Nueva Revista 049 > Para una ética de valores

Para una ética de valores

Antonio Fontán

Sobre una antología de las copiosas lecturas del autor Gustavo Villapalos, llamado "El libro de los valores".

File: Para una ética de valores.pdf

Referencia

Antonio Fontán, “Para una ética de valores,” accessed November 14, 2019, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/1010.

Dublin Core

Title

Para una ética de valores

Subject

Libros

Description

Sobre una antología de las copiosas lecturas del autor Gustavo Villapalos, llamado "El libro de los valores".

Creator

Antonio Fontán

Source

Nueva Revista 049 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Carver, puede entenderse también copor razones físicas. De ahí —señala Carmo la renuncia a cualquier identidad. ver— que el discurso feminista se perjuEl sujeto permanece aislado en su dique a sí mismo. Pues al afirmar que propia autonomía individual. Cualel hombre no puede alcanzar ciertas exquier cosa que refuerce la autonomía y periencias debido a su naturaleza física, dignidad del individuo ha de ser admiestas experiencias, junto con las repertido a análisis; el que las personas puecusiones sociales y políticas de las misdan interpretar su propia realidad física mas, se convierten en temas de la muno debe, en principio, descartarse. En jer y, por tanto, secundarios, desplazaeste sentido, Carver afirma que aquedos de alguna manera del escenario pollas feministas que ven su movimiento lítico principal. como una fuerza que libere a las persoEl análisis perspicaz de la situación nas de las trabas de la visión social baque realiza Carver le lleva a la conclusada en las diferencias de sexo porque sión de que esto favorece al establishesta visión es una limitación innecesament masculino del poder: la teorizaria, van bien encaminadas. ción sobre un objeto de estudio —el Una visión sexista (naturalbiológihombre no es posible si éste ha sido ca) de las diferencias de sexo, por coneliminado; cuestionar el comportatraste, resulta poco útil al individuo, al miento socialmente aprendido del vaenterrarle bajo el lodo de los estereotirón tampoco tiene sentido. Pero, sin pos. Seth Knight. embargo, los hombres o algunos de ellos, como gusta remarcar el autor sí se sienten implicados en la gestación y el aborto, y no solo como legisladores. Para una ética A modo de provocación teórica, de valores Carver expone sus argumentos como requisitos para una teorización política Gustavo Villapalos que conciba las diferencias de sexo de El Libro de los Valores manera crítica y no de forma sexista. (Con la colaboración de Sin embargo, esgrime como alternativa Alfonso López Quintás) una propuesta postmodernista formuPlanetaTestimonio lada sobre las ambigüedades del comBarcelona, 1995, 453 págs. portamiento humano, lo que resulta paradójico de entrada: ¿qué alcance teórico puede tener un análisis que es ambivalente a prior?. El empeño postste libro es una antología de las copiosas lecturas del autor, que modernista en la búsqueda y creación (salvo error en mi cuenta) ha de identidades, empeño que hace suyo Eorganizado 225 textos de diferentes autiana. En todas las secciones, salvo en tores en 12 secciones que llevan por tíuna, hay algún pasaje de un escritor tulo un valor o virtud de los que griego o romano. No en vano son los constituyen la armadura ética de nuesricos antecedentes o las raíces de nuestra cultura occidental: justicia, paz, litro mundo. Es igualmente muy frebertad, laboriosidad, responsabidad, ficuente, además de expresivo, que al ladelidad, etc. Es, en suma, un tratado do del filósofo, poeta o escritor pagano, de ética aplicada, que en vez de analizar se pueda leer un pasaje de la Biblia cuen abstracto esos doce valores o virtuyo sentido converge con el del escritor des, u otros relacionados con ellos de antiguo. los que también se habla, los explica y Valor es una palabra latina que ejemplifica con pasajes de un centenar los romanos no utilizaron nunca y que de autores. probablemente no llegaron a crear. El libro propone además una tesis, Está formada sobre el verbo valeo, que como no podía ser menos en la obra de significa estar bien, ser capaz de dos intelectuales como el historiador algo. La debieron inventar los glosaVillapalos y su colaborador, el filósofo dores tardíos para explicar en latín un López Quintás: que esos valores poseen término griego (timé) que quería decir una larga historia, que han florecido en estimación o aprecio en el orden moescritos de personalidades preclaras y ral o económico. En español se enhan dado sus frutos en óptimas realizacuentra ya en el Poema del Cid. Los ciones humanas, individuales y sociaInfantes de Carrión se ufanan de los les, que son el honor y el orgullo de bienes que piensan robar sacando de una civilización. Valencia a las hijas del héroe: averes El torso central de cada uno de los levaremos grandes que valen grant vadoce capítulos está integrado por textos lor. Después, las lenguas cultas acude grandes personalidades cristianas, den al concepto (alemán) o a la paladesde Boecio a Juan Pablo II o desde bra (inglés e idiomas romances) en el Dante a la madre Teresa de Calcuta. lenguaje filosófico y económico. En Junto a ellos se agrupa un nutrido coreste siglo nuestro lo pone de moda tejo de poetas, filósofos, novelistas y Max Scheler, cuya filosofía se suele políticos considerados exponentes sigllamar de los valores. Para mí, hoy nificativos del pensamiento y de la vida por hoy, equivale a virtud. Pero suede sus respectivas épocas y que se alinele parecer que al hablar de valor soan entre los forjadores de nuestra culmos más objetivos: los valores están tura. ahí, fuera del sujeto, en una tabla, Los valores del libro apuntaban como la de Villapalos, o en los ejemya a escritores de la antigüedad precrisplos de la Historia o en modelos socíales a los que se reconoce mérito. Más allá Mientras, las virtudes serían más bien de Nietzsche cosas personales de cada uno. Villapalos ha lefdo muchos libros Giorgio Colli antes de publicar éste. Casi veinte siFilosofia de la expresión glos antes, algo así había sido realizado (Introducción y traducción por Plinio el Mayor (2379 d.c), que de Miguel Morey) se sentía orgulloso de haber reunido Siruela en 36 volúmenes 20.000 noticias toMadrid, 1996, 279 págs. madas de cerca de 2.000 libros. Y todo eso dedicando a los menesteres científicos y literarios las noches, porque el día lo ocupaban por completo Uno de los logros más importansus obligaciones públicas de político y tes del pensamiento de los últimos alto funcionario. Sin embargo, todo años, afirma Morey en la introducello le merecía la pena porque vivir ción a un trabajo que confiesa ha resul—decía es velar. Yo pienso que algo tado complicado. Entre las fronteras de parecido es lo que hace Villapalos, la gramaticalidad, entre la escritura afoaunque quizá le haya ayudado su buerística y el balbuceo sapiencial, Colli na memoria, por lo que no habrá nedialoga no siempre de una manera excesitado revolver fichas ni acudir al orplícita con Nietzsche, Schopenhauer, denador para recordar dónde ha leído Platón, Aristóteles y los filósofos arcaiel pasaje que quería seleccionar. Antocos, en busca de la restitución del verbo nio Fontán. oral. Una denuncia de la corrupción de Leyendas de 12 pelo, por Diego MoraFigueroa