Nueva Revista 043 > La España en que yo creo

La España en que yo creo

Marqués de Tamarón

Acerca del libro de José María aznar, "La España en que yo creo" y su labor intelectual.

File: La España en que yo creo.pdf

Referencia

Marqués de Tamarón, “La España en que yo creo,” accessed June 20, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/835.

Dublin Core

Title

La España en que yo creo

Subject

Libros

Description

Acerca del libro de José María aznar, "La España en que yo creo" y su labor intelectual.

Creator

Marqués de Tamarón

Source

Nueva Revista 043 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

tiendo una alianza casi una aleaciónentre los herederos de Disraeli y los de Gladstone. Pero esa amalgaJosé María Aznar, ma, coyuntural aunque haya durado La España en que yo creo tres cuartos de siglo, se está deshaDiscursos políticos (19901995) ciendo. Cada vez hay más gente que Editorial Noesis se pregunta, como Disraeli en 1845, Madrid, 1995, 288 págs. si podemos consentir que haya dentro de nuestras fronteras dos naciones tan distintas como los habitantes de planetas diferentes, la nación de a labor intelectual que se los ricos y la nación de los pobres. propone este libro es tan difíLa respuesta conservadora era y Lcil como necesaria: escoger y vuelve a ser un no inequívoco, la recoger un par de docenas de discurrespuesta librecambista es más sutil: sos mayores que resuman cabalmena veces la competitividad internaciote el pensamiento de la derecha monal exige medidas que a corto plazo derada española, tal como lo entienproducen paro y marginación. de su dirigente político, José María Aznar. Esta tarea, en apariencia senDe ahí que no pocos conservadocilla, es ardua y lo sería también si res británicos viesen en la cruzada se tratase de perfilar hoy el ideario thatcheriana un empeño no por necesocialdemócrata, el liberal puro y sario menos ajeno a la tradición de duro, el reaccionario, el comunista o su propio partido. El dilema es doloel fascista. ¿Porqué es difícil? Por roso para cualquier político de buena dos circunstancias de peso: el mofe. Aznar no lo rehuye. Ya a princimento histórico actual y la índole pios de 1991 decía: Todo ello [el política práctica de los textos. voto subsidiado de la izquierda] está suponiendo un doble riesgo de esciA todos los efectos, las reglas del sión social en el país: escisión entre juego ideológico han cambiado en los sectores activos y productivos y este fin de siglo. La desintegración los pasivos e improductivos, que de la Unión Soviética ha obligado a mantenidos económicamente solo la izquierda a buscar nuevas definiparecen tener la función de sostener ciones, pero también la derecha se política y electoralmente una situave obligada a pensar en viejos debación de la que sacan ventajas apates que creía superados. La amenaza rentes a corto plazo, pero que les escomunista había desdibujado las tá negando su futuro. Esto podría dar hondas diferencias doctrinales entre lugar a una desafección de los sectoconservatismo y liberalismo, perminandanzas y los mismos desastres...; res activos ante la frustración que que la situación geográfica que nos sufrirían al no poder provocar una manda a todos, que la trabazón de alternativa en el poder y al pagar canuestros intereses económicos, que da vez más por cada vez menos. [...] todo hace que España sea una cosa Otro peligro [...] consiste en que las viva, que no sea únicamente un pozonas geográficas más pobres y por der, sino que sea una sustancia... tanto más subsidiadas [...] se con(pág. 141). Está claro que Aznar es viertan en extraños ghettos subdesamuy consciente del papel estabilizarrollados en el marco de una Europa dor de la Historia pasada en la Hispróspera... (págs. 33 y 34). toria futura. No renuncia al legado Ahí Aznar parece optar por el conservador como no renuncia al leanálisis liberal, mitigado por ciertas gado liberal, y el esfuerzo por armoconsideraciones de tono conservanizar ambas corrientes da a estos dor. En otras cuestiones la proportextos un contenido rico, complejo y ción de los ingredientes ideológicos nada excluyente. es la inversa. Recuérdese la vieja idea de Burke (autor conservador no Tan no excluyente que el índice citado en este libro pero presente en onomástico de este libro escandalialgunas de sus páginas) que ve la nazará a más de uno, sobre todo a ción como un pacto histórico entre quienes se detengan en ese índice y los muertos, los vivos y los aún por no pasen a leer las citas. Y es que la nacer; un pacto en el tiempo, comvieja tradición liberal, institucionisplemento del pacto en el espacio ta, cuyos autores aparecen a menudo (entre regiones) y del pacto en la soen estas páginas, era bastante más ciedad (entre clases). Pues bien, Azconservadora de lo que nos han connar parece tener una sensibilidad tado el Arriba y El País. Ocurre más conservadora que liberal en lo también, como es natural, que Aznar tocante a ese pacto histórico entre el es pragmático y sabe escoger aquepasado, el presente y el futuro. En llo que no ofende a los dioses tutelauno de sus discursos más largos y res de la polis. Esa es precisamente medidos (Una política cultural para la señal del buen político, que cuanEspaña, marzo de 1994), el presido hace una incursión en el mundo dente del Partido Popular recoge las intelectual nunca se muestra impío. hermosas palabras de Francesc Y no se crea que me refiero a la serCambó en 1918: Yo he declarado y vidumbre democrática moderna; de repito aquí que España... es una cosa hecho siempre fue así. Sócrates muviva; que siglos de convivencia, de rió porque en verdad había cometido disfrutar y de sufrir las mismas biepaíses miembros de la UE, la validez el crimen imperdonable de la impieinternacional de las titulaciones unidad. versitarias... medidas llamadas conA juzgar por este oportuno libro, vergentes, que se proyectan a corAznar no va a dejarse colocar en una tomedio plazo y aspiran a lograr ese situación en la que se vea obligado a objetivo, soñado y temido a la vez, tomar cicuta. Pero también de estas de unir a los viejos y siempre difícipáginas se desprende que su autor les pueblos europeos. no es un oportunista atento tan solo La reactivación del ideal comual corto plazo. Al contrario, en estos nitario trae a la memoria de forma discursos no hay demagogia, sí pruinevitable la figura de Carlos de dencia. Llegado el momento, los esGante, Karl von Habsburg, el Kaiser pañoles podemos confiar en que nos Karl v de los centroeuropeos, o el dirá la verdad, por dura que sea. Me Carlos v de los españoles. Nacido en temo que no faltarán ocasiones de el año 1500, hace ya casi medio miello. España no necesita hoy por hoy lenio, último sucesor del otro Carlos, un cirujano de hierro, ni Aznar tiene Carlomagno, encarnó en su persona, vocación quirúrgica. Pero tras luscomo ningún otro, esa unidad Eurotros de dispendiosas alegrías etílicas pea que él supo llevar desde Gibralsí nos hace falta un buen médico de tar hasta el límite del Imperio Turco, cabecera, sensato y sincero, que nos bordeando Francia, Inglaterra y los ayude a sentar cabeza. Este libro Estados Pontificios. puede servir de avance de receta. • Marqués de Tamarón. Volver a reconstruir la biografía del Kaiser Karl, recordar su vertienOtto von Habsburg, te política, sirve como excelente vía Carlos V de aproximación entre el pasado y el Un Emperador para Europa futuro para lograr la única y deseada Editorial EDAF perspectiva paneuropea. AproximaMadrid, 1992,293 págs. ción biográfica que adquiere particular relieve ante el hecho de que el autor, Otto von Habsburg, es hijo del último emperador de Austria y a unidad de Europa es uno de también miembro del Parlamento los temas recurrentes que vuelve a cobrar actualidad en Europeo en Estrasburgo. Europeista Lestos años finales del siglo xx. La convencido y familiarizado con el desaparición de las fronteras, la mopersonaje, tanto en términos de paneda única, la libre circulación de rentesco como en los históricos y capitales y de profesionales entre los culturales, el autor está en una posi