Nueva Revista 052 > Un coro de versos

Un coro de versos

Miguel Veyrat

Sobre la antología de varios autores, titulado "Aldea Poética".

File: Un coro de versos.pdf

Referencia

Miguel Veyrat, “Un coro de versos,” accessed December 10, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1084.

Dublin Core

Title

Un coro de versos

Subject

Libros

Description

Sobre la antología de varios autores, titulado "Aldea Poética".

Creator

Miguel Veyrat

Source

Nueva Revista 052 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

tán a la altura del autor. Ni segurael arcano de cada escritor, donde cada mente tampoco del lector. Alberto poema ocupa un lugar tan delicadaMiguez. mente pensado e inspirado, como el lugar de cada verso en el poema. Si está bien encuadernada, la antología Un coro puede llenar dignamente unos centíde versos metros en una estantería elegante. Salvedades ejemplares, las realizadas W. AA. por el propio autor con criterios creaAldea Poética tivos, más que meramente acumulatiEditorial Opera Prima vos, como las de Juan Ramón JiméSistema Editorial nez. Madrid, 1997,196págs. En segundo lugar, la antología de varios autores en la que alguien con talento creador o crítico reúne, en uno ara sentirme todo lo honesto o varios volúmenes, a distintos poetas que pretendo ser cuando descridel pasado que representan una estétibo las aventuras o prácticas liteca o una cultura determinadas, o bien Prarias de otros, tengo que empezar deuna época histórica, todo ello con ficlarando que detesto cordialmente las nes didácticos o meramente estéticos antologías, al igual que aborrezco a los (Martín de Riquer). También puede coleccionistas de objetos. Las antologías tratarse de una antología de poetas acsiempre me han recordado los muestratuales, que tenga el fin de clarificar o rios de bisutería o los ejemplares de codeslindar del polvo y barro lo que luelonias o perfumes, que riegan nuestras go podría resultar una generación al manos a la hora de escoger aureola, uso. Ejemplo señero de este caso, la de creando una sinfonía de horrores olfatiGerardo Diego —recientemente remevos en la pituitaria. morada con acierto por Miguel García Posada, que desbrozó del anonimato Dicho esto, apuntemos algunas a quienes más tarde se llamarían Gesalvedades. En primer lugar, la antoneración del 27. Menos señera sería, logía de un solo autor, que puede dar por ejemplo, la llamada Nueve Novísia conocer a lectores menos informamos de Castellet, antología que ha perdos el conjunto de la obra de un poemitido prolongar más de un cuarto de ta poco valorado en su día, o poner a siglo algunas ficciones poéticas, dando su disposición libros ya agotados o de lugar a un modelo obediente, sobre difícil acceso de otro suficientemente todo, a razones de marketing ideológivalorado. Carece del misterio del lico o político. bro de poesía. Del libro elaborado en Una modalidad de las anteriores es zón: pienso que a sus jóvenes promola que considera, en insigne verso ya tores capitaneados por la traviesa y hecho tópico de Gabriel Celaya, la provecta poetisa, que en el prólogo poesía como un arma cargada de fuutiliza la siguiente metáfora: El turo. Por ejemplo, la antología Con mundo es una colonia (tenemos que Nicaragua de la editorial Endymion, oler bien), les mueve no el ánimo que reunió en su día a poetas en lende lucro, inútil empeño por lo demás gua española que apoyaban ingenuatratándose de poesía, sino el de ganar mente me incluyo como culpable lectores para su causa fundacional de partícipe del engendro— lo que desdar a conocer la obra de autores jóvepués resultó el fiasco de la torticera renes e inéditos. volución sandinista. Al solicitar poemas no publicados, Y podríamos seguir hasta agotar sin más especificación, a demasiados las posibilidades que han permitido a autores (entre los que se encuentran críticos superficiales clasificar el supebuenos, malos y pésimos poetas) busrabundante en cantidad mundo de cando un resultado coral, olvidaron la poesía, simplificándolo en generaque la profunda individualidad de la ciones, mediante antologías enfrentaque brota la creación poética impedidas y contrapuestas, utilizadas como ría en cualquier caso la coherencia de instrumento de combate por las forconjunto que seguramente buscaban. maciones políticas que, al parecer, La antología es fiel por tanto a los suprecisan adornarse con la flor malopuestos de cantidad y calidad ya exliente de poetas de cámara. puestos, aunque lo bueno que pueda Después vendrían las antologías contener siempre brilla para el lector al peso, tipo Las mil mejores poesíexperto como querría T. S. Eliot, as, destinadas a lavar la mala concomo ajo y zafiros en el barro. ciencia de lectores que precisan de Es preciso destacar, en este último cierto adorno cultista. Así las cosas, sentido, la brillante sorpresa de algubienvenida pues la enorme antología nas voces de Hispanoamérica entre de Aldea Poética que, prologada por ellas las cubanas, que resuenan con Gloria Fuertes, agrupa aproximadaacentos, ritmos y vibraciones hasta mente a doscientos poetas en lengua ahora no escuchados por nuestros paespañola y amenaza con dos mil, que gos, quizá debido al alejamiento real son las contribuciones que dice haber entre los ámbitos trasatlánticos y los recibido desde 29 países la editorial localistas de nuestra cultura, que siOpera Prima, convocados bajo el leguen todavía bajo el influjo maléfico ma general La Poesía Nos Une. Dede la tradicional política de Juegos fiendo esta antología por una sola raFlorales. Miguel Veyrat.