Nueva Revista 031 > El parque tecnológico de Boecillo

El parque tecnológico de Boecillo

M. A. B.

Sobre el nuevo Parque Tecnológico en Boecillo, Valladolid. Ofrece la ventaja de ser vecino de los centros universitarios vallisoletanos, en cuyas facultades se realiza un importante trabajo investigador. Esto supone una oportunidad para las nuevas empresas tecnológicas.

File: El parque tecnologico de Boecillo.pdf

Referencia

M. A. B., “El parque tecnológico de Boecillo,” accessed May 24, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/571.

Dublin Core

Title

El parque tecnológico de Boecillo

Subject

Naturaleza, Ciencia y Tecnología

Description

Sobre el nuevo Parque Tecnológico en Boecillo, Valladolid. Ofrece la ventaja de ser vecino de los centros universitarios vallisoletanos, en cuyas facultades se realiza un importante trabajo investigador. Esto supone una oportunidad para las nuevas empresas tecnológicas.

Creator

M. A. B.

Source

Nueva Revista 031 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

Naturaleza.Ciencia.Tecnología El concepto de Parque tecnológico nació en los años 50 en California. Cinco años después existían ya 21 parques en Gran Bretaña, 3 en Holanda, 5 en Bélgica y 8 en Francia, que acogían en conjunto a más de 1.000 empresas de primera línea. EL PARQUE TECNOLOGICO DE BOECILLO Por M. A. B. a ubicación del Parque Tecnológico de Boecillo, a tan sólo 10 kilómetros de Valladolid, ofrece a este recinto industrial destinado a la tecnología punta, la ventaja de ser vecino de Llos centros universitarios vallisoletanos, en cuyas facultades y escuelas se desarrolla un importante trabajo investigador y se imparten distintas enseñanzas y especialidades técnicas, todas vitales para el funcionamiento del Parque, prácticamente volcado en proyectos de investigación y desarrollo. Esta vecindad de Valladolid, capital de la Comunidad de Castilla y León, supone también para las empresas instaladas en el Parque de Boecillo la cercanía a las principales instituciones autonómicas, a los centros de decisión de la región y a uno de los sectores industriales de mayor empuje de Castilla y León, como es el automovilístico, que reúne en la capital vallisoletana a importantes fabricantes, como Renault o Pegaso, y a un amplio abanico de empresas auxiliares del automóvil y afínes, que determinan un avanzado nivel y crean una necesidad real de tecnología punta como la desarrollada en las industrias del Parque de Boecillo. La ubicación del Parque Tecnológico de Boecillo, no sólo beneficia a éste por su proximidad a Valladolid, sino que ofrece otras ventajas como la vecindad de las universidades de León y Salamanca a tan sólo cien kilómetros, que completan la actividad investigadora de la Comunidad autónoma, su ubicación en la ruta de comunicación FranciaPortugal, de la que es paso obligado, su excelente comunicación con Madrid a 180 kilómetros por autopista o su proximidad al eje ValladolidPalenciaBurgos, también comunicado por autovía y que constituye la principal zona industrial de Castilla y León, en expansión constante. La Junta de Castilla y León decidió la creación del Parque Tecnológico de Boecillo en 1988, emplazándolo en un denso pinar de casi 400 hectáreas, como primer paso dentro del compromiso de la Administración regional de potenciar, al tiempo, la industria tecnológicamente avanzada y el medio natural, de manera que pudieran convivir sin que uno frenase el desarrollo del otro, tal y como ya sucede en el recinto del Parque Tecnológico. Las principales metas del Gobierno regional al poner en marcha el Parque Tecnológico de Boecillo se centraron, en primer lugar, en la consecución, para Castilla y León, de un desarrollo industrial armónico, equilibrado y con visión de futuro, que es el instrumento imprescindible para la creación de puestos de trabajo permanentes, cualificados y dignos. Además, con la creación del Parque se ha conseguido potenciar la colaboración y el trabajo conjunto entre la Universidad, la industria y los centros de investigación de cara a la creación de nuevas empresas y a la transformación de las existentes mediante la aplicación de tecnologías avanzadas. El Parque, ha servido, a la vez, para cubrir la necesidad que Castilla y León tenía de un recinto para la adecuada ubicación de empresas tecnológicamente avanzadas y no contaminantes que no encontraban cabida en los clásicos polígonos industríales. El concepto de Parque tecnológico nació en los años 50 en California, donde el profesor Terman, de la Universidad de Stanford, asesoró a dos de sus alumnos, Bill Hewlett y David Packard, para que fundaran su propia empresa, quienes crearían la sociedad HewlettPackard y el proyecto de Silicon Valley. En 1951, Terman creó junto a su Universidad el primer parque tecnológico del mundo. En la actualidad, las empresas de Silicon Valley están a la vanguardia mundial en semiconductores, ordenadores, rayos láser e ingeniería genética, y forman la más densa concentración industrial de alta tecnología del planeta. Como todas las buenas ideas, ésta cundió pronto. Hoy son más de 300 lós parques tecnológicos que funcionan o están en proyecto en el mundo. En Europa iniciaron su implantación, en 1980, Gran Bretaña, Bélgica y Francia. Cinco años después existían ya 21 Parques en Gran Bretaña, 3 en Holanda, 5 en Bélgica y 8 en Francia, que acogían en conjunto a más de 1.000 empresas de primera línea. Empresas de alta tecnología El Parque de Boecillo, como no podía ser de otro modo, ha sido concebido para la instalación de empresas de alta tecnología en general. Se ha pensado, por lo tanto, en empresas con un alto nivel tecnológico e innovador, con elevada dedicación a los aspectos de Investigación y Desarrollo y manufacturas de alta calidad. No es, con todo, un Parque limitado a sectores concretos, sino que ofrece un amplio abanico de posibilidades que incluye desde los ámbitos más avanzados de la producción electrónica a las últimas propuestas en el sector agroalimentario. Las empresas ya instaladas en el Parque, abarcan actividades que van desde la fabricación de indicadores de cristal líquido a telecomunicaciones vía satélite, desarrollo de software o fabricación de circuitos híbridos integrados, industrias que cumplen, todas ellas, los requisitos imprescindibles para instalarse en un parque de estas características: estar considerada como de alta tecnología, no ser contaminante y aceptar la normativa interna del recinto. Durante el segundo semestre de 1993, un total de once nuevas empresas tienen previsto instalarse en el Parque de Boecillo. De ellas, cuatro contarán con instalaciones propias, mientras que las otras siete estarán localizadas en el edificio del Centro de Empresas e Innovación (CEI), que con la capital de la Comunidad Europea y la Junta de Castilla y León se ha constituido como vivero de empresas, a las que ofrece un edificio con los servicios comunes más avanzados, de forma que estas nuevas industrias tengan que hacer el menor desembolso posible para empezar a desarrollar su trabajo. Nuevos proyectos empresariales Entre las empresas que contarán con edificio propio en el Parque, figuran el Centro de Investigación y Desarrollo en Automoción (CIDAUT), el Centro de Tecnología Láser y el Centro de Ahorro y Diversificación Energética (CADE), sociedades constituidas, entre otras instituciones y empresas, por la Universidad de Valladolid y el Parque Tecnológico de Boecillo. Con anterioridad a estas empresas, ya estaban instaladas en el Parque, y en pleno funcionamiento, Crystaloid Europe, dedicada a la fabricación de indicadores de cristal líquido, Edibón, fabricante de material didáctico electrónico, San Cayetano División Internacional, dedicada al diseño de nuevos materiales de embalaje, y CEICALSA, el centro de empresas e innovación. Todas ellas han invertido más de 1.600 millones de pesetas y han creado, en total, 75 empleos. Tres son los proyectos empresariales con instalaciones en construcción, con una inversión de 559 millones de pesetas y la creación de 67 puestos de trabajo: Grupelec, que fabricará circuitos híbridos de capa gruesa, Improgesa, fabricante de robótica y CAVYT, empresa de ingeniería avanzada en el campo de la visión para ordenador. Las empresas que se instalan en el Parque Tecnológico de Boeci11o tienen acceso a ayudas y subvenciones de considerable importancia. En este sentido, la Comunidad Europea califica a la provincia de Valladolid como de tipo II, con una subvención neta equivalente que puede alcanzar hasta el 45% de la inversión de subvención. Los mecanismos de acceso a estas subvenciones se gestionan a través de la Ley de Incentivos Económicos Regionales, junto con una serie de disposiciones reglamentarias de la Comunidad de Castilla y León que complementan a la anterior y que establecen incentivos a la inversión, la concesión de créditos anticipo, incentivos tecnológicos, subvenciones al fomento de la calidad industrial, apoyo a la implantación de altas tecnologías, incentivos a proyectos de I+D, de prestación de avales, programas para la contratación de personal, inversiones en intangibles y convenios con entidades bancarias para facilitar la financiación de las inversiones que efectúen las empresas que se instalen en el Parque Tecnológico de Boecillo. •