Nueva Revista 051 > Ciencia de autor

Ciencia de autor

Alberto M. Arruti

Sobre el libro "Diccionario de la ciencia" de José Manuel Sánchez Ron, que nos presenta una visión personal, selectiva, apasionada e intensa de la ciencia.

File: Ciencia de autor.pdf

Referencia

Alberto M. Arruti, “Ciencia de autor,” accessed September 26, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1054.

Dublin Core

Title

Ciencia de autor

Subject

Libros

Description

Sobre el libro "Diccionario de la ciencia" de José Manuel Sánchez Ron, que nos presenta una visión personal, selectiva, apasionada e intensa de la ciencia.

Creator

Alberto M. Arruti

Source

Nueva Revista 051 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

intelectuales y científicos de nuestro Cuando parecía que la novela expaís. Nos encontramos ante una visión perimental había conocido tiempos subjetiva del mundo de la ciencia. El mejores, Ishiguro se presenta con un propio José Manuel Sánchez lo confieauténtico ejercicio de experimentasa en una introducción que constituye ción, con algo más que un mero ejerciun modelo de autobiografía científica, cio de estilo. El autor de 43 años nacigénero muy poco cultivado, por cierto, do en Nagasaki, pero adoptado por entre nosotros. El autor lo reconoce los británicos, consigue en muchos así: Se trata de construir, y ofrecer a sentidos la ruptura total de algunos de aquéllos que la quieran leer, mi propia los elementos considerados básicos en visión del mundo de la ciencia. Adeun relato. Escrito en primera persona, más, añade, un diccionario de autor el narrador es, por ejemplo, a veces, constituye un magnífico instrumento omnisciente. De todo ello se deriva para semejante propósito. No se áene esa escritura onírica, enigmática, casi que responder de la elección de térmiirreal. Sería demasiado fácil hablar, en nos realizada; se sabe que ésta no es siel caso de Los inconsolables, de una pano una excusa que sirve a los propósirábola de la incomunicación o del tos o a los gustos del autor. desencanto. Su grandeza no se encuentra ahí, sino en ese punto inasible, en En todas sus páginas, el autor maesa frontera difusa entre el genio y el nifiesta su profundo humanismo, su brillante fuego de artificio. Probablepreocupación por los problemas conmente se trate de lo primero. Nazareth cretos y reales del hombre. No acepto Echart. la idea de que la ciencia está por encima de nosotros mismos, que es un valor supremo, ante el que debemos abandonar cualquier otro tipo de conCiencia de autor sideración o justificación. Así, siempre que he podido, he buscado, para incluir en este diccionario, la dimensión José Manuel Sánchez Ron moral y humana que surge en, o está Diccionario de la ciencia asociada a, la ciencia. Planeta Todos los artículos, que constituBarcelona, 1996, 301 págs. yen definiciones de términos o sucintas biografías de autores, son muy sul autor, catedrático de Historia gerentes. Pero algunos lo son de una de la Ciencia en la Universidad forma particular. Por ejemplo, el dediAutónoma de Madrid, es soEcado al reduccionismo. Aquí el autor bradamente conocido en los medios se proclama un celoso defensor de la mayor de mujeres es la astronomía. autonomía y la independencia de las Así, entre 1650 y 1720, las mujeres ciencias: La química es algo más que constituían alrededor del catorce por física aplicada; la biología más que quíciento de los astrónomos de Alemania, mica aplicada; la psicología más que un porcentaje desde luego superior al biología práctica. Para que un físico de otros países. Sobre la presunta inteórico intente resolver desde su disciferioridad de las mujeres para el conoplina problemas de la química, tiene cimiento científico, la opinión del auque recurrir a ideas, conceptos, e inclutor es terminante: No se ha descuso fórmulas, que han surgido de la quíbierto, y no veo ninguna razón para mica, entendida ésta como una ciencia que se encuentre en el futuro, ninguna caracterizada por una historia, problecaracterística que distinga los dos génemas y técnicas propias. Y cuando nos ros de nuestra especie en lo que a su situamos en los niveles de la biología o capacidad para la investigación cientíde la psicología, estos rasgos no reducfica se refiere. cionistas son aún más marcados. En definitiva, lo que nos presenta Entre los artículos dedicados a una el autor es una visión personal, selectipersonalidad científica, es particularva, apasionada e intensa de la ciencia. mente notable el dedicado a Karl PopAlberto M. Arruti. per, al que niega la calidad de científico. No fue un científico, aunque en ocasiones pretendió con escaso éxitoserlo, en los campos de la física cuántiMapas para el ca y la biología evolutiva, sino un filónuevo Catecismo sofo. Y continúa: Si lo traigo a esta ensayística reunión es porque represenFernando Fernández ta uno de los esfuerzos más notables y Rodríguez (coord.) ambiciosos, aunque a la postre frustraEstudios sobre el Catecismo dos, que se han producido en nuestro de la Iglesia Católica siglo para acercar la ciencia a la reflexión filosófica. AEDOSUnión Editorial Madrid, 1996, 874 págs. En estos momentos de acaloradas y, con frecuencia, ridiculas discusiones feministas, merece la pena reseñar el demás de un notable éxito artículo dedicado a las mujeres y la editorial desde su promulgaciencia. En primer lugar, nos proporción en 1992, el Catecismo de Aciona una serie de datos muy poco cola Iglesia Católica, uno de los mayonocidos. Por ejemplo, que la disciplires acontecimientos de la historia rena en la que se encuentra un número