Nueva Revista 051 > Acontecimiento para la economia

Acontecimiento para la economia

Jesús Huerta de Soto

Nos habla acerca de la publicación de Rothbard, donde nos expone su visión de la evolución del pensamiento económico, desde sus orígenes griegos hasta Carlos Marx y Bastiat.

File: Acontecimiento para la economia.pdf

Referencia

Jesús Huerta de Soto, “Acontecimiento para la economia,” accessed September 26, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1057.

Dublin Core

Title

Acontecimiento para la economia

Subject

Libros

Description

Nos habla acerca de la publicación de Rothbard, donde nos expone su visión de la evolución del pensamiento económico, desde sus orígenes griegos hasta Carlos Marx y Bastiat.

Creator

Jesús Huerta de Soto

Source

Nueva Revista 051 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

empresa imposible, absoluta: el sueño ca de un método y un objetivo más o ensueño de la Contrarreforma. Por allá del racionalismo. El tema: Espaeste ensueño quedó su vida detenida, ña. En este fin de siglo, a siete años al margen del tiempo, prisionera del centenario de doña María, es un (pág. 97). No olvidemos que son los tema que ya no nos pone tan nerviotiempos del desengaño quijotesco. sos como hace tiempo. Y es el caso Surgirán con el tiempo reacciones que esos nervios a ella parecían no monstruosas, como el tradicionalisafectarle. Santiago Martín Bermúmo, que desconoce la tradición, pues dez. es hijo de la desmemoria. Por ello será preciso el conocimiento de la historia inmediata, como examen de Acontecimiento los propios errores y espejismos. Mientras, queda el verdadero ser de para la economía esa España desmemoriada y pasional Murray N. Rothbard en testimonios como el corpus galdosiano, y en especial algunos de sus Economic Thought Before Adam personajes, como Fortunata o MiseriSmith (Vol. I, 556 págs.), y cordia; en la prosa poética de Azorín; Classical Economics. An en la poesía que renace precisamente Austrian Perspective on the con este siglo... History of Economic Thought En el libro abundan reflexiones Edward Elgar sobre el destino, el pasado y el ser de Aldershot, Inglaterra, 1995 España, en esa tradición que tiene ci(Vol. II, 528 págs.) mas como Ganivet o como Ortega. Las hemos obviado en pro de un hilo que tenga más que ver con el método. Pero leyendo esas reflexiones de a publicación con carácter 1939, ¡nada menos que 1939!, puede postumo de la Historia del advertirse que es muy cierto aquello Pensamiento Económico de Lque escribió Antonio Colinas: La Murray N. Rothbard se ha convertiobra de María Zambrano nunca dice do en uno de los acontecimientos lo que el lector quiere que diga; nunmás importantes que han acaecido en ca es sectaria; nunca está contra alnuestra disciplina durante los últimos go. Al mismo tiempo, puede señaaños. A lo largo de más de mil págilarse que este libro de Zambrano es nas, Rothbard nos expone su visión temprana entrega de ese camino suyo de la evolución del pensamiento ecode irrenunciable racionalidad en busnómico, desde sus orígenes griegos hasta Carlos Marx y Bastiat, en dos de la función empresarial y la teoría gruesos volúmenes cuya elaboración del dinero y de la banca, siglos antes le ocupó, con carácter prácticamente de lo que hasta ahora se reconocía exclusivo, los quince últimos años de con carácter general. Lamentablesu vida. Las expectativas que se fuemente, esta tradición se vio truncada ron formando en la profesión sobre por el surgimiento de la escuela clásiel contenido de esta magna obra no ca anglosajona que, centrada en la se han visto defraudadas: la primera teoría objetiva del valortrabajo y en edición se ha agotado rápidamente el análisis del equilibrio, Rothbard en muy pocos meses, viéndose el ediconsidera como una regresión en la tor obligado a publicar enseguida una historia del pensamiento económico segunda edición para hacer frente a que tiene su origen en el desviaciouna imparable demanda que se ha nismo protestante, frente a la tradivisto, además, alimentada por la conción tomista continental, más centinua publicación de recensiones de trada en el ser humano y no obsesioesta obra que vienen apareciendo en nada por los dogmas de la predestilas revistas más prestigiosas de econonación y de la redención por el tramía. bajo. Esta tradición subjetivista de En estos dos volúmenes tenemos origen católico y continental será la al mejor Rothbard: claro, amenísimo, que terminarán recogiendo Cantibien argumentado, muy inteligente y llón, Turgot y Say, verdaderos pasiempre desafiante, nos propone una dres fundadores de nuestra ciencia, visión de la evolución de nuestra dissegún Rothbard. ciplina que acaba con muchos tópiRothbard considera que en la cos y creencias erróneas que hasta historia del pensamiento económico ahora se habían aceptado sin crítica ha sido especialmente dañino el pani discusión. pel de Adam Smith. En efecto, Así, de acuerdo con Rothbard, Smith abandonó las contribuciones los fundamentos de la ciencia econóanteriores centradas en la teoría submica son de origen continental y cajetiva del valor, la función empresatólicotomista, en cuyo proceso de rial y el interés por explicar los preformación desempeñaron un papel cios que se dan en los mercados del esencial los escolásticos españoles de mundo real, sustituyéndolas por la nuestro Siglo de Oro, que articulateoría objetiva del valortrabajo (preron la teoría subjetiva del valor y de cursora del marxismo) y centrándose los precios reales de mercado, explipreferentemente en el análisis de un cando el surgimiento espontáneo de fantasmagórico precio natural de las instituciones, el papel dinámico equilibrio a largo plazo en un mundo en el que la función empresarial inglesas (que supera con mucho a las brilla por su ausencia. Además, de Hayek y Vera Smith) y el análisis Adam Smith impregnó la ciencia crítico de Marx y el marxismo, que económica de calvinismo, al apoyar para algunos comentaristas es lo mepor ejemplo la prohibición de la usujor de los dos libros. Rothbard ofrece ra y al distinguir entre ocupaciones una visión muy original e integrada productivas e improductivas. del fenómeno marxista, que considePor otro lado, y en contra de lo que ra situado dentro de la tradición mise cree, más que un verdadero libelenarista y escatológica que retrotrae ral, Adam Smith fue un pragmático hasta los movimientos anabaptistas intervencionista, que rompió con el del siglo XVI que estudia, in extenso, laissezfaire radical de muchos ecoen el primer volumen. nomistas franceses, italianos y espaFinalmente, Rothbard termina su ñoles (Mariana) del siglo XVIII, introobra con el análisis de Bastiat que, duciendo en su liberalismo, todo lejos de ser considerado como un tipo de excepciones y matizaciones. simple divulgador, demuestra que Finalmente, la obra de Smith está fue un teórico de gran valía e inplagada de contradicciones y carece fluencia, precursor de muchos desade sistema. rrollos posteriores del liberalismo La crítica de Rothbard a Ricardo teórico moderno. es también detallada y excepcional, Lamentablemente, Rothbard no siendo igualmente demoledora su pudo completar el tercer volumen de apreciación de Stuart Mili, en relasu obra (en el que iba a criticar a ción con el cual concluye que es diMarshall), pero lo que nos ha legado fícil encontrar a alguien en la historia es más que suficiente para indicar del pensamiento que haya sido más una nueva visión de nuestra discipliegregia y sistemáticamente sobrevana, libre del complejo de inferiorilorado (Vol. II, pág. 491). Desentedad y de la reverencia injustificada rrar a los subjetivistas ingleses injushacia los anglosajones que hasta ahotamente olvidados (Whately, Sénior, ra la han dominado, incluso con un Bailey, Longfield, Lloyd, etc.) y bajar paradójico y humillante servilismo de su pedestal poniendo en su sitio a por parte de muchos economistas esSmith, Ricardo y Stuart Mili es, sin pañoles, que todavía no han querido duda, una de las grandes aportaciodarse cuenta de que el origen del lines de la obra de Rothbard. beralismo y de la ciencia económica También es de gran interés la se encuentra, más que en Escocia, en historia que nos presenta Rothbard la Universidad de Salamanca. Jesús sobre las controversias monetarias Huerta de Soto.