Nueva Revista 055 > El debate de las Humanidades

El debate de las Humanidades

Antonio Fontán

Del debate de las humanidades que ha conseguido que la opinión pública se haga eco del valor de las Humanidades y de la necesidad de reforzar su cultivo en los planes de estudios.

File: El debate de las Humanidades.pdf

Referencia

Antonio Fontán, “El debate de las Humanidades,” accessed September 19, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1146.

Dublin Core

Title

El debate de las Humanidades

Subject

Panorama

Description

Del debate de las humanidades que ha conseguido que la opinión pública se haga eco del valor de las Humanidades y de la necesidad de reforzar su cultivo en los planes de estudios.

Creator

Antonio Fontán

Source

Nueva Revista 055 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

El debate de las Humanidades El debate sobre las Humanidades promete seguir ocupando en 1998 un gran espacio en el diálogo público español. De momento, ya ha conseguido algo importante: la opinión pública se ha hecho eco del valor de las Humanidades y de la necesidad de reforzar su cultivo en los planes de estudios. En torno a esas Humanidades hora en España se ha conmayores que son la historia y la lenvenido en llamar Humanigua, se agrupan otras materias próxidades al conjunto de sabeAmas a ellas. Inseparable de la histores y disciplinas que tiene como ejes ria es la geografía, que examina y principales la historia y la lengua, se describe esa partecilla del universo nutre del rico caudal de la literatura que es nuestro planeta y sus lugares, y, en general, de los textos, y culescenario de la vida humana, que en mina con la filosofía. Antes se decía tan gran medida la enmarcan y la Letras en oposición a Ciencias. condicionan. Ya san Agustín siglo Las letras eran palabras y las cieniv decía que así como la historia cias números. O sea, aire y precinarra cosas pasadas, la geografía sión. De ahí el prestigio creciente describe realidades presentes. Pero que, en tiempos del naturalismo y ambas cumplen su función desde la del positivismo, cobraba lo científiperspectiva del interés que tiene para co en comparación con todo lo deel ser humano situarse en su espacio más. y en su tiempo. También, y de modo El término Humanidades pomuy particular en este siglo, las Husee una noble y brillante historia, manidades se han visto ensanchadas también en castellano, aunque quepa por las llamadas ciencias sociales, la sospecha de que el hecho de que fronterizas de la historia y de la filoesté tan en boga la palabra aplicada sofía, y por los nuevos y revolucioa la educación está favorecido por el narios despliegues de la comunicainglés Humanities, y el creciente ción, cuya comprensión y aplicaempleo, a buena parte, del adjeticiones no pueden quedar al margen vo humano: derechos humanos, de lo que se enseña en cualquier sisrelaciones humanas, recursos humatema educativo. nos, etc. Las Humanidades no han de denacieron casi todas las lenguas pesalojar de los planes de estudio a las ninsulares, con sus esquemas literaciencias. Nunca ha sido así. Ya en la rios y de pensamiento (el euskera, Antigüedad estaban asociados el trique sena la excepción, también ha vium que era lengua, literatura y lórecibido del latín la escritura, casi la gica y el quadrivium, que comprenmitad de su léxico y los modelos lidía las disciplinas matemáticas que terarios y dialécticos, que le han perentonces se conocían y practicaban. mitido pasar de mera lengua de uso Y hoy, cuando en Anglosajonia, al a lengua de cultura). hablar de educación, se dice HumaEn los partidos de izquierda, hay nities, se entiende que las matemátialgunos políticos que se pasan la vicas forman parte de ellas. da construyendo fantasmas para lueEl debate español de las Humago pelearse a brazo partido con nidades ocupó gran espacio, y se ellos. Otros viven en un permanente empleó en él no poca vehemencia, a recelo, siempre con la sospecha de finales del 97. Promete seguir vivo que, en cuanto se descuiden un moen el 98 (un año tan histórico y tan mento, les van a colar desde el otro literario que parece diseñado para lado un gato disfrazado de liebre. desplegar en pantalla gigante toda la Pero uno tiene motivos para pensar razón que asiste a la ministra Aguique no son pocos los que, con sentirre). De momento, se ha producido do de la responsabilidad, no quieren el efecto de resaltar ante la opinión que se prive a las nuevas generael valor de las Humanidades y la ciones de la riqueza cultural y técniconveniencia de reforzar su cultivo ca que se adquiere con el estudio de en los currículos educativos, que las Humanidades: leer, escribir, haciertamente no era lo que buscaban cer cuentas, saber quiénes somos, de los adversarios del Gobierno. Se dónde venimos y en qué lugar del puede decir que existe un consenso mundo y en qué coyuntura temporal bastante generalizado para que se se desarrollan nuestras vidas. No garantice su presencia en los planes obstante, la postura oficial y parlade estudio de los diversos grados de mentaria de socialistas y comunistas enseñanza, de forma proporcionada fue la de oponerse, porque esa negaa la naturaleza y objetivos de cada tiva desgastaría al Gobierno. uno de ellos. La promoción de las HumanidaYa no se trata solo de que los jódes en la educación general española venes españoles que se propongan saldrá adelante, si bien de momento cursar estudios superiores aprendan se han perdido dos años; uno para la algo de latín, seno materno del que negociación y las discusiones políticas, y otro para establecer la didáctisignificó abrir los brazos de la hosca y la bibliografía, que podían hapitalidad catalana, que tanto ensalber estado listas en septiembre del zaron Cervantes y Lope de Vega, en 98 y, sin embargo, quedan demorapie de igualdad, a los millones de esdas hasta el próximo milenio. pañoles nativos u oriundos de otras Los partidos nacionalistas se suregiones que han encontrado su homaron al no de la izquierda por una gar y su nueva patria chica en tierras razón formal y por otra de concepto de Cataluña. y de contenido. Estimaban que la deNingún político responsable y terminación del plan director de las ningún intelectual serio pone en duHumanidades, como los de las otras da que Cataluña y Vasconia forman materias escolares que la ley atribuparte de la nación, Estado, Reino o ye al Gobierno nacional, deberían realidad política de España. La hisser competencia, al menos en su catoria de España es historia de Cataso, de los Ejecutivos autonómicos. luña e historia del País Vasco. Y la Por otra parte, los nacionalistas quelengua española o castellana es tamrrían que la lengua y la historia que bién lengua de los habitantes de esas se enseñe a los ciudadanos de Catacomunidades, cuya condición bilinluña y de Euskadi sean, preferentegüe mayoritaria en Cataluña y mimente, las peculiares de aquellos tenoritaria en Euskadi, pero respetable rritorios. A los fundamentalistas en ambos casos no es ninguna clase de ambos nacionalismos les gustaría de limitación. Hace 2.200 años, el conseguir un día que la historia y la poeta romano Ennio, un itálico del geografía de España fueran, en su sur, proclamaba que tenía tres almas ámbito territorial, lo que en el resto porque podía hablar en oseo, en latín del Estado son las de Europa, cony en griego. E incluso se da el hecho virtiendo así el castellano en una sepoco divulgado, y del que apenas si gunda lengua. se tiene conciencia, de que español no es palabra castellana, sino Eso, sin embargo, significaría un que llega a esta lengua desde el proempobrecimiento humano y cultural tocatalán de las primeras expansiode las poblaciones catalana y vasca. nes hacia el sur del condado de BarEs de ayer el grito de Tarradellas, celona. En el poema de Fernán Goncuando volvió de cuarenta años de zález (siglo XIII), todavía se dice esdestierro con la bandera de la legitipañones (de España o Espania. Comidad estatutaria en la mano, y salumo sajones de Sajonia, borgoñones dó a los cientos de miles de personas de Borgoña, frisones, bretones, lapoque le aclamaban con el grito de nes, etc.). Antonio Fontán. ¡Ciudadanos de Cataluña!. Eso