Nueva Revista 051 > La lógica del genio

La lógica del genio

Nazareth Echart

Nos refiere a la última novela "Los inconsolables" de Kazuo Ishiguro, que es una obra extensa, que exige una atención especial, pues pocas cosas y pocos personajes de la novela resultarán reconocibles o cotidianos.

File: La lógica del genio.pdf

Referencia

Nazareth Echart, “La lógica del genio,” accessed September 26, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1053.

Dublin Core

Title

La lógica del genio

Subject

Libros

Description

Nos refiere a la última novela "Los inconsolables" de Kazuo Ishiguro, que es una obra extensa, que exige una atención especial, pues pocas cosas y pocos personajes de la novela resultarán reconocibles o cotidianos.

Creator

Nazareth Echart

Source

Nueva Revista 051 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

ría explicación por la crisis de un grumentos y, muy especialmente, las po social, la noblesse de robe, que se hafronteras entre crítica como actividad bía quedado sin sitio en la nueva sievaluadora del valor estético y ciencia tuación de aquel momento histórico. de la literatura como disciplina acadéGarrido repasa y pondera los argumica que estudia las razones del ser del mentos favorables a esta hipótesis, a la fenómeno literario. Miguel Ángel Gavez que va enumerando todos los esrrido tiene razón al ubicar la aportacollos que tiene que salvar a duras peción goldmanniana en el primer aparnas Goldmann para confirmar con los tado, así como en sus dudas sobre la datos de la práctica su teoría. La misposibilidad de construir al respecto ma labor se lleva a cabo con las págidemarcaciones cerradas. nas dedicadas a los Pensamientos de Como se observa, el autor ha conPascal. vertido en clásico una figura poléLos estudios goldmannianos sobre mica de los sesenta, un tipo de labor la novela, basados en el establecimienque será preciso multiplicar para conto de un cierto paralelismo entre la tar con un conocimiento racional del evolución del género, desde la novela siglo XX. Luis Alburquerque. clásica, y la evolución de la estructura de la economía liberal, son sometidos La lógica por Garrido a parecido tratamiento. Miguel Ángel Garrido insiste en del genio destacar en sus análisis la heterodoxia de Goldmann dentro de la crítica Kazuo Ishiguro marxista, valorando el instrumento Los inconsolables analítico de la homología estructural y Anagrama Barcelona, 1997 el carácter de apuesta de su opción 568 págs. por la inmanencia. En su conclusión afirma que, efectivamente, la estructura social condiciona un estrato de la obra literaria, • Qué ha pretendido Kazuo Ishiprecisamente el que pertenece a su na^ guro en Los inconsolables*. ¿Descimiento como comunión entre autor concertar al lector, explorar nuey lectores. vos caminos narrativos, transgredir Antes de llegar a este punto, Gacon todo? Resulta difícil averiguarlo. rrido dedica medio libro a contextuaLa última novela del autor de la lizar la aportación de Goldmann, reimprescindible Los restos del día (prepasando las cuestiones que la crítica limiada con el prestigioso Booker Priteraria se planteaba en aquellos moze) produce en el lector confusión, extrañeza. Conforme discurre el armalos sentimientos... El artista es cogumento (¿el argumento?), uno se mo el agua fresca para una comunipregunta cada vez con más insistencia dad marchita y sin vida. Desde el cosi se encuentra ante una magna obra mienzo del relato, son enormes las o ante una brillante tomadura de peexpectativas que el protagonista no lo. Y, a ratos, es difícil decidirse por puede defraudar y que le arrastrarán uno de los dos extremos. de escena en escena, de personaje en Seis años ha tardado Ishiguro en personaje, de historia en historia, volver a publicar desde su última nodando lugar a un mosaico laberíntico vela. En su reaparición, ha querido que no permite tanto una lectura fohuir de etiquetas y se ha presentado calizada como de conjunto, sin que con un relato a todas luces inteligenello reste autonomía a cada una de te, que ha sido calificado de proeza los pedazos de vidas que aquí se literaria por la crítica más quisquicuentan. llosa. El absurdo de la situación que Los inconsolables es una obra exha llevado a no pocos a buscar similitensa, que exige una atención especial tudes con El proceso, de Kafka, aunpor parte del lector, pues pocas cosas que quizá esté más cercana de la olviy pocos personajes de la novela le redada América— se acrecienta con la sultarán reconocibles o cotidianos. ausencia de contexto casi permanenRyder es un importante y conocido te. Un ejemplo: a su llegada, Ryder pianista inglés que llega un buen día tropieza con un mozo de hotel ya ena una ciudad de provincias (europea, trado en años que le suplica su ayuda está claro, pero anónima), cuyos hapara resolver los problemas que tiene bitantes le esperan expectantes. Entucon su hija. El pianista conoce así a siasmada por la música, la ciudadanía Sophie (otro de los personajes imporha intuido en Ryder, que debe ofretantes de la novela), a la que en princer allí un concierto, el salvador que cipio nada le unía. Él se dirige a ella pondrá fin a todos sus males. Desde tratándola de usted, pero ella no resu llegada, el pianista atenderá a todo parara en ello y saluda a Ryder como un cortejo de personajes que, desde a un antiguo amante. Si en un prinGustav, el mozo de hotel, hasta los cipio esto parece causar extrañeza en intelectuales de la ciudad o la muél, enseguida se adapta a la nueva sijer con la que, al parecer, vivió una tuación. Ésta es una de las constantes confusa historia de amor en el pasade la novela, que obliga al lector a do, creen ver en él la semilla de la readaptarse a situaciones, personajes y, dención de las discordias, incomsobre todo, diálogos, que carecen de prensiones, odios, culpas, rencores, lógica. intelectuales y científicos de nuestro Cuando parecía que la novela expaís. Nos encontramos ante una visión perimental había conocido tiempos subjetiva del mundo de la ciencia. El mejores, Ishiguro se presenta con un propio José Manuel Sánchez lo confieauténtico ejercicio de experimentasa en una introducción que constituye ción, con algo más que un mero ejerciun modelo de autobiografía científica, cio de estilo. El autor de 43 años nacigénero muy poco cultivado, por cierto, do en Nagasaki, pero adoptado por entre nosotros. El autor lo reconoce los británicos, consigue en muchos así: Se trata de construir, y ofrecer a sentidos la ruptura total de algunos de aquéllos que la quieran leer, mi propia los elementos considerados básicos en visión del mundo de la ciencia. Adeun relato. Escrito en primera persona, más, añade, un diccionario de autor el narrador es, por ejemplo, a veces, constituye un magnífico instrumento omnisciente. De todo ello se deriva para semejante propósito. No se áene esa escritura onírica, enigmática, casi que responder de la elección de térmiirreal. Sería demasiado fácil hablar, en nos realizada; se sabe que ésta no es siel caso de Los inconsolables, de una pano una excusa que sirve a los propósirábola de la incomunicación o del tos o a los gustos del autor. desencanto. Su grandeza no se encuentra ahí, sino en ese punto inasible, en En todas sus páginas, el autor maesa frontera difusa entre el genio y el nifiesta su profundo humanismo, su brillante fuego de artificio. Probablepreocupación por los problemas conmente se trate de lo primero. Nazareth cretos y reales del hombre. No acepto Echart. la idea de que la ciencia está por encima de nosotros mismos, que es un valor supremo, ante el que debemos abandonar cualquier otro tipo de conCiencia de autor sideración o justificación. Así, siempre que he podido, he buscado, para incluir en este diccionario, la dimensión José Manuel Sánchez Ron moral y humana que surge en, o está Diccionario de la ciencia asociada a, la ciencia. Planeta Todos los artículos, que constituBarcelona, 1996, 301 págs. yen definiciones de términos o sucintas biografías de autores, son muy sul autor, catedrático de Historia gerentes. Pero algunos lo son de una de la Ciencia en la Universidad forma particular. Por ejemplo, el dediAutónoma de Madrid, es soEcado al reduccionismo. Aquí el autor bradamente conocido en los medios se proclama un celoso defensor de la