Nueva Revista 052 > Políticas de la diferencia

Políticas de la diferencia

Carmen Innerarity

Nos habla acerca de la obra de Will Kymlicka, titulado "Ciudadania cultural".

File: Politicas de la diferencia .pdf

Referencia

Carmen Innerarity, “Políticas de la diferencia,” accessed May 29, 2020, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1085.

Dublin Core

Title

Políticas de la diferencia

Subject

Libros

Description

Nos habla acerca de la obra de Will Kymlicka, titulado "Ciudadania cultural".

Creator

Carmen Innerarity

Source

Nueva Revista 052 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

La concepción de los derechos humaPolíticas de nos como algo de carácter exclusivala diferencia mente individual que en ningún caso corresponde al grupo, sino a las persoWill Kymlicka nas consideradas singularmente, justiCiudadanía multicultural fica la defensa liberal de una omisión Paidós bienintencionada por parte del EstaBarcelona, 1996, 303 págs. do: el Estado debe ser ciego en materia de color, raza o sexo, igual que lo son los derechos, del mismo modo que lo es en materia de religión. Es precisao se ha traducido al castellamente a partir de este principio básico no el título original del libro. del liberalismo como el autor justifica Éste incluye un subtítulo Nla necesidad de una ciudadanía difeque realmente consigue explicar de renciada. qué va el libro, a qué se refiere su título Para ello se basa en la constatación Una teoría liberal de los derechos de las de que, en la práctica, el Estado neceminorías. sariamente fomenta determinadas Muchos liberales de posguerra identidades culturales y perjudica, en escribe Kymlicka, director del Centro consecuencia, a otras. Ello ocurre Canadiense de Filosofía y Política Púcuando adopta, por ejemplo, una deblica del Departamento de Filosofía de terminada lengua para la enseñanza o la Universidad de Ottawa han consicuando designa las festividades públiderado que la tolerancia religiosa basacas. Y esto supone no solo una discrida en la separación de la Iglesia y el Esminación para el grupo, sino también tado proporciona un modelo para para cada uno de los individuos, ya abordar las diferencias etnoculturales. que la pertenencia a un grupo con una Tomando como modelo la separación cultura propia dota de significado a la IglesiaEstado, el liberalismo exige que elección individual. Por lo tanto, la la política se independice de la naciodoctrina liberal de los derechos —como nalidad, como ya lo ha hecho de la realgo que corresponde a cada persona ligión. singularmente considerada debe inÉsa es la propuesta que Kymlicka corporar el tratamiento de los derechos revisa críticamente en este libro. Y lo en función de la pertenencia a un gruhace no desde una postura comunitapo para que efectivamente los indivirista, como podría hacer pensar su naduos disfruten de ese marco que dota cionalidad canadiense, sino desde los de sentido a sus acciones. propios presupuestos del liberalismo. Por otra parte, la cultura otorga al una ciudadanía diferenciada no conindividuo un horizonte de significado tradice la idea de los derechos como alno solo en su vida privada, sino tamgo singular. Y no solo no es contradicbién en su dimensión social. De ahí la toria con los planteamientos liberales, necesidad de lo que Kymlicka denomisino que es exigida por ellos mismos. na una cultura societal, es decir, Precisamente porque los derechos son una cultura que proporciona a sus ciegos en materia de color, raza o sexo, miembros unas formas de vida signifiel Estado no puede serlo. Tiene que cativas a través de todo el abanico de adoptar una ciudadanía diferenciada actividades humanas, incluyendo la vicomo medida para lograr que la polítida social, educativa, religiosa, recreatica sea independiente de la cultura, la va y económica, abarcando las esferas raza y el sexo, del mismo modo que lo públicas y privada. es de la religión. Esa ciudadanía diferenciada no debe favorecer a un gruKymlicka considera necesaria, por po cultural más que a otros. Por ello, tanto, la adopción de una ciudadanía las medidas de discriminación positidiferenciada. Ésta consiste en la conva son siempre circunstanciales, están cesión de derechos específicos en funencaminadas a superar un lastre históción del grupo al que un individuo rico, a salvar una situación de marginapertenece, y está destinada a superar las ción. Es el caso de Estados Unidos, discriminaciones que existen en la readonde la inclusión de los grupos minolidad en las sociedades no homogéneas ritarios pasó hasta principios de la dédesde el punto de vista racional o culcada de los setenta por la anglocontural, es decir, en la mayoría. Estos deformidad, lo que dio lugar al mekingrechos pueden incluir la representación pot estadounidense. especial de determinados grupos miDado que la concesión de derechos noritarios en las instituciones políticas; especiales a las minorías está encamila adopción de una política lingüística nada a vencer una situación discrimipositivamente discriminatoria; la denatoria dada en un momento histórimarcación de distritos electorales para co, debe ser continuamente revisada que la minoría, cuando está geográficapara confirmar o no su validez aquí y mente localizada, pueda constituirse en ahora. Solo así la política de la difemayoría en algún momento o, finalrencia no representará una amenaza mente, la elección de las festividades para la democracia liberal. Solo así la públicas. reivindicación de los derechos de las Por otro lado, muchas formas de minorías no representará la amenaza ciudadanía diferenciada en función del de una nueva Ruanda o una nueva Yugrupo son, de hecho, ejercidas por los goslavia. Carmen Innerarity. individuos; por eso la existencia de