Nueva Revista 055 > Angel Ramos Fernandez

Angel Ramos Fernandez

Emilio Fernández Galiano

Dedicatoria al recién fallecido Ángel Ramos Fernández, colaborador de Nueva Revista y amigo.

File: Angel Ramos Fernandez.pdf

Referencia

Emilio Fernández Galiano, “Angel Ramos Fernandez,” accessed September 19, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1145.

Dublin Core

Title

Angel Ramos Fernandez

Subject

In Memoriam

Description

Dedicatoria al recién fallecido Ángel Ramos Fernández, colaborador de Nueva Revista y amigo.

Creator

Emilio Fernández Galiano

Source

Nueva Revista 055 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ÁNGEL RAMOS FERNÁNDEZ In Memoriam UEVA REVISTA ha empezado el año 1998 con una pérdida irreparable. El día 2 de enero, en las primeras horas de la mañaNna, falleció Ángel Ramos. La premura que exigen las publicaciones periódicas solo nos permite hacer ahora un breve comentario sobre su presencia entre nosotros y lo que ha significado disfrutar de su magisterio, de su consejo y de sus contribuciones, pero en un próximo número aparecerá un artículo en el que se hará un detallado análisis de lo que nuestro amigo ha representado para la conservación y la ciencia forestal española. Nos habíamos ya habituado a su tos intermitente y su aspecto demacrado, enmascarados por su carácter animoso, forjado por una envidiable moral, por lo que habíamos adquirido casi el convencimiento de que nunca iba a producirse el fatal desenlace. Además, Ángel trataba de engañarnos, rehuyendo animosamente el angustiado interés de sus amigos. Le preguntábamos por su estado de salud y respondía invariablemente: un poco mejor, ocultando su patética conciencia de que se aproximaba lo inevitable. El día 11 del pasado mes de junio asistió todavía a la reunión del Consejo Editorial de esta revista, pero muchos comprendimos que, probablemente, sería ya la última vez que vendría. A partir de entonces, empezó una larga cadena de progresivos deterioros que le condujeron, después de seis meses angustiosos, a extinguirse dulcemente, en busca de una vida mejor. Consejero editorial y asiduo colaborador desde el primer número de NUEVA REVISTA (El cambio climático, febrero de 1990), escribió sobre incendios forestales, bosques, ecología, e incluso elaboró un pequeño cuento, simbólico y didáctico (El bosque uniformado, abril de 1994), lleno de ironía, en el que dos pintorescos personajes dialogan amistosamente sobre la naturaleza de los paisajes y la oportunidad de algunas repoblaciones. También colaboró en tres entre vistas: a Ramón Margalef, Manuel Losada y Sixto Ríos. Pero no se limitó solo a escribir artículos, sino que fue un suministrador de ideas y sugerencias sobre cómo alimentar la revista y mejorar su contenido y sus colaboradores, siempre en la sección de Naturaleza y Medio Ambiente, de la que fue iniciador y animador. No quiero terminar sin comentar algunos rasgos evidentes de su extraordinaria personalidad. He oído hablar acertadamente de su gran preocupación por los demás, evidente en su deseo de ayudar y colaborar en todo lo que pudiera ser útil, lo que, si se tiene en cuenta su sabiduría y la magnitud de su figura de maestro, era muchísimo. Enseñó con su ejemplo, sin desmayo, con amor y rectitud. Por eso, su recuerdo quedará permanente en su medio universitario y también entre los que fuimos sus amigos, especialmente entre quienes componemos el Consejo Editorial de NUEVA REVISTA. Emilio Fernández Galiano.