según la cual: «Al entregarse cada rente porque, si fuera así, estaríamos asistiendo uno por entero [a la comunidad], la condición al nacimiento de un nuevo pueblo tal y como es igual para todos y, al ser la condición igual lo soñaron los teóricos del contractualismo para todos, nadie tiene interés en hacerla onemenos, nada más que pueda ser manipulado rosa para los demás». materialmente. Por lo tanto, nadie gobierna la Red y no existe ningún órgano de administraEn resumidas cuentas, el llamado «espíritu del ción del conjunto. De hecho, más allá de los enjambre», al que algunos ideólogos de la Red protocolos y las convenciones para comuniatribuyen su potencia transformadora en lo carse o asignar nombres, no existen normas en político y en lo social, no distaría casi nada de Internet. Por eso la telaraña crece tan deprisa, las formulaciones democráticas de la voluntad porque no hay ningún aparato burocrático que general de los viejos racionalistas. tenga que aceptar y ordenar las nuevas incor3 Es, incluso, tecnológicamente imposible estaporaciones. Los tejidos, los caminos por los blecer leyes que regulen la circulación por que circulan los bits, están ahí desde hace Internet. Bastaría con que un solo país no mucho, son las mismas líneas que utilizamos aceptase tal regulación para que, por su puerpara el teléfono, por lo que, si alguien quiere ta, entraran y salieran, libremente y sin entrar en la Red, sólo tiene que utilizar el lenmoverse de casa, todos cuantos estuvieran guaje convenido y entrar. Es así de fácil. Y por decididos a objetar activamente la norma. eso, también, es inmediata la consideración de 4 La naturaleza «no programada y no gobernala Red como una sociedad virtual. Porque, lo da» de la Malla Mundial ha facilitado tanto su que en estos momentos es Internet ha nacido crecimiento espectacular como su concepción de la voluntad individual de millones de ciucomo sociedad emergente y alternativa. En la dadanas y de ciudadanos de sumarse, de añadécada de los sesenta, cuando la agencia dirse, a una vía común de comunicación e gubernamental ARPA empezó a poner las priintercambio y no de la decisión unilateral de meras piedras en el camino de Internet, se busningún Estado u organización internacional. caba una red de transmisión de datos militares Es lo más parecido a una adhesión masiva al sin un centro de gobierno, de tal forma que, contrato social que hemos visto nunca. fuera atacada por donde fuera atacada, nunca pudiera ser destruida (algo así como la Hidra S Habría que preguntarse también si el resurgir de Lerna, aquella serpiente de numerosas de algunos nacionalismos no es un efecto paracabezas que resultaba invencible porque éstas dójico de la propia globalización, que exige a se reproducían y multiplicaban apenas eran los poderes públicos que se concentren para cortadas). Pues bien, así se hizo, y la telaraña ser efectivos, pero, al mismo tiempo, les conresultante carece de centro neurálgico, sólo dena a ser cada vez más particulares y más difetiene periferia. De este modo, la Red es sólo la rentes para seguir siendo representativos. infraestructura física por la que los distintos óNegroponte, Nicholas, El mundo digital, ordenadores, utilizando unos protocolos Ediciones B, Barcelona, 1995, p. 272. comunes de comunicaciones, se relacionan 7Sartori, Giovanni, Homo Videns. La sociedad cuando y cuanto lo desean, pero nada más. Al teledirigida, Taurus, Madrid, 1998, p. 134