Nueva Revista 007 > Una teoría de la vida

Una teoría de la vida

Alberto M. Arruti

Trata de un resumen del libro "Una nueva ciencia de la vida" escrito por Rupert Sheldrake.

File: Una teoría de la vida.pdf

Referencia

Alberto M. Arruti, “Una teoría de la vida,” accessed October 1, 2022, http://repositorio.fundacionunir.net/items/show/3601.

Dublin Core

Title

Una teoría de la vida

Subject

libros

Description

Trata de un resumen del libro "Una nueva ciencia de la vida" escrito por Rupert Sheldrake.

Creator

Alberto M. Arruti

Document Item Type Metadata

Text

UNA TEORIA
DE LA VIDA
Por Alberto M. Arruti
El autor, Rupen Sheldrake,
es un bioquímico británico
de prestigio internacional,
que ha sido asesor de
Fisiología Vegetal en el Instituto
de Investigación Agrícola
de Hyderabad (India).
Las principales teorías, o
mejor dicho, las únicas, que
pretenden dar una explicación
última de todos los fenómenos
biológicos, o sea, de la vida, en
suma, son: la mecanicista, la
vitalista y la organicista u holística.
La primera, la mecanicista,
ha tenido y sigue teniendo
éxitos espectaculares. Para
ella, los seres vivos son máquinas
fisicoquímicas y piensa que
todos los fenómenos de la vida
pueden ser explicados en
términos físicos y químicos.
Para los vitalistas, la vida depende
de un nuevo tipo de factor
causal, desconocido por la
Física y por la Química, pero
que es capaz de interaccionar
con los procesos fisicoquímicos
de los seres vivos. Los organicistas,
por su parte, niegan
que todo pueda ser explicado
a partir de lo más pequeño, o
sea, según las propiedades de
los átomos o de cualquier partícula
subatómica. Introducen
el concepto de «organismo»,
entendiendo por tal un sistema
jerárquicamente organizado,
con propiedades, que no pueden
explicarse en función de
las propiedades de sus partes
separadas. El autor afirma, categóricamente,
que las teorías
vitalista y organicista han fracasado,
porque han sido incapaces
de originar predicciones
demostrables.
El concepto de «campo morfogenético
» es el más importante
que ha engendrado la
teoría organicista. Este concepto,
según Sheldrake, es utilizado
de forma ambigua, pues
si bien parece señalar la existencia
de un nuevo tipo de
campo físico, que desempeña
un papel en el desarrollo de la
forma, esta idea es rechazada
por otros biólogos que se niegan
a sugerir la existencia de
ningún tipo de campo, que no
haya sido reconocido por la Física.
En esta situación, interviene
el autor, que sostiene la
hipótesis de que «los campos
morfogenéticos ejercen efectos
físicos que pueden ser medidos
». Y asi se propone que determinados
campos morfogenéticos
son los «responsables
de la organización y forma características
de los sistemas a
todos los niveles de complejidad
». Es evidente que estos
campos deben poseer estructuras
características. Y he aquí,
probablemente, lo más sugestivo
de la hipótesis: estas estructuras
proceden de los campos
morfogenéticos asociados
a sistemas similares previos. O
sea, que los sistemas se organizan
de una determinada forma
porque, con anterioridad,
sistemas similares se habían organizado
de esa misma forma.
Esta hipótesis se relaciona con
la «repetición» de modelos de
organización. «La cuestión del
"origen" de estas formas y
modelos queda fuera de su
ámbito». Pues, esta hipótesis
lleva el nombre de hipótesis de
la causación formativa y pretende
dar una interpretación
totalmente distinta de muchos
fenómenos físicos y biológicos.
El libro al que nos referimos
ha sido comparado en importancia
al Origen de las especies
de Darwin. Por su parte, la revista
Nature lo ha calificado
como el mejor candidato a la
hoguera en muchos años. No
son de extrañar estas opiniones.
La Biología «ha llegado a
ser una ciencia indispensable
en la discusión de todos los
problemas humanos. Bien que
procedan del orden social, moral
o filosófico, ninguno puede
abordarse sin ayuda de los
conocimientos positivos que la
Biología nos aporta». Estas
palabras fueron escritas por
Jean Rostand y reflejan el interés
palpitante, que han despertado
siempre y que despiertan,
también hoy, las cuestiones
biológicas.
Alberto M. Arruti es físico y periodista.