Nueva Revista 030 > Ciencia y doctrina social de la Iglesia

Ciencia y doctrina social de la Iglesia

Luis Núñez Ladevéze

Sobre las encíclicas de Juan Pablo II como objeto de estudio.

File: Ciencia y doctrina social de la Iglesia.pdf

Tags

Referencia

Luis Núñez Ladevéze, “Ciencia y doctrina social de la Iglesia,” accessed May 24, 2024, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/557.

Dublin Core

Title

Ciencia y doctrina social de la Iglesia

Subject

Libros

Description

Sobre las encíclicas de Juan Pablo II como objeto de estudio.

Creator

Luis Núñez Ladevéze

Source

Nueva Revista 030 de Política, Cultura y Arte, ISSN: 1130-0426

Publisher

Difusiones y Promociones Editoriales, S.L.

Rights

Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, All rights reserved

Format

document/pdf

Language

es

Type

text

Document Item Type Metadata

Text

(1897) y Sunrise (1926), otras paródicas como General William Enters into Heaven (1914), Gyp the Blood or HearstWhich is Worst? CIENCIA Y (1912) y A Lecture by President DOCTRINA Arthur Twining Hadley (1912), junto a otras más experimentales SOCIAL con un uso más relevante de la perDE LA IGLESIA cusión. También se incluyen dos de las piezas que forman la serie Tone Roads (19111915), que desPor Luis Núñez Ladevéze criben el sonido y el ambiente de un paseo por determinadas zonas y ue las encíclicas de Juan calles de su ciudad, aunque de una Pablo II sean objeto de un ciudad mucho menos ruidosa que estudio constante por los puede serlo hoy en día. istas en doctrina eclesiástiaca es asunto tan gremial que no En resumen es un disco muy tendría sentido reparar en ello. entretenido, sobre todo si se siguen Pero, desde hace algún tiempo, y al propio tiempo de la audición, las coincidiendo, además, con el camexplicaciones y aclaraciones de su bio de orientación que se ha produautor que ayudan a una mejor comcido en la actitud adoptada por prensión. quienes se dedican a la producción del alimento del espíritu, la obra de A pesar de reconocerse actualJuan Pablo II viene llamando cada mente su talento y su valía, la múvez más poderosamente la atención sica de Ivés continúa siendo poco de los estudiosos, intelectuales y interpretada. La grabación en disco especialistas de las diversas ramas al menos solventará en cierta medicientíficas. Hago énfasis en el da su ausencia de las salas de concambio de orientación porque, ciertos. • efectivamente, el interés que desde hace algunos años suscita la doctrina social de la Iglesia, coincide con la toma de conciencia de que los cauces previstos en el debate por los cultivadores de las ciencias humanas han conducido a la encalladura del navio y ya no basta con desencallarlo. Es necesario exploindicaciones que permiten comrar en otras direcciones para enconprenderse como respuestas concretrar un nuevo rumbo. Con el caractas para entender los grandes aconterístico lenguaje propio de la argutecimientos de los últimos años. mentación doctrinal, distinto del de Mucho tiene que ver con esta crela racionalidad teórica y científica, ciente curiosidad por la doctrina el magisterio papal había anunciapapal el que los más avisados de do, hace ya más de un siglo, que allos estudiosos, científicos y de los gunas de las actitudes característiresponsables políticos, anticiparan cas del proceso ilustrado impedían con sus argumentos o con su intuique el propio esfuerzo especulativo ción, que el proyecto de construir llegara a producir los frutos que cauna sociedad socialista estaba desbría esperar del progreso humano. tinado al fracaso. No otra cosa veLo cierto es que la tarea doctrinal nía diciendo la doctrina social de la de la Iglesia sigue produciendo sus Iglesia ab initio cuando no sólo no frutos orientadores e indicativos de era tan fácil sino que ni siquiera hacia donde dirigir el esfuerzo del era previsible el desenlace y, por espíritu, mientras que los productos tanto, era más arriesgado el diagde la razón expresan su zozobra nóstico. La doctrina nunca tuvo tepor la evidencia de haber perdido mor de las desautorizaciones guiael sentido de la orientación. das por la moda o por el fanatismo. Especialistas, científicos, penEste es el punto de vista que ha sadores atienden cada vez con más aglutinado a un conjunto de estuasiduidad a esas manifestaciones diosos de las ciencias del espíritu, razonadas del magisterio. No se de la sociología, la economía y la trata, pues, sólo de la atención de historia, principalmente, a publicar los expertos en doctrina eclesiástiunos Estudios sobre la Encíclica ca sino de la inquietud de muchos Centesimus Annus Se trata de especialistas que, tras haber verifiun trabajo profundo en el que se cado que la ciencia abandonada a relacionan las nociones expuestas sí misma no es un criterio autosufien la Encíclica con los problemas ciente para responder a las pregunde índole moral, económica y jurítas que el propio proceso científico dica que se plantean al hombre suscita al espíritu humano, vuelve moderno. Lo que subyace como su mirada a los productos del magisterio, tras haber captado que, 1. Fernando Fernández (coordinador). contra las previsiones de un laicisEstudios sobre la Encíclica Centesimus Annus. Unión Editorial; Madrid, 1993. mo fanático, en esos productos hay fondo común de estos estudios del permanencia de la doctrina social documento de Juan Pablo II es la de la Iglesia, no han ido a exponer impresionante constatación de que una mera prospección erudita de la doctrina papal no ha necesitado las fuentes y precedentes de la docrevisar su concepción de fondo trina sino a buscar los contenidos después de cien años de que se puracionales que pueden explicar esa blicara la Rerum novarum, que fue vigencia que, en gran parte, conla primera exposición expresa de trasta con la fugacidad de cualquier esa doctrina, y de sesenta de la otro producto del espíritu. Quadragésimo anno. Durante ese siglo han ocurrido tantas cosas No hay lugar en esta nota para como para que una de las más pocitar ni los nombres de los colaboderosas corrientes doctrinales de la radores ni los títulos de los artícumodernidad, el marxismo, haya telos. Cualquier pauta que se aplicanido que disolverse, y la propia ra a la selección sería injusta con el modernidad revisar tan a fondo sus no seleccionado. Pero sí tiene valor presupuestos, que ha convertido en informativo remitirse a la labor axioma de toda presuposición teórealizada por AEDOS, asociación rica, lo que Sócrates ya había recopromotora de estudios de la Doctrimendado como único fundamento na Social cuyo impulso fundacioestable del compromiso intelectual: nal se debe a la incansable iniciatisólo sé que no sé nada. va de Fernando Fernández, coordinador de esta empresa, que ha fructificado en trabajos precedentes tan Vistas a la luz de esta recopilaespléndidos como los Estudios soción de estudios, los criterios de la bre la Solicitudo rei socialis y Centesimus Annus no difieren de un boletín periódico. A través de los expuestos en las encíclicas preestas diversas publicaciones se endecesoras, que sirven de referencia cauza una labor de investigación expresa a la labor magisterial de colectiva, en la que se expresa un Juan Pablo II. Los pontífices no emergente interés en los ambientes han tenido que cambiar las explicaintelectuales por indagar en los ciones doctrinales, mientras el fundamentos de esa rara y distintimundo de los intelectuales y de va consistencia que, en contraposimuchos científicos sociales se desción con la transitoriedad de otras moronaba a su alrededor. Por esta obras del espíritu, como las ideolórazón, científicos, estudiosos y esgicas e incluso las científicas y teópecialistas, al indagar en los motiricas, caracteriza y distingue a los vos de esa resistencia a la caduciproductos de la doctrina social. • dad que anidan en el fondo de la En esta España agitada, tan revuelta de crisis política y elecciones, de ambigüedades y contrastes, de héroes y villanos que cambian al compás del color del cristal con que se mire, los libros muestran una parte de ese decorado nacional del que son una parte activa. interesantes memorias de Torcuato LA ACTUALIDAD Luca de Tena Franco Sí, pero... DEL LIBRO (Edit. Planeta, 464 págs.), con el lenguaje bronco, propio del subEN ESPAÑA mundo del sexo, la pornografía y la droga, narrado por Juan Madrid en Por Rafael Gómez LópezEgea su relato Días contados (Edit. Alfaguara, 266 págs.). Pero asf están las cosas y da la impresión de l lector no avisado podría ser cierto que hay gente para todo frotarse los ojos, incrédulo, y que sobre gustos no hay nada esEal contemplar el variopinto crito. escaparate de novedades: la Década Roja, de Francisco Umbral (Edit. Planeta, 379 págs.) junto al Testimonios contradictorios Madrid de Corte a Checa, de Agustín de Foxá (Edit. Planeta, 416 Cuando menos podía imaginarpágs.), La pasión Turca, de Antose, el relato testimonial Madrid de nio Gala (Edit. Planeta, 346 págs.), Corte a Checa, de Agustín de Fojunto a las recetas de Raffaella Caxá, ha vuelto con más de medio sirra, (Ediciones B) con las Meglo, a reverdecer viejos laureles. morias, entendimientos y voluntaUnos laureles que parecían olvidades del inefable don Camilo José dos para siempre, dados los camCela (PlazaJanésCambio 16, 375 bios sociales y políticos operados. págs.) como telón de fondo. Y es que la historia, como la liCuesta asimilar la incoherencia teratura, se repite. O tal vez será en los éxitos de tan diversa produccontra lo que predican algunos poción editorial, situación que no se líticos optimistas que no hay nada agota con los títulos citados, sino irreversible. Para los que no vivique multiplica su complejidad al mos la guerra civil, Madrid de reunir entre los libros más vendiCorte a Checa es un relato espedos el buen hacer literario de las luznante. Para nuestros hijos, algo