Nueva Revista 040 > Apocalypse or hot air

Apocalypse or hot air

Alejandro López-Cortijo

Acerca del libro "Global Warming, Apocalypse or Hot Air", que trata sobre el calaentamiento global de nuestro planeta.

File: Apocalypse or hot air.pdf

Referencia

Alejandro López-Cortijo, “Apocalypse or hot air,” accessed August 11, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/761.

Dublin Core

Title

Apocalypse or hot air

Subject

Libros

Description

Acerca del libro "Global Warming, Apocalypse or Hot Air", que trata sobre el calaentamiento global de nuestro planeta.

Creator

Alejandro López-Cortijo

Source

Nueva Revista 040 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

blicado un buen libro sobre Popper, Estado y el individuo, entre otros; escrito y editado con la pulcritud buena prueba de que (pese a la moque caracteriza a los libros francedesta opinión sobre sí mismo que ses. No es una obra exhaustiva, ni expresa el propio sir Karl), Popper siquiera original, pero ofrece en fue mucho más que un amateur o un cambio algunos elementos muy posimple citoyen qui a certaines opisitivos: entre ellos, la conexión de la nions en el ámbito de la filosofía filosofía política de Popper con su política. Alejo VidalQuadras escriobra previa (y tal vez prioritaria) cobió con razón hace poco tiempo, en mo epistemólogo y filósofo de la estas mismas páginas, que lo mejor ciencia; aunque a veces se olvida, es de Popper es esa invitación implínotorio que La lógica de la investicita, pero permanente, al contraste gación científica y La sociedad intelectual como única forma digna abierta y sus enemigos proceden de de vida. • Ma Gemina Prieto. la misma pluma y alguna consecuencia ha de extraerse. Lo mejor del libro es, a mi juicio, el diálogo continuo que establece el profesor Roger Bate y Julian Morris Baudouin entre Popper y otras priGlobal Warming meras figuras del pensamiento de Apocalypse or Hot Air? nuestro siglo, más o menos simpátiThe Institute of Economic Affairs cas para el lector, como pueden ser Londres, 1995, 52 pags. J. Rawls o J. Habermas, e incluso C. Schmitt. No se acuerda, en cambio, salvo en aspectos marginales, del citado Hayek, de R. Aron o de B. de pesar de la insistencia con Jouvenel, por ejemplo, tal vez porla que lo tratan los medios que hoy en día parece obligado es• de comunicación, el calencribir complejos tratados sobre el tamiento global del Planeta debido estatuto y método de las ciencias al efecto invernadero dista mucho para no ser acusado de caer en la rede ser un hecho científicamente protórica y el esteticismo. bado. R. Bate y J. Morris exponen Hay, en fin, epígrafes muy bien en su obra, de principio a fin, un hiconseguidos en la obra que comenlo argumental riguroso, para sacar a tamos: Los valores constitutivos de la luz las verdaderas causas por las una sociedad liberal, La función que este debate continúa, desde hacivilizadora de la discusión crítica, ce más de dos décadas, en todos los Un compromiso razonable entre el titulares de prensa. Tras el análisis de las bases cienneta; tercero, desde que existe la tíficas sobre las que se apoyan los tecnología de medición de temperadiferentes modelos matemáticos paturas por satélite (salvando el prora predecir el comportamiento de la blema de la ubicación de las estaatmósfera, de sus flujos energéticos ciones) no se ha probado ninguna y de los resultados a los que nos potendencia en la temperatura. Cuarto, demos ver expuestos, Bate y Morris, y así se ha probado en la reciente concluyen que, siendo cierto que la Cumbre de Berlín, ninguno de los concentración de dióxido de carbomodelos matemáticos diseñados es no co2 y del resto de gases invernacapaz de resistir las comprobaciones dero (metano, vapor de agua, CFCS o con los datos medidos: el más optiN2O) se ha duplicado durante los úlmista predice un calentamiento glotimos doscientos años, tanto los dabal del orden de 2°c para un aumentos de temperatura de partida, como to del 100% de la concentración de los modelos de predicción del comgases invernadero; la realidad (desportamiento atmosférico o las conde principios de siglo) sugiere una secuencias que se derivarían de un cifra próxima a 0,5°c. calentamiento global pueden y dePero si la sugerencia es que deben ponerse en duda. bemos poner en duda la realidad Primero, no existen datos de de los hechos, aún más debemos hatemperaturas a nivel global que macerlo con las posibles consecuencias nifiesten un calentamiento; de heque acarrearían. Bate y Morris opicho solo existen estaciones meteonan que los resultados serían incierrológicas con series largas de datos tos pero, probablemente, no catas(desde principios de siglo) en ciudatróficos, pues el ecosistema global des, donde el hormigón y el asfalto parece estar diseñado para ser eshan reducido notablemente el albetable (y por eso la vida es posible a do terrestre, enmascarando la realipesar de los grandes cambios). Por dad para todo el planeta (Balling seejemplo, el incremento de la tempeleccionó 961 estaciones en el medio ratura supondría mayor evaporarural en EE.UU. y para el periodo ción, y ello, más nubes que tenderían 19201990 encontró un enfriamiena reflejar más radiación solar y, por to de 0,15°c). Segundo, que la gran tanto, a reducir la temperatura glomayoría de las estaciones se enbal. Esto, denominado en inglés necuentran en la superficie terrestre gative feedbacks, sugiere que el que, en cualquier caso, hablarían del apocalipsis climático (calentamiento calentamiento de las masas contio glaciación) es improbable que nentales y no de la totalidad del plaocurra en un futuro predecible. Frangois Furet, Todos estos datos han sido apoLe passé dune illusion yados por numerosos autores. Sin Essai sur lidée embargo la principal innovación de communiste au xxéme siécle los doctores Bate y Morris consiste Robert LaffontCalmannLévy en cuestionar especialmente los paParís, 1995, 580 págs. sos que se están dando para prevenir la gran catástrofe que se avecina. La conclusión a la que llegan, al contrario de lo que piensa la mayor parte de los políticos, movidos quiU o mejor sería poder comenzás más por resultados electorales, zar esta reseña señalando es que, ante la incertidumbre de los I„„»«I aquella editorial española acontecimientos es preferible no acque ha traducido o está traduciendo tuar (no poner límites a la emisión esta última obra de Furet. Pero no de gases invernadero) que dilapidar hay noticias de que ese sea el caso. sumas ingentes del dinero de los La obra de quien, con ayuda de la contribuyentes en políticas absurutilización crítica de la historiogradas. fía francesa del siglo xix, ha llevado a cabo con éxito la revisión de la Si las críticas de la visión povulgata marxista (y jacobina) sopular son correctas y no hay efecbre la Revolución de 1789, era ya tos dañinos en los próximos cien relativamente bien conocida entre aftos, la limitación a los niveles de nosotros. Es de desear que este flujo emisión de 1990 reduciría significade información no se interrumpa tivamente la producción global. Al precisamente con esta obra, en un contrario, la actuación del mercado país en el que es evidente la falta de libre en los precios de la energía interés y de valor para sacar las conalertaría de forma mucho más efisecuencias que nos afectan del deciente vía precios que cualquier rrumbamiento del comunismo, so otra política diseñada al efecto. pretexto de la lucha contra la dictaConcluyen Bate y Morris, ...la dura de Franco. historia de este ensayo es la de la Furet fue comunista en su juvenmanipulación de las finanzas públitud, allá por el final de los años cuacas para apoyar a los crédulos, a renta, cuando la política antifascista expensas de los escépticos, para fide los frentes populares y de la nanciar grandes proyectos promoviUnión Nacional daba sus últimas dos por el lobby verde. • Alejanboqueadas y empezaba a ser reemdro LópezCortijo. plazada por la postrera glaciación